Si le preguntas a alguien que haya jugado al Final Fantasy X cuál es su personaje favorito, o cuál es el que más le ha gustado, lo más probable es que te digan que Auron es el mejor. Y sí, probablemente tengan razón, Auron mola. Su personalidad misteriosa y fuerte, su diseño y su historia lo hacen uno de los personajes más queridos de la entrega, pero ¿y Yuna? ¿Qué pasa con ella?

Yuna se consolida como la protagonista del juego, junto con Tidus. La historia que nos cuentan está centrada en su peregrinaje y los sacrificios que tiene que realizar para cumplir su misión pero ¿por qué nadie la menciona a la hora de escoger un personaje?

Podríamos plantear ciertas hipótesis y decir que es porque es una chica, que tiene apariencia débil o porque sus habilidades de maga blanca no eran las más guays cuando tú lo jugaste por primera vez y preferías a alguien que les repartiera bien a los enemigos.

Independientemente de las razones que te llevaron a pensar que Yuna no se merece un rinconcito en tu corazón, es el momento para darle una segunda oportunidad.

ATENCIÓN SPOILERS

20160515225721_1.jpg
Una de las muchas veces en las que Yuna ve con sus propios ojos lo que Sihn es capaz de hacer

Yuna es una de los muchos invocadores que realizan un peregrinaje para poder conseguir un eón supremo y así poder derrotar a Sihn. Como ya he dicho, ella no es la única, hay muchísimos invocadores más con el mismo objetivo y a lo largo del juego nos encontramos con un par de ellos, por ejemplo Donna o Isaaru.

Tanto Donna como Isaaru se rinden a mitad de camino, la duda les invade y comienzan a pensar que esto de ser invocadores no vale para ellos, es demasiado duro. Es cierto que Yuna también pensó en rendirse, pero ella tenía el doble de presión que tenían Donna o Isaaru. A ellos no les habían declarados traidores a Yu Yevon, así como tampoco eran conscientes de que todo en lo que habían creído a lo largo de su vida estaba basado en mentiras e intereses de los más poderosos.

La razón por la que Yuna acepta ser invocadora es discutible, así como puede parecer una elección propia, es evidente que existe cierta presión social que viene dada por el Alto Invocador Braska, que trajo la Calma los últimos 10 años y que, casualmente, también es el padre de Yuna.

Yuna tenía unas expectativas que cumplir por ser la hija del Alto Invocador y esto se demuestra a lo largo del juego cuando hablas con la gente de Spira, lo mucho que admiran a Yuna única y exclusivamente por ser la hija de Braska, y que tienen todas sus esperanzas puestas en ella. Confían en que una niña de 15 años les asegure poder dormir con la tranquilidad de vivir un día más.

Yuna ve así el ser invocadora como su destino inamovible que la obliga a recorrer los mismos pasos que su padre para acabar recibiendo el mismo trágico final que le esperaban a todos y cada uno de los que pretendían ser Altos Invocadores.

Pasa de la absoluta inocencia propia de una niña pequeña que ni si quiera entiende realmente lo que es la muerte a aceptar la misma como la única salvación de Spira.

Lo comentaba Tidus una vez que llegabas al camino de Miihen y me parece que es de las frases que más importancia tiene dentro del juego, y es que Yuna tenía que sonreír por Spira, intentando siempre ser aquel rayo de luz que tanto necesitaba su pueblo.

20160517233858_1.jpg
Cuando acepta casarse con Seymour simplemente para que la gente de Spira tenga otra cosa de qué hablar además de Sihn, DUDE.

Desconocemos si existen invocadores más jóvenes que Yuna, sin embargo ella comienza su peregrinaje a una edad muy temprana, en plena edad del pavo. Salvando las distancias entre realidad y ficción, a Yuna se la ve muy madura y con las ideas claras, conservando su inocencia juvenil, pero al fin y al cabo ha decidido enfrentarse a algo de lo que probablemente no pueda salir viva y lo ha aceptado como su destino.

Yuna se configuraba como una víctima y como una heroína. Una víctima más del sistema que prácticamente la obligaba a convertirse en una mártir por su pueblo, por la presión social que significaba vivir a las espaldas de los logros de tu padre, esperando cumplir las expectativas de todos y cada uno de los habitantes de Spira. Y al mismo tiempo una heroína por no perder jamás la esperanza de salvar tanto a Spira como a todos aquellos que te acompañaron en el viaje, no queriendo perder para tener que ganar.

Así como todos los personajes del juego, Yuna también evoluciona a medida que se desenvuelve la historia, siendo los puntos más importantes: el juicio en Bevelle, la escena con Tidus del Bosque de Macalania y la pelea contra Yunalesca. Aquí fue donde Yuna ve destruido todo aquello en lo que creía, se valoraba mucho más una tradición que todas aquellas personas que habían sido víctimas del terror de Sihn.

Es cierto que hasta esos momentos Yuna había seguido tal y como debía lo que Yevon dictaba, porque era eso lo que tenía que hacer, pero no podía seguir aguantando cómo los más fuertes se reían de los más débiles y es así como decidió plantarles cara y consiguiendo (con ayuda de sus guardianes, claro, que os veo venir) eliminar la tiranía de Sihn y Yevon definitivamente.

20160519215555_1.jpg

Y para finalizar… el romance, lo carnal, la relación de Yuna y Tidus. Es cierto que Tidus fue un apoyo superimportante para Yuna, pero también lo fue a la inversa. Yuna fue la primera persona que creyó a Tidus en todo lo que él contaba sobre Zanarkand y le encantaba que le contara historias de donde venía.

Esto fue esencial para la relación entre los dos, Tidus encontraba en ella un lugar seguro donde no le iban a tratar de loco y Yuna encontraba en él una esperanza de salir viva de la pelea contra Sihn. Esa relación de mutua confianza significó que en muy poco tiempo se consolidaran como algo más que amigos.

Aquella relación que parecía la más bonita y sana del mundo se ve rota por un final trágico, que Yuna tiene que aceptar, porque aunque su pelea contra Sihn le ha enseñado que siempre hay una manera diferente de solucionar los problemas, en este caso no lo había y tenía que dejar ir a aquella persona que más la había apoyado durante su viaje y también, a su primer amor (así salió el FFX2, que la gente se puso muy triste y tuvieron que traer a Tidus de vuelta, pero eso es una historia para otro día.)

En definitiva, Yuna merece muchísimo más reconocimiento del que ha tenido siempre, porque no sólo es una niña inocente, también es una mujer que lucha.

(Todas las capturas han sido sacadas de mi copia de Steam.)
Buy Me a Coffee at ko-fi.com