Ni muerta la dejan descansar a una

Análisis de I Am Dead

Análisis de I Am Dead

Me parece curioso que en 2020 haya jugado a dos títulos en los que nuestro personaje ya está muerto (el otro es Spiritfarer). Muy acorde con este año 2020 tan dramático. En los videojuegos normalmente tienes que esforzarte en mantenerte con vida y esquivar peligros, sin embargo en los que prima la narrativa en lugar de la acción no tienes que pasar por esa tensión, y la cosa va aún más allá si solo eres un espíritu, ¿no crees? I Am Dead es un juego narrativo con puzles, concretamente de tipo objeto oculto, donde gracias a nuestras habilidades fantasmales tendremos que buscar no solo en la superficie sino también en el interior de lugares, objetos y hasta personas. Este juego fue desarrollado por Hollow Ponds y publicado en octubre de 2020 para PC y Nintendo Switch por Annapurna Interactive. En mi caso he podido probar la versión de consola gracias a nuestros mecenas de Patreon, y a continuación os narro en qué consiste, qué podéis esperar y qué me ha parecido I Am Dead.

Por un lado tenemos, como ya adelanta el título y yo misma en el párrafo anterior, un protagonista bastante muerto llamado Morris Lupton. Como fantasma vaga por la isla donde vivió toda su vida, Shelmerston. Aunque es un lugar ficticio en el juego se hacen referencia a localizaciones conocidas: la misma isla tiene el nombre de un puerto de Devon, Inglaterra. Nuestro protagonista fue conservador del museo local y por ello es buen conocedor de todo lo que hay en ella, de su historia y de sus gentes. También sabe que la isla es de origen volcánico pero su volcán se consideró inactivo hace muchísimo tiempo. Entonces ¿por qué ha empezado a humear? Este será el inicio de todos sus problemas fantasmales. Quién hubiera dicho que la otra vida tampoco era tranquila. Morris tendrá por un lado la suerte de reencontrarse con su difunta perra Sparky a la que echaba muchísimo de menos, porque falleció mucho antes que él, pero la mala suerte de que este reencuentro se debe a que le ha sido encomendada una tarea: encontrar a un nuevo o nueva guardiana de la isla que calme el volcán, también llamada Custodia.

Este será el punto de partida que nos dé por fin libertad para movernos por las zonas descubiertas de la isla. Empezaremos por el faro/retiro de yoga e iremos avanzando a distintas localizaciones de Shelmerston. Cada lugar está relacionado con la búsqueda de un posible candidato fantasmal al importante puesto que salvará las vidas de los isleños. Deberemos cotillear en los recuerdos de la gente para conocer objetos que hubieran sido muy importantes para la persona difunta. Una vez sepamos del objeto lo buscaremos por todos lados: en cajones, armarios, una bota, una madriguera, o en el interior de una escultura de ballena. No necesitaremos tocar nada porque como fantasma podemos atravesar las cosas, solo necesitaremos aprender a jugar con los mandos y ser muy cotillas e imaginativas.

I am dead - La choza del cangrejo

La mecánica es bastante sencilla y deberemos repetirla con todos los candidatos. Buscamos personas con recuerdos, los consultamos y buscamos el objeto que nos han destacado en ese recuerdo. Para ello deberemos movernos dentro de edificios o zonas, e iremos seleccionando aquello en lo que queremos centrarnos. Una vez seleccionado podremos hacer el proceso de rotar y atravesar objetos de forma cómoda y sencilla. Pues no solo es importante mirar dentro de una caja, también lo es la perspectiva que puede ocultar más elementos o capas de las que creíamos que habría a simple vista. El problema es que el juego se presta tantísimo a buscar, investigar y cotillear todo en general que te dispersas y olvidas la misión principal. Eso si no entras en modo completista y solo vas a la historia.

Como alternativa a la búsqueda principal tenemos otras dos por el puro placer de buscar y completar: encontrar todos los grenkins y solucionar todas las adivinanzas. Los grenkins son pequeños duendes de la suerte que están repartidos por toda la isla y se esconden en los lugares más insospechados. Suele haber entre 8 y 14 por zona, solo uno por cada sección dentro de esa zona, y nuestra perrita Sparky nos indica con un ladrido si en esa sección hay oculto alguno y nos da una pista visual de dónde puede estar. El problema es que la pista es un corte en perspectiva del objeto en cuestión, y atravesado y cortando los objetos se ven muy diferentes, así que aun así puede ser complicado. Eso sí, la pista vibrará una vez demos con el objeto, haciendo las cosas mucho más fáciles, pues ya solo nos quedaría girar y observar desde diferentes perspectivas hasta dar con la única y válida que hará salir al grenkins.

Para activar la búsqueda de adivinanzas primero deberemos encontrar el cartel de la zona que tenga la lista de objetos para buscar. Suelen ser unos cinco. Los nombres no son literales, de ahí lo de adivinar a qué se refieren cuando usan términos como cefalópodo escapista. Tendrás un tiempo límite para dar con la solución, que consistirá en seleccionar el objeto, ser o conjunto al que se refiera. Por ello debes tenerlo claro a priori antes de activar una adivinanza. Mr Whistable, una cabra muy risueña, será quien nos invite a realizarlos, aunque Sparky no estará nada de acuerdo y nos instará a dejarlo pasar con la excusa de que no tenemos tiempo que perder. Las recompensas de los coleccionables son más simbólicas que otra cosa, pero siempre nos quedará la satisfacción de haberlos conseguido todos.

I am dead - movimiento salvar a los morlos

Dedicarle todo el tiempo que quieras a buscar y observar cosas es interesante no solo por el lado curioso de ver qué hay tanto a simple vista como por dentro, que ya vale la pena por encontrar sorpresas, sino porque está todo cuidado al detalle y descubres, por ejemplo, cómo está compuesta una cámara de fotos tipo réflex por dentro; eso sí, de forma muy simple. También porque muchas cosas tienen descripción amplia y averiguas de quién fue, por qué se usa en este lugar, si forma parte de tradiciones reales o en concreto de este pueblo isleño imaginario. Porque aunque I Am Dead sea un juego cortito no se ha escatimado en crear una historia y una cultura propias pero con influencias de lugares reales. Lo mismo descubres los logros del equipo local de críquet que las carreras de conchas, o las tradicionales matanzas de morlos, una especie de foca, que por suerte ya no son masacradas gracias al esfuerzo y las protestas del grupo local para salvarlos. Además, con la búsqueda de recuerdos para poder hablar con nuestros candidatos fantasma, conectaremos mucho con las vivencias de personajes muy bien construidos que le darán forma y sentido a toda esta información, de cómo la vivieron y desde qué perspectiva.

Otro de los puntos fuertes de I Am Dead es su diseño artístico. Todo está formado con formas simples y con gran uso del color, permitiéndote captar fácilmente de qué se trata, dónde acaba una cosa y empieza otra, etc. sin que la consola sufra lo más mínimo. Recordemos que la Nintendo Switch al ser portátil no es muy potente. Por otro lado no hay mucha variedad en diseños de personajes de la misma especie, pero se compensa con una diversidad curiosa de especies, pues tenemos tanto a personas humanas como a gente del pueblo marino (con características de pez), teapukitanos (con aspecto de pájaros) e incluso algunas con cabeza o cuerpo de fruta. La verdad es que ni siquiera los que parecen humanos tienen forma completamente normal, pues la mayoría de las mujeres no tienen pies, aunque supongo que es parte del estilo, como que algunas aves tengan los dos ojos en vertical en un lado de la cabeza.

Diseños curiosos y únicos a parte, el juego tiene los textos en castellano aunque no las voces, que están en inglés, y por cierto, son muy buenos actores. La música que nos acompaña todo el tiempo junto con los ruidos característicos de cada zona es más ambiental, sin pretensiones, no destaca. Sin embargo no por ello el audio es algo poco importante, pues por ejemplo al seleccionar un objeto se reproducirá el sonido que lo caracterice o que esperes que haga al tocarlo o moverlo, ayudándote a identificarlo también por el ruido y no solo visualmente, todo un detalle.

Creo que a grandes rasgos esto es I Am Dead, un juego corto que puedes pasarte completamente en unas cinco horas, pero que invita a perderte en los detalles. No voy a decir que no se hace repetitivo porque la mecánica es hacer lo mismo una y otra vez, y además si no encuentras algo puede ser bastante frustrante. Pero si te gustan este tipo de retos y tomarte las cosas con calma es muy bonito y cuidado, aunque al final la historia principal se hace un poco de menos, una pena. Lleva el sello de ser de Annapurna y eso a lo mejor hace esperar demasiado de un juego que es sencillo y comedido, y que solo pretende darle otro enfoque a esto de estar muerto mientras revive un estilo de juego un tanto pasado de moda.

Cómprame un café en ko-fi.com

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: