Hace poco salió la noticia de la llegada a PlayStation VR de una actualización para Dead or Alive Xtreme 3, y en seguida se le llenó la boca a la prensa especializada con titulares sobre cómo ésta hacía posible tocar a las chicas.

crhauzqxgaawskj
Si llaman tocar a agitar un mando no me extraña que llamen periodismo a lo que hacen.

Básicamente, el nuevo contenido consiste en mover una pieza de aspecto metálico sobre el cuerpo de una chica (en este caso Kasumi, el personaje más popular de la saga). Ella contesta quejándose y diciendo que pare, si se sigue haciendo esto, se apartará. Todo esto mientras ella pega los brazos al cuerpo en actitud defensiva ante la acción del jugador.

Esta actualización permitirá otros tipos de interacción, pero ignoro cuáles serán. Hay que recordar que DoA X3 es un juego en el que podemos hacer una gran variedad de actividades como practicar voleibol, hacerles fotos a las chicas en bikini, escalar o una cosa llamada “butt battle”, aderezadas con la última tecnología de física de tetas. El juego no salió de Japón por ser considerado demasiado sexista para el público occidental y aun así ha batido récords de ventas e importación.

546488-dead-or-alive-xtreme-3-estrena-nuevo-trailer
Tiembla, Spiderman.

Que este tipo de contenidos existan en un juego con tanto alcance como es Dead of Alive no sólo pone de manifiesto el profundo machismo presente en esta industria sino que, además, añade una apología perfecta a la cultura de la violación.

Si un juego en el que puedes tocar a chicas (y por supuesto sus pechos responden al movimiento) no es lo suficientemente grave por la objetificación que supone, uno en el que ellas además rechazan dicha actividad es directamente asqueroso e irresponsable.

dead-or-alive-xtreme-3-top-falling-off
Ubisoft no puede modelar mujeres mientras que Team Ninja tiene tecnología de marcas del bikini. Las prioridades.

Este minijuego lo hace doblemente mal, primero, porque no deja a sus personajes decir que no, da igual lo mucho que ella se queje o se aparte, el juego continuará de todas formas y esto, le pese a quien le pese, es violencia y abuso sexual. Y segundo, porque sigue fomentando una visión de la sexualidad femenina pasiva y tóxica, en la que una mujer no es capaz de sentir ningún tipo de deseo y depende completamente de la iniciativa de un hombre.

Fácilmente se puede llegar a la idea de que Kasumi quiere sufrir ese acoso, puesto que ella se aleja de la cámara pero no mucho, dice que no pero flojito, se tapa pero mal. Kasumi dice que no porque no puede decir que sí, ya que puede suponer el rechazo del jugador. Estar en control de la situación, y saber lo que es mejor para ella (sobarla en este caso) sirve para alimentar el ego del hombre heterosexual que esté en ese momento con el PSVR pegado en la cara. Llegará un momento que ese hombre se aburra de los chillidos de su personaje favorito y deje el juego. Pero lo que para él supone una fantasía que termina al apagar la consola, es una realidad a la que las mujeres se enfrentan todos los días y por desgracia, nosotras no tenemos consola que apagar.

capturatre_zpsojscuk10

Buy Me a Coffee at ko-fi.com