Hoy os invito a un viaje en el tren de la nostalgia y los feels de la mano de uno de los mejores videojuegos del género “hack and slash” jamás programado; MediEvil.

¿Qué me decís? ¿Salvamos Gallowmere de la plaga zombi del hechichero Zarok?

MediEvil, o Dead Man Dan en sus inicios, nos cuenta la historia de Sir Daniel Fortesque, héroe legendario de Gallowmere. Sólo que bueno, ya sabemos cómo va eso de las leyendas… hay parte de verdad y parte de mentira, y esto no es una excepción para nuestro querido Dan. Sí, Sir Daniel Fortesque luchó en la primera batalla para defender la tierra de Gallowmere de las malas artes de Zarok, lo que la gente no sabe es que murió de manera patética por un flechazo en la primera carga.

Pero no es tarde para Daniel, el destino le brindará una segunda oportunidad para poder reclamar con orgullo su título de héroe y salvador de Gallowmere, ya que Zarok ha vuelto y quiere venganza…

511960-med
¿Whumpf wompph whuh?

Así empieza esta gran aventura gráfica, de la mano de los desarrolladores de SCE Cambrigde Studios y publicado por Sony para su consola PlayStation en 1998. En el año 2000 tuvo una secuela, titulada de MediEvil 2, con aires más góticos y con Jack el Destripador como némesis. En 2005 tuvo un remake de su historia original para la plataforma portátil de Sony (PSP), MediEvil: Resurrection.

Hay que destacar este juego no sólo por su jugabilidad y entretenida historia (y adorable protagonista, he de añadir), sino por su estética y ambientación, con unos aires burtonianos que se pueden apreciar en el diseño de personajes y paisajes, en la temática de su historia y en la banda sonora, a cargo de Paul Arnold y Andrew Barnabas.

gfs_93994_2_1
Sir Dan zurrándole al Pumpking King.

Es uno de los primeros títulos que jugué en mis años mozos, incluso antes de tener una PlayStation propia. Estaba disponible en el videoclub donde yo vivía y mi padre alquilaba la consola junto con el juego todos los fines de semana. Tengo muy buenos recuerdos de turnarme con él y mi hermano pequeño para superar los primeros niveles del juego, el Cementerio y el Mausoleo. Esos eran fáciles, pero también recuerdo habernos roto los cuernos para recolectar todos los ítems y cálices de cada nivel, y muchas, muchísimas muertes patéticas.

Acompañas a Dan por las tierras de Gallowmere, luchando contra la nigromancia de Zarok, que ha resucitado a todos los muertos (Dan inclusive) y embrujado a todos los vivos. Cada nivel te abre la posibilidad de recoger runas para abrir zonas nuevas del mapa, y resolver mini-puzles, normalmente relacionados con el Cáliz de Almas. Como la cabronada que es restaurar la puta trilladora de trigo en el nivel de los espantapájaros, aún lo recuerdo con odio intensito después de tantos años.

Dicho cáliz es el pasaje a la Sala de los Héroes, donde los compañeros de batalla de Dan (algunos más simpáticos que otros) viven su afterlife en un eterno festín y tienen esculturas conmemorativas a su valor en batalla. Estos héroes recompensan a Dan cada vez que este visita la sala, ya sea con nuevas armas (martillo, ballesta, mandoble…) o con dinero y botellas de vida. Cada vez que quieres entrar, no sólo debes encontrar el cáliz, sino que debes llenarlo con las almas de tus enemigos, de lo contrario, aunque lo encuentres, no lo podrás coger.

Dentro de los distintos escenarios hay zonas desbloqueables a las que en un principio no podrás acceder (MediEvil permite revisitar los diferentes escenarios) o tendrás que hacerlo mediante ítems que consigues en niveles anteriores (como el Talismán de la Bruja o la Armadura de Dragón).

chalice
¡Las vas a pasar putas para llenarme y encontrarme!

Además de niveles de matar mobs y resolver pequeños puzles, también hay niveles de Guantelete, donde te las ves y deseas con toneladas de bichos que van a estar encantados de mandarte de vuelta a tu cripta de una patada en tu huesudo trasero. Los bosses no son nada complicados, ya que la mayoría sigue un patrón bastante fácil y no es demasiado tedioso derrotarles, sobre todo si usas armas a distancia, como el arco o la ballesta.

Así pues, Sir Dan recorrerá toda la tierra de Gallowmere, guiado por quisquillosas gárgolas, hasta su enfrentamiento final con el hechicero Zarok, que le redimirá como héroe salvador de Gallowmere y le otorgará su merecido lugar en la Sala de los Héroes donde estará de fiesta eternamente junto a sus compañeros de batalla. Aunque su falta de mandíbula inferior le supone un pequeño problemita a la hora de emborracharse como quiere.

hqdefault
¡¡Whumph wupf whuphnm!!

Recuerdo este juego con mucho cariño y estar escribiendo este artículo me hace morirme de ganas de volverlo a jugar y ayudar al charlatán entrañable de Dan a salvar el mundo y recuperar su honor :__).

Buy Me a Coffee at ko-fi.com