Realismo en videojuegos

Realismo en videojuegos

El videojuego es uno de los medios en los que es más sencillo desarrollar mundos imaginarios.

No hay más que meterse un rato por itch.io para acabar con una gran variedad de juegos nuevos en nuestra carpeta de descargas, todos con una estética, planteamiento y mecánicas completamente distintas. Desde un dating sim con carreras de coches, a un mundo con animales antropomorfos y estética noventera, pasando por encarnar a una persona intentando salir del armario ante sus estrictos padres.

Por todo esto me resulta realmente desconcertante cuando en cada noticia sobre Pokémon aparezca el comentario que pide una versión realista o aplauden la versión de turno de un nivel de Ocarina of Time en Unreal Engine.

Pero, ¿qué es el realismo? O mejor aún, ¿qué entiende el gamer medio como realismo?

Primero de todo, se refiere a un juego con gráficos fotorrealistas, con muchos polígonos, texturas en alta resolución, framerate alto, generalmente con cinemáticas actuadas y una paleta de colores grises, azules o marrones.

Está claro que en el mundo real los colores saturados no existen.

A nivel de personajes destacan por una diversidad bastante mediocre, las mujeres tienen una representación ridícula, las personas LGBT o no existen o están escondidas, y podrás contar con los dedos de una mano cada vez que salga alguna minoría racial. Por supuesto el protagonista será blanco, treintañero, con pelo castaño y corto y barbita de varios días.

8243769_f520

Señor Serio Simulator.

En cuanto a ambientación, con que aparentemente parezca veraz, cualquiera podrá funcionar. Da igual que reescriba la historia para que encaje en la trama (Assassin’s Creed, Battlefield, MGS), o que sea directamente fantasía y muestre cosas imposibles (Witcher 3, Mass Effect).

Finalmente el guión debe tener gran presencia de la violencia, varias muertes y es importante meter la escena de sexo de turno, escrita regular y animada aún peor. Todo esto con nuestro protagonista muy serio y pegando muchos tiros, porque así es la vida real.

Aunque no suenan como los que he descrito, si existen juegos realistas. Por ejemplo, Gone Home, en el que nos colamos en una casa en la que nuestros padres no están y nuestra hermana se ha fugado. A través de la manipulación de los objetos, iremos desentrañando y averiguando la historia que esconde la mansión, a la vez disfrutando de un brillante diseño de niveles.

cibele_logo12801

Otro ejemplo es Cibele, donde podremos manipular el escritorio del ordenador de Nina, una adolescente aficionada a los juegos online. Está basado en la vida de la propia autora, Nina Freeman y, realmente, me hizo sentir mal jugarlo porque es todo tan íntimo que se siente como si estuviera viendo algo que no debería.

Por supuesto este no es el tipo de juego que está buscando el chico que pedía en un foro un Pokémon realista. Esta necesidad surge por el problema que supone que los videojuegos se sigan viendo como algo infantil y frívolo en vez de un medio válido de entretenimiento. Por lo tanto, los mundos coloridos e imaginativos se seguirán asociando con algo para niños y el jugador necesitará reafirmarse con los juegos superficialmente serios, que, por lo general, son fantasías diseñadas para alimentan su ego. Todo esto hace que, de alguna manera, estemos atascados en un bucle de juegos genéricos con protagonistas intercambiables y una sensación de déjà vu constante.

 

Cómprame un café en ko-fi.com

Kitttsune
Kitttsune

Ilustradora amante de los gofres y los gatos.

13 comentarios
Kernell (@kernell_32)
Kernell (@kernell_32) 06/09/2016 a las 11:24 am

Para mi, GTA de realista tiene más bien poco, coincido con que Gone Home es el que merece esa etiqueta. El realismo para mí es una historia que podría ocurrir perfectamente en la vida real, más allá de que sus gráficos sean fotorrealistas. Por ejemplo el polémico Cobra Club encaja perfectamente con la temática realista por los temas que trata y como los trata. El problema es que mucha gente confunde el realismo mágico con el realismo en sí.

Kalitro
Kalitro 06/09/2016 a las 11:35 am

He intentado buscar si estaba Max Payne en la cuadrícula de protagonistas y me preocupa que no estoy seguro aún de si está o no.

LuverC
LuverC 06/09/2016 a las 11:45 am

Interesante reflexión. No voy a ser yo la que esté en contra de los juegos de gráficos realistas, porque es la tendencia natural de la industria de los videojuegos, al menos la de las grandes compañías. Y a la mayoría de nosotras nos gusta encontrarnos de vez en cuando con ese juego que nos deje la boca abierta por la gran calidad de sus gráficos y la inmersión en la “realidad” que provoca.

Pero soy y siempre seré defensora acérrima de los juegos indie, del pixel art, de los juegos actuales con estética 8bits, con brillantes colores y personajes extravagantes. Me pueden mucho más ese tipo de juegos que los supuestamente llamados “realistas” y que son supuestamente “mejores” que los indies en todos los aspectos.

Dame un juego indie hecho por una persona que realmente ha desarrollado el juego para hacerte disfrutar de la experiencia antes de un juego que tiene un apartado gráfico asombrante y que ha sido desarrollado por una gran compañía que lo único que quiere es sacarte los cuartos.

BoKeRoN
BoKeRoN 06/09/2016 a las 2:12 pm

Hombre, no sé. Realistas, para mí, son ArmA, DCS World, FSX, Assetto Corsa, Silent Hunter, Dangerous Waters, Dirt Rally, Swat IV o iRacing. Ya sabes, simuladores que intentan que su manejo y comportamiento sea lo más parecido a la realidad posible (ArmA tiene una versión que usan los ejércitos para el entrenamiento de infantería, el A-10C de DCS se desarrolló para que los pilotos de la Guardia Nacional pudiesen practicar procedimientos de ese avión en casa, FSX se ha usado mucho para entrenar vuelo comercial, Asetto Corsa está desarrollado por un estudio que tiene su base en un circuito de carreras, las finales de iRacing las retransmiten los mismos canales que las carreras de Nascar y Dangerous Waters lo desarrolló Sonalysts, que se dedicaban a hacer el software de los sónares de los submarinos americanos). Vamos REALISMO.

Lo otro es sólo una decisión estética (yo estoy, por supuesto, muy a favor del realismo antes de los puñeteros muñequitos manga con flequillo y tetas gordas).

Pero claro, el artículo habla del “gamer medio”, y yo ahí no entro. De hecho, si me llamas gamer a la cara, a lo mejor te golpeo con mi guante blanco y te reto a un duelo con banjo.

Enhorabuena, os acabais de tragar un tostón de abuelo cebolletas PCero y simulero. Disfrutadlo.

kitttsune
kitttsune 06/09/2016 a las 3:35 pm

Los simuladores no los he metido porque no suelen tener carga narrativa.

Pingüino de incógnito
Pingüino de incógnito 06/09/2016 a las 3:00 pm

Cómo me gusta este artículo. Es un tema que da para hablar tanto y se expande hacia tantos temas…que si los videojuegos [también] son para niños, que si los gráficos son lo más inmersivo, que si la fantasía es lo opuesto del realismo (cucú…¿dónde nos hemos dejado esa corriente llamada realismo mágico?)…
¡Me mola! Rozas un montón de aspectos para poder hablarlos y desarrollarlos…¡buen trabajo!

kitttsune
kitttsune 06/09/2016 a las 3:39 pm

¡Gracias! Básicamente mi postura ante este tema es que haya juegos variados para todo el mundo. Y que se arriesgue un poco más en los tripe A y no abusen tanto de copiar a los indies.

caliscopeo
caliscopeo 06/09/2016 a las 3:52 pm

Yo creo que realismo y estética son cosas a parte, cada tipo de juego ( acción, carreras, pelea, etc…) tendrá su versión loca y su versión “realista” por poner un ejemplo de carreras podríamos decir que el “realista” es uno tipo forza y su contraparte estética sería un need for speed, y así en todos los tipos, espero haberme explicado

mahatmandie
mahatmandie 06/09/2016 a las 11:30 pm

Creo que unas pinceladas de historia del arte/literatura no hubiesen hecho daño a nadie. Es importante distinguir realismo en las artes, hiperrealismo y fotorealismo; así como estética y temática.

El realismo (tanto artístico como literario) busca plasmar lo cotidiano sin intervenciones divinas o sobrenaturales, se basa en una realidad objetiva en tercera persona, sin embellecimiento o interpretación, descartando a menudo lo heroico. Hiperrealismo es un calco de lo real más fiel que la fotografía y el fotorealismo toma de base la fotografía para sus imágenes. Todo esto a grosso modo.

Los videojuegos que citas (y la estética que predomina en los triple A), por lo general, tienden a mostrar ambientes y personajes fotorealistas embellecidos, es decir, se basan en imágenes reales, alteradas en pro de la narrativa y/o el placer visual.
Y que algo no sea realista, no lo hace menos bueno, a ver.

Estoy de acuerdo en que tanta belleza/falta de diversidad por que sí, es muy aburrida, pero todavía es más aburrido defender la falta de variedad, con el argumento de que “es más real”. Sostener que la falta de diversidad es realista es decir con otras palabras que para ti sólo existen los hombres blancos heterosexuales y quizás alguna mujer atlética/delgada y probablemente blanca.
Que un juego/historia sea coherente con su universo no lo hace realista. El Señor de los Anillos es coherente con su universo, pero todos tenemos claro que es fantástico.

La falta de cultura audiovisual, así como literaria es muy común en el mundo de los videojuegos, incluso se mantiene en la industria, por lo que yo he experimentado, así que es fácil que sin referentes variados, obtengamos los mismos productos una y otra vez. Estoy un poco cansadita del típico “ah, han adaptado/se han basado en X clásico para X videojuego, qué poco original, si es que ya no se innova” como si toda la cultura no recurriera a los mismos temas y estructuras una y otra vez.

Pero bueno, a mí no me preguntes, sólo soy una chica.

kitttsune
kitttsune 07/09/2016 a las 12:14 am

He estudiado historia del Arte durante varios años, y sé distinguir perfectamente lo que es realista, fotorrealista, e hiperrealista.
Mi artículo no va de esto, precisamente me quejo de lo poco realistas que son esos juegos que se venden o son percibidos como tal.
Lo que intentaba decir, es que en los videojuegos la diversidad se sigue viendo como algo forzado, se tratan temas polémicos de manera frívola (como ejemplo más reciente Deus Ex usando el lema “Augs Lives Matter”) simplemente para dar aparente profundidad y la tonalidad se vuelve artificialmente desaturada, porque lo serio debe ser desaturado.
El Señor de los Anillos es género fantástico y aún así la gente excusa su falta de diversidad racial en que “no es realista que haya elfos negros”, mezclando claramente dos conceptos opuestos.
Tl;dr: la gente considera el Witcher o Juego de Tronos como obras realistas (da igual toda la magia y dragones que salgan), porque es una realidad que es cómoda de asimilar. Por lo tanto aludiendo a ese “realismo” quedan excusados comportamientos problemáticos como el racismo y el sexismo.

Mr.BeRebel
Mr.BeRebel 27/01/2017 a las 4:33 pm

Me ha gustado mucho tu post 🙂 sigue así 🙂

Comentarista esporádica
Comentarista esporádica 26/10/2017 a las 9:52 pm

Acaba resultando muy interesante cómo la gran mayoría de veces es esta gente que demanda “más realismo” en cierto tipo de juegos la que entiende por realismo distopia, sufrimiento, violencia y violación, injusticia social o drama dramón cataclísmico.
Me recuerda a un meme que ví una vez que decía algo como: “madurar es darse cuenta de que el futuro será Warhammer 40K en vez de Star Trek”. Que me aspen.

Son las ganas de quitarle los colores pastel a la vida.
¡Magnífico artículo!

lasansacion
lasansacion 03/01/2018 a las 3:58 pm

Los juegos se siguen viendo por gran parte de la sociedad como algo infantil plagado de soldados caricaturescos de tonos sobresaturados y de personalidad surrealista. ¡Rápido, necesitamos un suministro de juegos plagados de soldados fotorrealistas de tonos caca-gris y de personalidad surrealista!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: