Había una vez, allá por la década de los 90, una famosa compañía de videojuegos decidió que Philips tuviera vía libre para utilizar las franquicias de Mario Bros. y The Legend of Zelda para crear sus propios videojuegos. Más vale que os agarréis a donde podáis porque los resultados fueron aterradores.

Nintendo y Phillips llegaron a un acuerdo por el que Phillips tenía los derechos de producir juegos para las dos franquicias más conocidas de la empresa, y fue Animation Magic la encargada de dar vida a Link y a Zelda en la CD-i. A estas alturas probablemente Nintendo siga lamentándose de aquel día en el que dijo que sí a aquella propuesta, ya que dichos juegos no destacaron por lo buenos que eran sino que se convirtieron en memes por lo terribles que llegaron a ser.

Destacando la franquicia de Legend Of Zelda, existen tres títulos para la Philips CD-i que salieron en los años 1993 y 1994:

  • Link: Faces of Evil
  • Zelda: Wand of Gamelon
  • Zelda’s Adventure

El artículo no versará sobre Zelda’s Adventure porque cuenta con mecánicas y estéticas diferentes a las entregas anteriores (que no por ello mejores).

Los dos primeros salieron simultáneamente, como si se trataran de historias paralelas, aunque realmente no tuvieran nada que ver, ya que en uno de ellos controlábamos a Link y en el siguiente a Zelda.

Las historias de los juegos no destacan por ser buenas, cuando controlamos a Link tenemos que salvar a Zelda y en la siguiente entrega al revés, Zelda es quien rescata a Link. Y esa es básicamente la historia principal de ambos juegos, alguien desaparece y tenemos que ir en su búsqueda, eliminando a diferentes bosses y consiguiendo objetos necesarios para avanzar en la trama.

Los dos primeros juegos se constituían como juegos de plataformas en 2D, con scroll lateral. Contaba también con un mapa principal a modo de selección de nivel, que te permitía acceder a los diferentes lugares.

images (2).jpg
Las diferentes montañas con caras son los diferentes lugares a los que se podía acceder

Sin embargo, los niveles de plataformas estaban bastante mal planeados, muchas veces no sabías exactamente hacia dónde podrías saltar, ya que los fondos y las plataformas estaban dibujados de la misma forma, dando lugar a confusiones.

300px-Spearfish_Falls_01.png
Spearfish Falls AKA: La Montaña del Dolor

Además de las plataformas fantasma, los controles también eran una incógnita. Se supone que al tratarse de un juego de plataformas, los controles deberían de ser decentes, por lo menos la habilidad de poder saltar hacia las plataformas, pero tampoco iban a ponérnoslo tan fácil los de Animation Magic.

La capacidad de salto de los protagonistas era casi nula, los saltos eran muy cortos y costaba avanzar. La capacidad y animación de ataque también eran un dolor de cabeza, existían enemigos a los que tenías que atacarles agachándote, otros a los que tenías que intentar darles espadazos estando de pie y otros vendrían a por ti volando. Todos ellos spawnearían en cuestión de segundos, todos a la vez y la mejor opción sería que salieras corriendo, o andando en este caso, porque aquí de correr nada, como si se tratara de un Dark Souls hecho el día de antes de la entrega.

Otro problema que existía en estas entregas es que te lanzaban al mundo sin apenas saber qué tenías que hacer. No tiene por qué ser algo malo que un juego te meta de lleno en el gameplay si este te da pistas o te da las herramientas con las que tú puedas averiguar qué es lo que tienes que hacer. Pero en estos juegos no era el caso, los guionistas no estuvieron muy finos y los personajes con los que te encontrabas nada más empezar el juego no eran claros con lo que debías hacer, tenías que ayudarles, era obvio, pero acababas de empezar y no tenías ni idea de en dónde, cómo, ni con qué.

Dejando un lado el gameplay, que tiene tela, pasamos a quizá lo más famoso de dichas entregas, las cutscenes. La historia del juego se relataba a través de animaciones en 2D que rompían totalmente con la estética de los mapas del juego. Dichas animaciones eran bastante pobres, muy poco realistas incluso para un personaje de dibujos animados. Y si a eso le sumamos un guión más bien pobre, conseguimos que las cutscenes parezcan gags de una parodia cutre de The Legend of Zelda.

Mi favorita está en el minuto 8:04, por si os queréis fiar mi criterio.

Personalmente, me da un poco de pena por los títulos que son protagonizados por Zelda. Para unos títulos que existen en los que controlas a Zelda y es ella la que salva el mundo y a Link , son justamente los juegos más conocidos por lo malos que son.

Los títulos de The Legend of Zelda para la Philips CD-i se quedaron en un quiero y no puedo muy exagerado, en algo que podría haber sido pero que con las prisas de explotar las licencias de Nintendo se quedaron en nada. Además de eso, la consola tampoco era la mejor para lanzar títulos demasiado complejos, por lo que al intentar hacer mucho donde cabe poco, las cosas se desbordaron por todos los lados.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com