Aviso: hay algunos spoilers del juego (secuencia 5, misión The Darkest Hour y Jack the Ripper) 

Durante el E3 de 2014, Ubisoft se llevó una buena cantidad de críticas merecidas tras mostrar que el multijugador cooperativo a cuatro de Assassin’s Creed Unity no tendría un solo personaje femenino. Si a esto sumamos que a) la saga volvía a repetir con un hombre como protagonista y b) los anteriores modos multijugador ya habían tenido personajes femeninos, es comprensible que el tema empezara a escocer. Pero Ubisoft quiso cubrirse aún más de gloria, y ahí es cuando vinieron aquellas polémicas declaraciones de Alex Amancio, el director creativo, que se podrían resumir en “hacer personajes femeninos nos cuesta más y no nos apetece hacer el esfuerzo extra”. Es posible que Amancio no tuviera ninguna mala intención con sus palabras, pero dejaba entrever una verdad muy fea de la industria. Por supuesto, las críticas se incrementaron aún más. La mayoría de las veces las compañías corren un tupido velo y aquí no ha pasado nada una vez se ha “calmado” el asunto. Pero, ¡sorpresa!, quejarse sirve de algo y la prueba la encontramos en Assassin’s Creed Syndicate, la entrega de 2015 de la saga.

Deduzco que con ánimo de ganarse al público de vuelta (Unity fracasó en muchas cosas, muestra de ello son las bromas a costa de que Ubisoft no sabe animar mujeres, ni hombres, ni caras, ni nada), la compañía francesa decidió al menos mejorar en un aspecto: la representación femenina. ¡Qué osadía! De repente nos encontramos con la grata sorpresa que fue Evie Frye, la primera protagonista jugable de todos los títulos principales (ya habíamos tenido a Aveline en Liberation, pero era una entrega secundaria para PS Vita). Aunque hay que matizar que es coprotagonista, porque Syndicate tiene un planteamiento curioso y es que podemos controlar tanto a Evie como a su hermano mellizo, Jacob.

Esto puede dejar la sensación de que Evie fue metida después de que la idea inicial del juego ya estuviese desarrollada; y es posible, no lo sabremos nunca. Pero algo podemos decir: en lugar de agachar la cabeza y hacerse los suecos, Ubisoft decidió responder de inmediato a los palos recibidos por el multijugador de Unity. Todo el esfuerzo extra que no quisieron hacer con éste (porque ¿a quién le va a importar si se puede jugar con chicas? *risas enlatadas*), lo hicieron con Syndicate.

Una vez comienzas las primeras horas en Syndicate, las personalidades de cada hermano quedan reflejadas de forma muy clara: es ella la que está interesada en investigar los fragmentos del Edén, la que siente curiosidad por la “misteriosa” raza de los que vinieron antes, la que tiene en cuenta el Credo, la que da prioridad al sigilo y es meticulosa. Mientras tanto, Jacob es todo lo opuesto: descuidado, bravucón, cree que los fragmentos son una pérdida de tiempo, se mete en problemas y no piensa mucho en las consecuencias. Queda claro que Evie no es un copia y pega de Jacob, sino que tiene su propia historia, carácter e inquietudes. Incluso se podría decir que, de los dos, es la que más encaja como Asesina por tener intereses más afines a la Hermandad. Tampoco es un personaje plano ni perfecto, pues tiene sus propios conflictos internos y defectos que se irán desarrollando y puliendo conforme avancemos.

22969468530_45b73ecbfc_z
Imagen de madeinmasyaf.tumblr.com

En este punto me pareció muy interesante cómo el estudio encargado del juego (Ubisoft Quebec) decidió lidiar con el asunto de introducir a Evie en Syndicate. Querían tener una protagonista femenina en un juego ambientado en la Inglaterra victoriana, una época en la que el papel de la mujer históricamente se veía reducido casi solo al hogar, cuidar a los hijos y al marido; y alejarse de ese patrón podía causar infartitos entre los pobres ciudadanos victorianos escandalizados. ¿Cómo haces, entonces, un juego con mecánicas como las de Assassin’s Creed con una mujer en papel coprotagonista, en una época tan encorsetada (¡ja!) para el género femenino?

