Left 4 Dead: Let the bodies hit the floor

Left 4 Dead: Let the bodies hit the floor

Hace apenas unos días completé al 100% Left 4 Dead 2 y ¡qué viaje! He invertido tantas horas y he vivido tantas emociones en esta dilogía que no podía hacer otra cosa que dedicarle un artículo en el día de su décimo aniversario. ¡Y es que en apenas un año Left 4 Dead se ha convertido en uno de mis títulos favoritos!

Left 4 Dead (L4D) es un videojuego de acción, shooter, supervivencia, zombis, en primera persona, desarrollado por Valve Software y disponible desde el 17 de noviembre de 2008 para Xbox 360 y PC. En este título nos encontramos con cuatro supervivientes —Francis, Bill, Zoey y Louis— de una infección apocalíptica que ha afectado a toda la ciudad (como poco, viendo como está el panorama). Nuestro objetivo es luchar contra las hordas de infectados en busca de pequeños refugios hasta lograr escapar. Vamos, sobrevivir es nuestra única opción.

Para afrontar ésta misión tenemos dos opciones: hacerlo por nuestra cuenta (Modo Solo), acompañados siempre del resto de supervivientes, aunque controlados por IA, o juntarnos con varios amigos —o completos desconocidos que haya por los servidores— y que cada cual elija al superviviente que quiere controlar (Modo Cooperativo). El juego se adapta un poco a la situación que escojas, pero el reto será el mismo.

Por su parte, tendremos la opción de jugar en un Modo Enfrentamiento, donde habrá cuatro infectados especiales, aparte de las irreemplazables hordas de infectados comunes y cuatro supervivientes, así que sí, si nos apetece, podremos ser infectados por un rato. En esta modalidad algunos personajes pueden estar controlados por IA, pero se requiere al menos a dos humanos, uno por bando.

Por último, existe un Modo Supervivencia, donde los cuatro supervivientes deberán aguantar el mayor tiempo posible en determinado escenario, mientras aparecen innumerables oleadas de infectados —especiales incluidos— para obtener medallas. Este modo es una auténtica locura, os lo advierto.

04

No queráis saber lo que pasó (captura propia)

Un añito después, vio la luz Left 4 Dead 2, donde nos encontramos con nuevos supervivientes —Rochelle, Nick, Coach y Ellis— y nuevos mapas o campañas, así como los del juego anterior, por si queremos tener un todo en uno —aunque cada campaña se juega con sus propios supervivientes, no pudiendo mezclar personajes de ambos juegos—. También se añadieron nuevos infectados especiales y, en este caso, sí aparecen todos juntos y revueltos, para poner interesantes las cosas.

Asimismo, se incorporaron nuevos modos: Modo Búsqueda, donde nuestra misión es conseguir tantos bidones de gasolina como seamos capaces durante una cuenta atrás, mientras hordas de infectados tratan de impedirlo, otros jugadores también pueden tomar el control de infectados especiales, convirtiéndolo en otra forma de Enfrentamiento; y Mutaciones, pequeñas misiones con características especiales, como utilizar solamente katanas o motosierras, o únicamente poder atacar cuando estamos situados en determinados puntos del mapa o curarnos cuando cargamos con un pequeño gnomo.

También se añadió el Modo Realista, que cambia ciertas características del juego para sumar cierta dificultad sin modificar como tal los niveles en cuestión de daño recibido o vida de los enemigos, por ejemplo. Así, por ejemplo, para matar a los infectados debes disparar en la cabeza, infringiendo menos daño si aciertas en cualquier otra parte de su cuerpo; si los supervivientes se separan no pueden ver su silueta iluminada para volver a encontrarse; y si mueres, la única forma de volver a aparecer es utilizando un desfibrilador o en el punto de control/refugio. En este modo se puede seleccionar igualmente la dificultad de la campaña —fácil, normal, avanzado, experto—, pero las características no cambiarán.

Si hay algo que caracteriza Left 4 Dead, aparte de los infectados o sus supervivientes principales, es que la trama no se cuenta como tal, sino que se intuye a través de los diálogos de los personajes y las pequeñas cinemáticas de inicio y fin del nivel. De hecho, cada campaña se presenta con su propio póster, como si de una película se tratara.

Así pues, el primer Left 4 Dead da comienzo en la azotea de un edificio de apartamentos, donde han logrado subir Francis, Louis, Zoey y Bill, nuestros protagonistas. Desde aquí logran ver pasar un helicóptero informando sobre la localización del punto de evacuación. ¡Qué oportuno que haya unos cuantos botiquines y otras tantas armas para aventurarse por las calles de una ciudad infectada de hordas, en busca del Hospital Mercy!

A partir de aquí, la historia de estas cuatro personas no hace más que ponerse interesante: desde pilotos que se convierten en infectados, o individuos de dudosa confianza que lanzan contra nosotros unas cuantas hordas con tal de no dejarnos entrar en su refugio, hasta el valiente sacrificio de uno de los nuestros.

Por su parte, Left 4 Dead 2 comienza en la azotea de un hotel, desde donde los protagonistas, Nick, Rochelle, Coach y Ellis, ven pasar un helicóptero de evacuación que parece pasar por alto su presencia —o quizás los hayan confundido con infectados—. Sea como sea, es momento de ponerse en marcha y salir de ahí cuanto antes. Además, se rumorea que la CEDA ha establecido un centro de evacuación en el Centro Comercial Liberty.

A partir de aquí, deberemos afrontar lo que sea necesario para sobrevivir: desde llevarle un pack de refrescos a un señor a cambio de unas armas más letales, o rellenar la gasolina a un coche de exposición para poder salir por patas quemando rueda, mientras los infectados tratan de impedirlo; hasta utilizar la pirotecnia de un concierto para alertar al vehículo de rescate, o atravesar un pequeño pueblo durante un gran diluvio que llegará a inundar las calles durante nuestra corta pero intensa estancia.

Además, llegado un momento, los caminos de Rochelle, Nick, Coach y Ellis se cruzan con Zoey, Bill, Louis y Francis en una curiosa campaña.

Campañas

Las campañas se dividen en varios capítulos y consisten en recorrer el mapa en busca del refugio. Generalmente, no resulta muy complicado seguir la ruta desde el punto de salida hasta el de llegada, pero en ocasiones los elementos luchan en nuestra contra haciendo un poco más difícil nuestra tarea y llegando incluso a perdernos en alguna ocasión. Tal es el caso, por ejemplo, de la primera etapa de Left 4 Dead 2, donde atravesamos el piso de un hotel en llamas y entre el humo, el fuego y las hordas existe una gran probabilidad de perderse. Lo mismo ocurre cuando toca cruzar una plantación tratando de no despertar a los pájaros, para que éstos no alerten a las hordas, mientras no vemos más allá de nuestras narices porque el cultivo apenas deja intuir de dónde vinimos o a dónde vamos y el mecanismo de regadío impide el paso.

Estos refugios a los que iremos llegando serán nuestro punto de control y estarán abastecidos con armas, munición y botiquines. Podemos aprovechar nuestra estancia en el refugio para mirar el móvil, beber agua o leer los mensajes de las paredes, que no tienen desperdicio. De hecho, en Left 4 Dead 2 se hace referencia a uno de los logros del primer título en uno de estos mensajes.

05

Referencia al logro Zombicida Máximo (captura propia)

Para encontrar los refugios deberemos seguir las indicaciones repartidas a lo largo del mapa y una vez dentro deberemos cerrar la puerta. De lo contrario y como es evidente, cualquier infectado puede atacarnos y sí, es posible morir dentro si se da el caso.

El momento culmen de cada campaña es el denominado “clímax”, donde se intercalan varias oleadas de infectados normales con la aparición de infectados especiales y algún que otro Tank, en un cóctel letal y frenético.

Algo común a ambos títulos es la variedad de escenarios, haciéndonos pasar por plantaciones, ciudades, pueblos, un parque de atracciones, una azucarera, un hotel en llamas, un aeropuerto o un centro comercial, entre otros. Incluso podemos defendernos de oleadas de infectados en torno a un faro (A mi compañera Laura Tejada le gustaría esto). (Nota: técnicamente lo del faro no es una campaña, sino un nivel exclusivo de Supervivencia, pero tenía que nombrarlo).

Asimismo, el juego sabe cómo aprovechar los elementos propios de cada escenario, como las alarmas de los coches o de las tiendas, los detectores de metales o los propios generadores.

07

Sí, el refugio se encuentra por donde están saliendo todos esos infectados (captura propia)

Supervivientes

Todos los supervivientes son iguales a ojos del juego, es decir, todos tienen los mismos puntos de salud, hacen y reciben el mismo daño, avanzan a la misma velocidad y son capaces de utilizar todas las armas con igual eficacia. Aquí lo único que cambia es su personalidad.

Por un lado tenemos a Bill, Zoey, Louis y Francis (Left 4 Dead) y por otro a Rochelle, Coach, Ellis y Nick (Left 4 Dead 2). La relación entre ellos es prácticamente casual y la historia no profundiza en ello, por lo que debemos suponer que no se conocían de antes, que sus caminos se cruzaron escapando de la infección y que ahora deben sobrevivir juntos el tiempo que haga falta. Resulta interesante, como poco, ver las interacciones entre ellos y lo diferentes que son de un juego a otro. Aunque sin duda lo mejor son sus reacciones al fuego amigo o la muerte de algún compañero.

Bueno, en general, los diálogos son de lo mejor que tienen ambos títulos, obviando algún que otro comentario que, de no estar, tampoco pasaría nada. Pero bueno, ejemplos como Zoey prácticamente riéndose con la muerte de otro superviviente o Bill diciendo “Si lo sé no vengo” o “Eres idiota” son mis favoritos.

Además, en determinados momentos los personajes se muestran emotivos y eso siempre me ha parecido interesante. Los dos ejemplos más concretos que me vienen a la cabeza son Zoey en la campaña Toque de Difuntos cuando comenta que la zona en la que se encuentran es donde ella solía ir de tiendas; y Coach al inicio de Feria Siniestra cuando comenta que Whispering Oaks es donde solía ir de niño (a lo que Nick contesta que ahora podrán morir como adultos).

También resultan interesantes pequeños detalles como el cambio de sus expresiones faciales cuando les queda poca vida.

Infectados

En este punto tenemos a los infectados normales, esparcidos por el mapa como restos de la humanidad afectada por el virus y que, ante nuestra presencia, no dudarán en atacarnos en mayor o menor número.

Y, por otro lado, tenemos a los infectados especiales, cuyas características especiales nos harán la vida un tanto más difícil. Aquí encontramos al Boomer, cuyo vómito atraerá a toda una horda para nosotros solitos; el Smoker, cuya lengua utilizará para atraparnos y acercarnos a él, para poder darnos candela; el Hunter, un encapuchado que no dudará en atacarnos con un ágil salto y provocarnos un daño letal; la Witch, un alma en pena cuyo llanto podremos escuchar como alerta de su presencia, donde lo ideal sería evitarla, porque si osamos asustarla o molestarla siquiera un poquito, nos arriesgamos a que nos deje para el arrastre de un golpe; y el Tank, cuya fuerza y resistencia lo convierten en el más letal de todos, y que no dudará en lanzarnos un coche si hace falta.

En Left 4 Dead 2 se añadieron tres nuevos infectados especiales —así como una versión alternativa del Boomer— que serían el Charger, algo así como un mini Tank que tratará de embestirnos para atraparnos y golpearnos contra el suelo; la Spitter, un ser traicionero que no dudará en escupirnos ácido; y el Jockey, que cabalgará sobre nosotros, alejándonos del grupo y conduciéndonos hacia elementos dañinos hasta incapacitarnos.

Además, incorporaron infectados poco comunes como payasos que atraen a las hordas, antidisturbios que van completamente protegidos o embarrados que se acercaran con andares típicos de Gollum y con cada golpe reducirán nuestra visión al mancharnos con lodo del pantano; entre otros.

06

Help! ¡Un Charger se está ensañando conmigo! (captura propia)

Jugabilidad

Left 4 Dead es un título que puede jugarse con ratón y teclado o con mando y cuyo manejo resulta intuitivo y sencillo, basándose principalmente en “apuntar y disparar”.

Existen diversos niveles de dificultad, por lo que puedes adaptar las partidas a tu estilo de juego o al reto que estés dispuesta a afrontar. En ciertos modos de juego no se puede seleccionar la dificultad, pero respecto al daño que hacemos o recibimos será como si estuviera en normal. En estos casos, la dificultad la marca la dinámica del modo, como en Supervivencia, o las habilidades del equipo, como en Enfrentamiento o Búsqueda.

Ambos juegos cuentan con un buen número de logros, donde algunos se consiguen simplemente avanzando en el juego y otros requerirán de nuestra experiencia en el manejo de los controles, escenarios y/o modalidades, haciendo que exprimamos al máximo cada título.

Por su parte Left 4 Dead 2 añadió nuevos objetos como la adrenalina o el vómito de Boomer y mayor variedad de armas, así como la posibilidad de utilizar algunas armas cuerpo a cuerpo y recrear si hace falta la Matanza de Texas. Asimismo, incorporó la posibilidad de utilizar diferentes mods, como cambiar la apariencia de los miembros de tu equipo o de los infectados normales y especiales, añadir elementos temáticos a los escenarios o, más enfocado a servidores locales o partidas en solitario, eliminar el fuego amigo o aumentar la munición disponible. Explorar la workshop puede ser como visitar un mercadillo donde hay de todo, para todos los gustos y en diferentes condiciones.

 

Por último, Left 4 Dead es una dilogía que quiere que nos movamos y le molesta —mucho— que nos quedemos paradas esperando, por ejemplo, a que aparezca un superviviente caído. Por ello, opta por ir lanzando hordas de infectados para darnos caña y alentarnos a seguir adelante.

Comunidad

Como en todos los juegos online, Left 4 Dead no se libra de una comunidad tóxica como ya explicó una compañera en un artículo.

Yo personalmente he jugado siempre en solitario o acompañada de dos personas de confianza que han hecho que cada minuto haya merecido la pena, y aunque en nuestras numerosas horas de juego nos hemos topado con algún imbécil con ganas de fiesta, los más han sido gente que ha decidido marcharse voluntariamente al no llevar el mismo ritmo que nosotros o directamente personas maravillosas que nos han ayudado de muy buena fe e incluso han invertido una buena cantidad de tiempo en acompañarnos durante nuestra aventura para asesorarnos en los momentos más complicados con consejos geniales sobre cómo lograr nuestra meta.

11

Utilizar una ametralladora montada para mover coches y matar a la Witch cuando está en medio es una buena estrategia (captura propia)

Y para terminar, que no quiero que esto quede muy largo —*tarde*—, me gustaría mencionar la aparición de Bill en el juego Dead by Daylight como superviviente y la posibilidad, en ese mismo título, de elegir la ropa de Zoey para uno de los personajes femeninos. Descubrir estas dos cosillas me hizo tremendamente feliz.

Left 4 Dead ha ido directo a mi top de juegos favoritos, especialmente el primer título. A decir verdad es un juego que merece la pena a muchos niveles, pero especialmente si lo juegas acompañada de personas tan geniales como las que me acompañaron a mí. En mi caso, os puedo asegurar que invertí aproximadamente 150 horas en el primer título y volvería a hacerlo.

Así que si queréis pasar un buen rato solas o acompañadas luchando contra las hordas de infectados y tratando de desentrañar la trama tras Left 4 Dead, si os gustan los zombis, los chascarrillos y no lo habéis hecho aún; os animo a darle una oportunidad, ¿a qué estáis esperando? ¡Hacéis llorar a la Witch!

Cómprame un café en ko-fi.com

Aonia Midnight
Aonia Midnight @@AoniaMidnight

Curiosa, reflexiva y torpe // Palomitas y cerveza // Mi mente está llena de mundos en los que evadirme de la realidad // Nothing is true, the cake is a lie

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: