O jueguitos y películas

De películas y jueguitos

De películas y jueguitos

Hace unas semanas, viendo Shrek 2 por 74425498ª vez, recordé cuánto había disfrutado del videojuego basado una de mis películas favoritas. Aun con el ordenador disponible en mi casa en aquella época (no sé si alguna vez llegó a los 20 FPS), este juego me hizo pasar muy buenos ratos en mi infancia-pubescencia y siempre lo recordaré con muchísimo cariño.

El mundo del cine y los videojuegos ha ido siempre de la mano; además de la función compartida de contar historias y entretener, muchos juegos han tomado el relevo del séptimo arte continuando con la historia de alguna película, o bien transportándonos al mundo en el que se desarrolla. Y hoy, ellas, las Todas Gamers, nos cuentan cuáles son sus jueguitos favoritos basados en películas. O los jueguitos basados en sus películas favoritas que para nada tienen que ver con Disney:

Os estaréis preguntando qué de qué vengo yo a hablar si la cosa va de videojuegos de película: ¡DE BLADE RUNNER! Pues no. Vengo contaros que uno de mis videojuegos favoritos basado en una película es Aladdín. Llegó para Mega Drive en 1993 y lo recuerdo como si fuera ayer. Un trozo de pan con chocolate en casa de mis primos, horas recogiendo manzanas en los escenarios de la película como los tejados de Agrabah o las mazmorras del sultán y deseando recopilar todos los genios y Abús posibles para llegar a los niveles extra y recoger todas las vidas y gemas posibles antes de fallar y seguir con el juego normal. La historia es casi una réplica exacta de la película y escondía algún easter egg tierno, como unas orejas de Mickey Mouse colgadas en un tendedero en medio del desierto.  Se llevó el premio a mejor juego del año de Genesis y está en el Top 10 de mis juegos favoritos de los 90.

003_p

Al menos no es la película de Assissin’s Creed

Los juegos de Ratchet and Clank me dieron muy buenos ratos cuando era adolescente, compartiendo partidas con mi hermano. Por eso cuando descubrí que iba a tener un reboot/remake/coso raro, lo compré sin dudar. ¡Y más tarde descubrí que había película! ¡Y la echaban en mi cine! Así que la fui a ver, con el juego ya terminado dos veces. Y el resultado fue agridulce, ya que adapta el nuevo juego muy bien. Excesivamente bien. Lo que vimos en pantalla no era más que las cinemáticas del juego (casi indistinguibles), rellenadas con más metraje. Por un lado, el humor tonto basado en armas absurdas estaba presente, pero por otro lado, el perder el factor de no poder hacer el cabra tú mismo le hace perder puntos.

No es la mejor película, pero te pasas un rato entretenido, sale el capitán Quark siendo Quarkástico y Nefarius también, que es el mejor villano de pacotilla de toda la saga. Vamos, que como película es regulera, pero no puedo dejar de sentir cariño por ese lombax y ese pequeño robot. Y sale el TAUN.

 

  • Disney’s Action Game Featuring Hercules y Disney Pixar A Bug’s life: LadyMay

Aunque bien podría hablaros de la catastrófica a la par que engañosa aventura gráfica de La Ruta Hacia el Dorado —disponible para su visualización en el canal de Todas Gamers— me centraré en los títulos de mi infancia y a los que más cariño tengo. Disney siempre se ha caracterizado por exprimir al máximo sus productos más recientes y el mundo de los videojuegos no fue ni tampoco es, actualmente, una excepción. A continuación, algunos títulos de la mano de Disney Interactive Studios y que ocupaban de una a cuatro horas para los más avezados, y siete vidas aproximadamente para aquellos que nos empeñábamos en hacerlo a la perfección:  

Disney’s Action Game Featuring Hercules:  Corría el año 1997 y el periplo de Hércules en pos de convertirse en un héroe llegó a nuestros hogares al despuntar el verano para, pocos meses más tarde, recibir a nuestro “Herc” en PlayStation —también en Game Boy y Microsoft Windows— y llevar a cabo dicha tarea a lo largo de numerosas pantallas que combinaban 2D con 3D de una forma que me volaba la cabeza. Recoger monedas, completar las letras de Hércules y enfrentarse a los jefes que el malvado Hades nos colocaba en el camino… era una aventurita que iba pareja a la película y que mi hermana y yo jamás fuimos capaces de completar. Lo mismo ya va siendo hora de rescatarlo…