Dejad que os responda el mismo Jeffrey Yohalem, el guionista jefe de Syndicate, cuando surgió este tema durante una entrevista en el podcast Assassin’s Den:

“La industria del videojuego está llena de representaciones negativas de estos problemas, así que solo porque sea correcto históricamente hacer que la Inglaterra victoriana sea un lugar tan negativo y restrictivo… Quizá la industria del videojuego no necesita otro juego que haga lo mismo.”

Me sorprendió mucho y para bien que el mismo Yohalem comentase que la opinión de las trabajadoras del estudio se tuvo muy en cuenta al tomar esta decisión. Os recomiendo escucharlo si sabéis inglés (a partir del 1.20.23) para tener más detalles. Yo voy a añadir también que esta saga es conocida por presentar saltos que ningún humano de carne y hueso podría realizar sin romperse todo e incluye artefactos de índole casi mágica creados por una raza de predecesores a la humanidad. Así que igual tener una época victoriana menos restrictiva donde ser mujer (o trans, como vemos en el caso de Ned Wynert) no suponga un problema tampoco es para rasgarse las vestiduras, ¿no? A nuestros amigos del Medievo™ les recomiendo que tomen nota.

Pero Syndicate me parece un ejemplo a seguir no solo porque, tras las críticas, decidieron incluir a Evie; sino porque no se quedaron ahí. Habría sido muy fácil colocar a la protagonista para callar bocas, bajar un poco los humos y decir “hemos cumplido”. Nada más lejos de la realidad, porque afortunadamente el Londres de Syndicate está repleto de mujeres. Y no, no hablo de las típicas NPC que se pasean por la ciudad (que siempre han estado presentes en todos los juegos). Hablo de secundarias con importancia, con nombre, apellido e historias; y también hablo de enemigas directas de nuestra pareja de hermanos. Que sí, la saga ya ha tenido personajes femeninos secundarios con relevancia en sus entregas principales; pero estas quedaban siempre ensombrecidas de alguna forma, desaparecían rápido o acababan muertas, en su mayoría.

La más destacable sin duda es Lydia Frye porque, válgame Dios, ¡es el tercer personaje jugable! ¡Otra mujer! Brujería, oye. Lydia es la nieta de Jacob y aparece en una misión secundaria llamada The Darkest Hour, donde nos trasladan por la magia tecnológica del Helix al Londres de 1916, durante la Primera Guerra Mundial. Controlando a Lydia podemos ayudar a desarticular una red de espías alemanes (que eran templarios, porque siempre son templarios). Lydia, además, protagoniza el que considero uno de los mejores intercambios del juego con el famoso Winston Churchill:

Churchill: “If you could put your considerable talents to good use at Tower Bridge, you would have the thanks of a brave, but beleaguered nation.”

Lydia: “I would settle for the right to vote.”

templar-queen
Gif de templar-queen.tumblr.com

Así se habla, Lydia; así se habla.

En el bando enemigo, Syndicate nos presenta una lista de objetivos al más puro estilo Kill Bill, siendo Bill esta vez el gran maestre Crawford Starrick con su bigote decimonónico. Pero entre ellos se nos cuelan dos mujeres muy interesantes: tenemos a Lucy Thorne, que es la experta en ocultismo y segunda al mando de Starrick; y por otro lado a Pearl Attaway, una empresaria que controla el transporte de Londres con mano firme. Thorne funciona como enemiga principal de Evie y, de hecho, se podría decir que son diferentes caras de la misma moneda porque comparten fascinación por los fragmentos del Edén.

lucypearl
Imágenes de madeinmasyaf.tumblr.com

Attaway aparece en una serie de misiones con Jacob como una aliada, hasta que descubrimos que nos estaba utilizando desde el momento uno para su propio beneficio. Pearl me gusta en especial porque, gracias a algunas conversaciones, vemos que es una mujer que se ha resistido a las exigencias de su época. En una discusión que mantiene con el gran maestre, que está enfurruñado porque también ha saboteado sus planes de crear un monopolio del transporte, Pearl pronuncia uno de los mejores discursos del juego, que refleja a la perfección su personaje y te hace empatizar con ella:

“Refusing to marry is unbecoming. Refusing to allow a man to conduct my affairs is unbecoming. How unfortunate that I didn’t accept your hand in marriage all those years ago […] The omnibuses would be yours by right and I would be at home, acting as hostess to your guests instead of standing here being so… unbecoming!”

