Siempre fui de ese tipo de gente a la que le encanta todo lo relacionado con el género de terror, pero que por culpa de meterse demasiado en los videojuegos, sufre mucho y se acaba asustando y dejando el juego apartado “para otro día”. Sin embargo en 2015, mientras rondaba por Kickstarter, encontré un juego que me llamó la atención porque yo misma había pensado en lo interesante que sería la posibilidad de jugar siendo una persona ciega. Y en The Deep End Games, por suerte para mí, habían pensado lo mismo. Dos años después aquí estoy, feliz y con miedo, disfrutando Perception. ¡Y encima con protagonista femenina!

Perception, que salió el pasado 30 de mayo en Steam y el 7 junio en PS4 y Xbox One, es un juego de terror en primera persona en el que nos ponemos en el papel de Cassie, una chica ciega que decide adentrarse en una mansión (porque a mí que no intenten engañarme, esa casa tiene un tamaño mucho más grande de lo normal). Pero no es sólo una mansión más, sino la misma que lleva mucho tiempo persiguiendo a nuestra protagonista en sus pesadillas. Vale, sí, sé que suena un poco a cliché de película de terror, pero tened en cuenta que la dificultad de este título está en que prácticamente no puedes ver nada.

Perception - Echo Bluff

Comenzamos el juego en el camino que nos lleva a la casa donde transcurre la historia, y ya desde el principio la estética de todo lo que nos rodea deja claro que esto va a ser algo complicado. Lo vemos todo negro hasta el momento en el que damos el primer paso, que nos presenta el mayor “poder” de Cassie, la ecolocalización. Cada uno de sus movimientos hace un sonido, ese sonido se transforma en ondas, y esas ondas se convierten en una especie de luz que nos permite ver lo que nos rodea durante unos segundos. En otras palabras, Cassie es más murciélago que Batman.

Como os podéis imaginar, la ecolocalización es la clave del juego. Aparte de la luz azulada que “emiten” los escenarios, hay algunos objetos clave que se iluminan de color verde y otros iluminados en blanco que (gracias a un sexto sentido que tiene Cassie) nos dirigen hacia nuestro siguiente objetivo. Todo está planteado de una forma muy sencilla, para intentar evitar que te pierdas en la oscuridad, cosa que se agradece porque con esto se convierte en un juego perfecto para la gente novata en este género. Sin embargo, no todo va a ser pan comido, porque no podéis ir por ahí montando una rave a bastonazos.

Moths

Si sois de las mías (unas miedicas) comenzaréis a pasear por el juego sin soltar la tecla del bastón. Caminar a oscuras en una casa en la que SABEMOS que hay algo porque estamos en un juego de terror no parece muy buena idea… así que decidimos que las oleadas de luz son nuestras mejores amigas.

Oh, no.

No podemos equivocarnos más. Esto es un gran problema porque resulta que al bicho malo, llamado La Presencia, no le gusta tener vecinos montando ruido y si nos pasamos golpeando, lo despertamos. Se ve que no tiene buen despertar, porque intenta matarnos. Mucho. Las veces que hagan falta, por molestar.

ThePresence_DiningRoom

Por suerte tenemos un plan B: ir a oscuras. Da miedo, sobre todo en los momentos de jumpscare, pero lo que más sentimos es agobio. No sabemos hacia dónde tenemos que ir, los pasos iluminan muy poco y el sexto sentido no nos dice que tenemos una pared enorme delante de esa cosa brillante que tienes que ir a buscar. No sé exactamente cuántas veces me pasé varios minutos dando vueltas en círculos creyendo que estaba caminando hacia algún lugar, pero os puedo asegurar que han sido muchas. Y como ya conocimos antes a La Presencia, lo de aporrear con el bastón nos lo tomamos con más calma y evitándolo lo máximo posible. Así que nos rendimos a la oscuridad e intentamos mantener la calma como podemos. O con tilas.

No obstante, aunque la ceguera nos haya proporcionado ciertas dificultades, el juego nos ofrece otra vez algo de ayuda a través de las aplicaciones de móvil usadas por Cassie, que nos permiten observar ciertos objetos con más detalle. Y si a esto le añadimos las grabaciones repartidas por la casa, al final conseguimos enterarnos de todo. Los cuatro capítulos en los que se divide el juego nos permiten explorar la mansión durante diferentes épocas, y teniendo en cuenta sus variaciones está claro que sin un poco de ayuda externa no nos enteraríamos de cuál es el problema con todos los personajes que aparecen durante la historia. Que al fin y al cabo, nosotras estamos ahí sin saber por qué, y tenemos derecho a enterarnos de qué pintamos ahí en medio de tanto bicho.

GiveMeLiberty

En definitiva, en Perception nos encontramos con un título diferente y perfecto para quien no busca una dificultad de juego extrema, sino únicamente pasar miedo. No es un juego largo, en 3 o 4 horas te cuentan la historia completa, pero os aseguro que la tensión y la inquietud que logra con su ambientación va a hacer que os parezca larguísimo a pesar de poder terminarlo en un sólo día. Yo, por mi parte, creo que voy a pasar todas mis noches con la luz encendida y haciendo poco ruido. Por si acaso, que no voy a permitir que La Presencia me alcance.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com