(ALERTA: Este artículo posee SPOILERS de los juegos Bioshock Infinite, The Witcher 3: Wild Hunt Transistor. Si no deseas conocer parte de la trama de alguno de esos juegos, por favor, no continúes leyendo. Sin embargo, para que tengas la oportunidad de disfrutar de este artículo, puedes saltar las partes de los juegos que no deseas spoilearte y continuar en los párrafos que se refieren a otros juegos.)

spoiler_alert_by_chwen_hoou-d9tal96

Continuando con los personajes femeninos trágicos del artículo anterior, qué mejor que empezar con Elizabeth Comstock. Elizabeth, en Bioshock Infinite, se encuentra en una situación compleja y en muchas ocasiones se la ha tachado de ser un personaje débil o con poca relevancia. No obstante, atendiendo a la situación del personaje como eje central de la trama y, no solo eso, sino como operante necesario para el desenlace final de la misma, Elizabeth se encuentra en una posición de poder mayor de la que en un principio pudiese parecer.

4807-bioshock-infinite-elizabeth-jpg-610x0(Elizabeth, Bioshock Infinite)

Si bien es cierto que durante todo el juego Elizabeth no solo no es controlable por el jugador, sino que tiene un papel más bien pasivo en lo que a interacción se refiere —se mantendrá siempre atrás, escondida, y suministrará munición o dinero al jugador cuando este lo necesite—, en lo que a desarrollo narrativo se refiere, Elizabeth es un pilar clave.

Si bien, en la primera mitad del juego Elizabeth es la damisela en apuros rescatada que no sabe nada del mundo exterior. Esta situación de ingenuidad es totalmente necesaria para que evolucione el personaje hasta la Elizabeth de la última escena del juego.

De la niña inocente y soñadora a la mujer que ahoga a su padre bajo el agua se dan una serie de tristes acontecimientos que moldean la personalidad de Elizabeth. Desde un primer momento Elizabeth ya resulta trágica, pues en el inicio del juego se encuentra encerrada en una torre y aislada de todo contacto humano, conociendo únicamente el mundo por sus lecturas y las ventanas a otras realidades que es capaz de abrir a través de desgarros espacio-temporales.

Seguido a su liberación se da el primer desencanto con la realidad: engañada por Booker bajo falsas promesas acaba descubriendo que en ningún momento ha dejado de ser mera mercancía a ojos de su salvador. Desde entonces y hasta el final de la trama, toda una serie de acontecimientos terminan de romper a la niña para dar paso a la mujer.

Living-room-home-wall-decoration-fabric-poster-font-b-Elizabeth-b-font-font-b-BioShock-b.jpg(Elizabeth, Bioshock Infinite [Burial at Sea])

Secuestros, torturas, presenciar el sufrimiento de los más desfavorecidos, asesinar a una mujer y tener la capacidad de conocer el futuro y el pasado llevarán a Elizabeth de ser una niña risueña a ser una mujer que debe afrontar la realidad. Y esa realidad es cruda y dolorosa.

Tras descubrir su pasado, la auténtica identidad de Booker, que no es sino su padre, y toda la serie de tristes acontecimientos que siguen a esa acción, Elizabeth y Booker se deben enfrentar a la decisión más dura de todas: aquella que cierre el ciclo de violencia. La solución no podrá ser otra que la de matar a Booker, para evitar así que llegue a vender a su hija y se inicie la historia de Elizabeth de forma interminable. Con esta decisión, que no nace del sentimiento de venganza sino de un amor mutuo, Columbia jamás existirá y ambos, Booker y Elizabeth podrán, quizás, tener un futuro juntos. No es un asesinato movido por la ira sino el sacrificio de un padre por su hija y de una hija por su padre. Esta acción implica sacrificio para Booker pero pérdida y dolor para Elizabeth.

Se podría llegar a la conclusión, vista la serie de acontecimientos que afligen a Elizabeth, de que no es más que otro personaje que simplemente es trágico. No obstante, su importantísimo papel en la trama y la fortaleza que muestra —mayor incluso que la de Booker— ante las decisiones y circunstancias más difíciles hacen de Elizabeth un personaje profundo y fuerte, una mujer que supera las más arduas situaciones, toma las más duras decisiones y afronta su destino con entereza. Elizabeth se mantiene firme donde Booker duda. Elizabeth perdona donde Booker sufre. Elizabeth guía a su salvador y, finalmente, es ella quien lo salva a él. Quien salva a ambos.

syanna__black_sun__by_vollhov-da5isgu.png(Syanna, The Witcher 3: Wild Hunt [Blood and Wine])

En el videojuego The Witcher 3: Wild Hunt, más concretamente en la última de sus DLC: Blood and Wine, aparece un personaje que busca rendir homenaje a los libros de Sapkowski. Recuperando el concepto de la Maldición del sol negro, que se da en los libros de la saga —los lectores recordarán a Renfri, también llamada Córvida—, Syanna se presenta como una de las villanas de la expansión.

Syanna, de quien en un primer momento se desconocerá su verdadera identidad, es la hermana mayor —y por lo tanto heredera legítima— de la Duquesa de Toussaint, Anna Henrietta. Nacida durante un eclipse, se la considera una mujer maldita que traerá la desgracia.

Sin que ella, siendo niña, pueda remediar la situación impuesta desde su nacimiento, sí se ve obligada a sufrir los castigos por un hecho de la que no es culpable. Sus padres, temiendo las consecuencias de tener en la corte una hija maldita, buscaron la mínima excusa para deshacerse de ella separándola de su hermana y mandándola al exilio. Durante el trayecto, la niña logró huir de aquellos que, teniendo que escoltarla, resultaron ser sus mayores enemigos. Sola y perdida, de la niña que sus padres repudiaron surgirá la adulta que ha tenido que hacerse hueco en un mundo hostil hacia las mujeres. Una adulta profundamente herida en su interior y fría en su exterior. Syanna entonces buscará la forma de obtener su venganza para con todos aquellos que la traicionaron y abandonaron, lo que queda de su familia: su hermana Anna Henrietta.

Si bien Syanna se perfila como la malvada mujer que orquesta toda la serie de asesinatos, engaños, manipulaciones y tretas orientados a mermar el poder de su hermana hasta llegar finalmente a ella, la situación resulta mucho más compleja. Es innegable que los crímenes de Syanna, justificados o no, son crueles y malvados. Sin embargo, sus actos no la hacen necesariamente mala. Es vital comprender la visión de Syanna y su situación para poder completar la historia que se recibe en el juego de manera fragmentada.

syanna_and_dettlaff_by_vollhov-da84rw7.png(Syanna, The Witcher 3: Wild Hunt [Blood and Wine])

En esta expansión no existe un único final, y será elección del jugador decidir qué hacer con Syanna en última instancia —y de esta decisión dependerá no solo la vida de Syanna, sino también la de su hermana—. Pero, independientemente del desenlace final, atender a las versiones de ambas hermanas es necesario para lograr comprender y empatizar con Syanna. El error que lleva a la hermana mayor a desear la desgracia de su hermana pequeña radica en la creencia de que esta última tenía la capacidad de intervenir en las acciones de sus padres cuando decidieron deshacerse de ella. No obstante, Anna Henrietta no sólo no sabía de la auténtica situación de Syanna, sino que pasó gran parte de su vida lamentándose por su desaparición y buscando su paradero.

De esta forma, las acciones del jugador tendrán como resultado la reconciliación por parte de las hermanas o la muerte de Syanna o ambas, dependiendo de las decisiones que se tomen durante la partida.

El hecho de que el jugador sea quien, con sus acciones, condene o salve a Syanna es importante si se reflexiona sobre la naturaleza de estos personajes trágicos sobre los que trata el artículo. Son personajes cuya tragedia se encuentra tras un proceso de indagación, personajes que no resultan obvios sino complejos, y a los cuales hay que prestar mucha atención para poder empatizar con ellos y comprender sus acciones y decisiones. El caso de Syanna es un caso extremo en tanto que el conocer al personaje y sus motivos supone una decisión voluntaria del propio jugador y, no hacerlo podrá llevar a que sea precisamente la persona al otro lado de la pantalla quien desencadene la tragedia final. Syanna es un ejemplo de cómo tras toda acción hay una historia y de cómo se debe prestar atención a las historias de todos, incluso de aquellos que parecen no merecer siquiera la oportunidad de explicar sus motivos.

