Life is Strange: Before the Storm, Fuego camina conmigo

Life is Strange: Before the Storm, Fuego camina conmigo

¿Sabéis esa sensación cuando estás pasando un buen rato con gente a la que quieres y por un momento se te olvida toda la mierda que existe en el mundo y en tu propia vida? Pues si tuviera que elegir la emoción que representa para mí Life is Strange sería justamente esa, y es que no sé si será por su diseño, por su historia, por su BSO o por todo al mismo tiempo, pero encuentro algo cálido y reconfortante en ese juego, algo especial. Por esa razón tuve sentimientos algo opuestos cuando empecé su precuela. A un lado estaba la felicidad de volver a Arcadia Bay, de ver tantas caras conocidas y adentrarme en una historia que completaría (o daría más sentido) esa otra que tanto me enamoró, pero al otro estaba la certeza que nada de lo que encontrara en Before the Storm superaría mi experiencia con Max y Chloe. Aun así lo empecé con muchísimas ganas y curiosidad por ver cómo había sido la mítica amistad entre Chloe y la dueña del famoso nombre que en LIS nos persigue desde cientos de carteles de “Se busca”: Rachel Amber.

Aviso: La reseña contiene spoilers de Life is Strange.

 

Life is Strange: Before the Storm, desarrollado por Deck Nine Games y editado por Dontnod Entertaiment, se presenta en el conocido formato episódico, tres en esta ocasión, más un añadido final, “Farewell”, que podría considerarse una precuela de la precuela ya que retrocedemos aún más en el tiempo para vivir el último día que Max y Chloe pasan juntas antes de separarse.

Al inicio de Before the Storm nos encontramos a una Chloe bastante rebelde, frustrada por todo aquello que no puede controlar, como la muerte de su padre, la marcha de Max o la nueva relación amorosa que su madre ha iniciado con un hombre al que no soporta. Pero con todo, esta Chloe, la del pelo sin teñir y el diario dirigido a la amiga que la abandonó, todavía no ha pasado por otro de los grandes golpes de su vida: la pérdida de Rachel. Estamos ante una Chloe con la que todavía tenemos una oportunidad para intentar arreglar la relación con su madre y su nueva pareja, donde parece que todavía queda esperanza y se intuye un cambio a mejor.

1.jpg

Al principio del primer episodio Rachel y Chloe no se conocen más allá de verse por los pasillos del instituto, pero eso cambia drásticamente en apenas un día. Hay una química muy evidente entre las dos y en poco tiempo se hacen imprescindibles la una para la otra.
Como era de esperar, la figura de Rachel es central en esta historia porque es el pilar alrededor del cual gira la vida de Chloe y el enigma principal, después de todo, que motivó a la creación de este juego. Rachel llena el hueco que Max dejó, se convierte en una amiga o en algo más según lo que decidamos, alguien que necesita a Chloe puede que incluso más de lo que Chloe la necesita a ella. Y es que a pesar de las apariencias, Rachel también tiene sus propios problemas y Chloe acaba convirtiéndose en la única persona en la que confía de verdad.

En Before the Storm encontramos prácticamente las mismas mecánicas que en LIS, con algunas salvedades, como por ejemplo el sistema de “desafíos” al que podemos optar en ciertos momentos con algunos personajes, mediante el cual, guiándonos por las palabras de nuestro oponente, deberemos elegir la respuesta más adecuada para acabar dejándole sin argumentos y así conseguir salirnos con la nuestra. Por lo demás, tiene el mismo estilo intimista que LIS y se profundiza en las emociones, obstáculos y motivaciones de los personajes, pero hay algo que he echado en falta si lo comparamos con la historia de Max: el elemento sobrenatural.

Life is Strange - Before the St 2018-04-28 20-57-14-09.jpg

Esto, por supuesto, es una opinión completamente personal, pero todo lo relacionado con los poderes de Max fue de las cosas que más me hicieron disfrutar en LIS, ya no sólo por lo genial que era el poder en sí, sino por cómo repercutía en Max y en el mundo que la rodeaba. Esa mezcla entre lo cotidiano y lo extraordinario crean una atmósfera muy peculiar en LIS que no existe en Before the Storm. Sí que hay intentos de darle un toque paranormal mediante los sueños de Chloe o el incendio (que recuerda a la tormenta de LIS), pero para mí no ha sido suficiente.

Entiendo que en esta historia lo paranormal no encajaba y, con los elementos que tenían, creo que la compañía ha hecho un trabajo muy bueno, pero, como decía al principio, LIS se convirtió en un juego especial por todo lo que lo hace ser como es, y aunque Before the Storm tiene ese mismo aire cálido y confortable, no he sentido la misma conexión ni el mismo interés, cosa que era muy difícil, dicho sea de paso.
No estoy diciendo con esto que el juego no me haya gustado, PARA NADA. De hecho me ha hecho pasar muy buenos ratos y ha sido emocionante ver cómo nacían tantas cosas que acabaron siendo emblemáticas de LIS, como el desguace o la camioneta de Chloe. Además, todos los personajes están tan bien tratados como cabría esperar en esta precuela, y se da importancia a cómo se sienten y por qué, a emociones como el miedo o la soledad, la ansiedad o la tristeza.

3

Izquierda: captura de Life is Strange / Derecha: Laura Palmer

También me gustaría destacar el peso de la simbología que Before the Storme le da a uno de sus elementos más característicos: el fuego.
Por un lado tenemos el incendio, iniciado a raíz de un suceso muy duro para Rachel y que, en mi opinión, representa la pérdida y el dolor, así como la marca que dejan porque, como ya nos decía LIS, todas las acciones tienen consecuencias. El incendio es un elemento constante de fondo en Arcadia Bay y en los sueños de Chloe, y está presente incluso en el nombre del grupo de música que Rachel y ella adoran, Firewalk, en cuyo concierto comienza toda esta historia.
Firewalk, a su vez, viene de “Fire walk with me”, frase que pudimos ver escrita en un baño en LIS y que abre un portal entre dos dimensiones en Twin Peaks, serie que gira en torno al asesinato de Laura Palmer, una chica no muy diferente a Rachel Amber.

Estos detalles son secundarios, lo sé, pero en mi opinión enriquecen el juego y a mí, personalmente, me han hecho disfrutarlo todavía más. También el final me ha parecido tremendo. Por un momento incluso te olvidas de lo que le acabará pasando a Rachel, de lo que sucede esa habitación oscura con focos blancos y un sonido de flash de fondo, pero Before the Stom no quiere que olvidemos y los segundos finales sirven como recordatorio, un último sorbo que nos deja un regusto amargo en la boca y nos hace querer vivir (o volver a vivir) la historia de Max y Chloe.

Cómprame un café en ko-fi.com

Laura Tejada
Laura Tejada @_LauraTejada

Escritora y creadora compulsiva de mundos imposibles. Vivo en un faro entre dos ciudades: una flota en las nubes, la otra está sumergida en el mar. Ad astra per aspera.

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: