Devil May Cry 5, del desconocimiento al afecto

Devil May Cry 5, del desconocimiento al afecto

Mi experiencia con Devil May Cry 5 surgió de pura casualidad, no tenía pensado jugarlo hasta pasarme las entregas anteriores, que siguen cogiendo polvo virtual en mi biblioteca de Steam desde 2013, sin embargo el hype que existía por las redes y lo mucho que me había gustado el tráiler del E3 de 2018 propiciaron que le diera una oportunidad a la saga jugando a la última entrega primero.

No venía completamente a ciegas, además del tráiler conocía levemente el universo de Devil May Cry, sus personajes y su estilo de juego, así que más o menos sabía qué esperarme y sabía que me iba a gustar. Lo que no sabía era cuánto.

Nada más empezar me encuentro con que visualmente el juego es una locura, cada cinemática es más loca que la anterior y solo con la primera presentación del juego ya sabes a lo que vienes. Todo sigue la línea de lo excéntrico, formando una fantasía de poder superatrevida dirigida al público masculino que para nada sigue los estándares perpetrados por el protagonista masculino de Occidente.

A pesar de tener tres protagonistas hombres, ninguno de ellos sigue los típicos estereotipos de héroe masculino que estamos acostumbrados a ver. El único que podría conservar algo como esto es Dante, ya que en esta entrega se le ve como una persona más madura y experimentada que lleva en el negocio toda su vida y que podría considerarse como un mentor para el que vendrá después.

Sin embargo esto es algo que se diluye, un ejemplo claro es la cinemática en la que Nico le da el sombrero. Dante baila sin miedo alguno a perder seriedad o a que alguien no lo tome en serio por no conservar su imagen de tío duro. No le hace falta seguir esa apariencia de protagonista serio, misterioso y enfadado para permanecer en el imaginario de la gente como un personaje al que no deberías molestar si no quieres tener problemas.

Dante cuenta con su personalidad desenfadada y atrevida, que es demasiado guay como para encasillarse en unos estereotipos, y al mismo tiempo te recompensa con toda esa acción que esperas ver a manos de un auténtico cazador de demonios.

Dante.jpg

Aun así, la fantasía de poder puede verse también en Nero, pero de una manera totalmente diferente. Sí que es cierto que en la cinemática en la que te presentan el juego, cuando Nero sale de la furgoneta de Nico matando a toda criatura que se pone a su paso, puedes pensar que es un ejemplo de manual de tío duro que puede con todo, pero a medida que vas conociendo a Nero y a su situación como protagonista esto se rebaja.

Nero es un personaje joven, enérgico y con gran determinación, deseoso de terminar con la amenaza que ha aparecido en la ciudad y le da igual cuántas veces tenga que intentarlo para conseguir su propósito. Pero a ojos de los demás sigue siendo un chaval joven que no sabe en lo que se está metiendo, siendo el mismo Dante el que le pide en numerosas ocasiones que se mantenga al margen, ya que todo esto todavía le va demasiado grande.

Se contrapone con lo que el juego nos presenta al principio. Es un chico al que obviamente se le ve capaz, mostrándonos en una maravilla audiovisual sus habilidades en combate combinándolas con su aparente soberbia, pero también se nos muestra un Nero más quejicoso y más niño, que no quiere cumplir con las exigencias de Dante.

No será hasta el final del juego cuando veremos a Nero en todo su potencial, haciéndoles ver a todos los que dudaban de su fuerza que él también vale tanto como los demás.

En el caso de V dicha fantasía es inexistente, es un personaje que por sí solo está débil y frágil, teniendo que confiar en sus acompañantes demonios para poder enfrentarse a los enemigos. A medida que avances en la historia esto no cambia, sino que se acentúa. V irá perdiendo poder y haciéndose más vulnerable, teniendo que apoyarse en sus compañeros para seguir adelante. Sin embargo, no se considera a V como un personaje débil, no es que él lo sea, sino que lo está.

El aura misteriosa de V y su aparente conocimiento sobre la situación y lo que le rodea le hacen también un personaje que admirar. Podrá no estar en su mejor momento pero sabe perfectamente lo que hace, sabe cuándo tiene que retirarse, cuándo asestar el golpe final a sus enemigos y en quién puede confiar.

Así como Nero puede parecer impulsivo, haciéndole infantil, V en contraposición lo lleva todo bien medido y calculado, mostrándose siempre prudente.

V.jpg

Pero no solo hay hombres, increíblemente también existen las mujeres.

Tres mujeres fuertes y que aparecen en roles donde normalmente solemos ver a hombres, empuñando armas, peleando contra demonios y creando armas letales a partir de sus enemigos. Mujeres luchadoras e independientes, o eso creía yo.

Devil May Cry 5 me da así una de cal y otra de arena, pero aquí sí sé cuál es la buena y cuál la mala. Hay mujeres, sí, concretamente tres, sin embargo casi invisibles.

Una vez más, los personajes femeninos han sido relegados a un segundo plano, la única que tiene cierta importancia para el desarrollo de la historia y la que en mi opinión puede ser salvable de su aparente invisibilidad es Nico, la cual vendrá siempre a salvarte el culo con su furgoneta y es la encargada de crear y venderte brazos nuevos para Nero.

Las otras dos mujeres restantes, Trish y Lady, no han tenido tanta suerte. A pesar de ser ellas dos (y Dante) las que se dirigen a eliminar a Urizen, no se las ve pelear en ningún momento y son derrotadas fácilmente. A partir de ahí se vuelven un objetivo de rescate de las manos de los demonios y una fuente del habitual fanservice al que por desgracia estamos ya tan acostumbrados a ver.