Porque Syanna es una villana, de eso no cabe duda, pero también es una víctima de una sociedad supersticiosa que la empujó a un destino como monstruo desde la cuna. Tanto en los juegos como en los libros, cuando se habla de la Maldición del sol negro jamás se deja claro si realmente las niñas nacidas bajo ese signo están predestinadas al mal, o es la sociedad que les da la espalda la que las empuja hacia un abismo de odio. La reflexión resulta interesante y queda, en última instancia, en manos del jugador. De cualquier manera, se elija el desenlace que sea, lo que está claro es que la situación, no solo de Syanna, sino de todas las niñas rechazadas, repudiadas y, en ocasiones, incluso torturadas, por el mero hecho de haber nacido bajo un eclipse resulta cuanto menos trágica. Y de este modo, aunque Syanna sea culpable de sus actos, no se puede dudar de que su naturaleza es profundamente triste.

2536185-ci2981227230372793.jpg(Red, Transistor)

Red, de Transistor, es otro personaje trágico cuya principal característica, sin embargo, termina siendo su fortaleza y determinación. En Transistor la narración comienza in medias res, el jugador se encuentra una escena inicial en la que el personaje protagonista, una chica pelirroja con las ropas destrozadas, se hace con una espada que yace clavada en el cadáver de un hombre. Al retirar la espada se descubrirá que la voz de esta pertenece a dicho hombre. Irónicamente, mientras que la voz del juego va a ser la de ese personaje anónimo que ya no posee un cuerpo, la protagonista de esta historia ha perdido la facultad de hablar.

Red, armada con la espada Transistor, debe buscar a las personas que no solo han puesto su mundo del revés en un frustrado intento de asesinato que ha acabado con su enamorado muerto por salvarla a ella, sino que también han comenzado un “proceso” por el cual todo su universo se desvanece poco a poco. A través de la Transistor, Red se comunica con “la esencia” de su compañero, que pasa a ser el alma y la voz de la espada.

Aunque la narrativa del juego se encuentra fragmentada y muchos de los detalles de la trama deben ser completados por las suposiciones del jugador, sí se explicita que Cloudbank, la ciudad de Red, está siendo afectada por un virus informático que está borrando paulatinamente todos los archivos tanto del entorno como de sus habitantes. En un mundo tecnológico en el que los datos configuran la realidad, la información está siendo borrada y corrompida, y la tarea de Red es encontrar a los culpables y detener dicho proceso.

Transistor.jpg(Red, Transistor)

La protagonista: una heroína cuyo deber es salvar a la ciudad, resulta cuanto menos un personaje paradójico si se tiene en cuenta su identidad antes de los acontecimientos del juego. De cambiar el mundo con su música siendo una cantante icónica, a guerrera sin voz que, espada en mano, lucha por los restos de un mundo en ruinas. De ídolo de masas a única superviviente en un mundo vacío y hostil. Red es más que la pelirroja armada con una espada que lucha contra sus enemigos. Red es una mujer a la que le han arrebatado todo cuanto tenía: su voz, su amante, su ciudad, su vida y su futuro. El paso de ser una bella mujer sobre el escenario a una luchadora temeraria no es simplemente un elemento al servicio de la jugabilidad. Red es un personaje que ya no tiene nada que perder y cuyo único deseo es buscar venganza, detener a aquellos que tanto daño han hecho y, quizás, encontrar así algo de paz.

Debido a su incapacidad para hablar, son pocos los momentos en los que la protagonista verbaliza sus emociones, y lo hace únicamente expresándose a través de textos escritos, en un primer momento para buscar supervivientes y, posteriormente, para comunicarse con su compañero atrapado Transistor.

Sin embargo, a Red no le hace falta una voz para transmitir su dolor. Muda, observa su propia imagen en un cartel, en una significativa escena que muestra todo aquello que ha perdido. De hecho, es su decisión final lo que más dice de ella, pues durante todas sus acciones se desconocen sus intenciones y pensamientos. El hecho de que, ante la idea de reconstruir artificialmente su mundo, decida suicidarse, muestra cómo Red, desde un principio, luchaba habiendo elegido ya su final: reunirse con la persona amada y abandonar un mundo que ya no es el suyo. Red narra, sin voz, una historia de dolor y lucha y sabe, como la heroína que es, que después de tanto dolor no hay hogar al que regresar.

transistor_wallpaper_by_aimlessorange-d7swckf.jpg

Buy Me a Coffee at ko-fi.com