En aquellos tiempos en los que quería alargar la vida de mi Nintendo DS lo máximo posible, encontré que la empresa que me (o mejor dicho, nos) dio la saga Persona también nos había dado una interesante saga de dungeon crawling (es decir, entrar y descubrir mazmorras, vencer bichillos y llevarnos los tesoros del lugar) para la consola en cuestión: Etrian Odyssey, publicada en 2007 tanto en Japón como en el continente americano y europeo.

Siendo sincera, me asustaba adentrarme en este juego por el adjetivo que en repetidas ocasiones leía sobre este: hardcore, difícil como él solo, muy estratégico, “terminará con tu paciencia”… Pero me atreví, ¿por qué no? ¡Si el primer juego está en español y no parecía tan difícil cómo decía la gente!

Y bueno, aquí estoy, escribiendo este artículo muchas entregas y muchas, muchas horas después.

No, aquí no se va a acabar el artículo, ni mucho menos. Como se dice en la mayoría de historias, “esto solo acaba de empezar”. Así que vamos a comenzar como estas entregas se merecen, desde el principio.

Os doy la bienvenida al laberinto de Yggdrasil.

primeraparteetrian

segundaparteetrian

[Así será cómo el juego nos salude antes de elegir una nueva partida  o cargar la que ya tenemos]

Nos encontramos en Etria, una pequeña ciudad en la que hace unos años descubrieron unas escaleras que descendían hacia un largo y profundo laberinto. Por supuesto, la noticia no tardó en hacer efecto: todo el mundo se interesó por esa nueva oportunidad de fama, riqueza, aventuras, y sobre todo, peligro. Y aquí, querida lectora, es donde entras tú. Eres partícipe del gremio X, un nuevo grupo de gente que viene con entusiasmo (o con miedo, o con necesidad, o con una gran capa de masoquismo) para descubrir hasta el último centrímetro del laberinto y convertirse en leyenda, o puede que no, y solo os interese el dinero y formar un ejército de monstruitos adorables y destructores. ¿Qué? ¿Que estoy siendo muy poco clara con las metas del gremio y su equipo? Por supuesto. Porque el gremio y sus participantes los gestionas tú y solo tú.

Nuestros queridos participantes del gremio (25 en el gremio como máximo, 5 máximo para explorar) se formarán en función del sistema de oficios que nos ofrece el juego: tenemos a nuestro espadachín, nuestro médico, nuestro bardo, nuestro paladín, nuestro guardabosques… 7 clases disponibles y otras 2 desbloqueables tras un punto concreto de la trama. Cada oficio o clase tendrá su propio árbol de habilidades y unos puntos de habilidades limitados para organizarlos como tú veas más convenientes. Sin embargo, no podemos ir tan rápido a la aventura: tenemos un gobierno (la Sala de Radha) que nos dará el permiso y las misiones principales, una taberna en la que nos darán misiones secundarias con jugosas recompensas, y cómo no hablar de Shileka, nuestra gran mercader a la cual daremos la mayoría de los materiales por armas, defensas y objetos.

[Increíblemente, este el único tráiler que he encontrado del primer juego, ¡arriba ese márketing!]

Ahora, ya sí, nos encontramos dentro del laberinto, divido en lo que el juego llamará “estratos” de 5 pisos cada uno. Es justo ahora donde se muestran la utilidad de las dos pantallas de la Nintendo DS: en la pantalla de arriba veremos el laberinto, y en la pantalla de abajo iremos dibujando el mapa de los diferentes pisos para no perdernos (cuidadlo y os salvaréis horas y horas de dolores de cabeza, atended a estas palabras porque vienen de la experiencia). No me gustaría destripar más sobre las mecánicas del juego o de lo que os vais a encontrar, porque creo que aquí radica cierta magia del juego: el descubrimiento.

¿Cuál va a ser el siguiente puzle que me encontraré? ¿Cómo será el siguiente jefe, los M.A.L.O.S. (o FOE… entenderéis el nombre de “MALOS” nada más llegar), los materiales que pueda cavar, talar, recoger? ¿Cuál será la música que recorra los bosques del laberinto (por favor, la música, ¡atended a esa obra de arte!)? ¿¡Dónde narices está el atajo!? Y la más importante de todas, ¿de quién fue la idea de poner 3 mariposas venenosas juntas? ¡Que es el quinto game over, por favor!

terceroetrian

[En esa sala me maté yo hasta que yo maté a la sala].

Sin embargo, este juego no es para nada perfecto, o como se dice actualmente, “no es para todo el mundo”: quizá te incomode la dificultad al principio del juego o la gran facilidad para tirar esa dificultad por la ventana después, la carencia de trama y de evolución de personajes (tampoco es que abuden), la estética manga y esa locura por el loli de sus avatares femeninos, la barrera del idioma desde el segundo juego, que su minimalismo lo haga muy simplón frente a otros dungeon crawlers más conocidos como Darkest Dungeons, o que, profundizando, se convierta en un juego muy matemático y con una inteligencia artificial muy manipulable —si sabes cómo, cosa que no diré aquí porque ni quiero ni sé—.

Me encantaría hablar más de este juego, qué digo de este juego, ¡de esta saga!, que son ya cinco entregas, sin contar remakes y los dos crossover con otras sagas (Mystery Dungeon y Persona Q, del cual también podríamos hablar en profundidad), ocho juegos en total; sin embargo, me quedaría un artículo más bien eterno. Espero poder despedazar en futuros artículos las particularidades de las siguientes entregas: Los héroes de Lagaard (igual pero diferente a Etria), La búsqueda de la Ciudad Ahogada (en realidad esta traducción es mía, ya que desde el segundo juego en adelante el juego no se volvió a traducir), el salto a la 3DS y Los aires de Tharsis y Las nuevas historias de la Chica Milenaria (remake del primer Etrian para 3DS) y El Caballero de Fafnir (remake del segundo Etrian para 3DS). Aquí me gustaría incluir la quinta entrega, pero para eso primero lo tendrían que localizar en Europa y América. Deep Silver y Atlus, sería un detallazo que para el 10º aniversario de la saga nos dierais la buena noticia de que la quinta entrega saldrá en Europa y América (y un remake de la tercera entrega, que me pillas muy caprichosa).

Buy Me a Coffee at ko-fi.com