¿Os creíais que con hablar del primer Etrian Odyssey tenía suficiente? ¡Ja! No. Estando a las puertas del décimo aniversario de la saga, haré caso al fin de mi primer artículo y trataré más tranquilamente cada entrega. Hoy nos toca hablar de Etrian Odyssey II: Heroes of Lagaard, dungeon crawler de la Nintento DS que vio la luz en febrero de 2008 en Japón y en junio del mismo año en territorio americano. Como podéis notar, este juego nunca tuvo salida europea, haciendo que los jugadores europeos tiraran de importación para conseguir su copia.

¡Pero bueno! Aquí las decisiones empresariales de Atlus no son el núcleo del artículo, sino la ciudad a la que vamos a entrar dentro de nada. High Largaard y su árbol laberíntico nos espera.

[Desde esta edición el juego dejará de estar en castellano, voy a dejar un intento de traducción al final del artículo. Espero que no sangren mucho los ojos]

El ducado de High Lagaard es uno de los ducados más interesantes del continente del norte: en el centro de su ciudad se encuentra un árbol enorme, llamado por todos Yggdrasil, el cual se dice que es la vía directa para llegar a un palacio situado en lo alto de los cielos. El propio gobierno, a las puertas de una crisis, regula y empuja a todo aquel explorador a entrar dentro de ese árbol y descubrir si esa leyenda es cierta o no. Pero claro, todo esto no va a ser tan fácil: Yggdrasil no es un árbol normal y corriente, dentro de él se encuentra un laberinto lleno de peligro y el cartel de “muerte inminente” con cada monstruo que lo habita. El peligro está ahí, pero toda la gloria y tesoros que prometen si consigues llegar al palacio celestial es demasiado tentador, además de que el propio ducado tendrá una deuda contigo. ¿Será el bien de todo una ciudad la razón para superar todos los peligros o el futuro de tu gremio? Eso, como siempre, dependerá de ti.

Como ocurría en el anterior Etrian Odyssey, volvemos a estar al mando de un gremio de máximo 30 participantes, pudiendo ir al laberinto solo 5. Todas las clases del primer Etrian volverán sumándole 3 nuevas clases (2 elegibles desde el inicio y una desbloqueable): Gunner y War Magus. No sólo eso, sino que el árbol de habilidades de las clases del juego previo son un poco diferentes frente a las de su predecesor; además de que podremos superar la barrera del nivel 70 y llegar al nivel 99 (de la forma más irritante que he visto en un Etrian Odyssey, eso sí).

La interfaz con la que interactuaremos con la ciudad sí que seguirá el mismo patrón que su antecesor: tendremos una zona de misiones principales (Duke’s Palace), otra de misiones secundarias (Stickleback Bar), además de la posada para descansar y guardar la partida (Flaus Inn) y la zona de ventas (Sitoth Trading), será la última vez que tendremos un hospital (Lagaard Hospital), eso sí, pero se irá a lo grande.

Hablando del laberinto en sí, puede tener el mismo funcionamiento del anterior (solo con el detalle de que vas hacia arriba) y algunos viejos amigos, pero no tengo la sensación de volver al laberinto de Etria. Tenemos nuevos desafíos, nuevos ambientes y nuevos quebraderos de cabeza que no veremos en ningún otro Etrian hasta la fecha. En esto hay que darle siempre la matrícula de honor al estilo y diseño de los estratos y de la música (quedaos con este nombre: Yuzo Koshiro).

doctostiles

[High Lagaard fue su último Trauma Center]

Y aunque yo siempre doy la brasa con esta saga y mi corazón se alegra cuando alguien más mete las narices en este círculo del infierno maravilloso conjunto de juegos, me encuentro un poco reticente en recomendar este juego como el primero de todo. No, no es por la trama. A razones de trama este y el anterior no están conectados; lo digo por el gameplay. A mi parecer, es uno de los juegos que ofrece más “dificultades” a la hora de enfrentarse a él una primera vez. Si encontráis otro más rápido (ya sea el III o el IV o la saga de los Untolds), pilladlos antes y después venid a por este Heroes of Lagaard. O si queréis empezar por los retos, venid a por este. Como siempre, esto es siempre una recomendación mía en base a mis recuerdos y a mi subjetividad, si no quedaba lo suficientemente claro.

Dejar así el artículo hará parecer que Etrian Odyssey II no me gusta cuando en realidad sucede todo lo contrario: una vez que consigues tu ritmo y tu equipo el juego va por sí solo y la experiencia no siempre es la misma, por ejemplo, tengo recuerdos de un jefe en concreto que en mi primera visita me lo pasé a la primera y en la siguiente visita fue el que más me costó casi con diferencia. Es algo que aprecio de este juego y de esta saga en general: los puzles son los mismos, los enemigos son los mismos, y aun así, la experiencia y las sensaciones son completamente distintas de visita a visita.

En definitiva, Etrian Odyssey II: Heroes of Lagaard puede parecer una versión con más dificultades que su predecesor, vale muchísimo la pena probarlo para descubrir el aura e historia de High Lagaard además de para saber de qué madera estamos hechos. ¡Espadachines y demás aventureros, no tenéis razón para no enfrentaros al nuevo laberinto de Yggdrasil!

[Traducción de las pantallas del comienzo: Cuando la civilización se hundió bajo los siete mares, los grandes bosques se expandieron a través de las cinco islas restantes / sólo los elegidos escaparon de las aguas dentro de la fortaleza del castillo. // Finalmente, los mares tomaron incluso a las cinco islas / y el castillo fue el único que aguantó. // Tras el paso de los años, la gente eligió descender a su suelo madre. // Esas son las crónicas de la villa de High Lagaard.]

[Pido perdón si a algún filológo le hago llorar los ojos]

Buy Me a Coffee at ko-fi.com