Me acabo de enterar de que cuando salió este juego hubo polémica, pero yo ni me cosqué. De hecho lo descubrí porque sigo a una de las dibujantes que trabajó en él (Ninamo-chan) en DeviantArt, y dije ¿PUES POR QUÉ NO? Ni siquiera me gustan especialmente los eroge y los dating sims, pero soy muy curiosa y me pongo a jugar cosas que sé de antemano que no me van a gustar. Disfruto con esa mierda.

El juego lo podéis comprar en su página oficial o en Steam (ahí está censurado, pero según tengo entendido luego te puedes ir a la página oficial y aplicar un parche muy sencillito para que se desbloqueen tus anime pussies). ¿Y de qué va? Pues mirad, este juego va de ligarte a unas cuantas tías mediante un minijuego, el diamantes. El Bejeweled. El Candy Crush. El juego este de unir tres bolicas del mismo color, sabéis, ¿no?

El asunto no es excesivamente complicado. Tienes cierto número de movimientos para cada minijuego, que debes aprovechar para llenar esa barra. Esto lo consigues juntando tres o más de las bolicas de colores en una línea, que son verde (estrella), azul (semicorcheas), naranja (luna) y rojo (llama). Dependiendo del personaje (te viene ahí puesto en un menú aparte) uno de esos tipos de bolica da más puntos y otro da menos. Además, hay corazones rosas, que rellenan otro contador: este sirve para que las bolicas de colores den más puntos. Los corazones rotos te bajan puntos de la barra. Las campanas dan un turno extra. Las gotas dan puntos para usar objetos, los cuales hacen un montón de cosas (en serio, son muchos).

Y esto qué tiene que ver con ligarte a señoras, pues mira, ahí está lo gracioso. El minijuego es una cita, y cada vez que juntas bolicas de colores se supone que haces lo que representa cada una. El verde es flirtation (yo aquí me imagino que le sueltas piropos de mierda), el azul es talent (hablar de ¿lo que se te da bien? supongo), el naranja es romance (como los piropos de mierda pero en ñoño), y el rojo es sexuality (que como no sea hablar de guarradas pues no sé qué será). De ahí que a cada una le guste alguna cosa mucho y otra muy poco. Los corazones rosas son passion y te suben el passion level, mientras que los corazones rotos son que la acabas de cagar (te insulta y todo la colega). Las gotas son sentiment, y si consigues varios puntos puedes darles regalos de cita, que son los objetos que hacen cosas especiales. Además, son infinitos, se reponen cuando acaba la cita.

Ya con el concepto te da para reírte, la verdad. Es entretenido, un juego de éstos de juntar bolicas, está bien y eso. Me gusta más que el Candy Crush. Pero es que ya con la historia y las maneras de conseguir bonus te ríes más todavía.

La historia del juego (uuh, ¿spoilers?) es que tú estás en un bar y te encuentras a una chica guapa, intentas ligar con ella patéticamente, y como le das penita te revela su identidad: es Kyu, un hada del amor. Y ahora te va a ayudar a ligarte a todo Dios. A continuación te enseña el tutorial y te da un móvil que además de recibir mensajes te sirve para tener localizadas a todas las chicas guapas con las que te encuentres. Me encanta, joder, este mundo es el paraíso de los acosadores. Pero que no pasa nada, ¿eh? Porque en este juego, como sigue la lógica del porno, todas las chicas quieren acostarse contigo casi del tirón. Pasas de fracasado a sex machine en una sola noche gracias a un tutorial y a un móvil que localiza a desconocidas. Fascinante.

IMG2

Además del minijuego este tienes que hacer varias cosas más. Puedes hablar con ellas, lo cual te da puntos (que se llaman hunie). Les preguntas cosas y vas rellenando su ficha (el móvil acosador este tiene hasta ficha para cada una y se actualiza solo, parece una pokédex), o te preguntan ellas cosas a ti. Si respondes bien, más hunie para la saca. También les puedes comprar cosas (utilizando dinero, o munie), y calla, que es que hay varios tipos de regalos. Regalos normales, que te dan hunie; regalos normales que les gusten mucho, que te dan un nuevo objeto para las citas (los que se usan con las gotas); comida, para que al jugar en una cita tengas más movimientos de base y para poder hablar con ellas varias veces; bebidas alcohólicas, para que empieces las citas con más puntos de sentiment (aunque sólo aceptan bebida cuando es de noche); y regalos especiales, que hacen que te den más puntos hunie cada vez que hables con ellas. Los hunie, a su vez, sirven para desbloquear bonus, tipo «ahora las bolicas verdes dan más puntos» o «los corazones rotos quitan menos puntos». Si no los vas rellenando el juego se hace estúpidamente difícil. Lo sé por experiencia, que la primera vez ni me enteré y vaya gracia.

Por cierto, el objetivo final se supone que es acabar en la cama con cada una de las chicas. Para ello tienes que tener al menos tres citas completadas con una y pasarte la cuarta (o más) por la noche. Entonces vais a tu cuarto y tienes que hacer una versión especial del minijuego: ella estará en ropa interior y sólo tienes que juntar tres o más bolicas, sin ningún efecto raro, sólo que rápidamente, porque si te duermes en los laureles se te baja la barra. Todo esto mientras la colega te gime y a mitad del asunto se le cae el sujetador. Lo que no sé es cómo esto es un juego pajillero si mientras estás concentrado juntando bolitas no puedes mirar a la chica, porque baja la barra. Yo qué sé ya. Su público tendrá esto.

IMG3

Cuando completas las citas (y acabas teniendo sexo con ellas) se te desbloquean imágenes, cada una más erótica que la anterior. Cuatro de cada una. También desbloqueas distintos conjuntos de ropa si aparecen en una cita (aleatoriamente) y la completas, y nuevos peinados a cambio de los regalos que les haces.

Lo sé, es un poco un follón. Pero te acabas acostumbrando. Y, en mi caso, acabas teniendo ganas de desbloquearlo todo como si no hubiera mañana. Aunque sea horrible. Porque sí, los diálogos son horribles. El argumento es horrible. Los personajes son horribles. Es, sinceramente, el juego más cuñao que recuerdo ahora mismo. Le doy 4 de 5 Bertines Osborne sentados en la barra del bar.

¿Por dónde empiezo? Las chicas se llaman «putas» entre ellas (bitch, skank). Hacen chistes sobre estar acomplejadas por tener las tetas pequeñas. Una de ellas se mete con otra porque «no se depila, qué asco». Una le regala a otra un bikini muy pequeño, y ella se siente incómoda por ello, a lo que le puedes decir que está muy guapa así. Pues va y te responde «es que no quiero que se piensen que soy de esas…». Ahí es gracioso soltarle «¿De esas cómo, adorables? Tarde», a lo cual se ríe y te dice «Cállate, sabes a lo que me refiero». Comentarios sobre ponerse gorda cuando les compras comida basura o dulces. Tiene su gracia que puedas elegir ser protagonista hombre o mujer, pero apenas cambie el cuñaísmo: te das cuenta rapidito de a quién va dirigido el juego. Eso sí, aprecio el detalle, pero te tienes que reír (otra vez) cuando la última imagen desbloqueable de cada chica (la porno) está limpia si eres chica, y tiene restos de semen si eres chico. Estuve sin darme cuenta la mayor parte del juego, pero hay una imagen que es una muchacha con la boca abierta sin nada en ella, y ahí ya sospeché.

Aunque mi parte favorita es la racista. Cuando presentan a la chica negra, Kyu comenta «me encanta el chocolate». Los personajes son de varias nacionalidades, y fíjate tú qué casualidad, que meten las chorradas con la mexicana y la japonesa. ¿Os acordáis de los regalos especiales? A cada una le van regalos de un mismo tema, a la chica gamer le regalas cosas de videojuegos y así; pues a la mexicana le regalas cosas de México y a la japonesa cosas de Japón. Vamos, que a la primera le regalas unas maracas y un sombrero mexicano y la tienes en el bote. Probablemente los creadores se estuvieran partiendo de risa con esta estupidez, porque cuando a la japonesa le regalas algo (por ejemplo, unos palillos para comer) hasta te puede responder «¡Qué racista eres!» mientras se ríe. Y yo más. Ay.

En general esas son mis quejas de HuniePop. Los gráficos están bien. A ver, son dibujos tirando a manga, lo usual en los eroge (aunque este no sea japonés), con sus típicas cinturas de avispa y tetorcias descomunales (en las que no son planas y se quejan de ello, claro). Los sprites los dibuja un artista distinto de quien hace las imágenes desbloqueables, pero da bastante el pego. Ahí de nuevo no hay demasiada queja, personalmente me gusta cómo pinta, no he visto demasiada cosa rara. Bueno, sí, una que se queja de estar plana misteriosamente en la foto porno tiene las tetas enormes.

La música está bien. No sé qué puedes esperar de la música de un juego así más que acompañe y no moleste. Creo que mi favorita es la que suena en la pista de patinaje. Luego están las voces, que son, en ciertos personajes, MUY irritantes. Pero buenas noticias, puedes desactivarlas. Aunque yo no lo hice, porque aquí voy a tope del asco o no me vale.

Vaya tocho acabo de soltar. Pero en conclusión. ¿Lo recomiendo o no? Pues mirad. Si las cuñadeces os repelen u os hacen sentir mal (muy comprensible), no. Si este minijuego os aburre, no. Si desbloquear cosas os aburre, no. Pero si sois como yo, y sentís predilección por jugar a mierdas mientras os reís, os entretenéis con el puñetero Candy Crush u os mola desbloquear peinaditos y ropitas, entonces sí. Jugadlo. Por qué no. Yo me he pasado esta mierda al 100% y, dejando de lado que me parece objetivamente malo, me he entretenido un montón.

IMG4
Soy una tru gamer cuidao conmigo

Buy Me a Coffee at ko-fi.com