El 17 de noviembre salió a la luz, pocos días después ya recibió su primer gran parche, con mejoras generales de estabilidad y rendimiento, y es que parece que desde la desarrolladora van a estar atentos a los reclamos de la comunidad.

Creado por EA y desarrollado por DICE, Motive Studios y Criterion Games, volvemos a sumergirnos  en esta historia que nació hace ya cuatro décadas. Para los más fans de este universo, las referencias (que no sé qué os ha dado ahora por decir Easter Eggs) a la saga son entrañables, y no sólo porque hagan mención a las películas, sino porque también encontraremos guiños a los cómics y a algún videojuego, ya fuera del canon, como Shadow of the Empire para N64 del 96.

Shadow of empire Wookieepedia
Foto de Wookipeedia

Y no, no vengo a rajar de la movida de los micropagos, ni del posible spoiler sobre el origen de Rey, ni del senador francés preocupado por el tema de las cajas de botín. No. Que demasiado bombardeo de información negativa estamos teniendo en las redes como para que venga yo aquí a seguir con la polémica.

Lo que sí vengo a decir es que si juegas para divertirte y eres fan de la saga, y no para ser trending topic o ganar visitas en tu canal de YouTube o para fardar con tus cibercoleguis sobre tu puntuación a nivel mundial, te va a gustar, con sus pros y sus contras; y vas a tener un montón de horas de entretenimiento, que no está de más, teniendo en cuenta los turrones y polvorones que nos acechan a estas alturas de año preparándose para dejarnos ancladas al sofá todas las navidades.

Os voy a decir, para vuestra tranquilidad, que avisaré cuando llegue la hora de los spoilers, que yo sí que me comí alguno antes de empezar el juego y me dolió hasta en el último de mis midiclorianos.

Empezaremos con la vorágine del multijugador, que abarca escenarios y personajes de toda la saga al completo: “Héroes y Villanos” para 8 jugadores, “Ataque” para 16, “Estallido” para 20, “Asalto de cazas estelares” para 24 y “Asalto Galáctico” para 40. Hay disponibles 14 mapas diferentes, incluyendo, por ejemplo, la incursión a la Estrella de la Muerte o la batalla de Naboo, con una calidad gráfica y unos efectos de sonido impresionantes que hace que  la experiencia sea totalmente inmersiva. Este modo sigue siendo la joya de la corona, no nos engañemos.

En el modo arcade se nos presenta algo más sencillo pero igual de contundente: “En solitario” donde tienes que derrotar a un número específico de contrincantes en un tiempo limitado. “Coopertivo local”, exclusivo para Xbox One y PlayStation 4, a pantalla partida, para dos jugadores, y “Versus”, para enfrentar a dos jugadores locales, a pantalla partida también, el darse mamporrazos de toda la vida, pero en un escenario de una galaxia muy muy lejana.

En cada partida iremos ganando puntos, ya sea por muertes o por cumplimiento de objetivos, que se traducirán en recompensas como tomar el mando de alguno de los personajes clásicos o pilotar alguna que otra nave mítica.

Y llegamos a la esperadísima, ansiada y deseada “Campaña”, para un jugador. Ha sido aclamada por la comunidad, ya que se llevaba esperando desde la primera edición del juego y aquí la tenemos, al fin.

En ella somos Iden Versio, interpretada por Janina Gavankar, la comandante del Escuadrón Infernal, unidad creada por su propio padre, el almirante Garrick Versio, para dar respuesta a la destrucción de la segunda Estrella de la Muerte. Por lo que, en la línea temporal, estamos frente a un subhistoria entre el episodio VI, El retorno del Jedi, y el VII, El despertar de la Fuerza.

star wars dot com
starwars.com

Por así decirlo, veremos lo que ya hemos visto en la gran pantalla pero desde la perspectiva del imperio y sus secuaces. Siendo una soldado de élite, provista de un cuqui droide mochilero y entrenada para ser fiel a la causa imperial y darle caña a cualquier rebelde que se ponga por delante, tendremos que demostrar nuestra pericia a los mandos de un TIE o nuestra puntería con diferente tipo de armamento.

Se necesitan unas 6 horas para completarla (o 20 si se te da tan bien como a mí pilotar y apuntar con un mando), consta de 13 misiones, contando el prólogo, se queda corta y sabe a poco. Encontraremos también tres niveles de dificultad (explorador, soldado y fuerzas especiales) y la opción de volver a jugar alguna misión ya realizada que nos haya gustado mucho.

Ojo que empiezan los spoilers y una opinión muy personal de alguien que lleva el emblema Jedi tatuado en la espalda.

Spoiler-Alert

Cuando arrancas siendo una soldado imperial… regular. Bien porque eres una mujer fuerte y determinante. Mal porque eres hija de Garrick Versio y comandante de las fuerzas imperiales. Pero bueno, es lo que hay, escapas de los rebeldes con la ayuda de tu droide y pegas un salto de fe al espacio, impresionante visualmente, para volver a tu nave. Y aquí llegó mi punto de inflexión con el conflicto imperial. Cuando te reúnes con tu escuadrón, charlas, agradeces el aterrizaje y bromeas, cosa que hace que humanices a estos soldados que te van a acompañar durante la campaña. De pronto me encontré empatizando con lo que me pedía el juego, ¡soy Iden Versio, y mi escuadrón y yo os vamos a aplastar, basura rebelde!

