Jugar sin objetivos. El placer de no hacer nada

Jugar sin objetivos. El placer de no hacer nada

Vamos a empezar siendo sinceras: de pequeña no tenía ni puñetera idea de jugar a videojuegos. Sí, sabía qué hacía cada uno de los botones, sabía que Mario tenía que correr hacia la derecha y también sabía que esa alimaña en el camino tenía que morir a golpe de espadazo limpio. Pero, por esa extraña dificultad que tenemos cuando somos pequeños para analizar y valorar los contextos, jugar se me hacía extremadamente complicado si no veía un propósito claro, si el juego mismo no me dejaba claro qué era exactamente lo que tenía que hacer. Hoy en día eso sería una razón más que suficiente para dejar el juego; mi tiempo es escaso, mi capacidad de soportar la frustración mínima y mi paciencia aún menor. Sin embargo, hubo un momento de mi vida en el que esa falta de propósito, ese no saber qué hacer, era una excusa maravillosa, perfecta, para perderme en aquellos mundos. Y si no había un quehacer claro, si algo hacía que mi juego fuera cuesta arriba, yo misma me creaba mis propias historias.

Harvest Moon GB era un juego que me encantaba, y al que le eché decenas —si no cientos— de horas en el bendito emulador de GBC que mi padre tan amorosamente me instaló en mi ordenador. Aun así, nunca llegué a jugarlo bien. El juego estaba en inglés, y aunque sabía que la gente del pueblo venía a hablarme por alguna razón, nunca me molesté en saber para qué. También era consciente de que algo no estaba haciendo como tocaba si llevaba una granja que no tenía ni cultivos ni animales. Pero eso no me impidió encontrar cosas que hacer; en concreto, me propuse tener la granja perfecta. Mi tiempo de juego en mi pequeño terreno consistía en retirar los hierbajos, partir las piedras, apartar los troncos y arar absolutamente todas y cada una de las cuadrículas que mi finca abarcaba. Y a lo largo de ese proceso que auguraba durar horas y horas, el juego me obsequió con un pequeño caballo blanco. Un caballo que, una vez crecía, permitía ser cabalgado. Y así pasaba mis días: cabalgando en círculos, en zigzag, saltando vallas y sencillamente deambulando. Deambulando por mi impoluto terreno.

hqdefault.jpg

Esos brotes no los vi hasta bien cumplidos los 23. Aunque tampoco me hizo verdadera falta.

Con Pokémon Rubí la cosa fue algo distinta porque, a diferencia de otras entregas, Pokémon era un juego que conocía bien, que me había visto crecer y que se había encargado de que interiorizase su fórmula. Pero entonces te pasabas la Liga Pokémon y te encontrabas con que, así de repente, el juego te dejaba campar a tus anchas sin un propósito claro. Hay quienes no han tenido duda alguna sobre qué hacer después de pasarte la liga, porque contenido había para echar unas cuantas horas más: hay una Pokédex que completar, legendarios que capturar, shinies que encontrar, concursos Pokémon en los que arrasar y una base secreta que adornar. Mi rollo era más bien ir a Villa Raíz, equiparme mi bicicleta, y recorrer el mundo cual mochilera sin ayuda de las MO siempre que no fuera imprescindible. Hablar con cada ciudadano, cotillear cada rincón, y fingir que hacía mi pequeño gran peregrinaje por la región de Hoenn.

tumblr_inline_n5okldUIVm1r9lhsj.gif

Por lo general intentaba hacer todo el trayecto dando saltitos con la bici acrobática. Porque soy así.

Con Spyro descubrí uno de mis grandes problemas a la hora de jugar a videojuegos: las caídas. Detesto caer al vacío, me da una sensación de vértigo que siento como si fuera yo misma, y no el simpático dragón morado, quien se precipitase al vacío mientras un nudo enorme se forma en la boca de mi estómago. Eso no suponía un problema al principio de la aventura, pero la curva de dificultad no perdona, y progresivamente iba aumentando el número de caídas al vacío potenciales, que me abrumaban y me provocaban un rechazo que me impedía continuar. Y así es como el Bosque de Verano, el primer lobby del juego, se convirtió en mi zona de recreo. Me dedicaba a hacer circuitos, carreteras imaginarias entre árboles, ríos, lagunas y edificios que se entrelazaban mientras Spyro embestía y brincaba a toda velocidad para lograr la mejor marca. Y así corrían las horas, mientras en mi cabeza se plasmaba una vida idílica y pacífica en aquel mundo de fantasía; sin barrancos, sin caídas, sin miedos.

Summer_Forest.jpg

¿Y Ripto? A Ripto que le den morcilla.

Golden Sun, al igual que Pokémon, es la otra excepción que confirma la regla. Puedo decir orgullosa que completé el juego y sigue siendo hasta la fecha una de mis entregas favoritas. Y es que, aunque la historia ya no tuviera un significado para mí, Weyard fue durante años un lugar al que volver. Me quedé prendada de aquel vasto mundo, de sus tan diferentes ciudades, de sus gentes, de los lugares recónditos que tanto encanto rezumaban. Cualquier momento era bueno para zarpar en mi barco alado y escudriñar de nuevo cada rincón mientras mi imaginación volaba. Imaginaba las conversaciones que los personajes tenían mientras navegaban, cómo reaccionaba la gente a nuestro regreso. Fantaseaba sobre entrar en el día a día de la gente, participar en las fiestas de los pueblos, comer sus comidas y descansar en sus casas. En definitiva, Weyard era mi enorme y pixelada casa de muñecas.

casaherrero.jpg

Tranquilos, como si yo no estuviera. ¿Lo de esas botellas se puede beber?

Recuerdo The Legend of Zelda: Oracle of Ages como uno de mis juegos preferidos de la GBC. Paradójicamente, nunca llegué a pasar de la segunda mazmorra, y Labrynna fue un lugar muchísimo más pequeño que para la mayoría de la gente que lo disfrutó. Aun así, siempre tuve algo que hacer. El mundo del pasado se convirtió en mi escena de rol, y Link pasó de ser el joven aventurero que salvaría a Nayru, a la Reina Ambi y al mundo, a encarnarse en uno de los peones que se encargaban de la construcción de la Torre Negra. Me creaba mi propia rutina: me despertaba en una de las casas, iba a trabajar, cavaba hoyos hasta que no hubiera más espacio (ya empezáis a ver un patrón por mi predilección hacia cavar cosas) y de vez en cuando hablaba con mis compañeros, porque ante todo Link era un trabajador cordial y sociable. Y entre jornada y jornada de duro trabajo soñaba, soñaba con la pena de la Reina, con el destino aciago del mundo y con que alguien cambiara el curso de la historia. Alguien que no fuera yo, claro.

Labrynna_Coordinate_Map_(Past).png

Para mí el mundo era así de chiquitín. Pero yo me lo pasaba fenomenal.

Ser adulta, todo hay que decirlo, ha traído consigo notables ventajas con respecto a los videojuegos. Tengo edad para jugar a lo que quiera sin restricciones, puedo permitirme cualquier juego que se me antoje, puedo seleccionar con mayor criterio a lo que jugar al tener a mano cientos de recursos para informarme y, por supuesto, nadie me dice cuándo es hora de dejar de jugar —el debate de si esto es o no una ventaja lo dejaremos para otra ocasión—. Pero por el camino hay algo que he perdido y que, al menos de momento, siento que nunca recuperaré: el jugar sin propósito, el utilizar el espacio que se me da a mi antojo para crear una experiencia a mi medida. El jugar no al juego que quieren que esté jugando, sino al juego que yo quiero y que me hace extremadamente feliz.

 

Cómprame un café en ko-fi.com

Artemis
Artemis

Mi profesora de primaria me dijo que nunca sería nada en la vida. Quince años después aquí estoy, graduada en psicología y escribiendo sobre videojuegos en internet. Sigo sin saber si darle o no la razón. En Twitter me convierto en ajolote.

13 comentarios
Reset Reboot
Reset Reboot 06/10/2017 a las 11:10 am

He de decir que yo he hecho cosas similares y quizás eso es lo que hace que me encanten los sandbox (la de horas que me he tirado con Minecraft simplemente montándome mi propia película), o juegos de conducción como Hard Drivin’ o Euro Truck Simulator 2, en los que pasas las horas como quieras. No en vano, en ETS2 he llegado a hacer rutas propias, sin carga, por darme un paseo por el enormísimo mapa a gusto, descubriendo zonas y poco más.

Gracias por compartirlo, creo que más de una y de uno verá que no está sola con esta forma de jugar.

VanesaOJ
VanesaOJ 06/10/2017 a las 1:43 pm

Me he sentido muy identificada con el artículo, sobre todo con el final <3. De verdad, creo que es muy necesario hablar de esto: de cómo disfruta cada uno de un mismo videojuego. Sí, consumimos el mismo contenido, pero lo vivimos de forma completamente diferente y a veces el objetivo principal del videojuego no es realmente de lo que más acabamos disfrutando.

Pd: Ahora entiendo por qué te gusta tanto Stardew Valley.

monica_team
monica_team 06/10/2017 a las 2:40 pm

Jugar por tal de disfrutar, o mirar todos los rincones de un juego, mola bastante, eso lo he hecho en muchos juegos, donde al final no hago nada, salvo pasear. Lastima que no tengo tanto tiempo para ponerme a explorar los mundos de los juegos. Cuando jugaba hace ya 8 años al GTA San Andreas en el PC, pero con el mod del san andreas multiplayer y me dedicaba a hacer mi server, me ponia a explorar el mapa, para ver que zona podia utilizar para mi servidor, y estoy segura que no he dejado ningun lugar del mapa sin mirar.

karela666
karela666 06/10/2017 a las 2:48 pm

Creo que todas o casi todas podemos reconocernos en esa forma de jugar inocente, infantil, desenfadada y feliz 🙂 yo sí me pasaba los juegos, pero lo que recuerdo con más cariño son esas infinitas horas de juego sin rumbo desatando la creatividad… Daba igual qué juego fuese realmente! pokémon, zelda o golden sun (si, también le tengo especial cariño por sus rincones maravillosos), y ahora lo he perdido ;_; qué pena, madurar da asco.

