Left 4 Dead meets Toy Story

Análisis de Stuffed

Análisis de Stuffed

A cualquiera que le diga que a mí antes no me gustaban los FPS (first person shooter) ni los juegos de tiros en general levantará la ceja tan fuerte que tendrá que ir al médico. Y es que he caído en otro, sí. Porque se ve que matar a 53.899 infectados en Left 4 Dead 2 —o al menos 107.194 si sumamos también el Zombicida Máximo de Left 4 Dead—, lanzarme de cabeza a Back 4 Blood o esperar con ansias el lanzamiento de Redfall y The Anacrusis no es suficiente. Así que cuando en diciembre me pusieron ante los ojos Stuffed, un shooter protagonizado por peluches cuyos enemigos son otros juguetes, no me pude negar.

Stuffed es como si en Toy Story las cosas se hubieran ido de madre y a los juguetes ya no les quedara ni gota de paciencia. Y aunque todavía se encuentra en fase de Early Access, la verdad es que es un título que promete. Sobre todo en compañía.

La dinámica es sencilla, somos peluches y debemos defender con nuestra vida la puerta de acceso a la habitación de Ellie, nuestra propietaria. Esto se debe a que numerosas oleadas de juguetes diabólicos y otras pesadillas intentarán pegarle un buen susto. Y, para nuestro cometido, deberemos armarnos de algo más que valor y recorrer la casa en busca de nuestros enemigos.

Con cada ataque ganaremos experiencia y dinero. Así, con la experiencia obtenida iremos subiendo de nivel y desbloqueando algunos potenciadores o ventajas —aunque a menudo resultarán insuficientes—. Y con el dinero que vayamos consiguiendo podremos desbloquear puertas, para tener más espacio por el que movernos, recargar nuestro arma o comprar otras más potentes, o conseguir las herramientas necesarias para reparar la puerta, entre otras cosas.

Estos elementos se encontrarán distribuidos por la casa y más nos vale recordar bien dónde encontrarlos, ya que ir en su busca mientras nos pisan los talones no es del todo agradable. Asimismo, algunos enemigos dejarán caer recompensas de corta duración, pero que marcarán la diferencia. Y también contamos con una vida algo escasa, pero que se regenera automáticamente.

En cualquier caso, tendremos acceso en todo momento a un tutorial, al cual recomiendo entrar antes de comenzar nuestras andanzas por Stuffed. Aunque las mecánicas son sencillas, merece la pena invertir un breve periodo de tiempo en familiarizarse con el modo de juego. Así, en caso de morir en manos de los endemoniados juguetes, no será por habernos perdido entre hordas sin saber bien qué tenemos o podemos que hacer.

Captura de Stuffed. Afrontando una oleada

Stuffed consta de varias noches con hasta 10 oleadas de enemigos, donde se incrementa la dificultad con cada horda. Además, en determinados momentos aparecerá un enemigo a modo de mini boss. Actualmente, no parece que podamos seleccionar qué noche o escenario jugar, pero sí que puede cambiar la disposición de la casa o el punto de inicio de forma aleatoria. Y esto, al menos, aporta algo de variedad. Cabe destacar que, durante las oleadas, nos indicarán cuántos enemigos aparecerán, lo cual puede resultarnos útil a la hora de manejar nuestros recursos.

Se puede jugar tanto con mando como con ratón y teclado y, en ambos casos, podremos ajustar los controles a nuestro gusto. Hecho que puede parecer una nimiedad, hasta que los saltos entre diferentes FPS te juegan una mala pasada por tener los mismos comandos en diferentes posiciones.

En cuanto al idioma, actualmente Stuffed se encuentra disponible únicamente en inglés, aunque no es difícil entender lo que ocurre o, más importante, lo que hay que hacer. No hay diálogos o una historia escrita, pero lo que sucede nos lo muestran con una pequeña cinemática que tampoco los necesita.

Podremos jugar en solitario o en compañía, para lo que formaremos un grupo de cuatro componentes. Encontrar una sesión para jugar con otras personas de forma aleatoria no es nada fácil, asumo que por la escasez de gente que posee Stuffed. Así que he de admitir que esperaba que, en el modo Solo, hubiera apoyo de la IA del juego a través de bots que rellenaran los posibles huecos vacíos para afrontar los niveles, como ocurre en otros títulos del estilo.

Me llevé una gran decepción al encontrarme completamente sola contra oleadas, a menudo incontenibles, de juguetes, ya que puede resultar abrumador, sobre todo en las últimas hordas, afrontar una cantidad considerable de enemigos. Éstos se dedicarán a perseguirnos y quitarnos no poca de nuestra escasa vida, mientras tratamos de centrarnos en el mini boss, que goza de muy buena salud y al que haremos poco daño con según qué armas. Y ello sin tener que arreglar la puerta, buscar munición o algo más potente con lo que atacar. Algunas combinaciones pueden resultar tremendamente frustrantes.

El apartado sonoro de Stuffed es sencillo, con una melodía en la pantalla de inicio que en ocasiones puede resultar cargante, por ejemplo, después de un rato esperando a formar grupo para poder jugar. Aunque también puede deberse a la frustración y no a la música en sí. Asimismo, los sonidos que emiten los juguetes o las armas aportan algo de cuerpo al juego. Destaca más en el apartado visual, donde si bien en un principio nos enfrentaremos a un número limitado de juguetes, se han preocupado por darles variedad estética y formas de atacar.

derrotada por un gnomo

También quien juega puede personalizar al osito de peluche al que maneja invirtiendo monedas en la zona de customización, aquí llamada Wardrobe. Éstas se obtienen como recompensa al finalizar nuestra partida, incluso aunque nos derroten. La cantidad dependerá de cómo se nos haya dado, eso sí. Además, podremos personalizar nuestras armas. Armas que están muy logradas, todo hay que decirlo. Se nota que se han estrujado los sesos a la hora de diseñar armamento con artículos caseros como lapiceros, latas o revistas. E incluso las bolsas de palomitas son extremadamente útiles. Un detalle que me ha encantado. A fin de cuentas, somos peluches tratando de defendernos como buenamente podemos.

Stuffed es, sin lugar a dudas, un juego divertido y con mucho potencial. La parte en la que más flojea es precisamente la dificultad a la hora de afrontar los niveles en solitario. Incluso tratando de enfrentarnos a nuestros enemigos siguiendo una estrategia determinada, a menudo nos superarán más allá de nuestras capacidades por ser demasiado. Sin embargo, es un buen título al que intentar empujar a las personas de nuestro entorno para pasar alguna que otra tarde. Habrá que seguir la hoja de ruta para ver qué nos depara.

Clave proporcionada por Waving Bear Studio.

Cómprame un café en ko-fi.com

Aonia Midnight
Aonia Midnight @AoniaMidnight

Curiosa, reflexiva y torpe // Palomitas y cerveza // Psicóloga porque lo dice un título // Mi mente está llena de mundos en los que evadirme // Nothing is true, the cake is a lie

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: