Nunca he sido una persona muy paciente a la hora de jugar aventuras gráficas, pero si lo que me ofreces es una movida (esto es, algo que te deje con el culo torcido) tras otra ya me tienes en la palma de la mano. Y eso es lo que me pasó con la saga Syberia. Lo único que me llamaba un poco la atención era la posibilidad de jugar manejando a una mujer. Qué poco sabía la de movidotes que me iba a encontrar.

Syberia 3 es una aventura gráfica  desarrollada por Benoît Sokal. Si habéis escuchado este programa de nuestro fabuloso podcast (en el que se hace un análisis artístico de las dos primeras entregas de la saga) sabréis que aquí una servidora flipó. Esa música, ese ligero toque steampunk, esa prota femenina (importantísimo), ese rollo misterioso. Pero, por desgracia, esta tercera entrega me ha dejado un sabor agridulce y procedo a contaros por qué. Sin spoilers ni nada, calma y sosiego.

Yendo directamente al grano: creo que no he elegido bien la plataforma para jugar a esto. Syberia 3, como sus dos antecesores, es básicamente un point and click, y creo firmemente que no se puede jugar un point and click en PS4. Las mecánicas a la hora de explorar son lentas y, aunque más intuitivas que en entregas anteriores, poco evidentes. Los movimientos de Kate Walker, nuestra protagonista, son ortopédicos y pausados; subir las escaleras (cualquier tipo de escalera) se hace tarea insufrible porque han hecho una animación exclusivamente para ello, escalón a escalón, como si Kate los estuviera contando. Si bien es cierto que soy una persona que en general necesita inmediatez creo que, por mucha aventura gráfica que sea, este ritmo no es muy adecuado para consola (porque son mecánicas que no se me han hecho tan pesadas en PC, por ejemplo).

syberia_screens_Mayl2016_01

En cuanto a la historia la noto flojita. Las entregas anteriores conseguían ponerte el corazón en un puño y, a riesgo de parecer purista,  creo que la saga podría haber terminado con Syberia 2, que tiene un finalazo como la copa de un pino. Como menciono en el programa del podcast enlazado anteriormente, la saga en general carece de personajes arquetipo que nos acostumbren y conduzcan de la mano por la historia, pero no es algo que haya afectado al equilibrio de la trama en ningún momento… excepto aquí. No hay gran desarrollo, ni en la protagonista ni en los personajes secundarios, que terminan por darte bastante igual. Y es una pena porque Kate Walker tiene una historia y una personalidad que podrían ser increíblemente aprovechados.

montage creation camp youkol 2.jpg

Respecto a la estética general del juego creo que he echado de menos esas pantallas principales llenas de engranajes y sonidos mecánicos, con sus autómatas cuquis haciendo sus cosas. Esta vez tenemos a una Kate Walker reflexiva en plena ventisca, que oye, tampoco está mal (aunque te hace esperar un peazo desarrollo de personaje que a mi parecer no llega). ¿Y ese ligero cel-shading? No es que quede feo, pero para mí fue una sorpresa raruna. También me parece cuanto menos curioso que mantengan esa tipografía para los diálogos, algo manida y quizá poco adecuada para el aspecto y el ambiente general de la saga. Las pantallas de carga de pronto son demasiadas y un poco insulsas, y el doblaje de algunos NPCs un pelín desafortunado (un señor de 70 años con un chorro de voz de uno de 20).

syberia_screens_Mayl2016_02.jpg

¡Pero oye! Que no todo van a ser impresiones pochas. La banda sonora ha mejorado muchísimo. ¡Se podría decir que el juego ya tiene melodía propia! No quiero decir que la BSO de las anteriores entregas fuera mala, pero no era especialmente memorable, y eso es algo que Syberia 3 SÍ tiene. Épica, acorde a las situaciones, a los lugares, a los sentimientos de Kate. Los puzles son más intuitivos (algo que alguien con poca paciencia como yo agradece enormemente), al menos en su mayoría, y además de la gran independencia y capacidad de recursos de Kate, hay mogollón de personajes femeninos que molan mazo y son importantes. ¡Y con diseños variadísimos! Estas cosas se agradecen de corazón cuando la representación de la mujer en general es tan penca. Y el arte. El arte del juego. En todas y cada una de las entregas me ha parecido espectacular el grado de documentación, de cuidado, de diseño de criaturas, de inspiración, de escenarios. Eso es algo que nunca ha faltado en ninguna entrega de Syberia.

Ayawaska.png

En resumen: como estudiante de arte la interfaz del juego me chirría un poco y la historia se me ha quedado flojita. Lo que ha durado diez horas podría haber pasado en dos y podrían haberle dado caña a la trama por otros lares. Pero eh, es Kate Walker, y a Kate Walker acabas queriéndola mucho y deseándole todo lo bueno.

entr+®e camp.jpg

¿Y todo esto qué significa? ¡¿Me ha gustado o no?! ¿Recomiendo la saga? SÍ, mogollón.

¿Syberia 3 tenía muchísimo más potencial? También mogollón.

¿Ha habido movidotes tal y como esperabas? Los suficientes. Y todo el mundo quieto parao, que ese final parece que augura una cuarta entrega… ¿o no?

Copia de prensa del juego proporcionada por Meridiem Games ¡Muchas gracias!

Imágenes cedidas por Meridiem Games.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com