Algunas de las personas que lean esto estarán de acuerdo, otras no lo estarán; y otras no sabrán ni de lo que estoy hablando. Stardew Valley es un juego que engancha, y mucho. Engancha nivel ver las estaciones pasar y pensar “vale, juego un día más y apago”. Pero ese día se convierte en una semana dentro del juego. Y luego en una estación. Y luego llegan las 3 de la mañana y te preguntas qué haces con tu vida. Porque, a pesar de tener una mecánica muy simple, Stardew Valley puede cautivar desde el principio, y por muchos motivos.

El juego comienza cuando tu personaje (al que puedes customizar de la forma que quieras, con más de 100 diseños posibles) decide abandonar su trabajo agobiante y mal pagado en la onmipotente, omnipresente supercorporación Joja. Tu abuelo, antes de fallecer, te deja una carta que te pide abrir en un momento de bajón máximo, y eso hace el personaje. En la carta, tu abuelo te anima a tomar tu herencia, una granja perdida (puedes escoger varios tipos, según lo que busques potenciar de tu personaje) en mitad de un valle que colinda con un pueblo pequeño donde todos los habitantes se conocen. Y con esas, tu personaje se planta en la granja con una regadera y cuatro cosas más, dispuesto a hacer a su abuelo orgulloso desde el más allá. Con esta forma tan simple de introducir el juego, uno se mete de lleno en la historia. Con unas misiones que aparecen de forma espontánea y otras de obligado cumplimiento (como conocer a todos los habitantes del valle), Stardew Valley tiene una dinámica muy sencilla y que atrapa.

Es entretenido amoldar poco a poco la granja al estilo que más se ajuste a lo que como jugadora o jugador se busca; inclinándote por la agricultura consigues unos beneficios y ventajas, al igual que con la ganadería y la minería. Tus habilidades en pesca, lucha, recolección, etc. suben conforme lo practicas, y eso te va dando unos beneficios que te motivan a seguir adelante. Cada estación dura 28 días, y durante esos 28 días puedes cultivar ciertas cosechas de temporada. Menos en invierno (y bajo ciertas condiciones), puedes llenar tu terreno de maíz, manzanos, melones, castañas… Por no mencionar los mods, con los que puedes personalizar toda la granja y sus alrededores de la forma que más te guste.

Captura2.PNG
Gallinas, conejos y patos son algunos de los animales que se pueden cuidar en la granja

Stardew Valley tiene también mucho que explorar. Mientras que por un lado muy importante está el cuidado diario de la granja, el juego no se queda ahí. El mapa es amplio, y puedes visitar el desierto, explorar hasta el último piso de las minas, o recoger conchas en la playa. Cada día hay algo distinto que recolectar o hacer en cada uno de los escenarios, y se acaba haciendo una costumbre visitarlos todos después de las tareas diarias de la granja. Además, en Pueblo Pelícano se celebran dos eventos por estación muy interesantes y entretenidos, que sirven para salir un poco de la dinámica granjera, y que están llenos de minijuegos en los que el resto del pueblo también participa, por lo que también sirve para conocerlos un poco.

Y aquí llega el punto que más me gusta de Stardew Valley, y que en mi opinión lo diferencia de otros juegos de recolección y demás. Al interactuar con el resto de la población de Pueblo Pelícano desbloqueas ciertas historias con todos los personajes, y no solo con los que son aptos para matrimonio (entre los que puedes elegir si casarte, divorciarte o simplemente desarrollar una amistad). Cada uno de los 28 NPCs de Stardew Valley tiene una historia, y cada cierto nivel de amistad se deja entrever una parte de ella. Conforme el nivel de corazones aumenta, los personajes cambian y se desarrollan. Las historias son variadas, y además, ir conociendo a los personajes mejor te beneficia de otras formas. Los personajes te envían recetas, regalos, y también te piden favores. Cada uno de los personajes aporta algo, y para mí, esta es la parte más carismática del juego. Las posibilidades son infinitas, y los días en el juego pasan tan rápido que dan ganas de hacer día tras día sin parar. ¿Lo mejor de esto? En términos amorosos, y como los personajes nunca envejecen, puedes casarte, divorciarte y volverte a casar hasta la saciedad. Si te atrae el personaje de Hayley pero luego decides que su hermana Emily es mejor, puedes divorciarte y volverte a casar, desbloqueando así la historia final de cada uno de los personajes. Y si en lugar de las chicas estás por la labor de casarte con uno de los solteros de oro del pueblo, también se puede. Independientemente del género de tu personaje y del género de la persona con la que te interese casarte, puedes o bien adoptar un máximo de dos hijos o bien dar a luz a ellos. Seguramente, uno de los pocos fallos que le puedo ver a este juego sea el hecho de que tus hijos solo crecen hasta cierto punto, y la interacción con ellos es casi nula.

Captura3.PNG
Shane, la alegría de la huerta y uno de los personajes solteros de Stardew Valley

A esto hay que añadirle que el desarrollador es ConcernedApe, en colaboración con ChuckleFish (estudio independiente británico). ConcernedApe desarrolló durante 4 años Stardew Valley él solo; escribiendo las historias, componiendo la música, los gráficos, etc. Yo no soy programadora, ni tengo ese carnet de gamer del que tanto se habla, pero realizar todo ese trabajo una sola persona tiene su mérito, ¿no? Además, la comunidad que se ha creado alrededor del videojuego invita a participar por el intercambio de información y, muy importante, de los mods. La oportunidad de customizar muchos de los diseños del juego a gusto de cada uno hace que la gente se anime a compartir información, consiguiendo que, aunque no haya modo multijugador (de momento), la gente pueda jugar de un modo u otro conectada.

¿Que el juego engancha por tener una dinámica simple y que ayuda a desconectar? Sip. ¿Que las horas se pasan volando porque hay objetivos a largo plazo que te animan a seguir? Claro. ¿Que el juego está muy bien hecho para estar desarrollado por una sola persona? Pues sí. ¿Que las diferentes historias y relaciones con los personajes son creíbles e interesantes? Seguro. Puede que no sean motivos de peso, pero merece la pena darle una oportunidad. Si te gustó Harvest Moon y te gusta crear cosas como en los Sims, este es tu juego.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com