Dentro del apartado de las enemigas me gustaría destacar también que muchos de los objetivos en misiones secundarias del juego son, también, mujeres. Syndicate nos presenta diferentes tareas con las que liberar los boroughs o distritos de Londres, como cazar templarios o derrotar al líder de los Blighters (la banda callejera enemiga controlada por templarios) de cada borough. Estos objetivos tienen todos nombre propio y una breve biografía. De los siete distritos, cuatro de ellos están controlados por mujeres. En general, siempre que peleamos con los Blighters encontramos tanto mujeres como hombres entre sus filas. Y no, nadie lleva uniformes ridículos, sino que el atuendo es idéntico y práctico.

24015653520_b1cfa68fdf_z
Imagen de madeinmasyaf.tumblr.com

Como he dicho, encontramos más mujeres relevantes también entre los aliados de los Frye; en algunos casos, varias son figuras históricas de las que tenemos por costumbre ver en esta saga.

Para empezar, Agnes MacBean es una señora escocesa que será la encargada de cuidar de la maquinaria del tren que usaremos como base a lo largo del juego. Gracias a su biografía sabemos, además, que heredó el negocio y la locomotora de su padre. Y es triste que tenga que señalar esto, pero es un detalle importante porque apenas hay ejemplos de mujeres así en videojuegos: Agnes es una mujer oronda. Creo que es un punto a favor porque el juego no se encasilla en mostrar una y otra vez el mismo tipo de cuerpo femenino delgado que nos han acostumbrado a ver como lo “normal”, cuando la realidad queda muy lejos. De hecho, podremos ver a muchas NPC con el mismo modelo paseando por el Londres victoriano, mostrando una realidad natural donde hay diferentes tipos de cuerpos.

Clara O’Dea es una niña de doce años que se ha convertido en nada menos que la líder de los huérfanos de la ciudad, ayudándolos a sobrevivir. Clara se nos presenta como una de las aliadas que ofrece apoyo a los Frye, utilizando a los huérfanos como espías por la ciudad, a cambio de que estos liberen a los niños de las fábricas. Toda una superviviente en ciernes, vamos.

acs
Imágenes de madeinmasyaf.tumblr.com

Entre los personajes históricos no podía faltar, por supuesto, la Reina Victoria; con la que mantendremos contacto en varias misiones. Nos toparemos también con Florence Nightingale, la precursora de la enfermería profesional. Y por último, mi favorita, Mary Anne Disraeli. La señora Disraeli fue la esposa del primer ministro Benjamin Disraeli, y pertenecía como tal a la alta sociedad británica. Pero la señora es lo que llamaríamos hoy “muy campechana”, y por lo visto tenía fama de escandalizar al resto de nobleza y personajes políticos de la época. Desde luego, su participación en Syndicate deja claro que no era una mujer que callara. Me resultó especialmente curioso (y les aplaudo por ello) que el equipo del juego decidiera darle importancia a ella en lugar de a su marido, que es realmente la figura histórica más reconocible en este caso.

Del mismo modo que señalaba antes que entre los Blighters hay hombres y mujeres, con nuestra banda, los Rooks, sucede lo mismo: siempre que nos tropecemos con grupos de Rooks por las calles, veremos mujeres y hombres; igual que cuando los llamemos para que nos asistan en combate. Ya digo que esto puede parecer un detalle tontísimo y superfluo, pero es impresionante la cantidad de veces que Syndicate utiliza a estos NPC femeninos en lugar de a los masculinos; y llama la atención porque no es algo que veamos a menudo, tristemente. Incluso en ciertas misiones donde nos indican que persigamos a un objetivo puntual o donde alguien viene de recadero a informar a Jacob o Evie sobre algún suceso, se utilizarán muchas veces NPC femeninos. Solo puedo decir que he visto esto en juegos de BioWare, y pocos casos más.

24730768091_76937e3170_z
Evie en 1888. Imagen de madeinmasyaf.tumblr.com

Para terminar, tengo que dedicar un pequeño espacio a uno de los dos DLC que se crearon para el juego; y como os habréis imaginado, me refiero al de Jack the Ripper. Si tenemos en cuenta que el tema principal de esta nueva historia gira en torno a un asesino de identidad desconocida que mutilaba prostitutas, se nos pueden encender todas las alarmas. Pero de nuevo Ubisoft Quebec supo enfocar la trama y los personajes para evitar esa tendencia perezosa y poco original de mostrar constantemente mujeres siendo víctimas de violencia física y sexual para generar una reacción barata en el jugador o jugadora, reduciéndolas a un trozo de carne que tenemos que salvar.

El primer detalle es que esta campaña está protagonizada exclusivamente por una Evie más madura, a la que han dejado envejecer como se merece. Tenemos incluso una enemiga nueva, la retorcida Lady O, que hace las veces de madame de los prostíbulos de Whitechapel. Como contrapartida, Evie conocerá a Nellie, una de estas prostitutas, y es ella quien nos ofrecerá una serie de misiones donde tendremos que ayudar a las chicas. Sí, puede sonar a “prostitutas como damiselas en apuros”; pero creo que el hecho de que sea Evie quien las ayude y la mecánica de algunas de estas misiones le da una vuelta de tuerca curiosa e interesante.

dlc
Lady O y Nellie. Imagen de madeinmasyaf.tumblr.com

Nellie nos pide que echemos una mano a la hora de liberar ciertos prostíbulos que están siendo vigilados por los matones de Lady O (que sería la cadena de misiones menos inspirada en este caso) y también que pongamos firmes a los clientes que se pasan de la raya. Estas misiones se llaman, literalmente, “el paseo de la vergüenza” y va de eso: encuentras a una de las chicas con un cliente, y este empieza a levantar la voz o ponerse violento. Ahí entra Evie, que lo reduce, y se dedica a darle un paseo bien majo para que los vecinos de Whitechapel le canten las cuarenta. Creo que el enfoque ayuda al menos a criminalizar a quien es culpable, mientras que con las chicas generamos empatía más allá del simple hecho tener que “rescatarlas” (gracias, en parte, a las interacciones con Nellie y cómo se desarrolla la historia principal). Además, nos presenta a mujeres ayudando a otras mujeres; un detalle tristemente ausente muy a menudo en ficción.

El DLC, en general, consigue tratar una expansión sobre Jack el Destripador con sumo respeto a las víctimas. Sin enseñar absolutamente nada más de lo necesario ni deleitándose en la carnicería, logra reflejar la brutalidad de los crímenes de Jack a través de la reacción que genera en Evie. Donde más claro queda esto es cuando encuentras el cadáver de Mary Jane Kelly. Si habéis leído o visto un poco del caso de Jack el Destripador, sabréis que fue la última víctima canónica y que resulta bastante (BASTANTE, ahí dejo el aviso) desagradable. El hecho de que se conserven fotos no ha ayudado tampoco. En el juego no se muestra nada pues la cámara enfoca a Evie en todo momento, pero esta es la única parte hasta ese momento donde Evie pierde los nervios.

Mientras investigamos la escena del crimen, además, Evie hace un comentario acertadísimo al respecto:

“Do you hurt women just to prove you’re a man, Jack?”

Y así es como se desmitifica a un asesino en serie. No se exalta de forma morbosa en ningún momento la figura de Jack, sino todo lo contrario. Entre otros motivos relativos a la trama del juego, se pinta como lo que probablemente fue: un sádico misógino. ¡Puf! Adiós al enigma. Solo puedo comparar esta escena con la versión de la película From Hell, porque no he visto más obras relacionadas con el tema. Pero ya ahí las diferencias están claras: donde From Hell se regodeaba con la sangre y un poco de víscera, Syndicate no lo hace y no por ello pierde peso el horror de lo ocurrido. También ayuda que no convirtieran a Mary Kelly en un interés amoroso del protagonista de turno para más cantidades de manpain gratuito.

Si después de toda esta parrafada pensamos que estamos hablando de la misma compañía que un año antes había puesto como excusa que animar personajes femeninos les costaba mucho trabajo, resulta muy gracioso e ilustrativo. Creo que Assassin’s Creed Syndicate debería servir de ejemplo y prueba de que las jugadoras debemos seguir alzando la voz y de cómo las compañías pueden responder cuando se les critica por sexismo, en lugar de poner excusas y acomodarse con lo que se ha hecho siempre. Y de eso Assassin’s Creed ya peca un rato, como sabemos. Solo puedo terminar el artículo con esta reflexión que ya hice en su momento: si hasta Ubisoft ha podido rectificar y hacerlo bien, tan difícil no será, ¿no?

Buy Me a Coffee at ko-fi.com