Tras un formidable American McGee’s Alice lanzado en el año 2000, McGee vuelve con fuerza diseñando también su secuela Alice: Madness Returns, ya asociado con Spicy Horse y convirtiéndolo en el primer videojuego para consolas de sobremesa enteramente diseñado y desarrollado en China. Es algo que notamos a simple vista nada más empezar a jugar. Pero hoy hemos venido a hablar de la simbología de los dientes en Alice: Madness Returns.

Obviando aquellos aspectos más llamativos como la estética victoriana, el arte de evidente influencia oriental, la violencia, el toque gótico y terrorífico, y el nivel de cuidado con respecto a la previa entrega y otros muchos ya analizados por Aonia en un post anterior, quiero poner en el punto de mira una cuestión que muches jugadores se han preguntado: ¿por qué Alice, durante el juego, recoge dientes?

Si habéis jugado ya sabréis que los dientes son aquello que se utiliza para mejorar las armas de nuestra protagonista: los dientes blancos valen por uno, y los dorados pueden valer 5 o incluso más. Pero no tienen ninguna otra utilidad. Por eso, mucha gente se ha preguntado qué simbolizan, qué significan.

Teeth

Fuente

Al pensar en este tema, por cultura popular, lo primero que se nos viene a la cabeza es aquello de que soñar que a une se le caen los dientes presagia muerte o desgracia. Y muchas veces, casualidad o no, es cierto. La buena dentadura es señal de salud, de higiene: habla de nosotres, nos guste o no. La dentadura se prefiere blanca y alineada perfectamente. Una dentadura mellada es traviesa. Algunes se la liman. Que se caigan algunos dientes es vergonzoso; que se caigan todos, terrorífico. Nos sirve para comer. La dentadura es también símbolo de agresividad, otra ventana de emociones. Conservamos los que fueron nuestros primeros dientes.

Como antigua estudiante de Bellas Artes permitidme hablar de un trabajo que utilicé como experimento social. Dejadme, asimismo, introducir el morbo en la ecuación: aquello que nos aterroriza nos da curiosidad, pero solo nos aventuramos cuando tenemos la seguridad garantizada. Quizá no puedes soportar mirar, pero quieres que te lo cuenten. Y cuando no lo sufres tú te sientes menos culpable. Pues bien, mi experimento consistía en colocar una dentadura artificial y una serie de herramientas en el pasillo de la facultad, invitando a la gente a que hiciera con la dentadura cualquier cosa que quisiera. La dentadura era tremendamente real (gracias infinitas a mi doctora dentista por la cesión) y, no contenta con eso, rellené las encías de acuarela líquida (que pigmenta muchísimo) de color rojo, para que, si a alguien se le ocurría cortar la misma o sacar algún diente, sangrara (¡como en la vida real!). A lo que voy es: al principio la gente se acercaba con timidez y se limitaba a sacar dientes con los alicates, pero conforme pasaba el tiempo y comprobaban que no había consecuencias reales le hacían verdaderas barbaridades a la dentadura (que además simulaba la de alguien de corta edad).

Con todo esto lo que quiero decir es que, cuando sentimos la seguridad suficiente, nos dejamos atrapar por el morbo, que es espantosamente adictivo; y la boca, como los ojos, es una parte del cuerpo que nos aterroriza enormemente perder, estropear o dañar; no concebimos sufrir dolor en ellas. Si no, ¿por qué todo el mundo teme tanto ir al dentista?

A pesar de todo, sobre este aspecto del juego hay múltiples teorías: unes dicen que está recogiendo los dientes que se le cayeron en uno de los tráilers. Mi teoría coincide al 100% con esta última. ¿No es acaso el primerísimo objetivo de Alice, simple y llanamente, recuperar? Otres, que el propio McGee admite, que tiene algo que ver con la calavera del lazo que lleva en la cintura; y otres, que simplemente escogieron aleatoriamente un elemento creepy como podrían haber elegido gusanos o cualquier otra cosa fea (aunque de las pocas que no tiene referencias reales de los libros de Carroll).

En definitiva, he venido a plantearos la cuestión e invitaros a hacer vuestra propia interpretación. Es, sin duda alguna, uno de los juegos cuya simbología más mella ha hecho.

 (Pun intended)

Buy Me a Coffee at ko-fi.com