Recientemente, Electronic Arts se ha convertido en el blanco de multitud de críticas en el mundillo del videojuego por cómo enfocaron la adquisición de nuevos personajes y equipo. Aunque actualmente se han retractado y han prometido escuchar más de cerca a la comunidad, este incidente ha reavivado una polémica que lleva ya unos años entre nosotros: las cajas de botín como recompensa de un juego.

¿Qué se entiende como “caja de botín”? Se llama caja de botín o lootbox a cualquier recompensa obtenida en un juego que incluye contenido aleatorio, con rareza variable. Este contenido puede ser de carácter estético, afectando así a la apariencia de nuestro personaje o nuestra cuenta; puede ser alguna divisa interna del juego, utilizada en la creación o compra de nuevos objetos o personajes; un objeto de mejora, usable para conseguir más experiencia o dinero; o puede ser algún objeto usable durante el transcurso del juego, como armas o cartas.

Screen-Shot-2017-11-13-at-16.25.27[1]
El desafortunado comentario de EA en reddit que se ha convertido en el peor valorado de la historia

A menudo, estas cajas de botín se obtienen como recompensa por cumplir ciertas condiciones de juego, como subir de nivel, realizar determinadas misiones o conseguir algún logro. Sin embargo, es habitual que también puedan adquirirse, de manera ilimitada, pagando con dinero real a través de microtransacciones.

Esta posibilidad implica que, en muchas ocasiones, la cantidad de dinero que se puede gastar en un único juego sea altísima. Si además añadimos que muchos juegos están diseñados para hacer imposible coleccionarlo todo, añaden eventos temporales exclusivos u ofrecen nuevo contenido cada pocas semanas, hemos puesto el caldo de cultivo para que no exista un techo de gasto y aquellas personas con personalidades obsesivas o con alta frugalidad inviertan una enorme cantidad de dinero en objetos virtuales de escaso valor real.

A raíz de esto, podemos hablar de varios modelos de negocio, que pueden o no incluir este tipo de recompensas aleatorias:

Free to play

El modelo free to play o de jugabilidad gratuita es uno de los más extendidos actualmente debido a la popularidad de juegos como League of Legends y Heartstone o la infinidad de juegos gratuitos disponibles en las tiendas de aplicaciones móviles.

Este modelo supone que el jugador es libre de descargar el juego y crear una cuenta propia sin coste alguno, pudiendo así disfrutar de la experiencia de juego de manera totalmente gratuita. Sin embargo, este tipo de juegos suelen contar con varios elementos que hacen que gastar dinero en ellos resulte atractivo.

Yfexw7[1]
A menudo, las actualizaciones incorporan objetos mucho mejores para forzar a comprar las nuevas versiones

Por un lado, muchos incluyen una mecánica de energía, que hace que no puedas jugar durante un periodo de tiempo largo, sino que para avanzar debes volver regularmente o gastar dinero en una recarga de energía.

Otra conocida mecánica es la de incluir héroes, personajes, cartas, armas… de distinta rareza y fuerza que se mantienen tras competiciones intensas que requieren dinero para competir a alto nivel o que sólo se consiguen con un bajo porcentaje de éxito en invocaciones o compras aleatorias. Así, si no tienes paciencia o tiempo para conseguir estos elementos poderosos y avanzar, siempre puedes gastar dinero real para aligerar esa carga.

Por último, también es frecuente encontrar opciones estéticas disponibles para personalizar a los héroes, el mapeado, las armas…

En general, los juegos gratuitos buscan atraer a los jugadores a menudo y ofrecer soluciones de pago que les eviten los largos periodos de espera al avanzar.

Pay to play

El modelo pay to play o de jugabilidad de pago es el modelo tradicional en la industria. Pagas por tu juego y eso te da derecho a jugar la totalidad del mismo, sin restricciones de tiempo. Es el formato de juego que hemos conocido desde que eramos niños y sigue siendo el más habitual al hablar de consolas y juegos de ordenador.

SteamSaleShooting[1]
Las archiconocidas rebajas de Steam han puesto los juegos al alcance de muchos

Sin embargo, la popularidad de las recompensas aleatorias ha hecho que muchas compañía durante los últimos años hayan añadido esta mecánica a sus obras. Dado que ya posees el juego, y no se trata de expansiones, sino de añadidos adquiribles a través de microtransacciones, la mayoría de estos contenidos extra son estéticos. No obstante, en ocasiones estos objetos extra no sólo son artículos de lujo para aquellas personas que quieren gastar más dinero en su juego favorito, también son objetos imprescindibles para competir.

Así, cuando algún juego, ya sea free to play o pay to play, introduce estos elementos competitivos bloqueados tras una o más transacciones monetarias llegamos a una subcategoría poco apreciada por la mayoría de jugadores: los llamados pay to win.

Pay to win

Pay to win, o “paga para ganar”, son todos aquellos juegos en los que gastar dinero ofrece una ventaja competitiva frente a quien no lo hace. Hay multitud de ejemplos, tanto gratuitos como de pago, y es aquí donde radica la polémica de las cajas de botín. ¿Es lícito ofrecer este tipo de ventajas? ¿Debería primar la habilidad del jugador o lo mucho que está dispuesto a pagar?

En ocasiones, esta idea queda difuminada, ya que pagar sólo permite al jugador acceder antes a los mismos objetos que aquel que no paga, que los conseguirá más adelante, pero eso sólo significa que durante ese lapso de tiempo, tiene una ventaja real sobre otros jugadores. ¿Es algo que nos guste o que queramos establecer como aceptable? Sólo nuestras reacciones a ello lo dirán.

d25[1]
Una sana competición… ¿verdad?

Visto todo esto, ¿son malas las cajas de botín? ¿Debemos negarnos a consumirlas o incluso a participar en juegos que las incluyan? Cada cual tendrá su propia opinión al respecto, pero aquí va la mía.

Desde mi punto de vista, las cajas de botín son un elemento divertido y de agradecer siempre y cuando los contenidos no afecten en absoluto a la jugabilidad. Bien sean cambios estéticos o mejoras de experiencia u oro, música nueva o avatares diferentes, estos elementos no modifican la fuerza de nuestros personajes o la potencia de nuestras armas. Son simplemente una recompensa que hace más emocionante e interesante subir de nivel o completar objetivos adicionales que de otra manera serían menos relevantes.

Sin embargo, estoy totalmente en contra de incluir en estos botines cualquier objeto que altere las mecánicas fundamentales del juego. Armas más fuertes exclusivas, elementos estéticos que proporcionen estadísticas adicionales…

Incluir este tipo de objetos en cajas de contenido aleatorio implica, por un lado, que gastar dinero no es garantía de obtenerlos, por lo cual los jugadores se verán obligados a gastar cantidades arbitrariamente grandes de dinero para ser competitivos, y por otro, implica que los jugadores hábiles pero sin mucho dinero para gastar no podrán disfrutar de un entorno competitivo adecuado a su habilidad, ya que estará adulterado por estos elementos exclusivos de pago.

En cualquier caso, sois vosotros, los consumidores, quienes debéis marcar con vuestro comportamiento comercial y con vuestra voz en las redes sociales y los canales de contacto corporativos qué tipo de acciones son aceptables y cuales no por parte de una empresa y de sus juegos.

Ya sabéis, como reza el dicho, en el mercado se vota con la cartera. Apoyad los contenidos que os gusten y no paguéis por juegos cuyos creadores fomentan políticas y comportamientos de moralidad cuestionable. Somos el público al que dirigen sus obras, y somos nosotros quienes deberíamos dictar qué queremos, en lugar de limitarnos a acatar todo lo que nos pongan por delante.

Sed responsables, controlad el dinero que gastáis en juegos y especialmente en contenidos aleatorios, pero sobre todo, disfrutad de los juegos por lo que son.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com