Retroanálisis de Golden Sun: Oscuro Amanecer

Retroanálisis de Golden Sun: Oscuro Amanecer

Aviso: Este artículo tiene un enfoque en el que se dan por conocidos los títulos anteriores de la saga.

Volver a la saga de Golden Sun después de tantísimos años se me hacía muy raro. Había jugado en su momento a los dos primeros títulos en mi Game Boy Advance morada y los había disfrutado muchísimo. Todo lo que le podías pedir a un JRPG pero con un toque diferente y original gracias a esos adorables djinn. Ahora, unos diecisiete años más tarde, me enfrentaba a su tercera entrega. Una que perdí totalmente por no hacer el salto de consola, ya que pasé a dedicarme por entero a PC, y también porque me enteré hace apenas un par de años de que existía. Cosas de la vida, o tal vez porque no estuvo a la altura de las expectativas. Lo importante es que los patrones han hablado y aquí estoy yo dándole otra oportunidad a este título que quedó a la sombra de sus predecesores, Golden Sun: Oscuro Amanecer.

Este juego de 2010, desarrollado por Camelot Software Planning al igual que las anteriores entregas, empieza tal y como esperas: con mucho drama. Porque no puedes jugar una aventura de rol sin un suceso crítico que haga ponerte en marcha hacia la salvación del mundo. Ahí estaba yo, con el corazón encogido porque tras las heroicidades de Hans y sus compañeros se habían desatado sucesos catastróficos como el Sol Dorado y la Luna Lúgubre. Y entonces pasó, ese momento que da comienzo a toda la aventura, el motivo, la excusa, la inflexión en la vida de unos nuevos héroes que aún no saben que lo son: el hijo de Garet, Terry, se tira del tejado. Sí, así, tal cual. El chico decide que a pesar de su enorme ignorancia sobre el uso de la psinergía para volar es hora de probar un ala ligera sin ningún tipo de supervisión ni ayuda ni mucho menos permiso, y desde lo más alto de una casa. Por supuesto la cosa no va bien: Terry sobrevive, pero el trasto, similar a un ala delta, no. Casualmente ese cacharro es imprescindible para ponerse en contacto con El Sabio en el Templo Sonne, situado en el Monte Aleph, innaccesible por otros medios debido a las catástrofes sucedidas. Y al parecer la única manera para detener la que se avecina de nuevo al mundo de Weyard, esta vez por culpa de la psinergía desbocada.

Golden Sun Oscuro Amanecer historia y localización

No se puede decir que la motivación no sea original, pero un poco deprimente sí, no os voy a engañar. Los chicos partirán en busca de un ave gigante legendaria para quitarle una pluma, ingrediente necesario en la construcción de una nueva ala ligera. Entre tanto la cosa se complicará a niveles insospechados, y descubriremos que el mundo ha cambiado casi completamente. Cosa lógica si quieren sorprender al jugador con nuevos retos, pero realmente increíble si piensas que solo han pasado treinta años. ¿Un pueblo ha crecido hasta hacerse un país? Eh, vale… supongo. ¿Unas ruinas han aparecido porque “movimientos de tierra”? Esto ya me parece un poco más descabellado, las ruinas debían estar de antes ahí de alguna forma… pero ¿no? Bueno, supongo que lo hizo un mago psinergético. Y del mismo modo descubriremos muchas cosas antiguas de cuando la psinergía campaba a sus anchas, mucho antes de los héroes de Tale, los padres de nuestros protagonistas. Cosas que en su época no pues ahora sí… pero son bonitas, eh, que conste.

Otra cosita que cambia respecto a títulos anteriores y que te encuentras prácticamente nada más empezar, suponiendo toda una revolución en la interacción entre personajes, y afectando a la historia, son las emociones. Algo tan característico de este título como son las caritas de expresión que acompañan a los textos de las conversaciones para darle una emoción que no puedes encontrar simplemente leyendo líneas. Tal y como hacen los emojis, estas caritas mostraban enfado, alegría, miedo, indiferencia, etc., ya que los gráficos no podían estar a la altura en una Game Boy Advance para darles movimiento a los rostros. A pesar del salto generacional y la mejora visual, Golden Sun: Oscuro Amanecer conserva el uso de emojis flotantes junto a nuestros personajes para expresar sus sentimientos, pero va un paso más allá y debes ser tú quien elija por Matt, el principal protagonista e hijo de Hans. Tan silencioso como su padre, prácticamente no habla, pero sí tendrá que expresar sus emociones en cada situación en la que se vea interpelado. Para mi sorpresa no es tan fácil como parece, y si eliges una emoción que no se acomoda con lo que se espera de ti tendrás una reacción bastante airada e incluso te regañarán por ello. En serio, son solo cuatro, de las cuales dos son como de alegría, una triste y otra enfadado, te encuentras en una situación como la que comenté antes, con Terry en el tejado sin hacer caso a nadie, le doy a la opción de enfado, mi lógica me dice que es momento para eso, pero no, te miran como a un bicho verde y te dicen que deberías ayudar a bajarlo o algo así. Cada vez que tengo que tomar estas decisiones pienso en la malvada mente que ideó tal novedad. El efecto en la historia creo que no es profundo, obviamente cambian las respuestas porque van acorde con tu emoción, pero la historia sigue siendo la misma, bien marcada y única.

Golden Sun Oscuro Amanecer Machismo

Por lo demás el título conserva las mismas mecánicas de combate con el uso de psinergía y djinn. Tampoco faltan los puzles en las ruinas, no difíciles pero sí entretenidos. Los personajes también buscan ser igual de carismáticos, con carácter muy similar al de sus padres. No obstante, en muchos casos las conversaciones y las explicaciones se alargan más de lo necesario y se hacen pesadas. También se hace pesado repetir el ser hijo de, y las grandes hazañas del pasado, quedando bien claro que viven a la sombra de sus padres, aunque no parece que les importe mucho esta cantinela machacona. No faltan los toques de humor, la traducción al español es muy buena con sus localismos que te arrancan una sonrisa, aunque a veces te topes con comentarios rancios y topicazos bastante añejos, creo que incluso para su momento. Tal vez en algunos aspectos estaban enfocando a un público joven, típico en videojuegos, pero lo cierto es que su público es más bien mayor, fans de la saga desde sus inicios. No van a encontrar conversaciones realmente profundas o sesudas, aunque quizá no lo esperen, pero los años y la experiencia hacen que veas las cosas de otra manera y que exijas a los juegos un poquito más.

Golden Sun: Oscuro Amanecer no es un mal juego, simplemente no está a la altura de sus anteriores. No pretende innovar sino complacer, y creo que lo logra. Sabe a sus antecesores, y aunque los protagonistas sean distintos hay muchos nombres que vuelven, tanto en personajes como en localizaciones, pero los años han pasado y los han cambiado de alguna forma. Es un título que amplía ese mundo y aquella historia que una vez disfrutamos hace tanto tiempo, y eso es bonito.

Cómprame un café en ko-fi.com

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: