Ocho jóvenes, diez horas hasta el amanecer y una muy mala idea: celebrar una fiesta proverbial en el primer aniversario de la desaparición de dos chicas.

Todo slasher que se precie empieza de forma parecida y este exclusivo de PS4 no se iba a quedar atrás. Desde el principio sabemos que aquello es un caldo de cultivo para la tragedia pero claro, depende de ti el mitigar o aumentar el daño. Ese es precisamente su punto fuerte, porque cada vez que elegimos, cambiamos el destino no sólo del personaje que estemos controlando, sino prácticamente el de todos, a veces de forma casi fortuita. Lo que se llama el efecto mariposa, vaya.

No es baladí, porque algo tan irreparable como la muerte de un personaje puede ocurrir por fallar un QTE de tres segundos o elegir el camino largo y no el atajo (consejo: coged el atajo siempre que podáis). Y es que, ¿quién dijo que los QTEs son fáciles? En Until Dawn hay dos tipos y ambos frustrantes: el clásico “pulsa este botón YA” que no da tiempo ni a pestañear y el no tan clásico “NO MUEVAS EL MANDO POR LO QUE MÁS QUIERAS” que es un absoluto calvario porque aquello es ridículamente sensible y no puedes prácticamente ni respirar (consejo 2: dejad el mando en el suelo y santas pascuas). Para más inri, el juego tiene autoguardado así que olvídate de ir a un save anterior para intentar enmendar tu cagada.

until-dawn-ps4-direct-feed-6
Un bosque acogedor. Fuente.

A los QTEs hay que sumarles las no menos difíciles elecciones: incluso las más sutiles cambian las relaciones entre los protagonistas y su confianza (o asco) mutuo que, a la hora de la verdad, determinarán su suerte. De hecho, en la pantalla de pausa se puede ver el nivel de las distintas emociones del personaje que estemos controlando además de su relación con el resto del plantel.

Aunque bueno, esa es otra, todos los personajes son cargantes a distintos niveles: desde el guaperas engreído a la pija malcriada hay todo un espectro de tontería juvenil que funciona a la perfección. Todos son creíbles y les acabas cogiendo cariño (en serio). Pero no todo son mozos, también están otros personajes como el Dr. Hill, un psiquiatra malrollero que te acompaña desde el principio y te hace preguntas sobre tus miedos y sentimientos hacia los distintos personajes, muy al estilo Silent Hill Shattered Memories. Es una mecánica interesante pero muy desaprovechada por lo poco sutil que es.

until-dawn-dont-move
Estos QTEs de mantener el mando quieto son EL HORROR. Fuente.

La historia es un pastiche de clichés de todos los slasher desde los 80 hasta hoy. Sin entrar en spoilers, empieza como una cosa y acaba como otra totalmente distinta, lo cual puede no gustar a más de uno. A mí personalmente me agradó porque daba frescura a una trama inicial muy sosa. Para añadirle más profundidad hay una serie de mini historias interconectadas de las que se pueden recoger pistas a lo largo del juego, siendo coleccionables interesantísimos por los que merece la pena dar vueltas por los escenarios. Otros objetos a los que no hay que perder el ojo son los tótems. Estas figuras con propiedades proféticas avisan de oportunidades, peligros… Y muertes. Los vas a amar y a temer a partes iguales. Un detalle curioso que tienen es que cada uno revela un trozo de una “película” que explica la historia tras la misteriosa montaña en la que tiene lugar el juego.

798036-until-dawn-playstation-4-screenshot-ashley-not-sure-if-it
La mayoría de las veces no tienes ni idea de qué es mejor. Fuente.

A efectos técnicos, Until Dawn es toda una proeza. Donde L.A. Noire se quedaba en el valle inquietante, este juego de PS4 consigue unas caras hiperrealistas del todo convincentes gracias, en gran parte, al flamante Decima Engine; utilizado en Horizon Zero Dawn y Death Stranding. A tal nivel llega que a menudo mientras lo jugaba me preguntaba si no habría sido más fácil grabar las escenas con los actores directamente y hacer una suerte de Night Trap de la nueva generación.

En el apartado sonoro está la agradable sorpresa de que el juego haya llegado doblado enteramente al castellano; con voces conocidas como las de Laura Pastor (Anna en Frozen), Vicente Gil (Mike en Breaking Bad) o Blanca Hualde (Sansa en Juego de Tronos). El resultado es muy bueno aunque a veces el lipsync falla un poco.


En conclusión: Until Dawn es, en términos generales un buen exclusivo de PS4 que es más que unos gráficos bonitos *cof* The Order 1886 *cof* y al que se le puede sacar más jugo del que parece a simple vista.

Y recuerda… Hacer una fiesta con tus amigos en una montaña siniestra donde han ocurrido cosas chungas no es buena idea.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com