¿Dónde están mis honorarios?

Geralt de Rivia, terapeuta familiar

Geralt de Rivia, terapeuta familiar

«Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada.»

—Geralt de Rivia (The Witcher 3: Wild Hunt – Hearts of Stone, 2015)

Bosque de Caroberta

The Witcher 3: Wild Hunt – Blood and Wine (2016). Captura propia

El trabajo peor pagado

Geralt de Rivia, maese brujo. De la Escuela del Lobo, sí. Encantado (en realidad no tanto, y no siempre, porque el cliente inexperto nunca tiene la razón), a su servicio (aunque sé que me vas a pagar un sueldo por el que no merece la pena arriesgar ni la mitad de lo que llevo encima; a veces estoy realmente cansado de esta vida errante en la Senda). Ajá. Entiendo. Por favor, cuéntame más sobre ese monstruo que dices que tengo que matar.

La peor parte de cualquier trabajo es siempre el trato con el cliente; las alimañas en las que hundimos nuestras hojas de plata, a fin de cuentas, no son seres inteligentes. No es, ni por asomo, un oficio sencillo. Después de todo, es bien sabido que ningún brujo muere postrado en su cama, en palabras del viejo Vesemir. La naturaleza del hombre, al contrario que la de las bestias, es impredecible. No me gustaría inclinar la balanza hacia ningún extremo, me voy a permitir apelar a mi neutralidad de brujo: ¿Es la sociedad quien corrompe al hombre nacido inocente, o es el hombre malvado por naturaleza? En este último caso, ¿podríamos escapar de ella? Una cosa sí sé seguro, y es que la volubilidad del carácter humano, si en la ecuación interviene el factor económico en nuestra insaciable y pervertida búsqueda de enriquecimiento personal, puede ser la primera piedra del camino al infierno.

Ser brujo es, sobre todo, un oficio cansado. A todos los niveles. Pero el mundo no necesita un héroe, necesita un profesional.

Colinas de la Gorgona

The Witcher 3: Wild Hunt – Blood and Wine (2016). Captura propia

La subsistencia (¡esto es como la vida real, el trabajo precario está a la orden del día!) en el universo de Geralt de Rivia se basa en la selección cuidadosa, por parte de la jugadora, de contratos y misiones secundarias más o menos relacionadas con la profesión de cazador de monstruos y defensor de la población civil. El principal problema es que, en general, la figura del brujo es un concepto abstracto, idealizado incluso, y los lugareños no saben muy bien qué especificar en sus peticiones de ayuda o no consiguen establecer el límite entre lo que es trabajo del guardabosques o materia para un especialista. Una situación de lo más interesante, pintoresca incluso, por el abanico de situaciones que se generan en consecuencia. En este tipo de trabajos adquieren especial relevancia el contexto, la localización geográfica e incluso el tono del comunicado: no es lo mismo aceptar un contrato publicado por el ejército nilfgaardiano que acudir en auxilio de una diminuta aldea de la Velen profunda.

Las especificaciones del contrato definen el salario: el tipo de bestia, la magnitud de los daños causados, la dificultad, etc. El pago, aunque no siempre, se puede acordar con antelación mediante un sistema de regateo bastante efectivo. Como profesional del sector, estás en tu derecho de decidir si la retribución es justa y, si llegas a la conclusión de que no es así, puedes solicitar una cantidad de oro extra. Dependiendo del nivel de poder adquisitivo del contratista, puedes aumentar más o menos este bonus. Así que, en cierto modo, la recompensa depende de ti como jugadora con moralidad definida —sea cual sea tu estilo— y de hasta dónde estás dispuesta a llegar presionando; no todos tus patrones pueden permitirse el lujo de pagar tus servicios (por ejemplo, en comunidades especialmente rurales, los vecinos juntan sus ahorros para costearlos). Sin embargo, ante una negativa, no te queda más remedio que resignarte y aceptar el salario bruto o negarte a cumplir el contrato, porque aunque tus genes están tan mutados como los de cualquiera de tus presas, aún eres humano (o eso te dices a ti mismo) y tienes corazón, y sabes lo que es la humildad y una vida en la miseria en una sociedad medieval totalmente estratificada.

Alcanzado cierto punto, el dinero más o menos te sobra (el saqueo es tu amigo, pero ante todo ética: roba exclusivamente en localizaciones y tesoros abandonados, no seas mala persona, que los paisanos del campo también tienen que comer. O sí, no sé, yo no estoy ahí jugando contigo; si ya te tratan de monstruo, finalmente deberías de terminar convirtiéndote en uno), y está en tu mano decidir si quieres sacarle algo más de dinero a ese pobre hombre o mujer por pura avaricia o aceptas la cantidad que te ofrece. No todo es idílico en The Witcher. No siempre está en tu mano decidir, ni fijar un precio. Hay imprevistos, hay engaños, y en ocasiones son inevitables, todo depende de tu pericia escogiendo la opción de diálogo que más pueda beneficiarte.

Del descenso al infierno, de cuyo camino se dice que está empedrado de buenas intenciones, trata precisamente la primera expansión de The Witcher 3: Wild Hunt, Hearts of Stone (CD Projekt Red, 2015). Y en tu mano está dejarte arrastrar o no.

Las primeras víctimas del mal

Las primeras víctimas del mal, la misión que inicia la expansión, no deja de parecer un contrato más. Encuentras el anuncio en un tablón en Novigrado: un tal Olgierd von Everec solicita ayuda para ponerle fin a la bestia que ronda las cloacas de Oxenfurt, y que ya se ha cobrado varias bajas. Nada muy espectacular. ¿No debería ser el primer contrato de una expansión tan aclamada algo verdaderamente exótico? Si, como yo, te pones directamente manos a la obra tras haber jugado una partida de 200 y pico horas de trama principal, llegas agotada, porque en cierto modo sabes lo que te espera. Pero en fin, qué le vamos a hacer. Las armas y armaduras de mayor calidad también son más caras de reparar.

[Contrato: Monstruo de las cloacas]

Se hace saber que Olgierd von Everec pagará una generosa recompensa (a negociar) en oro, joyas y objetos de valor a quien descienda a las cloacas de Oxenfurt y mate a la bestia que se ha apoderado de ellas y que está matando a inocentes, con especial predilección por las doncellas. Es una tarea digna de un individuo curtido en mil batallas, un soldado o posiblemente un brujo, alguien que no huya ante los sumergidos, pues las cloacas están llenas a reventar de estas molestas criaturas.   

Para conocer más detalles, diríjanse a la finca de los Garin (al noreste de Novigrado). Pregunten por Olgierd von Everec.

[A PARTIR DE AQUÍ, ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS]

El descenso a los infiernos de Olgierd von Everec

«Conviene matar el error, pero salvar a los que van errados.»

—San Agustín

Olgierd von Everec, nuestro nuevo jefe, es un antiguo miembro de la nobleza de Redania, uno de los Reinos del Norte. Un Señor hecho y derecho*, que derrocha carisma y una facilidad de palabra pasmosa. En la actualidad, tras la caída en desgracia de su linaje, se le conoce bajo el título de Atamán de la Compañía de Armas Libre de Redania, una asociación de bandidos que se divierten saqueando y atemorizando al pueblo llano. Olgierd es, sin embargo, un hombre refinado y educado, acostumbrado a la buena vida y a que su nombre sea temido según se pronuncia en voz alta.

*Guapísimo, y que además se parece sospechosamente a David Beckham.

Presentarse ante la Compañía es particularmente irritante: nadie se toma en serio tu visita y básicamente lo que hacen es vacilarte in game y tratar de confundirte. Un hatajo de panolis analfabetos. Estuve a punto de dejar el juego aquí mismo. Es una escena odiosa, que genera una impotencia visceral, porque todo esto se desarrolla en una cinemática en la que ni pinchas ni cortas y no puedes intervenir. Hasta que hace acto de presencia Olgierd salvador y parece que por fin hay alguien dispuesto a escucharte. Bonus: Puedes dar rienda suelta a tu rabia, callarle la boca y retarle a duelo, en cuyo caso descubrirás que además de bello y lozano (y condenadamente bueno con el sable), ¡es inmortal!

El Atamán es un personaje complejo y retorcido, pero fascinante: es el eje de la trama, el foco de todos los entuertos y al mismo tiempo el objetivo. Hearts of Stone es una narrativa desgarradora donde en más de una ocasión los límites del bien y el mal se distorsionan y nos confunden. Algunos monstruos nacen, otros se hacen.

Inmortal o no, el destino del alma de Olgierd está sellado, como resultado de un pacto con el Señor Espejo, un demonio que concede a aquellos incautos que están lo suficientemente desesperados exactamente lo que desean. Resulta que nuestro Geralt también conoce al Señor Espejo, aunque bajo otra identidad: Gaunter O’Dimm (acrónimo de “GOD”, Dios). Si hacéis un poquito de memoria, es un hombre especialmente siniestro que nos ayuda a encontrar a Yennefer en una de las primeras misiones de The Witcher 3. Por circunstancias de la vida —al brujo la vida no le ni un respiro—, terminas debiéndole un favor, y estás condenada a portar su marca a fuego en la cara hasta que termines de saldar la deuda que Olgierd contrajo con él. Que te han engañado, vamos, con todas y cada una de las letras. Lo que parecía un trabajo rutinario es en realidad algo mucho más profundo para lo que ni remotamente estabas preparada.

Saldar la deuda de tu patrón consiste en cumplir tres misiones relacionadas con su familia: conseguir que su hermano Vlodimir pase la mejor noche de su vida, robar en la cámara acorazada de la Casa de Subastas Borsodi y traerle de vuelta la rosa que Olgierd le regaló a su esposa antes de partir definitivamente y abandonarla.

Al principio todo parece muy sencillo, hasta que te paras a pensarlo y ya llevas más del 50% del DLC jugado y resulta que estás metida hasta el cuello en unas aguas más oscuras que una noche sin luna, de luz al final del túnel nanai y para colmo tienes que hacer de terapeuta familiar (dónde están mis complementos salariales) y arreglarle el corazón partío a un hombre con más esqueletos en el armario que ropa de diario.

Escenas de matrimonio: El mayor temor de Iris

«Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.»

—Mateo 7:13-14

marcin-michalski-mansion-back

Marcin Michalski (2015). Exterior de la mansión von Everec

La tercera y última tarea, gracias a la que descubres qué sucedió en realidad en el matrimonio von Everec, es aterradora. Hasta entonces, sólo conoces la versión de Olgierd, una trágica historia de amor en la que a él, en bancarrota y con una colección de deudas que su familia, despojada de todo estatus, es incapaz de pagar, se le es negado el derecho a casarse con la mujer que ama, la joven Iris Bilewitz. Iris es una talentosísima pintora que vende sus obras bajo el seudónimo Van Rogh. Cuando el padre de Iris descubre la falta de patrimonio de los von Everec, rompe el acuerdo matrimonial y promete a su hija con el príncipe heredero de Ofir. Olgierd le propone a Iris huir, pero ella no quiere cortar sus lazos familiares. Es en este momento cuando el Atamán recurre a Gaunter O’Dimm a fin de que el demonio le ayude a recuperar la fortuna familiar para poder casarse con Iris, el amor de su vida.

Nuestro objetivo aquí es encontrar a Iris y recuperar la rosa que Olgierd le regalara como prueba de amor el día de su despedida, con la dificultad añadida de que la residencia von Everec lleva años abandonada y la pintora, asesinada por la soledad, es un espíritu desgarrado por el dolor y la ira que hará todo lo posible por matar a Geralt antes de entablar conversación con él.

La misión propiamente dicha, macabramente titulada Escenas de matrimonio, se desarrolla en el Mundo Pintado, al que accedemos por voluntad de Iris tras haberle proporcionado a su cuerpo un entierro digno y un lugar donde descansar para la eternidad. El Mundo Pintado es una suerte de realidad alternativa confeccionada a partir de los recuerdos de la joven sobre su pasado conjunto con Olgierd, una trampa mortal en la que sus miedos campan con total impunidad. Iris necesita contarnos su historia, y para ello tenemos que reconstruir los hechos a través de sucesos y localizaciones clave dentro de la mansión.

[Entrada de personaje: Iris von Everec]

Al principio, los recuerdos de Iris von Everec evocaban los días felices en compañía de Olgierd, pero cada vez se volvían más y más tenebrosos. De hecho, incluso sobre los más alegres se cernía una inquietante sombra que presagiaba algo terrible: Iris von Everec era una mujer sensible y había notado cambios sutiles en el comportamiento de su marido. Sin embargo, no tuvo el valor de indagar en las causas.  

Aquí es donde nos damos cuenta de la verdadera naturaleza del hombre por el que nos estamos jugando la vida. Olgierd no sólo tontea con poderes sobrenaturales que son claramente superiores a él, sino que somete a Iris a tal indiferencia y aislamiento que la artista termina temiendo a su marido por encima de todas las cosas. A despertar su ira, más concretamente. La prueba de esto, y es cuando se me encoge el corazón y tengo que dejar de jugar hasta el día siguiente, es que el encuentro con El mayor temor de Iris, al que hemos de vencer en combate para liberarla definitivamente del dolor que mantiene su espíritu encadenado al plano de los mortales resulta ser, efectivamente, Olgierd, en su forma más monstruosa y pervertida. Recrear y enfrentarse a las pesadillas de Iris nos lleva a la conversación final; obtener la rosa para Olgierd no es realmente necesario, sólo modifica un aspecto del encuentro con el Atamán a tu regreso. No queda del todo claro cómo la pintora descubre que el comportamiento de Olgierd es el resultado del trato de éste con Gaunter O’Dimm, pero hablar con ella revela que efectivamente tiene conocimiento de la existencia de este pacto, a pesar de no sentirse capaz de profundizar más por temor a la respuesta de su esposo.

[Entrada de personaje: Iris von Everec]

El corazón de Olgierd von Everec se había vuelto de piedra, convirtiéndolo en un monstruo. Iris odiaba al ser en que se había transformado su marido, pero no pudo dejar de amarlo. La pareja atravesó un amargo periodo de convivencia hasta que Olgierd le puso fin abandonando a su mujer. Iris nunca asumió la separación y de hecho ni siquiera pudo leer la carta de despedida de su marido, aunque conservó la rosa violeta que le entregó al marcharse, que pasó a ser el punto de fuga de todo el amor y la nostalgia que hacían estragos en su alma. Cuando murió, estos sentimientos no resueltos anclaron su espíritu a este mundo y siguieron haciéndola sufrir.

Velen

The Witcher 3: Wild Hunt – Hearts of Stone (2015). Captura propia

«El mal es el mal. Que sea un mal menor, mayor o mediocre… Eso da igual. El nivel de mal es arbitrario, la definición confusa. Si debo elegir entre un tipo de mal u otro… Prefiero no elegir nada.»

—Geralt de Rivia (The Witcher 3: Wild Hunt – Killing Monsters, 2013)

A tu patrón eres libre de decirle que Iris le odia por haberse convertido en un hombre con el corazón de piedra y tornar su matrimonio en un infierno o, por el contrario, afirmar que le ha perdonado entregándole la rosa. Pero espera, que esto se pone aún más interesante, porque ahora que Olgierd no tiene ninguna deuda pendiente con Gaunter O’Dimm, es hora de que el Señor Espejo reclame su alma, y tú puedes ser una mera espectadora del fin de su inmortalidad o redimirle y devolverle su alma. Oh là là. En todo caso, si decides darle una segunda oportunidad porque te sientes especialmente benevolente o porque verdaderamente crees que los monstruos no nacen, sino que los moldean sus circunstancias personales, tienes que ganar a Gaunter O’Dimm en su propio terreno: el engaño y los juegos de palabras.

La decisión final es tuya, cómo no. Porque aquí hemos venido a jugar, y ya que has saldado una deuda que no te corresponde, ¿por qué no formar parte del proceso hasta el final? Como jugadora, ¿hasta qué punto estás dispuesta a involucrarte en la historia familiar de los von Everec, y cuánto quieres sacrificar por el hombre que te ha contratado para silenciar sus errores a costa de tu esfuerzo y de tus habilidades? ¿Eres capaz de jugártelo todo a una carta por alguien que en primer lugar no ha sido sincero contigo? ¿O llegado este punto te hierve la sangre y lo único que quieres es lavarte las manos de una vez y no saber nada nunca más de todo este embrollo?

Ser brujo es, sobre todo, un oficio cansado. A todos los niveles.

Benkelham

The Witcher 3: Wild Hunt – Hearts of Stone (2015). Captura propia

Bibliografía e información adicional

www.artstation.com/banditpencil

www.artstation.com/nemanjas

www.artstation.com/tinek

www.witcher.wikia.com

www.youtube.com/TheWitcher

Cómprame un café en ko-fi.com

thebedisburning
thebedisburning @thebedisburning

Juego a cosas y le hago fotos a los baños. El tatuaje de la Marca del Forastero no me ha dado ningún poder.

12 comentarios
BoKeRoN
BoKeRoN 08/04/2018 a las 5:28 pm

NO SOY EL ÚNICO QUE VE EL PARECIDO CON BECKHAM, ALBRICIAS.
¿Los baños que tal?

thebedisburning
thebedisburning 08/04/2018 a las 8:27 pm

¿¿¿pERO TE PUEDES CREER QUE EN THE WITCHER 3 NO HAY BAÑOS???

Elsa Castelo
Elsa Castelo 08/04/2018 a las 5:55 pm

Este juego y sus DCLs son simplemente maravillosos. La historia es cautivadora, las conversaciones increíbles, y esa línea tan fina en las decisiones (además de un terrible dolor de cabeza) muy compleja.

thebedisburning
thebedisburning 14/04/2018 a las 2:59 pm

Jugar a The Witcher es un sufrimiento constante pero también compensa y merece totalmente la pena (war flashbacks de todas las decisiones terribles que he tomado in game) 💖

BoKeRoN
BoKeRoN 08/04/2018 a las 10:29 pm

¡Madre de dios, no hay baños! Fallo fatal, que le quiten los gotys XDDDD

thebedisburning
thebedisburning 10/04/2018 a las 6:02 pm

Ni en el juego principal, voy a escribir a CD Project.

Aonia Midnight
Aonia Midnight 10/04/2018 a las 1:50 pm

¡Qué pasada de artículo!

thebedisburning
thebedisburning 10/04/2018 a las 6:03 pm

¡Muchísimas gracias, ayyy!

GloomyMonday
GloomyMonday 13/04/2018 a las 11:01 pm

Me encantan tus análisis, en serio *____* Incluso sin haberme jugado los susodichos DLCs siguen siendo una pasada!

thebedisburning
thebedisburning 17/04/2018 a las 10:42 pm

¡Muchísimas gracias, boni! 😍 Nunca es tarde para caer en el pozo de The Witcher 3, muajajaja 😈

Dryadeh
Dryadeh 14/04/2018 a las 1:11 pm

Oye, de verdad, ¡qué artículo más precioso! Me ha gustado mucho la introducción desde el pov de Geralt, las citas son un complementero perfecto y tu análisis del DLC me ha chiflado. Me he dado cuenta de que me había olvidado de casi todo (ni siquiera recordaba si ayudé a Olgierd al final o no, pero creo que sí, porque tuve que resolver una prueba de Señor Genio Del Mal). La misión de Escenas de matrimonio me chifló. Tan triste, tan trágica…
Articulazo. Felicidades.

thebedisburning
thebedisburning 17/04/2018 a las 10:45 pm

Un millón de gracias por leer y tomarte la molestia de comentar, y un placer que te haya gustado tanto (que no se note que me gusta llenar los artículos de CITAS) ❤️ Me he jugado los dos DLC seguidos y Hearts Of Stone es el que más me ha tocado personalmente a todos los niveles, aunque sea el más cortito.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: