En apenas unos meses, hará un año que salió a la luz el tráiler de Death Stranding, protagonizado por Norman Reedus (más conocido como Daryl en The Walking Dead).

La ausencia de polémica por el desnudo de éste hizo que sonaran algunas alarmas, pues ¿dónde estaban las mujeres hablando de sexualización? Claro, es que el protagonista era un hombre y, por tanto, no había motivos para movilizarse; porque de haberlo protagonizado una mujer…

Bueno, antes de entrar en el asunto, no sé si habéis visto el vídeo, pero aquí lo tenéis:

La impresión que da, a expensas de conocer más del juego, es un hombre desnudo unido por una especie de cable/cordón umbilical a un bebé que desaparece de forma extraña. ¿Por qué no saltaron las alarmas? Porque es una escena interesante, cuya intención es crear suspense: ¿Qué acabo de ver? Tengo que jugar a ese juego y saber qué narices acabo de ver.

En mi opinión, que puede estar equivocada (y estaré encantada de leer las vuestras), claramente, el desnudo de Norman Reedus en Death Stranding representa debilidad, vulnerabilidad. Unido a la primera escena en la que abraza, llorando, al recién nacido. ¿Que tiene un cuerpo de gimnasio? For sure, pero no busca la atracción, no espera atraer a un público concreto, no busca la sexualización de la persona. No incluye una serie de gestos que seduzcan al jugador; simplemente te cuestionas por qué aparece en esas circunstancias: por qué está unido por un cable/cordón umbilical a un bebé, por qué llora el personaje, por qué desaparece y dónde va ese bebé y qué es esa extraña cicatriz en forma de cruz que marca el abdomen del protagonista del vídeo. No es un desnudo sexual. Todo es una gran incógnita y, segundo tras segundo, no paras de hacerte preguntas.

No hay una caracterización sexual del personaje, como sucede habitualmente con los personajes femeninos. No hay una animación específica, generosa y cuidadosa de sus mejores atributos, una actitud pícara y seductora, un cartel imaginario de neones y con letras enormes en que diga “hazme tuyo”. Simplemente no encontramos nada de esto y de ahí que no hubiera revuelo.

¿Qué hubiera pasado si la protagonista del vídeo hubiera sido una actriz?

Que se habría extendido (o viralizado) con el pretexto de “el juego en el que X sale desnuda”, derivando hacia una sobremesa de comentarios lascivos, convirtiendo a dicha protagonista en un objeto para el disfrute personal del espectador, restando importancia al contenido del vídeo y, por ende, perdiendo su finalidad.

¿Por qué aquí no saltan las alarmas y en otros juegos sí?

Por el uso del cuerpo femenino como reclamo sexual. Es de lo más común encontrar personajes femeninos con cuerpos de infarto, en los que se han llegado a invertir horas para animar con total detalle el bamboleo de pechos y glúteos, incluso por encima de la realidad; en los que brota sensualidad por cada poro de piel del personaje; en los que el vestuario aún acentúa más esa sexualidad evidente. De hecho, si no se tratara a los personajes femeninos como meros objetos de atracción sexual, no saltarían las alarmas; pues la sensualidad del cuerpo humano, si es justificada, no tiene nada de malo. Parece más complejo de lo que realmente es, os lo aseguro.

Asimismo, pienso que, aun iniciado el juego desde esta cinemática, es decir, partiendo de un personaje desnudo, entre las primeras misiones se encontrará el vestuario. E incluso puede que, para evitar mostrar el miembro viril, durante la propia cinemática encuentre algún tipo de atuendo. Sin embargo, a lo largo de mi vida gamer, puedo asegurar que las armaduras/vestuarios de los personajes femeninos no tienen ningún sentido en gran parte. ¿Quién se calza una armadura consistente en sujetador, minifalda, guanteletes, botas y casco? El primer ataque va a ir a cualquier zona descubierta y habré muerto antes de dar un paso. Llega un momento en que dices “vaya, cuanta más armadura/protección, menos cubierta voy”. Lógica aplastante, evidentemente.

Sin embargo, en el mismo juego, optas por el personaje masculino y, ¡oh sorpresa! Vas tan cubierto que casi te arrepientes de haber invertido tanto tiempo en la caracterización del mismo.

Se ha llegado incluso a buscar un trasfondo para la vestimenta o el comportamiento sexualizados de algún que otro personaje: No, mira, es que viste/actúa así porque X. De hecho, mis compañeras han puesto ejemplos hasta la saciedad (os animo a pasear por la página en busca de ellos, no os dejarán indiferentes).

Death-Stranding-160616-008

De hecho, y para finalizar, solamente me gustaría destacar cómo sí se monta revuelo cuando un personaje femenino no se adecua a lo esperado. Cuando, en un juego con una pinta alucinante, te presentan personajes femeninos (principales o secundarios) cuya finalidad no es seducir al público, ¡ahí arde Troya! ¿Por qué? Porque parece norma general que los personajes femeninos estén ahí para agradar la vista del jugador.

Tenemos el mismo ejemplo: de dos personajes, se espera revuelo ante el desnudo masculino, porque algunos lo consideran sexual (cayendo en la falacia desnudo = sexualización); sin embargo, sí se produce revuelo por la falta de sexualización de personajes femeninos.

Llamadme loca, pero no le veo sentido alguno.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com