20190406204451_1.jpg

Esa será su función, ser rescatadas porque han sido capturadas. Cuando lo hagas no irán contigo a ayudarte en tu misión, cosa que hicieron la primera vez. Tampoco se constituirán como personajes jugables, simplemente se quedarán en la furgoneta de Nico como si de un arresto domiciliario se tratara.

Por lo que finalmente Dante, Nero y V, cada uno con sus características y habilidades, serán los encargados de derrotar a Urizen y destruir el Qliphoth.

La misión principal no es que sea especialmente larga, también depende del tiempo que tú le quieras dedicar a explorar y a encontrar las misiones ocultas, pero sí que encuentro que existe cierto dinamismo gracias a la posibilidad de jugar con tres personajes diferentes. Ya sea de forma obligada por el capítulo o de forma escogida por tus preferencias, podrás jugar con los tres protagonistas que nos facilita la entrega, con todo lo que eso supone.

Diferentes habilidades y combos, diferentes formas de moverse e interactuar, además de nuevas formas de luchar. Dante cuenta con un sinfín de armas cuerpo a cuerpo y a distancia, además de cuatro estilos de combate diferentes que se adaptan a tus preferencias. Se pueden encontrar similitudes en el estilo de combate de Nero, pero diferenciándose con un catálogo amplio de Devil Breakers que poder equipar, junto con un oportuno gancho que te ayudará a atraer o impulsarte hacia tus enemigos.

En el caso de V, debido a su condición física, serán sus demonios quienes luchen por él, diferenciando también ataques a distancia y cuerpo a cuerpo. V permanecerá alejado de la pelea hasta que le toque asestar el golpe final para así eliminar del todo a sus enemigos.

Además de sus habilidades normales, contarán también con sus ataques especiales de Devil Trigger / Devil Breaker, desbloqueando así también nuevas formas de enfrentarse a los enemigos más difíciles o una manera más rápida de despachar a una gran oleada de demonios.

La saga sigue manteniendo la mecánica de desbloquear habilidades y mejoras comprándolas con gemas rojas, azules, moradas y amarillas, como se lleva estilando en el resto de juegos de la saga. Realmente no lo veo un mal método, el no tener dichas habilidades o mejoras no imposibilita pasarte el juego, pero sí que te puede facilitar conseguir ciertos objetivos. Sí que es cierto que se habilita una tienda para poder comprar dichas gemas con dinero real, pero para nada es necesario y todo se puede conseguir jugando a la historia o revisitando los capítulos que más te apetezcan.

La historia se mueve en varias fechas entre el pasado y el presente, concretamente los meses de abril, mayo y junio. Cada vez que vayamos empezando y completando capítulos nos irán proporcionando cachos de la historia que tendremos que ir relacionando y conectando nosotros en nuestra mente.

En los capítulos finales las tres aventuras de nuestros protagonistas se entrecruzarán para darle un sentido total a la historia.

La división por capítulos te da cierta flexibilidad y libertad de poder disfrutar del juego en breves espacios de tiempo que puedas tener libres. Al principio de cada capítulo te volverán a mostrar la cinemática con la que terminó el capítulo anterior, por si hacía demasiado tiempo que no volvías a jugar y necesitas que alguien te refresque la memoria.

Al comienzo de cada capítulo y antes de la pelea contra un boss también te dan la posibilidad de acceder al menú para comprar habilidades, objetos, recambios para el brazo de Nero o de configurar tu set de armas como mejor te convenga.

No es un juego especialmente largo en cuanto a historia, pero sí que se aprovecha de su jugabilidad para ir aumentando la dificultad una vez que termines la primera partida. Creándose así un nuevo reto cada vez que decidas volver a jugar.

Nico.jpg

Devil May Cry 5 introduce también misiones secretas que hacen sacar partido a las habilidades y combos posibles dentro del juego. Son pequeños retos que ponen a prueba tu habilidad y tu destreza planteándote pequeñas pruebas a completar, como pueden ser eliminar un número determinado de enemigos a contrarreloj o tener que aguantar 15 segundos en el aire ayudándote de tus habilidades y manteniendo un combo.

La manera que tienes de acceder a las misiones secretas es bastante intuitiva, siendo bastante fácil de encontrar la primera vez y complicándose una vez que avanzas. Aun así el juego te dará pistas, un pequeño destello aparecerá en el suelo indicándote que ahí tienes la entrada a una misión secundaria. Una vez localizado el destello, tendrás que buscar por las paredes un dibujo en forma circular, que deberás cuadrar perfectamente en cámara, o no podrás desbloquear la misión.

Una vez que hayas completado una misión secundaria la tendrás disponible en el menú principal para poder repetirla tantas veces como quieras.

Nero.jpg

 

Es posible que ciertos aspectos que yo concibo como malos o buenos se hayan visto influenciados por ser la primera vez que juego un Devil May Cry, pero la sensación general es buena. El juego me gusta, sus personajes me han fascinado y me ha aportado horas de un entretenimiento que no esperaba encontrar y, debido a su naturaleza, sé que me recompensará con muchas horas más de diversión.

Y no solo eso, sino que ha sido capaz de volver a revivir unas ganas aparentemente olvidadas de jugar una saga con la que creía que estaba todo perdido. Mis aventuras con los carismáticos cazademonios no han terminado, sino que acaban de empezar.

Cómprame un café en ko-fi.com

anuhiu
anuhiu @Anuhiu

Diseñadora de lo cutre y cosplayer de desgraciaos. Soy la única persona en este mundo que todavía sigue obsesionada con el Final Fantasy X.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: