El horizonte helado: The Frozen Wilds

El horizonte helado: The Frozen Wilds

A principios de noviembre llegó a nosotros The Frozen Wilds, la primera expansión de contenido para Horizon Zero Dawn. De nuevo, una magnífica prueba de que Sony y Guerrilla Games apuestan fuerte por Aloy y su mundo. Nuevas máquinas, nuevas armas y nuevos compañeros aguardan en las tierras del norte, donde los Banuk se empiezan a asentar tras la guerra.

¿Qué significa eso para nuestra querida protagonista? Pues que debemos coger el abrigo y nuestras mejores armas, porque los desafíos no son pocos en esta cuna invernal. No sólo vamos a encontrarnos con nuevos enemigos desconocidos, sino que muchos de los que ya conocíamos se han vuelto mucho más fuertes debido a una extraña influencia maligna, independiente de HADES, la fuente de la corrupción durante la historia principal.

Si recordáis mis anteriores escritos sobre Horizon, donde analizo los personajes con que nos encontramos (Parte 1 y Parte 2), quizá se notase la ausencia de los Banuk, una tribu que durante el juego principal sólo encontrábamos salpicada y sin personajes reseñables, más allá de un pequeño reducto en las tierras de los Nora. Ahora, sin embargo, tenemos una gran cantidad de personajes nuevos que conocer, y estoy contentísima de que las mujeres sigan teniendo un lugar importante, no ya en la historia y en las misiones que llevamos a cabo, sino también en los datos de audio y texto que encontramos en nuestras exploraciones.

horizon-zero-dawn-the-frozen-wilds-screen-04-ps4-us-12jun17[1].jpg

Los Banuk viven en grupos sociales llamados Weraks, cada uno liderado por un Caudillo y, habitualmente, apoyado espiritualmente por un Chamán. Estas son las primeras personas con las que nos toparemos en esta nueva zona: Aratak y Ourea, Caudillo y Chamán, empeñados en descubrir qué misterios ocultan las instalaciones de Tambor de Trueno y cómo ayudar al Ánima, una inteligencia artificial que se enfrenta al Maligno, fuente de muchos de los problemas con que ahora conviven los Weraks.

Así, Aloy se ve envuelta una vez más en un complejo entramado de asuntos políticos y tecnológicos que se interponen entre ella y su ansia de conocimiento. De esta forma experimentaremos en nuestras carnes la filosofía de vida de una tribu cuya máxima es “Sólo el fuerte sobrevive, sólo el que sobrevive es fuerte” en un constante enfrentamiento con máquinas poseídas y con puzles que pondrán a prueba nuestras habilidades.

Además de todo esto, nos esperan también un montón de desafíos secundarios, desde los coleccionables hasta los nuevos terrenos de caza, que incluyen peleas llenas de ingenio y tensión que nos obligarán a optimizar al máximo nuestro uso de las armaduras y las armas. No hay un trozo de tierra sin interés.

 

Hablando de armas y armaduras, The Frozen Wilds incluye seis nuevas armas (tres de ellas mejorables a través de misiones) y cinco nuevas armaduras (una de las cuales se obtiene durante la trama principal). Once nuevas piezas de equipo acompañadas de once modificadores únicos que mejoran significativamente la calidad de todo aquello que elijamos utilizar.

Estos modificadores únicos se utilizan del mismo modo que el resto, a través de la pestaña de artesanía y edición, pero sólo se pueden encontrar realizando actos heroicos o explorando concienzudamente el mapeado. No son fáciles de conseguir, pero son una gran recompensa tras el esfuerzo de completar ciertas tareas.

Nuevas armas, además, significa nueva munición. Y con esa nueva munición, nuevas bolsas que mejorar. Así, a los animales que ya poblaban el mundo añadimos ardillas, búhos, cabras y tejones, que nos proporcionarán los materiales necesarios para crear y mejorar todos los utensilios que vayamos necesitando durante nuestras aventuras.

Por otro lado, el límite de nivel sube de 50 a 60, lo que significa que al final tendremos más vitalidad y más puntos de habilidad, que podremos gastar en nuevos talentos para curar a las máquinas que saboteamos, o que nos permiten atacar o recolectar desde una montura, haciendo así mucho más atractiva una función que antes resultaba cuestionable en la mayoría de casos.

frozen-wilds-hero2[1]

Ya llevamos unas semanas disfrutando de este nuevo añadido, y yo no podría estar más contenta. Si alguien todavía no se había decidido a entrar al mundo de Horizon y se ve en la tesitura de querer jugar en las fiestas que se acercan, os recuerdo que a principios de Diciembre se pone a la venta una edición “completa” de Horizon que incluye The Frozen Wilds por un precio similar al del juego independiente, por lo que ahorrará algunos euros a quienes vayan a hacer la compra desde cero.

¿Serás capaz de juntar las piezas del puzle? ¿Podrás sobrevivir en un entorno que pone a prueba tus reflejos, tu habilidad y tu ingenio? ¿Sabrás utilizar con eficiencia los recursos a tu alcance? Compruébalo de la mano de Aloy. ¡Aquí te esperamos para compartir tus ideas e impresiones!

Cómprame un café en ko-fi.com

darukucelsius
darukucelsius

Juego a todo lo que se puede y más. Dame un RPG y no salgo de casa. Ser fangirl no va conmigo, pero el hype nos cambia a todas.

3 comentarios
Kitttsune
Kitttsune 26/12/2017 a las 12:26 pm

Da gusto leerte sobre Horizon.

darukucelsius
darukucelsius 26/12/2017 a las 1:24 pm

A mi me da gusto que me leas 💜

Person
Person 28/02/2018 a las 11:01 pm

Estoy rejugando Horizon por cuarta vez (*cofcof* obsesión ninguna) para poder volver a jugar (por segunda vez) el Frozen Wilds, que me pareció súper interesante, inmersivo y con una cantidad de lore espectacular.

Desde que cogí Horizon por primera vez, me sentí fascinadísimo por los Banuk, así que imagínate mi alegría al tener está expansión xD No tengo mucho más que añadir a lo que ya has dicho, como comentas hay suficiente novedad como para perderse en El Tajo y pasar mucho, pero que mucho frío.
Eso sí, es muy guay jugar Frozen Wilds cuando has avanzado bastante en la historia principal, porque se descubren cosillas de Sylens <3

Gracias por este artículo, me ha encantado!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: