Oh, vaya, hola. Buenos momentos del día. Qué, ¿qué pasa? ¿No me esperabas aquí? Lo entiendo, es bastante raro. ¿Yo, escribiendo una crónica? ¿Es que he decidido levantar la cabeza de la portátil de Nintendo y vivir la vida? Bueno, en parte. Ya verás, ya verás.

Todo empezó con un tweet y un concurso de Koch Media España.

Vi una oportunidad de probar un avance de Final Fantasy XII: The Zodiac Age en GGWP Bar&Restaurant en Madrid, un sitio del que solo había oído buenas cosas. Por otro lado, ya tenía un poco los aires de Ivalice metidos con las partidas locas que me (sigo) metiendo al FFXII: Revenant Wings, así que me dije: por escribir como máximo 140 caracteres no va a pasar nada, ¿no? Al parecer sí pasó y por eso estoy escribiendo eso.

¿Te puedes creer lo que me dijeron? ¡Yo, de forma individual, por mi cuenta, con esta la del gallo loco; estaba invitada al evento de FFXII The Zodiac Age en el GGWP Bar&Restaurant! No será por falta de ingenio en la red social de pajarito azul. Pero bueno, ya que estábamos y que para ese día en cuestión no tenía ningún plan, me puse mis mejores galas y el jueves me presenté allí.

Ya de entrada, debo deciros que todo lo que decía mi compañera y queridísima Laura Luna en su reportaje dicharachero sobre el bar es cierto. A mi parecer está bastante bien de espacio, está muy bien ambientado (tanto por poner la banda sonora del FFXII de fondo mientras jugábamos como por esos directos del FFXIV, FFVI e incluso del FFXII en los diferentes televisores para aquellos que esperaban su momento para jugar o simplemente estaban sentados), también está muy bien conectado con el transporte público (lo que al menos para mí, persona sin transporte privado, me es MUY importante), pero no puedo hablar de la comida en sí porque mi cartera lloraba por un gasto menos (no será por que no quiera volver, pero de esto chitón a mis ahorros). De lo que sí puedo hablar es del staff: al menos las dos chicas que me atendieron se aseguraron de que 1) no me fuera de allí sin haberme tomado nada 2) que no me fuera sin el regalo al final del evento. Un gran punto para el staff del bar por estar atentos en todo momento. Antes he hablado del ambiente del bar como lugar, también toca hablar del ambiente en cuanto que personas: aunque fui de las pocas personas que fue sola (con mi timidez o falta de iniciativa o como quieras llamarlo) nunca me sentí en cierta forma apartada o como que no fuera parte de eso, tampoco fui molestada por nadie en cuestión. No solo es de agradecer sino que espero que esta siempre sea la tónica de todos los eventos de aquí en adelante. Por desear que no sea.

Ahora, al evento en sí. Al bar y a Koch Media España les habían facilitado cuatro PS4 con la demo de FFXII. La demo en sí se formaba de 4 partes (o al menos fueron las que yo jugué) o secciones del juego que se podían jugar de forma separada. Es decir, yo jugaba una sección del juego en sí, se terminaba pero me devolvía al menú principal. El propio juego en sí funcionaba perfectamente, no sentí ningún parón ni ningún momento de lentitud loca. Depende del momento teníamos más amplitud de decisión (qué personajes llevar en el equipo, el armamento, dónde dejábamos los puntos de licencia sobrantes e incluso elegir una clase dentro del sistema de oficios). Si le tengo que poner alguna pega es el funcionamiento de la cámara dentro de zonas muy pequeñas, se acerca mucho a los personajes y eso me agobiaba bastante, no obstante, sigo recordando que es un error pequeño y que en sí la demo ha estado bastante chula, con esa cierta “libertad” de decisiones, y aunque los gambits estén ahí no está de más estar atento.

Te podías ir antes del final del evento en sí (aproximadamente fueron unas 4 horas, tiempo de sobra para probar y volver a probar las diferentes partes de la demo), pero yo preferí quedarme para viciarme darle alguna vuelta más a la demo y probar diferentes combinaciones. Es completamente comprensible porque a muchas personas del evento este fue el acto definitivo para hacer de FFXII una compra obligatoria. ¿Para mí? Nunca está de más tener otro FF más en mi lista de videojuegos, pero me falta el detalle de tener comprada una PS4. Siempre me quedará ganar la lotería o un trabajo que dé suficiente dinero como para comprarme esa PS4 y el juego en cuestión antes del 11 de julio, supongo.

[El póster no es de papel normal y corriente, sino del que siempre se usa para imprimir las fotos. Aquí los regalos de calidad]

Para terminar solo quiero agradecer a Koch Media España y a GGWP Bar&Restaurant tanto por invitarme al evento como por el evento en sí (y por el regalo así por sorpresa, que nunca está de más). Colegas, ¿dónde he dejado aparcada mi nave voladora?

[1. Sí, eso intentaba ser un XII 2. Y sí, la camiseta era tan larga que me tapaba el vestido. Me encanta].

Buy Me a Coffee at ko-fi.com