Disney Pixar A Bug’s life: Aunque fue gracias a «Toy Story» que muchos de nosotros conocimos el mundo del 3D, la llegada de «Bichos, una aventura en miniatura» a la primera PlayStation la recuerdo como si fuera ayer. Abrir mi regalo de cumpleaños y encontrarme la simpática cara de Flik prometía horas y horas de diversión a tamaño de hormiga… ¡y en 3D! Recoger semillas para la cosecha, bayas con las que plantar cara a nuestros enemigos, completar el nombre de Flik… No obstante, el alucine estuvo servido en bandeja en cuanto escuché la voz de Jordi Cruz —el bueno, ¿eh?— encarnando al protagonista tal y como lo hacía en la película.

Y para quienes desean quedar libres de las frustraciones que suponen los conceptos de vidas extras y enfrentamientos contra bosses, Disney también dispuso de una serie de libros interactivos —Disney’s Animated Storybook— de algunos de sus clásicos con numerosos minijuegos que fomentaban el ingenio, así como la inteligencia espacial y lingüística al incluir textos narrados, imágenes y divertidas animaciones: El Rey León, Pocahontas, 101 Dálmatas,  Mulán… ideales para dar la bienvenida al mundillo a los más pequeños de la casa, estrenando así su nivel 1 de “gamer”.

Todavía recuerdo las muchas horas que pasé con mi hermana jugando al juego de PlayStation 2 de Buscando a Nemo. Fue el primer videojuego que entró en mi casa junto a esa preciada maquinita que tanto odiaba mi madre. Me vienen a la mente muy buenos recuerdos al pensar en el juego. También recuerdo la desesperación que me entraba cuando no podía superar el nivel en el que debías escapar del tiburón. Jugué tantas horas, que mi madre venía diciendo que para qué, que era una pérdida de tiempo. Buscando a Nemo era y es un juego muy completo: tiene puzles, enigmas y carreras contrarreloj. Y partes en las que tenías que huir muy rápido. Es un juego perfecto para iniciar a un niño en el mundo de los videojuegos, dado que su mecánica es muy sencilla y sus niveles, aunque fáciles, al mismo tiempo son complejos, y hacen pensar a los niños para superarlos.

¿Quién no recuerda la película de Atlantis: el imperio perdido? Una aventura emocionante, un misterio por descubrir, personajes entrañables e inolvidables y… un leviatán.

Sí, de todas las cosas que se pueden recordar y guardar en la memoria en la mía está grabada la imagen del leviatán acechando y atacando la nave Ulysses en la que viajaban Milo y sus compañeros hacia la Atlántida. No solo por haber aparecido en la película, sino porque tuve que enfrentarme a mis miedos y plantarle cara en el juego que comparte el nombre de ésta.

Disney Atlantis: el imperio perdido, juego estrenado a finales de 2001 al igual que la película en la que se basa, es un juego de plataformas de Disney Interactive Studios para PlayStation en el que encarnamos a Milo, y a veces al resto de personajes, en su viaje para descubrir la Atlántida. Y aquí volvemos al tema del leviatán.

De entre todos los niveles, puzles y enemigos de los que alguien se puede acordar, yo recuerdo con una claridad apabullante la batalla contra él. Un uno vs. uno, jugadora contra máquina, una niña asustada contra un leviatán iracundo.

Batalla contra el leviatán, de Th3AustralianGam3r

No hace falta que os comente el terror que viví teniendo que repetir varias veces dicha pelea hasta que conseguí vencerle, pero os puedo asegurar que la calma que me invadió después también fue inolvidable. Sé que suena a exageración y a un momento quizás incomprensible para mucha gente, pero pensad que estamos hablando de la época en la que los gráficos de la primera PlayStation eran innovadores y lo mejorcito y, además, en el año en el que servidora lo jugó no llegaba aún a preadolescente.

A pesar de mis traumas personales, Disney Atlantis: el imperio perdido es uno de los juegos de Disney que tienen guardado para siempre un lugar en mi corazón gracias a todas las horas de entretenimiento que me concedió con sus puzles y sus niveles de “dispara y conduce”.

  • Harry Potter y la piedra filosofal: Ana Mepi

Las aventuras del joven mago Harry Potter no pasaron desapercibidas en el mundo y el videojuego de PlayStation basado en la película, La piedra filosofal, sería toda una sorpresa: un juego completamente a la altura de la obra original. Aunque haya envejecido un poco mal ya que algunos controles resultan bastante bruscos, el apartado gráfico para ser un juego de PSX es estupendo y tiene muy buena ambientación (los escenarios de la película muy bien cuidados…), pero este no es su punto fuerte. La característica que hace que este juego haya quedado en la memoria para siempre es el sonido. Todo ello. Desde la adaptación de la banda sonora original hasta, sobre todo, las voces de los personajes. En España pudimos disfrutar de las mismas voces que nos acompañaron en la película, por lo que la inmersión para los seguidores era inmejorable. Vaya puñalada en la nostalgia…   

  • Harry Potter y la Cámara Secreta: Kele 

Actualmente no juego a muchos juegos relacionados con películas (sin contar las películas que me monto en la cabeza con mis equipos de los dungeon crawler a los que casi vendo mi alma, para variar), pero en mis tiempos mozos sí que recuerdo algunos juegos relacionados con pelis con los que no me lo pasé nada mal. Uno de ellos fue de los primeros RPG que tocaron estas pequeñitas manos: Harry Potter y la Cámara Secreta, llevado en este caso para la Game Boy Color en 2002 por EA. No se desvía mucho de la trama principal: avisan al chiquitín de Harry Potter que no tiene que volver a Hogwarts y todo lo que ocurre después te sorprenderá. Bueno, si te has leído el libro o visto la película te va a sorprender poco, porque no intentan reinventar la obra de JK Rowling ni la película dirigida por Chris Colombus. Además de los diferentes minijuegos (sobre tareas típicas de un buen mago, como limpiar el jardín de gnomos, jugar al quidditch o enfrentarte a las mandrágoras) repartidos a lo largo a lo largo de la aventura y los cromos coleccionables, lo que más recuerdo son las batallas por turnos a base de varitazos mágicos con Harry, Ron y Hermione, aunque esencialmente estos dos primeros o incluso el propio Harry solo frente al peligro. Ron, después de esa batallita en el Bosque Prohibido, entiendo perfectamente que quieras tener las arañas lo más lejos de ti posible: ha sido ver una foto de Aragog, (hijo de Ara-) la araña enorme, y venirme unos flashbacks horrendos. Un recuerdo —esta vez bueno— que me viene ahora es que este juego lo perdimos de vista durante muchísimo tiempo mis hermanos y yo, hasta que volvió a aparecer en la casa del pueblo. Como por arte de magia, se podría decir.

Harry Potter

Así que aquí es dónde tienen los colegas Weasly el coche, ¡genial! Fuente

 

Advertencia: ¿Es este el mejor juego sobre una película que se ha creado? Es posible (NO). ¿Tiene una jugabilidad que ya quisiera la nueva generación? También (TAMPOCO). ¿Me pasé horas jugando y frustrándome con esta endemoniada creación de Universal? Sí, vaya que si lo hice.

Hablo de nada más y nada menos que el infame juego de The Mummy Returns para Game Boy Color, un cartucho que encerraba mis peores pesadillas e incontables horas de juego debido a mi orgullo. Lo primero, debo situaros, El Regreso de la Momia es la segunda parte de la película de 1999 de Stephen Sommers y que nos enamoró y dio lugar a secuela (en singular, hay dos películas, no es discutible) y varios spin-offs. El juego se lanzó en 2001, cuando yo y muchos otros caímos en esta trampa por nuestro amor a las películas (y a Anck-Su-Namun): lo primero que te encuentras es un texto con parte de la historia codificado (‘Press A para descifrar’), tras ello aparece una selección de personaje (cada uno con sus habilidades y armas) que podrás elegir según el nivel. Todo va bien hasta que apareces en un juego en 2D (bien), de plataformas (bien) en el que te persigue una masa de píxeles (que te mata) por la derecha y a toda velocidad. Por nuestro orden occidental de lectura es más fácil que estemos pendientes de lo que nos acecha por la izquierda y huyamos de izquierda a derecha, pero eso era ir a una primera impresión fácil, y de paso mira esos… bichos… cosas tan monOH QUE ME MATAN TAMBIÉN. Imaginaos correr de derecha a izquierda, a toda prisa mientras te persigue un tsunami y estás esquivando trampas mortales, saltando, rodando y donde básicamente todo te mata… Cuando por fin consigues superar todo esto te encuentras con unos niveles en los que (gracias) te mueves de izquierda a derecha y te confías… ERROR. Más tarde tendrás unos niveles de shooter infernales en los que o te dejas morir o pasas horas intentando apuntar para poder pasarlos y desearás volver a correr entre trampas mortales. Por otro lado decidieron que la mejor idea al avanzar y guardar era poner una contraseña codificada (el día que perdí el cuaderno con las contraseñas casi me echo a llorar) en la que más te valía apuntarlo con las letras y números descifrados o vete mentalizándote de volver a repetir todo porque la vas a poner mal seguro.

Os preguntaréis que por qué me gustaba y por qué no lancé el cartucho y la Game Boy entera por la ventana. Porque yo, con mi inocente alma de señora y siendo tan fan, cuando descubrí que podía jugar a Evelyn y no solo al señor dije ESTE ES MI JUEGO. En el año 2001, señores desarrolladores y ‘fans’, en un juego de una película de acción podías llevar a una mujer. Es más, estoy casi segura de que era más ágil porque con Rick era incapaz de jugar. Pero, a pesar de todo, sólo si tenéis la paciencia y paz mental de Zenyatta os recomendaría jugar a esto y si lo hacéis o lo vivisteis en su momento, venid a que lloremos juntos.

En 1994 se estrenaba una de las películas que seguro han marcado la infancia de muchas personas, entre ellas, la mía. El Rey León es sin duda alguna la película que más veces he visto en mi vida. Llegaba a tenerla en bucle todo el día, aunque estuviese jugando o distraída con otras cosas. Siempre estaba puesta de fondo. Incluso a día de hoy, sería perfectamente capaz de recitarla de principio a fin sin necesidad de tener el volumen activo.

El éxito alcanzado por El Rey León hizo que el mismo año de su estreno se aprovechasen las fechas navideñas para lanzar un videojuego basado al 100% en la historia de la película. A priori el videojuego salió para Mega Drive y Super Nintendo, pero debido al éxito de ventas, rápidamente se amplió su distribución entre 1994 y 1995 a Game Boy, PC, NES, Master System, Commodore Amiga y Game Gear. Llegando finalmente a móviles en el año 2004.

El Rey Leon

El videojuego sigue al completo la historia de Simba, desde cachorro hasta convertirse en rey. Un plataformas en 16 bits que respeta los colores tan característicos que la sabana africana tenía en la película, así como su banda sonora.

El juego también combinaba niveles de plataformeo clásico con otros en los que tendremos que correr en avestruz esquivando distintos objetos (cómo odiaba ese nivel de pequeña) o el momento de la estampida en el desfiladero con los ñus, secuencia en la que Simba corría hacia la pantalla en vez de hacerlo de forma lateral. Además, a medida que Simba iba creciendo adquiría nuevas habilidades e iba perdiendo otras que podíamos usar como cachorro, lo que hacía que el videojuego fuese mucho más dinámico.

Te recomendaría sin duda alguna que si no has probado este videojuego te animes a hacerlo, ya que te sorprenderá más que muchos plataformas actuales de los que puedes encontrar en el mercado.

La brújula dorada (2007) fue la película inspirada en el libro “Luces del norte” (que más tarde se cambiaría el nombre por el de la película). El videojuego fue lanzado para diferentes plataformas y sigue la historia de la película pero se centra más en las mecánicas que los personajes tienen que llevar a cabo para avanzar en la historia.

La interactividad del aletiometro se explota en el videojuego de una manera que es imposible en otros medios como el libro o la película, cuya narrativa se ve algo más limitada por su formato. Además, los distintos niveles de sigilo o lucha (variando entre los dos personajes principales, totalmente distintos) permiten explorar una narrativa que no aparece en la película, pero sí se da a entender en el libro.

Como videojuego, la obra no es transgresora. No aporta nada nuevo a la idea de hacer un videojuego de plataformas, las mecánicas fuera de este modo se basan en los minijuegos simples. Sin embargo, la idea principal que muestra el videojuego de “La brújula dorada”, en 2007, muestra cómo este medio es capaz de ser una opción realmente interesante para la adaptación de obras (en una época donde el videojuego era más una herramienta para la promoción de películas).

Una narrativa transmedia excelente. El videojuego de Bolt no es una adaptación de la película de Disney (2008), sino que a través de sus niveles permite al jugador observar cuál era la serie en la que el protagonista de la película actúa antes de que ocurran los sucesos del film. Y madre mía, yo me suscribía a todas las plataformas si pudiese ver esa serie.

El juego mezcla plataformas y algún puzle a modo de videojuego, no aporta nada al campo de las mecánicas o la narrativa en sí, pero es un gran ejemplo de cómo la misma obra en distintos medios puede hacer su propio universo más rico e interesante de lo que podríamos llegar a conocer solo con la obra principal.

 

¡Y esto ha sido todo en cuanto a los jueguitos de películas favoritos de ellas, las Todas Gamers! De momento… ¿A vosotros también os ha entrado el ataquito de nostalgia? ¿Cuáles son vuestros videojuegos favoritos basados en películas?

Cómprame un café en ko-fi.com

Allendil
Allendil @mujerador

Coleccionista de misiones secundarias.

Chi Skywalker
Chi Skywalker

Pelirroja mestiza, hija de la isla del oso, amante de la fuerza y basura rebelde. Juego, escribo y leo cuando me da la vida.

Darkor_LF

Difusora de la palabra de Pratchett a tiempo completo. Defensora de causas pérdidas e inútiles. Choconiños o barbarie. Hipster por necesidad. Tengo una pipa falsa. +50 en pedantería.

LadyMay
LadyMay

Yordle híbrida de ewok y moguri. Lv. 27 con Triple-T a la espalda: Timidilla, Torpe y con Tirabuzones. Youtuber novata desde Jul-2016 y apasionada de las aventuras gráficas, los clásicos de la psx y el «payum-payum» de un francotirador. Vakarian's Lover.

vitruvio97
vitruvio97

Lolera, streaming amater, me encanta leer, escribir mientras escucho música de todo tipo. Fan del Kpop

MissFreakAlice

Amante de los juegos, la comida, la cerveza y los animales. Mi planeta no me necesita, así que me quedo aquí escribiendo y jugando.

Mepi
Mepi @aigissch

Me gusta dormir y Guild Wars 2.

kelerele
kelerele

"No estoy muerta, estoy en alguna mazmorra de parranda. O escribiendo, que quién sabe con estos tiempos". Me puedes encontrar como @anus_kele en Twitter.

helenaacero
helenaacero

Dunkel
Dunkel @dunkel217

Acaricio gatitos durante el día. Horror addict. Diseño y desarrollo de videojuegos.

LadyGenya
LadyGenya

Alguien me dijo una vez “Señorita, voy a convertir esos videojuegos en deberes.” y me moló.

3 comentarios
Rena
Rena 28/07/2018 a las 10:59 am

Nunca olvidaré Toy Story. Eso sí que era un juegazo. Aladdin, El rey león, Tarzán… Harry Potter. Hércules. Joder, qué recuerdos.

MichelG
MichelG 30/07/2018 a las 5:07 pm

Me ha encantado. Maravillosísimo.

Aonia Midnight
Aonia Midnight 10/08/2018 a las 11:14 am

Recuerdo que cuando éramos pequeños mi padre jugó La Ruta hacia El Dorado y esa es la única forma en la que he visto jamás esa película, mediante las cinemáticas del juego. Ni siquiera me he planteado ponerme a verla porque la forma en que “la vi” de cría me parece maravillosa aún a riesgo de perderme cosas geniales de la película completa.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: