Escribo este artículo no con la pretensión de hacer de él una review sesuda del juego o de que sea un análisis profundo del mismo, sino queriendo trasmitiros lo que sentí cuando jugué y, por qué no, quizá picaros para que juguéis al que creo que es uno de los mejores juegos que he jugado últimamente. También os advierto de que escribo esto habiéndome pasado solamente la ruta neutral y aguantándome las ganas de empezar la siguiente ruta porque quería esperar a escribiros esto. Así que quién sabe lo que puede salir de aquí.

Primer aviso: Frikitty ya habló del Undertale en este artículo lleno de spoilers.

Segundo aviso: hay un spoiler. Está debidamente señalizado y sólo es un pequeño parrafito. Os lo podéis saltar sin problemas y no afectará para nada para que entendáis lo demás que he escrito.

Undertale no es un juego que destaque a primera vista. Los que hayáis jugado o los que lo hayáis visto en Steam o en la web del juego sabréis que los gráficos in game son, en realidad, bastante sencillos. No quiero decir, ni mucho menos, que sean unos gráficos malos. De hecho, me parecen geniales y considero que aportan un toque fresco dentro de un mundo donde cada vez se apuesta por hacer gráficos más y más realistas.

captura-de-pantalla-2016-10-26-12-46-54
Sencillos, pero magníficos (Fuente)

Pero los gráficos o el apartado visual no son, ni mucho menos, lo que hace especial al juego. Al menos, no solo. O, al menos, no es lo que quiero destacar en este artículo. Tampoco quiero quitar con esto mérito a Temmie Chang por el maravilloso trabajo que hizo al diseñar unos personajes y unos monstruos tan carismáticos porque, en serio, me parece fantástico.

Simplemente quiero haceros ver que lo que considero que hace a Undertale un juego tan especial es el hecho de que no sea un RPG al uso.

Cuando jugamos a un RPG estamos acostumbrados a encontrarnos con una historia intrincada, un mundo amplio, una ingente cantidad de personajes con los que nos cruzaremos a lo largo del videojuego y, lo más posible, una casi interminable lista de misiones principales y secundarias. Sin embargo, nada de esto lo vemos en Undertale. Y eso no hace de él un juego pobre o demasiado simple. Todo lo contrario. Hace de Undertale un juego sutil.

En un RPG al uso estamos acostumbrados a que, cada vez que nos encontramos con un monstruo, tenemos que matarle. Es lo lógico, ¿no? Posiblemente nos veamos amenazados por él, posiblemente nos hayan ofrecido una recompensa por su cabeza o simplemente nos hayan pedido que consigamos materiales para hacer una poción y uno de los ingredientes es algo que sale de un bicho. Al final, en un RPG acabamos matando por matar.

Quien haya jugado al Undertale sabrá que esto, al menos en la ruta neutral, no es así.

Cuando empecé a jugar a este juego, lo empecé como empiezo siempre los RPG: matando a los bichos en los encuentros. Al fin y al cabo, es lo que se espera que hagas en los RPG. Pero con esa sutileza de la que ya os he hablado y que considero que caracteriza al Undertale, te das cuenta de que no hace falta. Y, no sé vosotrxs, pero yo me sentí un monstruo. Me di cuenta de que durante toda mi vida había jugado así a los RPG. Y de que si en algún momento había sentido algún tipo de arrepentimiento en los enfrentamientos, me había escudado en el “necesito avanzar”, “necesito la experiencia”, “me lo pide la misión”. Cuando te das cuenta de que eso no tiene por qué ser así, te sientes mal. Muy mal. Y no es la única vez que te sientes mal en este juego.

Y, de hecho, SPOILER cuando al final te das cuenta de que tienes que pegar al boss y que tienes que derrotarle para avanzar en la trama, te sientes como una absoluta mierda FIN DEL SPOILER.

El juego, durante todo momento, te va a recordar que has matado. Te va a hacer sentir mal por ello. Se va a regodear en el hecho de que al principio de la ruta mataste a un par de froggits cuando no tenías por qué haberlo hecho. Te va a recordar que mataste a un determinado personaje, porque ciertas conversaciones van a ser distintas. No tanto como para que tenga un cambio en la trama. Pero sí lo suficiente como para que te des cuenta de que has matado a un personaje cuando no tenías que haberlo hecho. Te va a hacer cuestionarte en todo momento tu manera de jugar a los RPG. O, al menos, a mí me hizo replantearme un par de cosas.

