Happy Street, ciudad de vacaciones

Happy Street, ciudad de vacaciones

Esta vez no me voy a remontar a los 90, solo unos pocos años atrás de nuestra época actual. En 2012 tuve mi primer crush importante con un juego de Android, también disponible para iOS, creado por Godzilab Inc. hizo que me pasara todos mis ratos libres viendo cómo estaban mis vecinos, reponiendo mis tiendas y cumpliendo misiones.

Hoy os voy a hablar del típico juego de crear un vecindario, donde hay animalitos y poco a poco debes ir construyendo comercios y ocio para la población y para los que nos visiten de fuera. Dicho así parece que os voy a hablar de Animal Crossing, pero no, ya que este llegó a mis manos con Pocket Camp y más tarde con New Leaf, ya que la 2DS XL que llegó a casa en las Navidades de 2017… Pero eso ya os lo contaré otro día.

Vengo a hablaros de Happy Street. Nos encarnaremos en un zorrito llamado Billy que cae del cielo en un claro del bosque. Nada más aterrizar encontraremos a Pepín, una especie de lobo mochilero, que nos servirá de guía durante el juego. Él es quien nos ayuda a poner la primera piedra de nuestro pueblo, en este caso un puesto de frutas, y poco a poco nos va recomendando construir diferentes edificios o nos insta a fabricar cosas como zumo para que aprendamos a manejarnos en nuestro bosque.

Poco tiempo después llegará al pueblo Zoe, una gatita pelirroja, que también nos irá ayudando dándonos pequeñas misiones para ir progresando poco a poco. Después de Zoe llegarán más vecinos pero ella, Pepín y Billy serán nuestro trío maravilla en este barrio feliz.

Poco a poco, al ir limpiando de maleza nuestra parcelita, podremos ampliar nuestro vecindario, pudiendo así recibir a otros animalitos de pueblos cercanos. Cuando recolectamos 20 corazones, ya sea ayudando a nuestros vecinos a encontrar a sus amigos o una tienda en particular o invitando a los vecinos que pasan por allí a dar un paseo, nos darán la opción de montar una fiesta. No es nada más que el momento perfecto para que vecinos y visitantes se gasten unas buenas monedas en nuestros negocios locales. También podremos celebrar los cumpleaños haciendo regalitos como ropa, pelucas o sombreros, zapatos o gafas, cada vez que alguien esté de celebración aparecerá una tarta sobre su cabeza y al tocarla nos aparecerán como opciones los diferentes regalos que le podremos hacer.

Aparte de la moneda autóctona tenemos también unas fichas que se llaman Flooz y que tienen aspecto como de piedra preciosa. Como os podréis imaginar estas piedras son las que más tardaremos en conseguir, son las que hacen que las obras en nuestros edificios vayan más rápido o que podamos comprar más terreno sin necesidad de desembolsar una cantidad importante de monedas. Y cómo no, también las podemos comprar o conseguir alguna de vez en cuanto viendo publicidad o dando like en la página de Facebook.

Sí que es verdad que son útiles si quieres todas las cosas al momento, pero la espera se puede hacer amena con todo lo que el juego ofrece, como visitar el bosque para recoger madera o diferentes tipos de setas que podremos regalar o vender. Este bosque lo descubriremos después de desbrozar nuestra parcela y allí conoceremos a Nyok, un osito que vive en el corazón del bosque y que nos dejará su casita para cocinar aquellas recetas que podamos necesitar, como sopa de pescado, una de setas o una bebida energética.

Happy Street Fiesta

El bosque también lo podremos ampliar y nos ofrecerá, aparte de setas y madera, flores y diferentes cristales que siempre nos irá bien recolectar. La única pega es que para ampliar el terreno del bosque solo lo podremos hacer con Flooz, así que nos tocará racionarlos de forma inteligente para conseguir los recursos de forma rentable y no gastarlos a lo loco para que nos construyan rápido nuestra ruleta de la fortuna (esta también nos puede regalar algún que otro Flooz).

Cuando vayamos subiendo de nivel iremos desbloqueando diferentes edificios, como la cabaña del árbol o el hotel, o decoraciones como diferentes tipos de suelos y árboles. También cuenta con eventos estacionales, como el de Navidad. Y cuanta más experiencia vayamos ganando y más retos vayamos superando, desbloquearemos más cosas, como la zona de la playa o la de la montaña, entre otras.

Happy Street Navidad

Contaremos también con una mochila, el inventario, donde guardar todo lo que recolectemos: desde colmillos de murciélago y plumas exóticas hasta piedras lunares o setas venenosas; el mapa, en el que encontraremos las zonas de todo el juego y, que una vez desbloqueadas, nos podremos teletransportar a ellas para poder aprovechar al máximo los recursos que nos ofrece. También podremos sincronizarlo con Facebook para añadir amigos o buscarlos simplemente por su nombre de usuario y así tener más recompensas por visitar otros vecindarios.

Happy Street Mapa

En fin, si os soy sincera, después de haberlo retomado, creo que puedo decir que este género que abarca granjas, pueblos, recolección y demás se ha convertido para mí en el descubrimiento de 2018. Me sirven para evadirme completamente del todo, me ayudan a mantener la ansiedad a raya hasta el punto de ser capaz de controlarla el resto del día o incluso de acostarme y no ponerme a pensar en todo eso que no me deja dormir.

Y sí, he vuelto a pecar y estoy muy a tope con Billy y… ¡desde cero!  ¡Y negaré categóricamente que mi logro favorito es el de hacer que los pájaros hagan cacota en la cabeza de todo el que pasa por el barrio!

Cómprame un café en ko-fi.com

Chi Skywalker
Chi Skywalker

Pelirroja mestiza, hija de la isla del oso, amante de la fuerza y basura rebelde. Juego, escribo y leo cuando me da la vida.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: