Damnview: Built from Nothing, primeras impresiones

Damnview: Built from Nothing, primeras impresiones

¿Qué pasaría si cogiésemos un Animal Crossing y lo espachurrásemos para sacarle todo el color? ¿Si cortásemos casi todos los árboles para sustituirlos por asfalto? La respuesta, aquí.

El pasado 19 de septiembre pude asistir a la presentación de Damnview: Built from Nothing del estudio madrileño Brainwash Gang y distribuido por Sindiecate Arts. Cabe mencionar que el juego se encuentra aún en desarrollo, por lo que puede que no todo lo que se mencione vaya a reflejarse al 100% en la versión final. Pero por lo menos es una buena guía de ruta.

Usando etiquetas sencillas podría decirse que se trata de un híbrido entre simulador de capitalismo aplastante y sandbox opresivo. Básicamente tenemos que sacarnos las castañas del fuego como podamos partiendo desde cero. Reduciéndolo mucho, se pueden tomar dos vías: medrar poco a poco mediante trabajos precarios (como currito en una lavandería, por ejemplo) o arriesgar con actividades no tan legales pero tremendamente lucrativas como el tráfico de drogas. Eso sí, todo tiene sus consecuencias: si conducimos temerariamente nos multan y si nos metemos en tramas peligrosas podemos acabar apalizados. Incluso es posible vernos entre rejas (instintivamente pregunté si era posible escapar antes de acabar la condena: no. Así que mejor pensárselo dos veces).

Taxi

 

Puede parecer excesivamente flagelante pero la intención de los desarrolladores no es torturar al jugador. De hecho hay una preocupación por no tirar por los suelos los ánimos a las dos horas. No hay permadeath como tal, al igual que tampoco hay una meta final. ¿Qué sentido tiene entonces?, es la pregunta que puede que surja. Al igual que en la propia vida, eso queda a discreción de cada uno. Edu Verz, director creativo de Brainwash Gang, comentó que un punto importante para el desarrollo de Damnview era que resultase fiel a la vida real, que el jugador pudiese aplicar la lógica cotidiana en el juego. Por ejemplo, si queremos acceder a puestos de trabajo más jugosos quizás nos convenga hincar codos. Asimismo, para hacerlo todo más cercano al día a día se han eliminado artificios tan propios de los videojuegos como los estadísticas (sólo podemos ver nuestra stamina), lo que puede llevar a cierta confusión al jugador primerizo que no se ha molestado en echar un vistazo al correo en días y se encuentra con un taco de multas.

Quizá la extensión más interesante de este concepto venga de parte de las relaciones entre personajes. En vez de algo tan antinatural como puede ser completar una serie de requisitos para subir los niveles de afecto de un muñeco, las interacciones serán desinteresadas, sin factor mercantil de por medio. También es cierto que en la muestra a la que tuve acceso no vi este concepto en acción, pero confío en que la idea llegará a buen puerto.

Street03

Otro detalle que me llamó la atención fue que jugamos como un animal (todos los personajes lo son) pero no podemos elegir cuál. ¡Así es la vida! Una idea algo arriesgada considerando la que se armó con Rust en su día pero que encaja perfectamente con el juego. Empezar una nueva partida tampoco servirá para dar el cambiazo, por si estabais pensando en esa opción.

Todo esta nebulosidad me llevó a preguntar si habría alguna historia-marco a la que agarrarse. La respuesta es algo compleja. No tiene una trama lineal per se, pero sí que cuenta con una serie de eventos tanto aleatorios como provocados (¡cuidado con meterse en berenjenales!). Nos enteraremos de todo esto mediante la radio, herramienta omnipresente que podemos encender y apagar a voluntad. Esta actúa como hilo narrativo, quizás además como compañía en una ciudad tan desoladora. Están estudiando otros añadidos paralelos como una revista a la que poder suscribirse, pero por ahora queda en el aire.

Junto a este estilo de narración directo le acompaña uno más sutil basado en la observación. El juego cuenta con aproximadamente 200 NPCs y, si bien esto no significa que todos cuenten con líneas y líneas de texto, cada uno tiene una rutina diaria determinada. Fijarse en ellos recompensa a veces con una oportunidad laboral o un pedazo de historia de la ciudad. Damnview tiene el potencial de convertirse en un juego de wiki extensa y debates sobre lore en foros (la mejor clase de juego, todo sea dicho).

Jail

En general he tenido una impresión muy positiva, a pesar de que está claro que todavía le quedan meses de desarrollo hasta que salga a la venta a lo largo de 2019 para PC, PS4, Xbox ONE y Switch. Aunque cambien elementos del gameplay con respecto a la versión final, Damnview cuenta con una base muy fuerte en su estilo y planteamiento. Tiene la firme intención de romper clichés que nos habíamos hecho creer a nosotros mismos que eran necesarios para los videojuegos. Y ya sólo eso me parece razón suficiente como para seguirle la pista.


Si os ha llamado la atención, recomiendo que echéis un vistazo al blog de Edu Verz en el que podréis encontrar su extensísima juegoteca de proyectos en solitario y en conjunto. La cerecita sobre el pastel es que la mayoría son gratuitos y se pueden jugar en el navegador, por lo que hasta los consoleros como servidora pueden disfrutarlos.

Cómprame un café en ko-fi.com Become a Patron!

GloomyMonday
GloomyMonday

Bajista si la situación lo requiere.

2 comentarios
Glitched Ghoul
Glitched Ghoul 22/09/2018 a las 10:10 am

Woh, esto es mi tipo de mierda, me lo apunto fuertecito <3

Rena
Rena 22/09/2018 a las 12:16 pm

Muy interesante :OOOO sabía de su existencia pero no había leído ningún artículo. ¡¡Gracias!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: