Sundered: La belleza de una pesadilla subterránea

Sundered: La belleza de una pesadilla subterránea

Una de las muchas cosas buenas que ha traído a mi vida escribir para Todas Gamers es poder jugar a títulos que de otra manera jamás habrían caído en mis manos, ya sea por desconocerlos completamente o porque su género no es el que yo frecuento habitualmente. Ese caso ha sido el de Sundered (julio de 2017), segunda obra de la compañía indie Thunder Lotus Games, que ya dejó a más de uno con la boca abierta por la belleza y la animación de su primer juego: Jotun (2015). Con Sundered, la compañía ha dado un paso más en todos los sentidos, fusionando elementos de un metroidvania clásico con un componente procedural en los escenarios.


Para los que no sepan muy bien de qué estoy hablando, aclaro que el género metroidvania se refiere a juegos (normalmente en 2D) con un amplio escenario cuyo avance no es lineal, es decir, habrá zonas inaccesibles que más tarde, gracias a la adquisición de nuevos objetos o habilidades, podremos abrir, por lo que se le da un gran peso al desarrollo de fases y a la exploración. Por otro lado y como he mencionado antes, el avance de Sundered no sólo no es lineal, sino que además es procedural, lo que significa que las zonas secundarias y distintos accesos a zonas principales cambiarán de posición cada vez que muramos.

1

Pero hablemos un poco de la historia. En Sundered somos Eshe, una nómada que se ve atrapada en la cruenta guerra entre dos facciones: humanos y una antigua y monstruosa raza que nos lo hará pasar canutas durante el juego. Eshe tendrá que recorrer los escenarios subterráneos enfrentándose a hordas de enemigos para mejorar sus habilidades y lograr escapar a la superficie.
Nuestro periplo empezará en el Santuario, escenario al que regresaremos cada vez que muramos (y creedme, moriréis muchas, pero muchas, muchísimas veces) y el único lugar desde el que podremos acceder a nuestro árbol de habilidades. También funciona como punto de unión entre las tres zonas que componen el juego. Al principio sólo podremos entrar en una, pero todas se guían por el mismo patrón: exploración, hordas aleatorias de enemigos, jefes pequeños, un jefe final de zona y, por su puesto, escenarios cambiantes. A lo largo del juego iremos recogiendo unas esquirlas de poder que serán las que determinen el final que vamos a obtener (bueno, neutro, malo) según las destruyamos o las absorbamos, y que también determinarán nuestras habilidades y mejoras.

Y después de este boceto general de lo que podréis encontrar en Sundered, voy a pasar a una valoración del juego con los puntos negativos y positivos que he encontrado.

COSAS NO TAN BUENAS
-Hordas de locura: Este punto es a la vez malo y bueno, y me explico. En Sundered seremos constantemente asaltados por hordas de enemigos que aparecen de manera aleatoria. De algunas podremos defendernos, pero hay otras brutales (a lo siete plagas de Egipto) con las que tendréis que prepararos el nicho porque vais a morir a veces sí y a veces también.
¿Lo bueno? Que los enemigos dan cristales que necesitaremos para desbloquear mejoras y habilidades, por lo que a más enemigos aniquilados más cristales obtenemos. En estos casos lo aconsejable es aguantar hasta que el dedo nos explote y morir habiendo conseguido el mayor número de cristales posibles. Más adelante, cuanto seamos más fuertes, resulta más divertido hacer frente a estas hordas, pero al principio es un despropósito de muertes constantes.
¿Lo malo? Que puede llegar a ser muy cansino, también a consecuencia del siguiente punto no tan bueno del que me gustaría hablar.

-El sistema de combate: Es bastante simple y posiblemente tengáis que compraros un pulgar nuevo porque el vuestro lo perderéis machacando la tecla de salto y ataque.  Sí que es cierto que hay habilidades bastante interesantes que amenizan un poco los enfrentamientos, pero no dejan de estar todos basados en dos mecánicas: esquivar y atacar. Fin.

