No siempre voy a venir a hablar de lo buenos que son los juegos, lo maravillosas que son sus bandas sonoras, su jugabilidad, etc. Porque no siempre es así, y hoy es de esos días que dices, hoy me toca ser mala, pues porque sí, porque NekoPara vol.1 no se merece una horda de halagos por mi parte… ni por parte de nadie.

NekoPara te pone en la piel de Kashou, un pastelero que se muda a la ciudad para abrir su nueva pastelería y comenzar su nueva vida. Hasta ahí bien, sin embargo en sus cajas de mudanza aparecen dos niñas gato, dispuestas a acompañar a su master en su nueva vida.

Aquí yo ya empezaba a volverme loca, por qué dos catgirls se envían a si mismas en dos cajas de cartón sin apenas ventilación, por qué no han preferido, no sé, algo más de personas normales, como pillar la RENFE.

Chocola y Vanilla, que son las dos chicas gato que aparecen en cajas de cartón en La Soleil, la nueva pastelería, son dos de las seis gatas que su familia tenía en casa. Las dos hermanas echaban tanto de menos a su master que decidieron irse a vivir con él a su nueva casa.

Kashou explica que las catgirls son humanoides genéticamente modificadas con ADN de gatos (tela, eh, tela) y que se han convertido con el tiempo en mascotas y en compañeras sentimentales de sus amos.

Aquí fue ya cuando me petó la cabeza, porque ya sabía por dónde iban a ir los tiros con este juego. Es decir, en qué momento de tu vida te planteas considerar a una niña como una mascota y además de tener esa concepción de ella ¡querer tener sexo con ella!

Después de una introducción bastante pobre, donde las dos chicas discuten con Kashou por no querer comprarles champú, aparece el opening del juego y empieza realmente NekoPara.

Nekopara-logo1resized2.jpg
A ver, son muy waifu material pero no merece la pena, creedme.

La historia, como todos esperamos de este tipo de novelas visuales, es bastante insulsa y sinsentido, siendo el único objetivo que te masturbes jugando, y te introducirán a lo que interesa cuanto antes.

En la versión censurada, una vez que Kashou decide que es buena idea que las dos catgirls se queden (y de que Chocola le haga un poco de chantaje emocional) los días transcurrirán más o menos normales, pasará la hermana de Kashou por la pastelería un par de veces y un día de ellos vendrá con el resto de las catgirls con la intención de enseñarle a Kashou cómo debe tratar a sus nuevas compañeras gatunas.

Como Chocola y Vanilla están dispuestas a ayudar a su master en la pastelería, es necesario que aprendan lo básico del comportamiento humano y dejen de ser tan gatunas. El resto de sus hermanas tendrán que enseñarles cómo comportarse si quieren conseguir el cascabel que acredita que son catgirls independientes.

De esto, por supuestísimo, Kashou no tenía ni idea. Porque claro, tienen que introducírtelo a ti como jugador, que sí que no sabes como funcionan los cuidados de las catgirls, principalmente porque fuera de la ficción no existen.

No hace falta que te pongas a pensar mucho para que te des cuenta de que no tiene sentido. Kashou, que ha vivido con SEIS catgirls desde hace un par de días afirma no saber nada del cuidado de las catgirls, así como que es necesario que necesitan un cascabel con un chip para salir solas a la calle.

Que puede que su hermana estuviera a su cargo y fuera ella quien hiciera todas esas cosas, pero que son seis, que de alguna vez te tendrá que sonar, a no ser que estuvieras encerrado en el sótano hasta hace dos días y por eso te has marchado.

Podrían haberlo introducido de otra manera, que Kashou les diera clases, que a ellas no les apeteciera y que su querido master hiciera hincapié en lo importante que es. Pero bueno, esto es cosa mía que soy muy tiquismiquis.

Bueno, el caso es que luego les dan los cascabeles, lo básico del comportamiento catgirl más humano y tan felices ellas.

mainpage_2
Todas con su cascabelito excepto Chocola y Vanilla

Llegamos al momento el cual todos estamos esperando, el folleteo, el momento de la trama en el que tus dos preciosas mascotas deciden que es buena idea ser más que mascotas (nunca pensé que llegaría a escribir sobre zoofilia). 

Chocola y Vanilla son mucho más humanas en aspecto, pero en comportamiento y en biología, se asemejan más a los gatos. ¿Qué quiero decir con esto? Que la manera que tuvieron para inventarse un fuerte deseo sexual repentino de tus dos mascotas hacia ti fue que estas tuvieran celo.

Y básicamente es así, que no saben qué les pasa pero de repente les gusta mucho tu olor, no te dejan en paz y dejan de controlar sus actos. La primera en caer es Chocola y luego Vanilla, pero sin duda lo mejor de la situación en la que descubren que están en celo sucede cuando Chocola no puede aguantarse más, mágicamente Vanilla entra por la puerta de la cocina y ve a su hermana supuestamente enferma encima de Kashou. Vanilla, que es muy lista ella, supone que su hermana está en celo así que para asegurarse decide que lo mejor es intentar masturbar a Chocola delante de Kashou.

Después de esta mágica escena y de que Chocola y Vanilla caigan rendidas ante los encantos de su master, las dos catgirls comienzan a salir con Kashou, en plan de novietes así gratis, porque tú lo vales.

El juego tiene una forma muy curiosa de terminar, curiosa en plan mal, me dejó con esa sensación de que lo habían querido cerrar pronto y con prisas. Básicamente Kashou se pone enfermo y las gatas salen a la calle por medicina sin sus cascabeles, una agente de policía las ve y les dice amablemente que las acompañe a comisaría porque al no tener cascabeles no deberían salir a la calle solas. El caso es que se niegan y Kashou aparece para salvarlas y fin. SÍ, Y FIN.

Que no sé de qué las iba a salvar, de ir a comisaría a esperar a que Kashou fuera a buscarlas, menudo dramón. Además de que Kashou estaba en la cama aparentemente hecho un trapo de lo enfermo que estaba pero se pega una maratón para buscar a sus dos preciadas gatas.

community_image_1420810777.gif
Así de cansada me siento yo después de explicaros la historia del juego

Bien, una vez que la historia está más o menos aclarada, vamos a entrar en otros campos que también tienen tela.

Primero que todo, Nekopara es una novela visual que no tiene ningún tipo de decisión a lo largo de su historia, simplemente es leer, ser un mero espectador de lo que está pasando y nada más que eso.  Aunque una cosa sí que puedes hacer, si presionas una letra del teclado o si juegas en versión ventana y mueves la ventana hacia los lados de la pantalla les botarán los pechos a las gatas.

No hay ninguna interacción con el juego y lo único que existe es para que le boten los pechos a las pobres muchachas. ¡Y es un logro oculto en Steam!

Y otra cosa, la versión de Steam está censurada (que es la que yo he jugado) y no existe parche alguno que te puedas descargar para poder jugarlo. El supuesto parche que existe es tener que comprarte el mismo juego desde otra página ajena a Steam pero con la ventaja de que vas a poder ver otro tipo de escenas, vas a poder ver a las gatas en acción, vamos, el resto es igual.

Y por si fuera poco esta versión cuesta 19’99$, dicho claramente, 10 euros más que la versión de Steam por un par de imágenes de Chocola y Vanilla en tetas.

Como conclusión y desde mi punto de vista os digo que no merece la pena, por lo menos no la versión censurada. En vuestras manos está averiguar cuánto merecen la pena las nekopajas, y literalmente.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com