Este es el momento en el que me doy cuenta de que la ruta genocida va a ser demoledora.

Pero, aunque no quieras matar, aunque hayas decidido terminar la ruta sin pegar a un solo bicho más, va a haber combates. Prácticamente en todo momento. Y te darás cuenta de que es mucho más divertido si decides interaccionar con los monstruos y los personajes que si decides pegarles (el tsunderplane siempre estará en mi corazoncito). Y esta es otra de las cosas que hace especial al Undertale: el sistema de combate.

undertale_combat
Buena suerte haciendo un combate perfecto (Fuente)

Tanto si decides pegar a tu enemigo como si no, tu manera de defenderte es, básicamente, evitar que toquen tu corazón, que no es sino la representación en la pantalla de tu alma. Algo que, sinceramente, ha conseguido ponerme más nerviosa que muchos otros RPG, porque hay combates que se hacen prácticamente infernales en la recta final del juego. En caso de que decidas pegar a tu enemigo, tampoco vas a encontrar mucha miga. Pero, sin embargo, si optas por interactuar con el monstruo o con el personaje que tienes enfrente intentando pegarte, te encontrarás con otra de las que creo que son las mejores bazas del Undertale: el humor.

Será que yo tengo un humor muy tonto, no lo sé, pero este juego ha conseguido sacarme bastantes carcajadas. En realidad, no tiene chistes muy elaborados ni historias hilarantes (bueno, en realidad alguna sí), pero lo sencillo del humor y lo absurdo de muchas situaciones hacen que no puedas evitar reírte. Claro, que te tiene que gustar un poco el humor absurdo porque, si no, es posible que te saque de tus casillas. Y esto es algo que, también, considero que se sale del arquetipo de los RPG. Ojo, no digo que en los RPG al uso no haya humor, que lo hay. Pero en ese tipo de juegos no sueles encontrarte ligando con un avión en medio de un combate y consiguiendo que se sonroje. No sé si veis por dónde van los tiros.

26-4484
Nada más que decir, señoría (Fuente)

Pero quizá, lo que más resaltaría de este juego son sus personajes. Como ya he comentado, hay un fantástico trabajo de creación de personajes y aunque posiblemente no sean los que más matices tengan ni los de diseño más bonito, sí son, posiblemente, los más carismáticos que me he encontrado en los últimos juegos que he jugado. Quizá es su humor. Quizá es, de nuevo, su sutileza, disfrazada a veces de estupidez. Quizá es el extraño vínculo que se crea con ellos según avanzas. Quizá son sus historias o quizá lo que te cuentan (o no te cuentan del todo) del mundo en el que te encuentras. Quizá es la aplastante humanidad que trasmiten para ser monstruos. O quizá no es nada de eso. Undertale no es un juego que destaque por tener muchos personajes, pero tampoco lo necesita: tiene los personajes justos que, además, están construidos de forma maravillosamente sólida.

En definitiva. Posiblemente Undertale no sea el juego con la mejor historia del mundo. De hecho, la trama es bastante sencilla y la historia tras los personajes también. Tampoco es el juego con los mejores gráficos del mundo. Ni con los mejores personajes, ni con la mejor ambientación o los mejores escenarios. Pero tampoco lo necesita para ser un buen juego. Si Undertale es bueno es por lo que te hace sentir, tanto cuando estás jugando como cuando terminas la ruta. Es bueno por el hecho de que ha pasado una semana desde que me lo terminé y todavía sigo pensando en los personajes. En ese final que no te esperas venir. En esas últimas palabras.

Cuando empecé el juego, mi pareja me comentó que tenía tres rutas distintas. Yo no comprendía por qué iba a querer jugármelas las tres seguidas, o siquiera las tres. Pensaba que con una me valdría. Pero me equivocaba. Porque Undertale no hace más que demostrarte, una y otra vez, que estás equivocado.

140e0a31268855-5649a27219840
No lo olvidéis (Fuente)

Imagen destacada: (Fuente)
Buy Me a Coffee at ko-fi.com