2

-Controles en teclado: Jugar en PC tiene un gran inconveniente si usas teclado, y es que manejar los controles puede romperte la mano incluso si los cambias a tu gusto. De hecho, si no hubiera conseguido un mando habría tenido que abandonar el juego porque después de cada partida acababa con un dolor terrible.

-Escenarios cambiantes: Lo que en un principio debería haber sido un punto a favor de la rejugabilidad, me temo que no ha acabado de cuajar en Sundered. Las habitaciones principales (donde están los jefes de zona y los accesos importantes) siempre se mantienen, y son las que las rodean las que van cambiando, obligándonos a mirar el mapa cada vez que morimos y queremos regresar a la zona en la que estábamos. A mí me ha parecido más una traba para el jugador que una ventaja, y me ha ralentizado en muchos momentos.

LO MEJOR
-Movilidad fluida: Una vez cogemos soltura es bastante agradable manejar a Eshe gracias a la fluidez de movimientos y a la gran libertad que nos da el doble salto. Es una pena que con las casi continuas apariciones de las hordas no tengamos demasiadas ocasiones de explorar con tranquilidad y disfrutar de recorrer los escenarios.

-Diseño artístico: Si algo hay que destacar de Sundered sobre todas las cosas es lo increíble de su apartado artístico. Es una PASADA. Todo está cuidado al más mínimo detalle, empezando por los colores, pasando por el diseño de escenarios y enemigos (claramente inspirados en la imaginería de Lovecraft), y terminando en la animación clásica, que es una absoluta maravilla. Se nota muchísimo el esfuerzo tras todos esos frames hechos trazo a trazo que dan al juego una estética increíble. Es una obra de arte descaradamente bonita que pasa a locura suprema con el diseño de los jefes finales.

3

-Jefes finales: Tengo que dedicarles un punto aparte porque no os miento si os digo que he flipado en todos los colores posibles con el diseño y la animación de los jefes finales. Para empezar, son ENORMES (y por tanto la calidad de la animación se ve todavía mejor en ellos), y para seguir, son preciosos. Vale, son monstruos, pero son monstruos preciosos y con una mala leche tan brutal que a los tres segundos estaremos muertos y creeremos que es imposible vencerles, o simplemente veremos tentáculos, rayos o puños cósmicos apareciendo por todas partes y la misma confusión hará que no sepamos ni qué botones estamos apretando porque todo se convierte en un caos tremendo, pero del que se disfruta una barbaridad. Cada combate con ellos es un despliegue de animación alucinante y, aunque me he desesperado mucho para poder acabar con algunos, ese primer momento en el que se levantan ante nosotros como colosos hace que merezca la pena.

 -Música: Me ha parecido muy cuidada también, y acorde con cada escenario. Lo mejor es que es bastante suave y no llega a saturar en ningún momento. Además, en algunas zonas la música se corta cuando llegan las hordas y en su lugar suena una sirena que hará que apretemos el culo en nuestro asiento del miedo por lo que se nos viene encima. Esto me gustó bastante como herramienta para jugar con el nivel de tensión del juego.

Y esta ha sido mi opinión de Sundered. La verdad es que a pesar de sus puntos negativos lo he disfrutado muchísimo, especialmente a nivel visual gracias al inmenso trabajo artístico y de animación que hay detrás. Puede que para los puristas del género metroidvania resulte decepcionante por el añadido del avance procedural, pero si os gustan los enfrentamientos a mansalva y la belleza a rebosar, dadle una oportunidad porque Sundered no decepciona.

Clave ofrecida por Thunder Lotus Games para su reseña.

 

Cómprame un café en ko-fi.com

Laura Tejada
Laura Tejada

Escritora y creadora compulsiva de mundos imposibles. Vivo en un faro entre dos ciudades: una flota en las nubes, la otra está sumergida en el mar. Ad astra per aspera.

1 comentario
erebusamauro
erebusamauro 19/12/2017 a las 7:38 pm

Jugué a Jotun cuando lo regalaron y me pareció una pasada.
Este va de cabeza a la lista de deseados de Steam.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: