1235150_648336561851342_1577586127_n

He venido aquí a hablar de una IA. Sí, una IA. Otra vez. Pero… ¿y si os dijese que esta vez la IA además es un traje? Seguro que os hace pensar en Iron Man y Jarvis. Aunque no es el caso, porque aparte de hablar de una IA también quiero hablar de videojuegos, que para eso estamos aquí. Hoy quiero presentar otra pequeña maravilla indie: The Fall.

Pocas veces el primer juego de una desarrolladora se convierte en un éxito, pero la gente de Over The Moon consiguió llevarse el premio gordo. O, al menos, todo lo gordo que puede ser para un indie, claro. La historia, unida a un estilo de juego que te obliga a pensar en cómo hacer algo sin romper las normas de la IA, ha hecho que con tan sólo el Episodio 1 hayan conseguido meterse en más de un corazoncito SciFi.

Pero vayamos al grano, que no me pagan por la publi.

2016-11-23-11
Ser un robot es más estresante de lo que parece

En The Fall te metes en la piel (o quizá debería decir “tejido”) de A.R.I.D., un traje de combate (con una voz que se parece extremadamente a la de EDI, de Mass Effect) cuya misión principal es ayudar a su humano a mantenerse con vida. Eres una IA que no puede mentir, y el juego nos recuerda una y otra vez esa norma. Esa maldita norma que te va a hacer sufrir continuamente porque durante los diálogos verás una opción que podría solucionar todos tus problemas, pero no la puedes utilizar porque es mentira. Y, como humanos, os parecerá frustrante. Sin embargo, siguiendo la primera ley robótica de Asimov, también debes recordar en todo momento que “un robot no hará daño a un ser humano, o por inacción, permitir que un humano sufra daño”. Y ahí tendremos una clave para ir avanzando en nuestro camino.

Durante una accidentada llegada a un planeta remoto, A.R.I.D. se activa, descubriendo que su piloto está inconsciente y debe buscar atención médica inmediatamente. Aunque los problemas sólo acaban de empezar. Tras el golpe del aterrizaje la mayor parte de tus sensores no están operativos y debes ir activándolos a medida que juegas. Y para ponerlo todavía más difícil, no sabes por qué estás ahí, no tienes ningún log con información sobre hacia dónde se dirigía el piloto, ni por qué cayó exactamente ahí. No sabes absolutamente nada.

2016-11-23 (8).png
A.R.I.D. duda sobre si encontró a Jesucristo o a Brian

Tu camino empieza con la exploración del planeta, concretamente lo que parecen ser unas instalaciones tecnológicas en las que encuentras una multitud de robots despiezados, trajes crucificados y… al Caretaker, un androide encargado de la seguridad de las instalaciones. Y al que parece que no le gusta ni un poquito que haya intrusos en su territorio. Nos habla, pide identificación al piloto pero está inconsciente, y lo que podríamos solucionar con una mentirijilla se convierte en un problema más gordo. Decide que eres un robot defectuoso y debes ser destruido.

Sin entrar en spoilers no os puedo contar mucho más, a partir de aquí os vais a encontrar con puzles (que de fáciles tienen poco), dilemas morales, desafíos a la lógica robótica e incluso, como jugador, puede que te surjan algunas dudas éticas. A todo eso le añadimos una ambientación siniestra y solitaria que reina en todos los escenarios y unos controles muy manejables que hacen que puedas disfrutarlo aunque no seas jugadora habitual.

2016-11-23 (12).png
Al final A.R.I.D. ya no sabe si sube o si baja

Por último, como sé que en cuanto veáis la sorpresa final vais a querer más, os anticipo que la segunda parte, “The Fall Part 2: Unbound”, está programada para salir en Q1 2017 (si no hay más retrasos) y en principio está pensado como una trilogía, pero hasta que pueda jugar esa segunda parte no daría nada por hecho. Además, está disponible en Steam, GOG, Humble Bundle, PS4, Xbox One e incluso WiiU. No tenéis excusa, está en todas las plataformas, jugad y dadle amor a A.R.I.D, que la vais a adorar.

Confiad en mí, al fin y al cabo no puedo mentir.

x
Buy Me a Coffee at ko-fi.com