Seguro que muchas hemos pensado que esto de traducir es fácil, que lo puede hacer cualquiera en cinco minutos y en su casa. Y la verdad es que sí, traducir lo puede hacer cualquiera, ¡lo hace Google Translate! Pero la traducción que hagas tú como amateur será horrible, como la que hace Google Translate. Y es que hacerlo bien no es tan simple; no en vano existe una carrera universitaria llamada Traducción e Interpretación, que si veis el programa académico, no son cosas simples como “Traducir”, sino que hay asignaturas sobre redacción y composición de textos, documentación, uso de tecnologías… Esto sobre la traducción es aplicable a cualquier carrera, como ya digo, y quizás la forma más fácil de verlo es comparando con un médico: todos conocemos los síntomas del resfriado, pero sólo un médico es capaz de ver de un vistazo si tenemos un catarro primaveral o una buena rinitis alérgica.

Una vez tenemos claro que una traducción la puede hacer cualquiera, pero una buena traducción no, vamos a lo siguiente: traducción y localización en videojuegos, que para algo esto es una web sobre videojuegos. Os preguntaréis, ¿qué es la localización en la traducción? Pues adaptar la traducción a una región en concreto. Algo tan simple como no traducir “Piece of cake” como “Trozo de tarta”, sino como “Pan comido”. Detallitos que ayudan a tener una buena traducción. Hay otras muchas cosas más que se hacen en una localización: adaptar acentos, juegos de palabras, chistes… y un millar de cosas más que se me escapan. Aquí en Wikipedia hay algunos ejemplos más de la localización, además del aspecto de la traducción.

Otra cosa a tener en cuenta al traducir un juego y que no solemos fijarnos es que se traduce todo. Y por todo quiero decir TODO, desde ese diálogo con ese NPC con el que no vamos a interactuar, a la descripción de un arma, el menú el juego, etc. Imaginaos un RPG con un catálogo de armas con sus nombres y leyendas, como en el caso del Ni No Kuni. Más luego la subtitulación de los juegos, que siguen unas normas propias de tiempo en pantalla, tamaño de frases… ¿Ya no parece tan fácil traducir un juego, no? Por eso en las traducciones de juegos suelen intervenir varias personas, y donde hay varias partes en las que intervenir, como la localización, la traducción en sí, la revisión, control de calidad…

Un mega proyecto de este tipo, con un equipo de varias personas sería el juego Divinity: Original Sin, cuya traducción estuvo nominada a Mejor traducción de un videojuego para consola, PC, web o dispositivo móvil en los IV Premios ATRAE, cuyo equipo estuvo formado por: Alba Calvo, Diego Parra, Francisco Molina, David Martínez y Ramón Méndez (traducción) y Curri Barceló y Fernando Moreiras (revisión). Francisco Molina, Alba Calvo y Ramón Méndez han sido tan amables de responder unas cuantas preguntas acerca del proceso de traducción, que podéis leer aquí:

Entrevista a Francisco Molina

Entrevista a Alba Calvo

Entrevista a Ramón Méndez

Buy Me a Coffee at ko-fi.com