Cuando tenía 14 o 15 años conocí a los que son algunos de mis actuales amigos. Me llevaba especialmente bien con un chico que se juntaba con dos hermanos, que también se cuentan entre mis actuales amigos, para jugar al Soul Calibur en casa de estos las tardes de los sábados. Conociéndome como me conocía, ese amigo mío me dijo que un día me pasara y jugara con ellos. Y yo, en parte encantada y en parte avergonzada, me uní y descubrí el juego con el que seguramente haya perdido más horas junto con mis amigos: el Soul Calibur III.

Yo no sabía jugar. Pero ni idea. No había jugado a ningún tipo de juego de lucha, así que aquello me pillaba totalmente de nuevo. Tampoco conocía a los personajes, así que al final acabé eligiendo un poco al buen tuntún y escogí a Xianghua porque me gustaba el diseño. Y porque, en fin. Era una chica.

sc3-xianghua-01
Es que jo. Era muy mona (Fuente)

Porque, claro. Mis amigos elegían chicos para jugar. Y yo, en mi lógica de adolescente, supuse que era lo lógico que si ellos eran chicos escogieran a los hombres, mientras que era lo normal que si yo era chica me quedara con las mujeres para jugar. Y hasta tanto ha llegado todo esto que no ha sido hasta hace un par de años no me he “atrevido” a coger un hombre para jugar en el Soul Calibur.

En aquella época tampoco le di mucha importancia. Era chica, jugaba con los personajes femeninos. No era grave y la lógica era tan aplastante que creo que tampoco era realmente consciente de ello.

A lo largo de los años, sin embargo, lo he seguido haciendo. En las siguientes entregas del Soul Calibur (el desafortunado 4 y el más agraciado 5) he seguido eligiendo los personajes femeninos para jugar. Estuvieran más o menos sexualizados, me daba igual. Pasaba de los personajes masculinos y directamente buscaba los rostros de mujeres en la pantalla de selección de personajes.

También sucedió lo mismo cuando el Mortal Kombat 9 llegó a mi vida. Mientras mis amigos se decantaban por los hombres, yo estaba decidida a conseguir dominar el modelo de combate de todas las mujeres del juego.

jademk9render
¿Sexualización? ¿Dónde? (Fuente)

Luego llegó el Mass Effect y realmente podría haber elegido jugar con John. Al fin y al cabo (y si no recuerdo mal) es la opción que te sale por defecto. Pero elegí a Jane. En parte, supongo, influida por el fandom que había visto en Internet, donde prácticamente todos los Shepard eran ella; en parte, también, influida por una mentalidad, que ya había asumido e interiorizado, de que si era chica tenía que jugar con los personajes femeninos.

mass-effect-3-femshep_1200-0-0
La mía no era tan badass, pero bueno (Fuente)

Del mismo modo, siempre que inicio una partida a los Sims, sea la edición que sea, lo hago con una sim de género femenino. Es lo que hago desde que tengo uso de razón y no consigo recordar alguna ocasión en la que esto no sucediera así.

¿Y por qué hago esto? Quizá os lo estéis preguntando. En realidad, la respuesta es bastante sencilla.

Al principio pensaba que todo se reducía a un “es lo que tengo que hacer”. Soy chica, tengo que jugar con chicas. Pero según han ido pasado los años, me he dado cuenta de que esto no es así, no sólo porque parece (y es) ridículo el hecho de que si eres chica tienes que jugar con x personajes mientras que si eres chico tienes que jugar con otros (del mismo modo que también es ridículo el hecho de que si eres chica tienen que gustarte las muñecas y si eres chico tienen que gustarse los camiones o cualquier otro rol de género impuesto desde la sociedad). Con el paso de los años me he dado cuenta de que nadie te va a mirar mal si eres chica y escoges a un personaje masculino, del mismo modo que no se van a reír de ti si eres un chico y juegas con un personaje femenino (bueno, o quizá sí y ese es parte del problema).

Me ha costado años, sin embargo, darme cuenta de que había pasado del querer jugar con los personajes femeninos por ser eso, simplemente femeninos, a querer jugar con ellos para reivindicar su papel dentro de la industria. Os parecerá una chorrada, pero no lo es. O al menos para mí no lo es.

De alguna manera, siento que si juego con los personajes femeninos, estos no van a desaparecer de los videojuegos. Si elijo jugar con femShepard, siento que estoy ayudando un poquito para que no vaya a desaparecer la opción femenina en las siguientes entregas de la saga. Si escojo iniciar una partida de los Sims con una sim de género femenino, siento que soy yo la que está representada dentro del ordenador, que estoy jugando como si me estuviera manejando a mí misma.

Cuando escojo a un personaje femenino, ya sea en un juego de lucha, ya sea en el Mass Effect, en el Dragon Age, en el Skyrim o en el LoL, me estoy sintiendo representada, al margen de lo sexualizada que esté esa imagen de mujer. Cuando escojo un personaje femenino no lo hago porque soy una chica (o en realidad sí), sino porque necesito saberme al otro lado de la pantalla. Necesito saber que yo, como mujer, también puedo luchar contra los reapers o elegir la vida que yo quiero vivir.

Necesito ver que, como mujer, quiero y puedo.

 Imagen destacada (Fuente)

Buy Me a Coffee at ko-fi.com