The Last of Us: cinco años y aún en nuestros corazones

The Last of Us: cinco años y aún en nuestros corazones

15/06/2018 | Viridis | 1 comentario

Hace cinco años salió uno de los juegos que más han conmovido, un juego que brilló por su argumento, por su mundo y por sus personajes. Estoy hablando, en efecto, del grandioso The Last of Us, la historia de Ellie y Joel. En el año de su lanzamiento, fue galardonado con multitud de premios y considerado Juego del Año por numerosos medios. Pero, ¿qué tiene The Last of Us que lo hace un gran juego?

Por si había alguna duda, se avecinan spoilers. Si no habéis jugado, no continuéis leyendo ¡e id a jugar inmediatamente!

ellie y riley

En primer lugar, hablemos de su contexto argumental. Nos situamos 20 años después de un brote que ha diezmado a la población y que les ha obligado a vivir en zonas de cuarentena, bajo la constante amenaza de los infectados. Estos infectados (a los que en ningún momento se denomina zombis, pero a quién queremos engañar, estamos ante un apocalipsis zombi en toda regla) serán uno de los enemigos principales del juego. Nos tendremos que enfrentar a muchos de ellos, en distintos estados de infección, corredores, chasqueadores, hinchados… Cada uno con sus características que nos obligarán a decantarnos por un modo u otro de actuar. Los infectados, sin embargo, no serán los únicos enemigos, e, incluso, me atrevo a decir, no son el verdadero enemigo. Ni de lejos. No, el verdadero enemigo es el ser humano, el que saca lo peor de sí mismo en las situaciones más al límite. Tal como dijo Hobbes, “El hombre es un lobo para el hombre”. Podemos pensar en David, el caníbal que, no sé a vosotros, pero a mí me hiela la sangre, los hombres que nos persiguen y atacan en Pennsylvania, o en el propio Joel.

Y hablando de Joel, hablemos de la complejidad de los personajes. ¿Puede un personaje ser tan gris como lo es Joel? Todos podemos sentirnos identificados con lo que piensa, dice o hace, bajo las circunstancias en las que él se mueve, y no por ello sus acciones dejarían de ser tachadas de miserables. Joel es un hombre atormentado por la muerte de su hija, por los horrores que debió de vivir en los primeros años tras el brote y por lo que ha tenido que hacer para sobrevivir. Este punto podemos verlo en una conversación que Joel tiene con Tess, poco antes de morir ella, cuando se replantea lo que ha estado haciendo para sobrevivir, definiéndose a sí misma, y al propio Joel, como “lo peor”. Entonces, este hombre atormentado encuentra a una niña, que inmediatamente le recuerda a su hija (no sé si os fijasteis, pero hay un momento en el que mira el reloj que le regaló Sara tras intercambiar unas palabras con Ellie), a la que tiene que proteger, ya que puede ser la esperanza para la humanidad. Al principio la protegerá a regañadientes, pero poco a poco su relación se irá estrechando y Joel hará lo que haga falta para protegerla. Literalmente, lo que haga falta, no importa lo cruel, sangriento o despiadado que deba ser. No duda en torturar para conocer el paradero de Ellie o matar a Marlene para asegurarse de que Ellie viva, incluso sabiendo qué hubiera querido la niña. ¿Eso le hace una mala persona? ¿O simplemente una persona desesperada? Juicios aparte, creo que todos los que hemos jugado nos hemos planteado alguna vez si nosotros hubiéramos actuado igual, dadas las circunstancias.

367288-nuevos-datos-pelicula-last-us-810x400

Por otro lado, tenemos a Ellie, una niña de 14 años de apariencia inocente, pero en un mundo así no hay sitio para la inocencia. Ellie está infectada, en el DLC Left Behind vimos cómo tuvo que enfrentarse a infectados y cómo a ella la mordieron junto a Riley. No vimos, sin embargo, la muerte de ésta, pero no podemos evitar pensar en lo traumática que debió de ser para la niña. Ellie, sin embargo, representa un lado más humano, su mentalidad no está teñida por los horrores que ha vivido Joel y es ella quien está más abierta a confiar en el resto de seres humanos, como es el caso de Henry y Sam o, incluso, confiando en un principio en David. Hay un dato importante acerca de Ellie y este es el sentimiento de culpabilidad que lleva consigo, pero que apenas vemos durante el juego. No sería de extrañar que se sintiera culpable al ver cómo ella sobrevive tras la muerte de Riley, cuando se supone que iban a morir juntas. Esa culpabilidad pudo ser disipada al averiguar que su inmunidad puede ser no sólo de utilidad, sino representar la salvación para la humanidad. ¿Cómo debe de sentirse Ellie tras escuchar de Joel que ya no la necesitan, que hay otros como ella? Su inmunidad ya no es útil, ya no hay razón de ser para su existencia, para su supervivencia.

Riley_and_Ellie_waiting

La relación entre Ellie y Joel, piedra angular del juego, no surge de manera espontánea, ni tampoco de forma fácil, sino que va forjándose poco a poco, creando una de las relaciones más emotivas que podemos encontrar en un videojuego. Tenemos momentos que nos encogen el corazón, como cuando Joel dice aquello de “Tienes razón, no eres mi hija, y yo no soy tu padre” (si viene alguien y me dice que esto lo dejó indiferente no me lo voy a creer), o momentos que nos hacen sonreír, como el de las jirafas en Salt Lake City, o el mismo final, que nos deja un sabor agridulce pero que nos aclara lo unidos que están ambos personajes.

67C.jpg

Otro de los aspectos destacables es su mundo, un mundo horrible pero hermoso a la vez. Esas ciudades abandonadas, que la naturaleza ha reivindicado como suyas, esa vida salvaje que se cuela a través de las ventanas, de las carreteras, crean un ambiente onírico que nos hace observar, fascinados, cómo la naturaleza ha vuelto a ser dominante en el mundo. La otra cara de la moneda son los infectados, también producto de la naturaleza, depredadores que amenazan con eliminar todo rastro de vida humana.

7210732178_9196dc0654_b

Para crear este ambiente onírico juega un papel muy importante su banda sonora. ¡Qué magnífica banda sonora! Hablar de ella no le haría justicia, por lo que creo que debería dejar que juzguéis vosotros mismos. 

Todo lo anterior, y mucho más, hacen que la secuela sea uno de los juegos más esperados para PlayStation 4, algo que podemos apreciar en la expectación que provoca la más mínima información que puedan presentarnos. Sólo espero que su secuela esté a la altura, que nos produzca los mismos debates morales, que nos encoja el corazón, que nos haga llorar, sonreír, que nos conmueva del mismo modo. ¿Podrá hacerlo?

the_last_of_us_2-3584525

Para concluir, a nivel personal os diré que lo que más me gusta de The Last of Us es la ambigüedad moral, esa sensación de que ninguna decisión es buena ni mala, sino que son decisiones que cualquiera podría tomar. El final, ese desgarrador final, puede enfadarnos a algunos, pensando que es ruin, injusto, incluso cruel, que Joel mienta a Ellie, de forma tan egoísta. Otros podemos opinar que es la única solución posible si queremos luchar por lo que queremos. Porque, en un mundo así, ¿hay buenas decisiones, moralmente hablando? ¿Dónde queda la moral, la conciencia? El ser humano se reduce a intentar sobrevivir y proteger a aquellos que ama, aunque deba hacer atrocidades para ello. Estando en el lugar de Joel, ¿qué habríamos hecho nosotros?

Cómprame un café en ko-fi.com

Viridis
Viridis

1 comentario
GloomyMonday
GloomyMonday 15/06/2018 a las 11:45 pm

Muchas gracias por este artículo! Pocas veces me he implicado en una historia de un videojuego tanto como con TLOU, jamás olvidaré ese final… Me dio un escalofrío tremendo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: