Hey, listen!!

The Legend Of Zelda: Ocarina Of Time

The Legend Of Zelda: Ocarina Of Time

Se busca héroe para rescatar a princesa, matar a villano y salvar el mundo de la devastación. A ser posible, rubio, de ojos azules, zurdo, vestido de verde y que no hable demasiado. Imprescindible espada, escudo y luz voladora con verborrea. Se ofrece una experiencia única de aventuras, combates y viajes en el tiempo. Romance no incluido. — Cartel encontrado en Hyrule.

¿Quién no ha oído hablar de Ocarina Of Time? No, en serio. Creo que a casi todas nos suena; bien porque lo hayamos jugado, bien porque algún fanpesaorrepartecarnets nos haya repetido hasta la saciedad que tenemos que jugarlo porque, si no, no somos trv gueimers *pone los ojos en blanco*.

MuJ6

¿Quién se iba a olvidar de la irritante voz de Navi dando por saco cada dos por tres? [Fuente]

Antes de empezar, aclararé que, aunque ambas versiones son prácticamente iguales, me referiré más a la versión que salió para Nintendo 3DS/2DS, que es la que he jugado de manera más reciente. La mayoría de las cosas se pueden aplicar a la versión de Nintendo 64, sólo hay que tener en cuenta que no tiene pantalla táctil como la portátil de Nintendo.

Ocarina Of Time no fue mi primer TLOZ, realmente jugué antes a Link’s Awakening y a Oracle Of Ages/Seasons; después vendrían Ocarina Of Time, un intento de querer a Majora’s Mask (nuestro amor es imposible, de momento), The Wind Waker, Spirit Tracks y The Minish Cap. Pero de todos los que he podido jugar, Ocarina Of Time me dejó tan buena sensación que podría decir que es mi tercer favorito, por detrás de The Minish Cap y de The Wind Waker.

Ocarina Of Time fue el primer juego de la saga que introdujo el denominado 3D en sus gráficos y es considerado, en general, como el precursor de los RPGs que conocemos actualmente. De hecho, algunos críticos llegaron a definirlo como una “oficina de patentes por la cantidad de cosas que mostró y que los juegos posteriores incluyeron. Todo eso ya lo sabemos, tampoco es que sea la gran novedad y que yo os vaya a descubrir aquí mil datos nuevos.

La historia de Ocarina Of Time viene a ser la más conocida y más típica: el malo quiere hacer el mal y el bueno tiene que impedirlo. Y ya. Bueno, y salvar a la princesa. Qué sería de nosotras sin juegos donde hay que rescatar a la princesa, por favor. El caso es que el protagonista es un chico cualquiera pero que resulta que no es cualquiera y que va acompañado de una bola luminosa con alas chillona; parece que no, pero tiene sentido. En serio.

Para poder salvar a la princesa, nuestro héroe llamado Link (por defecto, pero podemos llamarlo como queramos) debe ir superando distintas mazmorras y conseguir ciertos objetos; y no sólo objetos para ayudarnos en la aventura, como el arco o el bumerán, sino otra serie de objetos más sagrados, más bonitos y menos útiles para el jugador que no tienen otra función que activar el algoritmo para que podamos seguir avanzando por la trama.

El punto de Ocarina Of Time es que hay dos tiempos en los que juegas: la etapa de Link siendo un niño y la etapa de Link siendo un adulto. Y entonces te toca ir saltando de época en época porque hay cosas que necesitas hacer en el pasado para que te sirvan en el futuro y cosas que tienes que descubrir en el futuro para que te sirvan en el pasado. Dicen que esto también tiene sentido pero jaja, sí; es relativo todo.

El cambio de época es tan sencillo como dejar la Espada Maestra™ en su sitio (a ver si resulta que Link es Arturo…) para volver a ser un crío y cogerla para ser un adulto (lo llaman adulto pero no creo que tenga más de dieciséis años). También está la cosa de que hay objetos que consigues en la etapa infantil que no sirven en la adulta y viceversa.

Las mecánicas del juego son relativamente simples. Te equipas con los distintos objetos y los usas según vayas necesitando. Por defecto, la espada y el escudo están ya equipados (en Nintendo 3DS/2DS son B y R, respectivamente, en Nintendo 64 no lo recuerdo), pero luego puedes ir cambiando los distintos objetos para poder usarlos. En Nintendo 3DS/2DS lo han puesto más fácil al tener la pantalla táctil, ya que puedes tener dos objetos más equipados y al alcance de un toque en la pantalla; además que la ocarina también está equipada por defecto en la pantalla táctil, lo cual ayuda a la hora de usarla (que además se usa bastante) y permite tener un hueco libre para otro objeto.

La ocarina, sí.

El instrumento que da título al juego. Tenemos dos ocarinas a lo largo del juego: la primera nos la da nuestra amiga de la infancia, Saria, y es una ocarina corriente y moliente; la segunda nos la dará la princesa Zelda en cierto punto del juego. La que Zelda nos da es la Ocarina del Tiempo, con la que se hace la magia (por decirlo de algún modo) y evidentemente es más molona y más poderosa. Con ella es con la que podremos viajar a los distintos templos para ir consiguiendo una serie de medallones de poder. En total obtendremos doce melodías, de las cuales (y si mal no recuerdo) diez nos serán dadas a lo largo del juego sin tener que buscarlas.

Ocarina of Time tiene un total de tres mazmorras en la etapa de Link niño y ocho en la etapa adulta; mazmorras como tales, luego hay puzles que resolver y lugares un poco laberínticos que explorar para poder seguir avanzando o, simplemente, para conseguir el 100% del juego.

large

Como veis, la pantalla táctil es bastante útil [Fuente]

Por defecto, y mientras exploramos, en la pantalla táctil aparecerá el mapa del lugar donde nos encontremos. Si estamos fuera de una mazmorra, se mostrará el mapa de Hyrule y, de estar en alguna mazmorra, mostrará la distribución de las habitaciones; si no encontramos el mapa de la mazmorra, sólo mostrará las habitaciones en las que hemos estado. Los mapas de las mazmorras. Ay, quién no recuerda la frustración de encontrar un enorme cofre en las habitaciones y haber pensado “Seguro que he conseguido el objeto clave de la mazmorra” y luego resulta que es el mapa. O la brújula. Igual soy la única a la que le pasaba al poco de empezar a jugar, ahora lo normal es que pienses que si hay un cofre enorme al principio del laberinto es que o bien es el mapa o bien la brújula. Y normalmente prefieres que sea el mapa (porque ya, total, si no te dan algo guay al menos que sea útil (?)).

Los personajes del juego son casi todos cliché. El héroe moloncio que todo lo puede pero que no habla (realmente sólo grita y se queja si le hacen daño); el malo maloso que “soy más fuerte que tú, piltrafilla, jaur jaur jaur” y la princesa secuestrada (que no es tan mosquita muerta como parece, lo cual es bien). Luego hay secundarios como la ama de Zelda, Impa, que es una mujer que podría haber tenido potencial PERO PARA QUÉ; el líder de los goron, Darunia, fuerte y todo muy somos bros; y la princesa de los zora, Ruto, a la que no soporto porque es TAN cliché de princesa-repelente-de-me-casaré-contigo-sin-preguntar que hasta duele. Nabooroo, la líder de las gerudo, es un personaje fuerte que quiere  proteger a su tribu a toda costa. Y bueno, luego está Sheik, pero Sheik es otra historia (?).

El sistema de combate es cómodo y fácil de hacerse a él; cámara casi siempre detrás del personaje principal y luego la opción de fijar el objetivo en el enemigo para poder atacarlo. No me he encontrado con fallos grandes en el combate, ni en la versión de Nintendo 64 ni en la versión de Nintendo 3DS/2DS, lo cual es bueno porque implica que es algo que hicieron bien desde el principio.

El aspecto gráfico es bonito, pero en su versión para Nintendo 3DS/2DS apenas lo han retocado, lo cual lo convierte en un port y ya; que por un lado bien porque es el juego original pero por otro lado no tan bien porque podrían haber hecho un remake. Aunque he de ser justa y reconocer que sí que han suavizado los gráficos, pero poco más. Una de las cosas que más me gustó cuando jugué a Ocarina Of Time fueron las expresiones faciales. Viniendo de juegos más simples como, por ejemplo, Resident Evil 3: Némesis o Dino Crisis 2, en los que los personajes eran prácticamente polígonos estáticos, el que puedan expresar ciertas emociones le daba un toque distinto y que se agradecía bastante.

El aspecto sonoro es también uno de los más conocidos del juego. Los efectos de sonido son buenos y la banda sonora que acompaña el juego no es mala; Koji Kondo hizo un buen trabajo con ella y aún me fascina que cada melodía de la ocarina siga cierto patrón (por ejemplo, Minueto Del Bosque, Bolero Del Fuego o Réquiem Del Espíritu; son ejemplos de composiciones musicales).

Se hizo en su día una adaptación al manga que, si mal no recuerdo, constaba de dos tomos, uno para narrar la etapa de Link niño y otro para narrar la etapa de Link adulto. Lo leí en su momento y, si no os gustan este tipo de juegos pero queréis saber la historia, no es mala forma de enteraros de ella.

Por otro lado, si os gustan los juegos de aventuras y explorar mapas intentando encontrar las mazmorras y los objetos necesarios para seguir avanzando, quizá os interese Ocarina Of Time.

[Fuente de la cabecera]

Cómprame un café en ko-fi.com

Ka'alshya
Ka'alshya @Kaalshya

• It's pronounced Kaeelshia • N7◢ • I yell at everything • Depressed • I have a Guinea Pig and I love Mimikyu • Writer • Paramedic • Please: don’t explain me my own text • My text, my rules •

1 comentario
Ibra
Ibra 31/01/2019 a las 11:32 am

Gracias por el artículo 🙂
Buah, la nostalgia .<

Gracias de nuevo por la entrada

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: