Los Sims es uno de los juegos de PC más exitosos de todos los tiempos. Ha llegado a tener 4 juegos de PC, con sus numerosas expansiones y packs de contenido, así como algunos juegos de móvil, de Xbox e incluso de Game Boy. Pocas personas hoy en día pueden decir que no han jugado, y nadie puede admitir que no ha oído hablar sobre él; sin embargo, por esos pocos debemos hacer una pequeña introducción sobre el juego.

¿Qué son, pues, Los Sims? El juego es, básicamente, una casa de muñecas virtual, donde creas tu personaje, tu casa, las relaciones entre tus personajes y los controlados por la IA… Al ser virtual, y no físico como las muñecas, tus Sims crecen, tienen hijos, envejecen y, finalmente, mueren. Así, de primeras, no parece nada nuevo o novedoso, pero ya hemos mencionado la gran acogida que tienen y la cantidad de fans que lo siguen.

Algunos jugadores disfrutan más creando a sus Sims, intentando que se parezcan a ellos (idealizados, obviamente), o creando el Sim opuesto a lo que son. Otros, entre los que yo me incluyo, disfrutamos más creando las casas, esas mansiones que por desgracia no llegaremos a tener, pero siempre quedarán en nuestros recuerdos. Otros disfrutan ascendiendo en sus distintos empleos, formando familias…

screenshot_2017-02-20-13-30-06-920_com-miui-videoplayer
No es una mansión, pero siempre me he sentido especialmente orgullosa de esta casa

Metiéndonos en materia, podríamos tener dos perfiles de jugadores: los que juegan y los que matan. Me explico. Después del arduo trabajo de crear a tu(s) Sim(s) y su mansión (seamos sinceros, Rosebud y Motherlode siempre nos salvan la vida), algunos comienzan a crear la exitosa vida de sus Sims, buscan pareja, forman una familia, ascienden rápidamente en su carrera laboral, con o sin trucos (sí, hay trucos para todo; pero todo es TODO)… así, si has decidido jugar sin usar ningún truco para construir tu casa, puedes comenzar a aumentar los lujos y el tamaño de tu casa, puedes permitirte tener hijos e, incluso, una mascota (por desgracia aún no tenemos esa expansión en los Sims 4, pero la esperanza nos mantiene con vida).

Y luego nos encontramos con el otro perfil. Ese perfil oscuro y malvado que todos tenemos y que no nos deja crear y mantener una familia perfecta y feliz. Es ese lado el que nos obliga a quitar las escaleras de la piscina con tus Sims dentro (desgraciadamente, en los Sims 4 no funciona y tienes que poner vallas alrededor de la pisicina). Ese mismo lado oscuro nos lleva a encerrar a Sims en habitaciones sin puertas o a cometer todo tipo de infidelidades y causar la ruptura de la familia. Yo no me puedo incluir en este perfil, más que nada porque me suelo aburrir de mis Sims y empiezo a crear nuevos personajes y mansiones. Pero hablando con gente que no se aburre como yo, la gran mayoría me cuenta cómo maltrataba a sus Sims. Pero no, no penséis mal, que no son psicópatas, solo le dan más emoción al juego. Deja de ser un inocente juego PG12 y comienza a ser un juego de terror, tipo Saw, en el que todo a tu alrededor puede ser un arma: la piscina (un clásico), la chimenea (compra una barata y déjala encendida toda la noche: incendio asegurado), habitaciones sin puertas ni muebles… Y luego te encuentras con las muertes más estrambóticas que, sin haberlas planeado, matan a tus Sims: desde arreglando la televisión o el ordenador, hasta que se te queme la cocina y se chamusque tu Sim por hacer una ensalada (me ha pasado). He leído, además, que tus Sims se pueden morir de un ataque de risa (estando muy vacilón) o incluso de un exceso de ñiquiñiqui cuando tus Sims están en la vejez.

img_20161230_180856
Aquí tenéis a la pobre infeliz que quedó así mientras hacía una ensalada (aunque por lo menos no murió)

Y luego tenemos aquellos que se dedican a “probar”. Hace poco vi un vídeo de un youtuber que decidió ver qué pasaba si metía en una casa a 100 infantes con un adulto, solo por curiosidad, cuando salió la actualización en la que se introducía a los pequeños jugables de la casa.

Concluiremos diciendo que Los Sims es, como poco, un juego divertido, en el que si te cansas de jugar puedes empezar de cero y crear una historia/mansión/Sim totalmente diferente. Además, quién sabe, puede que encontremos nuestra verdadera vocación mientras jugamos: arquitecto/diseñador de interiores, estilista, escritor de historias de terror y asesinatos…

Y vosotros, ¿en qué perfil encajáis?

Buy Me a Coffee at ko-fi.com