Aquí empieza lo bueno ya. Sin darte cuenta estás en Endor, en sus hermosos bosques y en su cielo ves la segunda Estrella de la Muerte. Y la ves estallar… y te sientes mal. Has humanizado al imperio y piensas en la gente que acaba de volar en mil pedazos, evacúas volando entre los restos de la explosión, a los mandos de un TIE.

Te informan de que la Operación Ceniza está a punto de empezar y de que tus tareas igual son un poco chungas… Ya ahí se me torció un poco el hocico, que igual también fue de ver al emperador, que madre mía qué mal aspecto… ¿Nadie sospechaba que este señor algo malvado era con esa cara? Después de esto nos enzarzamos en una batalla espacial y llega el momento de ir a un observatorio en Pillio.

Y llega la cinemática del amor, del fangirlismo puro, de los gritos. En el plano aparece R2D2 y un madurito Luke. ¡Y eres Luke! ¡Eres un jedi! Al principio pensé… que cortada de rollo, ahora de golpe no ser Iden… Pero me gustó y me reconcilié con la alianza al instante. Vamos en busca del mismo observatorio que busca el imperio, a melé, con nuestra fuerza y nuestro sable. No quería que acabase nunca, la espectacularidad del entorno, la ambientación y la música hicieron que me enamorase totalmente de esta misión y de ese planeta. Llegados a mitad de la misión tenemos que colaborar con Del Meeko, del escuadrón infernal, con el que acabamos haciendo un buen equipo y removemos un poco su conciencia, ya que se ve a leguas que no está del todo de acuerdo con el modus operandi del imperio.

Volvemos a ser Iden y estamos en nuestra nave. Nos disponemos a ir a Vardos, planeta natal de los Versio, a evacuar a Gleb, tu mentora, y entonces te acabas de oler el pastel: el imperio tiene entre manos una purga planetaria, que incluye tu propio lugar de nacimiento. Pero no eres la única que se da cuenta de las cosas y Hask, tu compañero, es avisado y tiene sus propias órdenes, por lo que cuando intentas evacuar a los civiles él intenta detenerte. Entonces un torbellino se desata en tu interior y no quieres que esa gente muera… Y parece que Iden te lea el pensamiento y, al fin, llega el momento de desertar.

Y por supuesto es el momento de pertenecer formalmente a la alianza. Yo ya aquí me iba de la vida totalmente. Pero no conforme con esto, es el propio Lando Calrrisian quien te guía hacia un X-Wing y empieza tu primera misión como rebelde. Oyes la voz de Leia pidiendo que se aterrice en Theed, para proteger la ciudad, y nos disponemos a defender el palacio… ¡llevando a Leia! ¡Eres la princesa, la senadora, la General de la resistencia!

leia
ea.com

Unos meses después Leia te pide que vayas a Takodama y la siguiente cinemática que te encuentras es en el castillo de Maz Kanata, con un Han Solo barbudo y un chorro de borrachos intergalácticos. Y sí, somos ese Han Solo hipster en esta misión. Tenemos que reunirnos con un desertor, muy fanboy de Chewie, reunir una información y escapar de la flota imperial… ¡Pilotando el Halcón Milenario!

Nos acercamos al final y, aparte de manejar de nuevo a Iden, por un momento seremos Lando Calrrisian, que tiene unas habilidades entre McCree y WidowMaker muy interesantes, y que mantiene ese tono cómico y socarrón original.

Al inicio de la siguiente misión tenemos un momento tiernito con Del, volvemos a ser Iden, con nuestro maravilloso mono rebelde, y nos estamos remangando para la próxima batalla en Jakku, en esas arenas llenas de escombros que evocan, inevitablemente, al episodio VII.

No voy a contaros el final extensamente, pero después de otra épica batalla en los cielos de Jakku, una reconciliación familiar algo dramática, un poquito de romanticismo y un pedazo de spoiler que ya sí que sí, hasta aquí hemos llegado.

Spoiler-Alert

Esta campaña es un regalo para los fans de la saga, más allá de los consumidores habituales de videojuegos, y aunque posiblemente los más puristas refunfuñen, es un auténtico caramelito para ir haciendo boca antes del estreno de la nueva entrega.

Para ir terminando, os diré que Matthew Mercer, T. J. Ramini y Caitlin Thorburn (Horizon ZD) forman parte del espectacular casting de voz y que el encargado de poner la música es Gordy Haab, que repite en esta segunda entrega y lo encontraremos en otros títulos como Star Wars The Old Republic o Halo Wars 2.

Por sacarle un poco de puntillita diré que he echado de menos un minimapa durante la campaña y que las pantallas de carga me han parecido una eternidad pero, a pesar de esto, espero con ansia el lanzamiento del DLC “Los últimos Jedis”, que llega el 13 de diciembre. Eso sí, esperaré a ver la película para contaros a dónde nos llevará esta nueva aventura, y en mi carta a los reyes magos voy a pedir a EA un juego de rol y acción que arranque en Naboo porque… ¿quién es más loco: el loco o el loco que sigue al loco?  

Que la fuerza os acompañe.

 

Gracias a EA España por proporcionarnos una copia del juego para su análisis.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com