7 Sins: guía para ser un MACHO™ y pillar cacho

7 Sins: guía para ser un MACHO™ y pillar cacho

02/08/2018 | Nix | 10 comentarios

¿Qué pasaría si Charlie Sheen decidiese colaborar en el desarrollo de un videojuego con un montón de Señores™? Aunque parezca mentira, ya nos contestaron a esta pregunta en 2005, el año en el que salió a la venta 7 Sins (juego que podríamos definir tranquilamente como “el Dark Souls de follar“, que ya sabemos que siempre son necesarias ese tipo de comparaciones). Pero por casualidades de la vida, me acuerdo de este juego ahora, en 2018. Y como soy muy buena persona os voy a ahorrar el sufrimiento de jugarlo. 

315396-7-sins-windows-media

Esto ya os debería dar una pista de lo que nos vamos a encontrar aquí

Antes de empezar, os advierto que esto puede herir sensibilidades, es para mayores de 18 años, y va a estar plagado de spoilers (si es que se le puede considerar spoiler a… eso). No puedo asegurar que ninguna redactora ha sido dañada durante esta reseña, porque yo misma he sufrido una masacre neuronal. Lo que hago por vosotras, colegas.

Abrimos el juego y nos pegan en toda la frente con la imagen (también usada como carátula) del señor en cuestión, al que a partir de ahora vamos a conocer como MACHO™. Este señor está comodísimo en su sofá, con su copazo de lo que supongo que será bourbon (siempre es bourbon), cara de atontado, camisa medio abierta, y una chica aprovechando la situación para tocarle un pezón. Y rematando la escena, todo enmarcado con las piernas y el culo de otra mujer que probablemente esté ansiosa por tocarle el otro pezón. Porque es todo un MACHO™. Friendly reminder de que todo eso ya lo vemos antes de haber empezado a jugar.

7sins-portada.png

Tengo la teoría de que las traducciones las hicieron con alguna copa de más (y lo comprendo)

Empecemos. Tutorial. Sí, hasta tiene tutorial, que a ver si os creéis que es fácil ser un MACHO™. Los controles son absolutamente penosos, todos los movimientos son lentos y poco precisos, pero aun así nos las apañamos para jugar. La primera misión del tutorial es ir a hablar con una chica y llevartela a un sofá. La chica, con unas tetas más grandes que su propia cabeza y desafiando las leyes de la gravedad, sólo sabe decir que es modelo y lo mucho que le pone el MACHO™. Viendo las opciones de diálogo podemos comprender perfectamente por qué esta mujer está perdiendo las bragas, porque nuestro MACHO™ puede decir perlas como:

—¿Vives con tus padres nena?

—¿Todas estas cositas son tuyas, guapa?

—Qué bien lo pasamos juntitos…

2017-01-23 (2).png

Irresistible

El MACHO™ es todo un poeta. Pero como los poetas también tienen que comer, dejas de hablar con la chica para que se vaya a pasear por la casa mientras tú vas a buscar su abrigo para robarle el dinero. Y para compensar tus malas acciones, alivias tu conciencia fregando los platos. Qué joyita de MACHO™, como para no querer llevárnoslo a casa. Y, aunque parezca mentira, justo aquí terminamos el tutorial.

Ya con el miedo en el cuerpo, vamos a por el Nivel 1 (por llamarlo de alguna forma), Envidia. Eres un vendedor que quiere llegar a lo más alto. Y sin duda, las escaleras a la cima son las mujeres. La primera misión es conseguir dinero, puedes vender perfumes, ropa o joyas… pero resulta que las mujeres somos tan simples que si el vendedor liga con nosotras hasta acabar echando un polvo en el escaparate, le tiramos los billetes a la cara, tranquilamente unos 1000$, que son calderilla si un MACHO™ nos hace un favorcillo. Como en la vida real, claro está. Chicas, nos han pillado.

Pero sigamos con el MACHO™. Siempre hay una “facilona” que casualmente es la que está más buena, así que decidimos ir a por ella. Grave error. Está tan buena que, entre conversación y conversación, tienes que ir a aliviarte para no romper la cremallera de tu pantalón. Puedes ver escotes, echar un ojo en los probadores, hacer que tu compañera de trabajo te coja algo que está muy alto (para poder verle las bragas, por supuesto). Vistazos rápidos que te permiten ir a ligar con la “facilona” sin tener el peligro de explotar y acabar restregándote con quien pilles por delante. Sin embargo, nos aparece otro problema: la chica está buena, pero no suelta tanto dinero como necesitamos y encima le gusta demasiado nuestro MACHO™, cosa que nos cabrea mucho porque ya se sabe que si una chica se encariña demasiado con un MACHO™ se convierte en una molestia. ¿Solución? Mojamos el bizcocho con la “facilona” en el escaparate de la tienda para relajarnos y nos vamos a ligar con otra, que esta ya no merece la pena.

2017-01-23 (13).png

Concretamente, nos vamos a por la mujer del jefe, que tiene dinero. Volvemos a repetir las mismas conversaciones, esta vez haciendo pausas porque la mujer nos cabrea (qué casualidad, que es una señora mayor y no está buena), pero poco a poco llegamos a conseguir dinero y meneo. Incluso con un pequeño favorcillo bajo la mesa del jefe. Y para celebrarlo, nos vamos a ligar con una tercera mujer que… oh, sorpresa, ¡esta es trans! Ahora mismo, seguro que una de vosotras es muy optimista y está pensando: “Al menos es un juego con representación“. Lo siento mucho por arruinarlo… Pero no. La chica trans es una persona con voz muy grave que te dice que “en el trullo o te haces marica o no sobrevives“. En serio. Lo dice, palabra por palabra. Y te dan ganas de tirarte por la ventana por culpa de un cliché rancio de película de “””humor””” Hollywoodiense (o española). Pero como eres un MACHO™ te da igual y, tras repetir los mismos pasos de ligoteo por tercera vez (ugh), consigues echar un casquete. Queda una sola mujer en la tienda con la que no hemos ligado, pero el nivel está completo y da miedo ir a por otra más, que el pobre MACHO™ va a acabar con el churro en carne viva, así que finalizamos el nivel.

Y nos vamos a por el Nivel 2, Orgullo, en el que nos dicen que Charlie el MACHO™ empieza a aumentar su fama y necesita meterse en una especie de reality show. Porno, por supuesto. Dicho reality consiste en que nos llevemos a mujeres a nuestra casa y las grabemos metiéndoles mano, sacándoles fotos provocativas o, naturalmente, dándole al fornicio. Lo que nos lleva a… ¿cuál es la mejor forma de conseguir llevarnos chicas a nuestra casa para enseñarles lo MACHO™ que somos? Pues muy fácil, nos vamos a la discoteca de moda. Con nuestras mejores galas, desde luego.

Y cómo no, para no perder la costumbre, también nos vamos a por la “facilona” de este nivel. Porque para qué nos vamos a complicar con otras. Nos la encontramos en la barra, y como buen MACHO™ la invitamos a copas mientras le hablamos sobre la multitud de famosos que fingimos conocer. Tal y como esperábamos, conseguimos llevárnosla a los sofás, donde seguimos con la conversación de famoseo y algún toqueteo cuando nos deja (y la habitual ojeada al escote, claro). Sin embargo, se aburre y nos hace ir a la pista de baile. Como un buen MACHO™, lo petamos bien fuerte, mirad:

Un MACHO™ en estado puro. Creo que esto es lo único bueno que me ha dado este juego. Evidentemente, tras ese baile nos la llevamos a casa, rendida ante nuestros pies. Y ante nuestras cámaras, por supuesto. Que os recuerdo que estamos en un reality show y el público quiere ver a un buen MACHO™ actuando como el hombre que es. Por eso, sin dudar ni un sólo momento de nuestras capacidades, nos la llevamos directamente a la cama, donde descubrimos el erotismo puro y duro: la ropa interior de la parejita. Ella, deslumbrante con su conjunto de lencería con la bandera norteamericana (God Bless America). Tú, destilando erotismo con el super sexy sensual tanga de leopardo. Madre mía, me entran los calores sólo por escribir esta reseña. Traedme un abanico, por favor.

2017-01-26 (13).png

Y supongo que os imagináis ya lo que tenéis que hacer para pasar el nivel: casquete, volver al bar, buscar un nuevo ligue (en mi caso, una rusa a la que sólo le gusta el alcohol, el dinero y los escotes vertiginosos, para nada un cliché), llevarte a casa al nuevo ligue, quizá hacerle unas fotos provocativas… y acabar meneando el fideo mientras te duchas con la chica. Las veces que quieras, con todas las mujeres del nivel, sin excepciones, demuestra que eres un MACHO™. Y cuando te aburras de ellas cambias de nivel, a por nuevas presas.

Continuamos, a pesar de que nuestras neuronas estén ya siguiendo el protocolo de autodestrucción, y nos vamos al Nivel 3, Lujuria. Esta vez nos vamos a una fiesta un tanto peculiar, porque para seguir con nuestro ascenso a la fama, tenemos que pasar por un local BDSM. Corramos un tupido velo sobre todas las cosas mal hechas relacionadas con el BDSM en este nivel, porque realmente no es como voy a mencionar a continuación, y centrémonos en el juego. Que bastante tiene con lo suyo.

Aquí nos sueltan en un sitio en el que todo el mundo lleva máscara, y tenemos que ligarnos a una persona en concreto… pero no sabemos quién es hasta que consigamos mojar. Así que nos dedicamos a lo que llevamos haciendo durante todo el juego, ligarnos a todas las que nos encontramos. Nuestro MACHO™, a pesar de sentirse obligado a estar en un lugar que no le gusta, con gente que hace cosas que odia, es lo suficientemente MACHO™ para cumplir con sus obligaciones y su sueño, y si para eso tiene sacrificarse y satisfacer las necesidades de esas mujeres, pues lo hace. Sin embargo, y a pesar de que hay camas en el local, estas chicas no se conforman sólo con eso, y quieren hacernos sufrir a base de azotes, bofetadas, electrocuciones y demás dolorosas diversiones.

2017-02-15 (3).png

No confirmo ni desmiento que haya disfrutado como una niña viendo sufrir al MACHO™. Ni que haya pasado más tiempo del necesario dándole con una fusta y pellizcándole los pezones con saña para compensar el sufrimiento de jugar a este juego de m****. Pero cuando llegamos a la última chica y vemos que tampoco es la persona a la que buscamos, empezamos a pensar en que el nivel castigo más bien es el nivel tortura de Señores™, y nuestro pobre MACHO™ se da cuenta de que durante todo el nivel nos están dando pistas que nos llevan de cabeza a la sumisión. Y así es como toda la homofobia que hasta ahora lucía con orgullo (porque es muy MACHO™ y los machos no quieren saber nada de esas cosas de gays) se va a volver en su contra. Sí, señoras, para poder terminar este nivel tienes que ligar con un tío, al que no le va a parecer suficiente un casto besito. Y encima, no tienes ni idea de cuál de todos los que están en la sala es el que estás buscando, y solo queda rezar por la suerte o hacer lucha de espadas con cada uno de esos hombres hasta que salga el correcto. Las cosas que tiene que hacer un MACHO™ de verdad por su carrera. No homo.

Con mucho sufrimiento, llegamos al Nivel 4, Ira, lo cual me parece una definición perfecta del sentimiento que despierta este juego. Para demostrar la absurdez que estamos jugando, ahora nos sueltan en una especie de gimnasio con bar y, como tenemos mucho estilo, vamos vestidos como Uma Thurman en Kill Bill. Sí, con el chándal amarillo.

2017-02-15 (8).png

Aquí nos plantean que tenemos que pasar tres pruebas y, como no somos precisamente un tío cachas y atlético, decidimos utilizar nuestro propio método: el de lucir nuestros encantos y acabar mojando la galleta. Y a ello vamos. En la primera prueba nos ligamos a la chica guapa, nos la pasamos por la mesa de masajes y finalmente, como somos un gran MACHO™, la convencemos para que le diga a su jefe que hemos pasado la prueba. Como ya no nos sirve para nada la dejamos por ahí corriendo en alguna máquina y nos vamos a por la segunda, una mujer con mal carácter que nos pega varias veces y que (como es normal, que seguimos siendo un MACHO™) acaba sucumbiendo a nuestros encantos. Le damos un viajecito en la sauna, y sin pensárselo dos veces nos da la prueba superada. Y otra que dejamos de lado, que tenemos mucho trabajo con la última, que… resulta que es un señor chino, o el Señor Miyagi, o quizá otro cliché con patas, no estamos muy seguras.

THE7SINS_RETAIL 2017-09-16 02-38-00-67

Mientras hablamos con él esperando que nos mande dar cera y pulir cera, porque es lo que nos faltaba ya, vemos que al parecer también es un MACHO™ y un viejo verde al que nos tenemos que ganar escuchando frases como “la virilidad es la clave de la sabiduría y sobornándole. Que al viejo le gustan más los dólares que a un MACHO™ un buen par de… copas de bourbon. En cuanto conseguimos dar esa última prueba por válida, aparece una mujer y se lía a palos con nosotros, como si de un boss se tratase. Y tras vencerla, nos dan acceso al siguiente nivel.

Nos arrastramos al Nivel 5, Gula. Y no sé si será por gula, pero con este juego ganas de darme a la bebida no me faltan. Esta vez nos plantan en un restaurante y nos dicen que tenemos que deshacernos de un montón de rivales, que están todos allí disfrutando de una comilona gracias a un elaboradísimo plan maestro de nuestro MACHO™. Si es que a ver qué harían sin él. Cómo no, nuestra forma de desmontar rivalidades es intentando llevarnos a las chicas al huerto (sorprendente, ¿verdad?) con la ayuda de unos “filtros de amor” servidos en una petaca, o de un “hielo que todo lo calienta” que casualmente tiene una forma bastante fálica, además de sobornar a los hombres a base de “pastillas de la amistad”. Sí, en serio, parece que lo de drogar a la gente para conseguir lo que tú quieres está bien, siempre y cuando seas un MACHO™. Todo esto con la inestimable ayuda del chef Jaques De France, un tío casi tan baboso seductor como nuestro querido MACHO™. Sin duda, un restaurante que se merece como mínimo 10 estrellas Michelin.

THE7SINS_RETAIL 2017-09-16 03-23-32-82.jpg

Me ahorro el mal trago de que tengáis que volver a leer el “paso a paso” de la agenda de ligoteo del MACHO™ y nos vamos de cabeza al Nivel 6, Avaricia. Poco me pagan para este sufrimiento de juego. En este nuevo escenario nos cuentan que, bueno, que seguimos escalando posiciones sociales porque es lo que nos merecemos por ser un buen MACHO™, y ahora somos jefes de una empresa de… qué más da, si lo que nos interesa es el tamaño del sujetador de las trabajadoras. Como era de esperar, tenemos que ligar con una mujer con vestido de fiesta y escote vertiginoso (lo normal en una oficina), pero nuestras intenciones son frustradas porque resulta que esa mujer ya está bajo el mando de otro hombre. Y como no podemos permitir que haya un MACHO™ que tenga más poder que nosotros, vamos a por él con un despliegue de sex appeal que lo hará caer rendido ante nuestros pies. Eso sí, siempre dejando clara la heterosexualidad de nuestro MACHO™ viéndolo enfadarse mucho y muy fuerte por tener que besar a un hombre, y a continuación persiguiendo a toda velocidad a la primera chica que aparezca por la esquina. No vaya a ser que creamos que nuestro MACHO™ es gay. Habrase visto. Al final, acabamos haciendo lo de siempre, con nuestra carrera a la cima basada en ligoteo, estafa, robo y demás cositas básicas para convertirse en un buen MACHO™.

2018-07-15 (17).png

Y ya, agotadísimas de la vida (y con ganas de tirarnos por un puente), llegamos al Nivel 7, Pereza. Resulta hasta poético que este sea el último nivel del juego, porque menuda pereza llegar hasta aquí. Para haberse matado. Aquí nos encontramos con que nuestro MACHO™ está durmiendo y tiene que demostrar lo MACHO™ que es derrotando a todos nuestros demonios pecadores (de la pradera). 

El primer sueño nos envía a robar un montón de cuadros que pertenecen a nuestro primer jefe, el demonio de la Envidia, porque un buen MACHO™ supera su envidia… llevándose las cosas de los demás. Después tenemos que vencer al demonio del Orgullo demostrándole nuestra superioridad. Somos mejores, más ligones, más ricos, más todo, y lo demostramos gritándole “PUES YO MÁS” a un señor rockero que pasaba por allí y al que decidimos llamar “tonto del culo”.

En el tercer sueño nos volvemos a encontrar con el señor chino del gimnasio, también conocido como “la versión creepy del Señor Miyagi”, ahora encarnando al demonio de la Ira. Lógicamente, tenemos que vencer a este demonio con pura ira, a guantazos con la mano abierta, de dos en dos hasta que sean impares. En el cuarto, nos encontramos con ese chef tan majo que nos ayudaba a convencer a la gente para que hiciesen cosas que no querían hacer, esta vez personificando al demonio de la Gula. Y ahora, sin perder todo nuestro estilo porque somos un MACHO™ de verdad, de los buenos, de los de antes… tenemos que inflarnos a comida y vomitar encima del chef. Sí, en serio.

Corramos otro tupido velo ante el chef, que en realidad no queréis verlo, y vayamos al quinto sueño, en el que nos vemos las caras con el demonio de la Avaricia, a la que tenemos que demostrar que somos como la Virgen del Puño y que no nos cuesta nada dejar a nuestros empleados sin la paga de Navidad. Porque un MACHO™ no llega a rico pagando bien a sus trabajadores, ¿verdad, Amancio? ¿A que sí, Elon? ¿Cierto, Jeff?

Y, por fin, la prueba final, que CÓMO NO, nos la explica una señora mientras se desnuda y menea sus cubrepezones con forma de estrella. Ella, por si no había quedado claro, es el demonio de la Lujuria, y tenemos que enseñarle quién manda aquí bailando el mambo en horizontal con TODAS las mujeres que nos encontremos. Sin excepciones. Y ahí vamos, como el MACHO™ que somos, a azucarar el churro una última vez, porque ESTAMOS ANTE EL FIN DEL JUEGO. De verdad de la buena, nos dejan en el sueño de la lujuria, pudiendo acostarnos con todas las chicas que hay allí todas las veces que queramos. Y es que ése, en realidad, es el destino que se merece un buen MACHO™ de verdad.

2018-07-17 (5)

Ahora que hemos acabado, voy a hacer mención especial a la jugabilidad. En general, su manejo es de los peores que he visto, y mira que he jugado juegos rotos, versiones beta, o incluso versiones alpha. Los controles de este juego están puestos a mala leche. El movimiento del personaje es con WASD, cosa común y de la que no me quejo. El problema son las interacciones, que buscan un manejo con ratón pero que fallan más que una escopeta de feria, haciendo que a veces te equivoques de interacción porque algo se mueve en el último momento. Pero lo peor no es eso, sino los minijuegos. Te ponen minijuegos para “entretenerte” entre misiones y, aparte de hacerte perder MUCHO tiempo porque siempre son los mismos y tienes que repetir esas opciones hasta la saciedad, hacen que casi tengas que cruzar los brazos para manejarlos, o que tengas que buscar por todo el teclado cuáles son los que tocan ahora. Por poner un ejemplo, me parece absurdo utilizar el WASD durante todo el juego y que en uno de los minijuegos de turno tengas que utilizar obligatoriamente el pad. O que en uno en el que tienes que buscar un punto concreto en una pantalla, no puedes utilizar el ratón, solo puedes usar las teclas. Gracias a esos controles los minijuegos parecen todavía más repetitivos porque, si en un nivel hay 5, como mucho se pueden usar 2 o 3 porque en los otros es imposible ganar. Y si no ganas, te penalizan. No he probado ningún otro juego desarrollado por Monte Cristo Multimedia pero, viendo el cúmulo de despropósitos de 7 Sins, si en sus otros juegos utilizaron el mismo sistema de controles me parece completamente normal que esta empresa ya no exista.

THE7SINS_RETAIL 2017-09-16 02-45-16-00

Estoy segura de que esto no es un bug y la pobre mujer se arrancó la cabeza por no escuchar al MACHO™

Y después de este largo juego (o al menos a mí se me hizo eterno), llegamos al final con una conclusión:

Para empezar, este juego salió en la época en la que Los Sims 2 era un éxito absoluto. Aprovechando su título parecido (sobre todo para la gente que no sabe inglés, al confundir “Sims” y “Sins”) y el reclamo sexual que tanto gusta, se coló en las estanterías de grandes superficies. No es que sólo lo pudieses encontrar en Internet o en un Centro Mail (me acabo de sentir muy mayor recordando esto), sino que podías verlo mientras hacías la compra en un Alcampo o Carrefour porque, sorprendentemente, era un juego con PEGI 16 (y mientras tanto, en 2017 tenemos a Mass Effect: Andromeda con PEGI 18 porque se le ve el culo a Jaal). Utilizando el tirón de su salida en PS2 y PC llegaron a hacer eventos de presentación en todo el mundo y aquí contamos también con nuestra propia presentación del juego, en el Hard Rock Café de Madrid. Un evento en el que regalaban lencería femenina por probar el juego. Os podéis imaginar el tono de esas presentaciones. Allí mismo, los responsables de Atari (editores y distribuidores del juego) explicaban que estaba dirigido a adolescentes de más de 16 años, escudándose con que eran lo suficientemente maduros para saber qué tipo de comportamientos están bien o mal (pista: NO).

Consecuencia, los padres confiados (a pesar de que la portada era… diferente) se lo compraban a sus hijos, y esos hijos descubrían un comportamiento social y sexual completamente tóxico. Porque al fin y al cabo eran muy jóvenes, y aprendían basándose en lo que veían. Yo misma jugué a ese juego con 16 años por el simple hecho de que los chicos de mi clase estaban fascinados, y (por suerte) supe ser crítica y ver que estaba mal, que eso no podía ser así, pero ellos no me parecía que lo tuviesen tan claro. Se lo creyeron. Imaginaos cómo pueden llegar a tratar a las mujeres si creen que TODO lo que comenté en este artículo es cierto, y es lo que tienen que hacer con ellas, porque el mundo funciona así y si no haces lo mismo no vas a tener éxito en la vida. Porque eran jóvenes y absorben todo como una esponja, y nadie les explicó que eso no estaba bien.

He hecho una crítica humorística a un comportamiento que, por desgracia, existe. Pero no es tan gracioso cuando se trata de personas reales, y a estas cosas nos enfrentamos las mujeres día a día en todos los aspectos de nuestra vida. Nos convierten en objetos, trofeos, molestamos cuando no estamos dispuestas a acostarnos con alguien, molestamos cuando opinamos… Y como no iba a ser menos, también en los videojuegos. Por eso estamos aquí, para molestar y hacer ruido ante una industria que nos menosprecia, nos utiliza, y nos quiere expulsar utilizando excusas baratas. Pero ya es tarde, estamos dentro y vamos a cambiar las cosas radicalmente. Game on.

Cómprame un café en ko-fi.com

Nix

I run on coffee, sarcasm and lipstick. Hace años le vendí mi alma a Bioware y me convirtieron en la Shadow Broker. Tengo un papelito que dice que soy N7, pero no quieren darme mi propia nave. Me gusta llevarle la contraria a la gente y por eso soy una Inquisidora enana y pelirroja.

10 comentarios
Dunkel
Dunkel 02/08/2018 a las 11:17 am

No sabía de la existencia de este… esto… (?) Pero gracias por hacer la reseña en el tono que la has hecho. Me he reído muchísimo, lo de la escogencia me ha calado fuerte xD
Bromas a parte, me quedo con la conclusión y en especial el último párrafo <3 porque el juego no lo pienso tocar ni con un palo xD

Lograi
Lograi 02/08/2018 a las 11:25 am

Pues sí, este lo tuve piratilla cuando salió, aunque no recuerdo haberlo jugado. Puede que ni me lo tirara el PC. En cualquier caso, no lo lamento…

Rena
Rena 02/08/2018 a las 11:50 am

Increíble tu estómago por haber jugado entero un juego así. Te admiro. Gracias por tal esfuerzo.
Aunque ha sido divertidísimo leerte, también es verdad XDD

beta
beta 02/08/2018 a las 2:33 pm

Como dice la sabia Marge Simpson, en momentos como este, sólo queda reir.
Es que yo no soy capaz de tragarme ese juego si no es con la risa por delante, porque la crítica al final del artículo es acertadísima.

Laura Tejada Martín
Laura Tejada Martín 02/08/2018 a las 3:31 pm

Madre mía ojalá jugar a esto con un grupo de amigas y poder reírnos y echar sapos y culebras por la boca.

PD: Lo del bug de la señora sin cabeza y tu comentario a pie de foto me ha alegrado la tarde xDDD

Iaya
Iaya 02/08/2018 a las 9:07 pm

Lo cierto es que yo no lo conocía. Me siento afortunada, la verdad xD

Creo que lo único por lo que merece la pena que exista este juego es por el pedazo de artículo que te has marcado. No solo he conseguido controlar el asco gracias al tono humorístico, sino que con ese párrafo final no es necesario añadir nada más por lo cierto que es.

¡Gracias por hacernos reír!

Ka'alshya
Ka'alshya 03/08/2018 a las 12:16 am

EL BUG QUE DEJA SIN CABEZA A LA POBRE SEÑORA XDDDDD

The Lady of Shalott
The Lady of Shalott 07/08/2018 a las 1:48 pm

Que fuerte todo!! Lo único bueno que tiene este juego es que ha sacado un artículo buenísimo, el tuyo!. Es muy fuerte la cosificación de las mujeres, muy elocuente que una de las máximas dificultades en el camino del MACHO sea tirarse a un tio (porque claro, las mujeres son de usar y tirar pero tirarse a un tio es algo que desbloquea un logro y le da muchos puntos de experiencia a su pene. Todo queda entre machos) y muy fuerte que haya estudios dispuestos a gastar un solo dolar en producir estas mierdas!!

Aonia Midnight
Aonia Midnight 10/08/2018 a las 11:29 am

Me lo he pasado genial leyendo este artículo, espero que puedas recuperar tus neuronas porque joder… xD

Momar
Momar 01/10/2018 a las 9:38 am

No sabía yo que esto existía. Madre mía. Comparado, Duke Nukem es feminista. Espero que te hayas recuperado del trauma, y muchas gracias por la labor social que hace(s. Que Blios os lo pague con un buen novio/novia/novie/Garrus/Magdalena/loquesea….

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: