Lo primero que os voy a contar de Horizon Chase es que es un juego de carreras para móviles desarrollado por el estudio brasileño Aquiris y puesto a la venta en verano de 2015. Probablemente los que me vayáis conociendo os preguntaréis qué hace Pauler reseñando un juego que no tenga mínimo cuatro años de antigüedad (¿no eras tú la friki del retro?), pero tranquilos que todo tiene su explicación. Y aquí es cuando os cuento que Horizon Chase no es un juego de carreras cualquiera, ya que todo él —desde el concepto pasando por los gráficos hasta llegar a la banda sonora— está inspirado en grandes pesos pesados del género de los años 80 y 90. O sea, nos encontramos ante un juego tremendamente adictivo desarrollado para plataformas móviles que bebe directamente de juegos arcade de 16 bits como Top Gear, Out Run, Lotus Turbo Challenge y Rush.

Horizon Chase utiliza el espíritu de estos grandes clásicos para construir un juego actual, ágil y estético con una base muy sólida. Para quien haya jugado alguno de los juegos que he mencionado antes será muy sencillo reconocer su legado en la jugabilidad de Horizon Chase: la sensación de velocidad, los cambios de rasante impredecibles, las autovías sin fin, el consumo desmedido de gasolina y los cambios de hora y clima, entre muchos otros detalles. Básicamente cuando jugamos a Horizon Chase nos encontramos ante un homenaje a los primeros grandes juegos de carreras hábilmente combinado con la gracia y agilidad de los juegos actuales, en especial de los juegos para móviles.

screenshot_20161211-181327
3… 2… 1… ¡Ya! Corre y reza para que no se te pongan muchos domingueros por delante.

El modo de juego en Horizon Chase es muy sencillo: contamos con nueve escenarios ambientados en nueve países o estados diferentes como California, Sudáfrica o Grecia. Cada uno de estos escenarios tiene tres zonas básicas con dos o tres carreras cada una, más una zona especial desbloqueable que nos otorgará una carrera más. Esto hace un total de 72 pistas. Durante las carreras tendremos que evitar soltar el acelerador en la medida de lo posible y utilizar todos nuestros reflejos para tomar bien las curvas, esquivar y adelantar coches rivales, gestionar nuestros valiosos turbos (siempre empezaremos con tres pero podremos encontrar más durante la carrera) y recoger las fichas que nos permitirán desbloquear nuevos escenarios y carreras especiales. Todo esto mientras controlamos el consumo de gasolina y hacemos lo posible por recoger las recargas de combustible que encontraremos a lo largo de los circuitos. Para completar un escenario al 100% deberemos ganar la copa de oro en todas las carreras (o sea, llegar los primeros) y recoger todas las fichas que hayamos encontrado en los circuitos. Con estas fichas, además, desbloquearemos nuevos escenarios y carreras especiales que nos permitirán ganar mejoras y nuevos vehículos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cuanto a los coches el juego nos permite escoger sólo uno desde el principio, pero conforme vamos ganando carreras podremos obtener hasta 16 distintos. Además de variar en el diseño, cada coche tiene sus propias características en cuanto a velocidad, manejo, aceleración, consumo de combustible, turbo, etc. Al avanzar en el juego y desbloquear y ganar las carreras especiales, podremos obtener mejoras para las características de nuestros coches, con lo que cada vez contaremos con mejores vehículos. Esta opción es especialmente interesante teniendo en cuenta que el juego permite conectar con Facebook y competir contra amigos, con lo que en un modo competitivo se vuelve más importante contar con coches especialmente rápidos o muy manejables.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Personalmente la jugabilidad de Horizon Chase me ha parecido excelente: es un juego rápido y adictivo, con un manejo muy sencillo e intuitivo que además tiene hasta siete opciones de configuración incluyendo la posibilidad de conectar un gamepad. Aunque el modo de juego es muy similar al de Top Gear y Lotus Turbo Challenge, los desarrolladores han hecho un muy buen trabajo de adaptación a las exigencias actuales, eliminando los aspectos estratégicos más farragosos como era la necesidad de pasar por boxes a recargar gasolina y sustituyéndolos por mecánicas más ágiles como la recogida de objetos. Las carreras son muy rápidas —no suelen durar más de dos minutos— y su frenetismo resulta muy divertido. Horizon Chase no busca ser un juego de carreras realista, por lo que la estructura de las carreras recuerda más a un Temple Run que a un Need For Speed. Esta estructura es siempre la misma: empiezas en último lugar, haces lo posible por adelantar al mayor número de rivales en la primera vuelta mientras ahorras turbos y evitas usar el freno, estudias la disposición de las fichas y de las recargas de combustible en el circuito y empleas las últimas vueltas en recoger todos los objetos posibles al tiempo que alcanzas y adelantas al escurridizo primer rival. El resultado es que cualquier pequeño error te puede costar el primer puesto o puede dejarte tirado sin gasolina en mitad de la pista, por lo que el empeño en repetir una y otra vez la misma carrera hasta que te sale perfecta no sólo es muy real, sino que es probablemente lo que motiva al juego y su mayor factor de enganche.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los gráficos del juego son un derroche colorista y están claramente inspirados en los arcades de los años 80 y 90. A pesar de utilizar tecnología 3D Horizon Chase emplea diseños deliberadamente poligonales, colores brillantes y escenarios casi oníricos. De hecho una de las cosas que más me gusta es la ambientación, ya que al igual que ocurría en los juegos en los que está inspirado, anochece o amanece en mitad de las carreras y el clima es variable. Podemos encontrarnos conduciendo entre la lluvia, una tormenta de arena o incluso una tormenta eléctrica. Cada uno de los escenarios tiene su propia personalidad y no hay un circuito igual a otro en cuanto a ambientación. Todos los detalles gráficos están muy cuidados y trabajados con cariño y eso hace que no sólo te apetezca jugar las carreras porque son divertidas, sino también porque te parecen bonitas y quieres descubrirlas.

screenshot_20170103-160404
Aaaah este melancólico y lluvioso paisaje casi me hace olvidar que estoy a punto de derrapar en dirección al fracaso.

Me gustaría hacer también mención a la banda sonora porque es obra del escocés Barry Leitch, responsable de las bandas sonoras de Top Gear, Rush y Lotus Turbo Race Challenge. De hecho Aquiris es un estudio brasileño, país en el que Top Gear tuvo un éxito considerable, por lo que no es de extrañar que hayan sido ellos los encargados de desarrollar a su sucesor espiritual. Cuando contactaron con Barry Leitch para componer la banda sonora de Horizon Chase éste se mostró encantado y, utilizando de inspiración sus propios temas para Top Gear, compuso una serie de arreglos electrónicos muy pegadizos. Podéis escuchar uno de los temas de Horizon Chase en el Soundcloud del propio Leitch al que él se refiere, precisamente, como Top Gear Re-imagined.

En definitiva Horizon Chase es un juego muy recomendable, apto tanto para los que quieren echarse una partidilla rápida como para jugadores ávidos de completar retos más exigentes. Es divertido, adictivo, bonito y muy jugable. Además, para mí tiene el valor añadido de ser un homenaje a sus predecesores. Lo podéis descargar gratis de la App Store y de Google Play, aunque para poder jugar todos los circuitos hay que pagar 2,99 euros. Quizá os parezca absurdo tener que pagar más de un euro por un juego de móvil pero lo cierto es que yo no tuve ningún reparo en comprar el juego completo una vez probé los primeros circuitos. Creo que Horizon Chase es un juego de calidad, bien trabajado y que si fuera para cualquier otra plataforma su precio nos parecería del todo irrisorio.

Para terminar os dejo un par de vídeos con los gameplays de Top Gear (Super Nintendo, 1992) y de Horizon Chase, para que podáis ver por vosotros mismos hasta qué punto se ha inspirado éste último en los clásicos.

 

Si queréis saber más sobre Horizon Chase, podéis visitar su página oficial aquí.

Nota: todas las capturas de la reseña son propias, extraídas de mi propia versión para Android del juego.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com