David Medina
David Medina 06/10/2017 a las 2:55 pm

Me ha parecido precioso el artículo, en mi caso yo me tire horas y horas al morrowind andando para verlo, era tan bonito… y paraba de andar para ver un amanecer porque era maravilloso. No he vuelto a disfrutar de un juego como de aquel.

FriKitty
FriKitty 06/10/2017 a las 3:51 pm

Mi parte favorita de esto: los rancios de ahora que dicen que los niños no saben jugar. ¡Mentira! ¡Los niños juegan a chorradas! Les des un videojuego o les des un palo y una piedra, harán sus cosas que luego con más años no entretienen a nadie.

Yo el Mario Sunshine no me lo podía pasar, sólo algunas fases. De hecho, para un par tenía ESTRATEGIAS para pasármelo de lejillos sin que me hiciesen daño, que me ponía muy nerviosa. Pero cuando no podía pasarme ninguna más, cogía a Yoshi y me ponía a dar vueltas por Ciudad Delfino, le daba fruta y hacía como que jugaba a los muñecos pero en el Mario x’D Hasta dejaba que Mario se echase una siesta y todo (cuando dejas de moverlo un rato se duerme).

Ahora nada de eso me entretiene, pero da igual porque tengo Skyrim (?)

Antonio Checa
Antonio Checa 06/10/2017 a las 5:45 pm

Gracias por poner por palabras esa sensación de jugar sin metas ni preocupaciones. Creo que se me habían olvidado por completo todos esos momentos, todas esas partidas en juegos de los que no llegué a pasar del primer nivel o ciudad. El propio Spyro o el ffIX son parte de esos juegos en los que desde luego no jugué al juego que habían pensado o diseñado para que yo jugara. Me alegro solo de rememorarlos en mi cabeza.
Gran artículo.

roselcost
roselcost 06/10/2017 a las 8:57 pm

Buena lectura. Me ha hecho mucha gracia lo que comentabas de Pokémon Rubí (en mi caso Zafiro). Eso sí, lo hacía ligeramente diferente. Iba recorriendo toda la región pero pegado a la pared. También me inventaba situaciones o me ponía mis propios “logros” en una época en la que ni se planteaban. Mi yo adulto me dice que esto es una pérdida de tiempo que podría haber empleado en muchas otras cosas, como por ejemplo leer más libros. Pero tambíen es cierto que jugaba con legos y me inventaba mis propias historias. ¿Acaso eso es perder el tiempo? No lo creo. Simplemente éramos niños y disfrutábamos las cosas de otro modo.

Parlache
Parlache 06/10/2017 a las 10:24 pm

Hay un juego de PC, A10 Cuba, creo que tuve el demo de alguna revista que venía con CD con muchos demos. La misión “oficial” era bombardear un lugar con combustible creo. Lo que siempre hice fue despegar y volar hacia el océano, el ruido del motor y ya. Me encantaba hacer eso.

tweeb2
tweeb2 09/10/2017 a las 8:44 pm

La de horas que eché yo en un ciber jugando al GTA Vice city con una moto custom la cámara cinemática y música de fondo y disfrutando de las vistas. Con el San Andreas hice lo mismo también, ay esos recuerdos de juventud!!

Nodker
Nodker 09/10/2017 a las 9:24 pm

Hermoso artículo de principio a fin <3 me hace recordar que también hice aquello en mi infancia y lo mucho que lo disfrutaba, ese "ocio extremo" que por razones mayores hoy no puedo darme ese lujo. Los juegos favoritos que tuve para esa labor siempre fueron Super Mario 64, Banjo & Kazooie, pero especialmente The Legend of Zelda Ocarina of time, de los cuáles me gastaba el día volando, recorriendo mundos, creando mis propias aventuras… Sin embargo, pasó el tiempo y me volví más obsesiva con los objetivos … Y mis metas "imaginarias" que no mucho tenía que ver con el verdadero objetivo, véase mis intentos de romper récord de tiempo en los niveles de New Super Mario (y todos usando el caparazón azul de habilidad xD) pero bueno, fueron lindos recuerdos que me agrada que más gente haya tenido al igual que yo :")

Gracias por sacar a flote la tierna infancia~!!

Diego
Diego 21/10/2017 a las 12:23 am

El artículo me ha resultado delicioso, de veras que lo he disfrutado. Con especial intensidad al haberme identificado contigo y ese jugar sin propósito, con historias en mi cabeza mientras muevo a mis personajes de fantasía. No sé si es un detalle inmaduro de mi personalidad (que no pienso cambiar, no le hago daño a nadie).
Como bien han mencionado, Minecraft es un juego que se presta mucho a eso, y a día de hoy Zelda: Breath of the Wild me ha devuelto esa sensación, lo juego por el mero placer de vivir en ese Hyrule.

Sander
Sander 02/01/2018 a las 7:16 pm

Me ha gustado bastante el artículo. Yo también añoro esos dones perdidos de mi niñez : (

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: