Este E3 parece que solo sabe dar títulos con fechas, títulos a secas y futuras promesas que han sido comidilla de toda esta nuestra comunidad. Uno de ellos ha sido Nintendo: aunque ya han tenido su propia conferencia “a lo grande”, han seguido mostrando nuevos juegos y características de estos en las Treehouse, porque hoy en día no se tiene suficiente con una hora de conferencia. Una de las nuevas y buenas noticias de ellos ha sido la salida en la eShop de la demo de Ever Oasis, una de las nuevas IPs de Nintendo de la que ya habían mostrado imágenes y avances a lo largo de los meses.

Y ahora, después de haber probado (rápida como el viento) la demo, ¿qué puedo decir yo como humilde redactora?

En un primer momento, parece que se quieren agarrar bien al concepto del oasis, el desierto y el agua, ya saludando este último elemento en el propio menú de comienzo. Desde el momento que damos al botón de “empezar” nos introducirán a un mundo al parecer lleno de vida y cómo este terminó siendo un enorme desierto (“gracias” al Caos y su ganas de sequía, pero creedme, el juego lo cuenta mucho más bonito apoyado de las ilustraciones). Es en este momento donde tomamos las riendas, esta vez en serio: somos Tethu, ser de la tribu de las simientes que junto a una djinn de agua (llamada Esna), ha conseguido dar vida al primer oasis del desierto en mucho tiempo. No obstante, para mantenerlo vivo y coleando, necesitan atraer a los habitantes del resto del desierto para que con su fuerza y esperanza puedan aumentar el rango del arcoíris protector de este pequeño resquicio contra el Caos.

Esta demo no se centra tanto en la historia principal como en el “día a día” de nuestro protagonista simiente: dar la bienvenida a los nuevos habitantes (tanto simientes como de otras tribus y razas, sí, esos a los que veis felices a lo lejos son las gentes del furry) y escuchar sus peticiones, ya que nuestro oasis depende de su felicidad y su relación con nosotros como guardianes. En este caso nos llegará la simiente Evia, un personaje muy nervioso y despistado que necesitará nuestra ayuda para calmar su sed. Pero no estaremos solos para ayudarla, otros habitantes se nos unirán porque algo que nos deja claro el gameplay de Ever Oasis es que avanzamos más y mejor colaborando. Esto se nota todavía más en la segunda misión, más centrada en los puzles: unos pueden crear magias de viento que revelan secretos detrás de las pequeñas dunas de arena, otros puedes explotar las pequeñas minas dentro de las grutas o mover objetos grandes con sus lanzas, y otros se pueden transformar en bolas con ayuda de grandes flores para avanzar por agujeros. No solo eso, sino que en las batallas contra los monstruos controlados por el Caos existe un sistema de afinidad no del todo explicado en esta demo: solo se dice 3 tipos de enemigos que son débiles a ciertas armas, pero si este sistema va a ser más o menos profundo es algo que no muestran en esta demo.

La verdad, el gameplay de este juego (bastante sencillo) e incluso lo poquito que han mostrado de la historia se ha quedado eclipsado con el propio universo de Ever Oasis. Es adorable, simple y llanamente. Tanto por esa estética de los personajes como el propio oasis: los caminos, las floritiendas, la casa de Esna, las conversaciones con los vecinos… Me ha dado la sensación de que el juego no solo quiere ser un oasis para los personajes en sí sino también para nosotros como jugadores. Esta idea me ha florecido más cuando subí a Tethu a la rueda de música: en un primer momento, pensaba que todo en el oasis tenía una función, ya sea para vendernos objetos, teletransportarnos o recibir misiones de nuestros habitantes, pero la rueda de música no. Ahí Tathu se sube, empieza a correr feliz encima de la rueda y la música suena hasta el tiempo que el jugador necesite. ¿No os parece ese un remanso de paz que, aunque da unas herramientas como es la música y la imagen inofensiva y alegre, también depende del jugador que la puede parar cuando sea? Me ha alegrado bastante la existencia de ese pequeño lugar.

Si algo se puede decir en contra de este demo es que se me ha quedado muy corta, no sé si era porque de verdad de duración era corto o porque quería jugar un poquito más, quería que me mostraran un poquito más de sus vecinos, de sus tierras, de sus arenas y sus cuevas con esos minipuzles. En contra de esa sensación de ganas de más, ahora mismo, no lo tengo en mi lista de prioridades de la 3DS, pero creo que, si me hubieran encontrado unos años más joven, más bien de niña y no quisiera una aventura que me exigiera mucho pero me enamorara a primera vista, sí que elegiría este Ever Oasis.

Esperemos que, cuando salga, este juego no termine siendo un espejismo.

(Fuente de la imagen principal: página oficial de Nintendo).

Buy Me a Coffee at ko-fi.com