«Submersed» en el fondo del mar nadie escuchará tus gritos

«Submersed» en el fondo del mar nadie escuchará tus gritos

El océano y lo que allí se esconde ha sido objeto de fascinación y miedo desde tiempos inmemoriales. Del terror al fin del mundo que asomaba tras la línea del horizonte a los dioses primigenios que yacen en lo más profundo del mar según la literatura de Lovecraft. Seres aterradores y de otros tiempos, viscosos, inquietantes, que escapan de la imaginación de cualquiera que ose representarlos. En tiempos más contemporáneos, el mar y las playas también han sido el escenario de grandes películas de terror y suspense relacionadas con uno de los grandes depredadores que sí conocemos: el tiburón. Un subgénero acuático que tomó su forma con el clásico Tiburón de Steven Spielberg y que ha dejado a su paso toda una ristra de títulos que van desde la delirante Sharknado a la divertidísima Infierno Azul.

Y entonces llegamos a Submersed, un videojuego de survival horror desarrollado por los bilbaínos Main Loop, que lleva la figura antagónica del tiburón a todo un nuevo nivel produciendo un juego que bien podríamos definir como la criatura que nacería de la unión de Alien: Isolation y Dead Space, dos de la mayores influencias más visibles tras el juego.

Como en los dos juegos anteriores, Submersed empieza cuando en un complejo científico se gesta el desastre. Tras diversos experimentos con un ente misterioso que parece potenciar la inteligencia y ferocidad de los tiburones, el complejo declara el desastre y pide ayuda al exterior. Es entonces cuando el protagonista entra en juego, y como todo buen hijo de su género, deberá sumergirse en este entorno hostil y abandonado para descubrir qué ha pasado tras el incidente, y de paso, sobrevivir a una amenaza que iremos conociendo a medida que vayamos avanzando en el juego, ya sea a través de pequeños fragmentos de información o lo que puedan decirnos los personajes que sobrevivan en la instalación.

Submersed_20190225170756

Con el punto de partida establecido, ¿qué mecánicas son las que utiliza Submersed para gestar el terror? La primera es la del enemigo invencible que pudimos ver en Alien: Isolation o en el reciente Resident Evil 2 Remake con la figura de Mr. X. En ciertas secciones del juego, el tiburón rondará por los alrededores bien alerta de nuestra presencia para, cómo no, devorarnos. Si estamos con el traje submarino, que de nuevo nos lleva a otros títulos como Bioshock, contaremos con un sonar que, mediante un juego de luces que van de rojo a verde, nos indicará cuán cerca de nosotros está la amenaza inminente. Una vez cazados no hay peros que valgan y, al menos hasta conseguir un arma con la que defendernos, los dientes del tiburón serán letales hasta el extremo de hacernos retroceder hasta el último punto de control.

He de decir que mis primeros compases con el juego fueron farragosos por diferentes motivos. El primero y más primordial es el control del personaje, algo tosco y no del todo pulido en las zonas sumergidas, cuando estás ataviado con el traje. Si bien es cierto que puede ser un intento de reflejar esta limitación de movimiento que debes tener en la vida real cuando te calzas un armatoste de ese tipo, a nivel jugable acaba siendo una experiencia un pelín frustrante que no hace más que agravarse cuando ves que el mastodóntico escualo no para de darte amor y cariño a bocados sin que tú puedas hacer mucho más. La decisión de incluir una música estridente, con toques de guitarra cercanos al heavy, cada vez que hay peligro creo que, en vez de potenciar la sensación de peligro y terror, lo único que aumenta es la desesperación del jugador, pero no en un muy buen sentido.

Submersed_20190225171629

Más allá de estas zonas sumergidas, también contamos con exploración en tierra firme, en el complejo, donde deberemos resolver ciertos puzles para seguir avanzando, así como gestionar nuestro inventario para poder crear herramientas que nos ayudarán en nuestra aventura o hacer uso de diferentes objetos que nos harán la vida más fácil, como una linterna a pilas o un arma eléctrica que dejará aturdidos a los tiburones durante unos segundos para que nosotros podamos seguir avanzando.

Uno de los principales problemas que he encontrado según mi experiencia es el desequilibrio entre secciones. Hay algunas, como las partes sumergidas, en las que me ha costado muchísimo entender qué tenía que hacer y al final me he limitado a correr intento tras intento para ver si así despistaba al tiburón pues no había coberturas ni mecánicas jugables que me permitieran hacer nada excepto morir. En cambio otras, como uno de los puzles en el complejo, han conseguido precisamente inducirme a esta sensación de indefensión que tanto buscan los survival horror. Gracias a la mecánica de ofrecernos una linterna cuya pila se agota, deberemos ser muy cautelosos a la hora de iluminar esa esquina oscura que parece ocultar algo. Esta sensación se disparó al máximo en uno de los puzles que se requieren para avanzar, donde deberemos descubrir dónde se encuentra la morgue para arrancar, literalmente, los ojos a los técnicos difuntos del complejo, pues uno de ellos es la llave para una puerta cerrada que nos impide avanzar en nuestra historia.

Submersed_20190226100413

Aun con sus limitaciones más que comprensibles, Submersed consigue aprovechar las influencias que han nutrido su trama y jugabilidad para ofrecer un survival horror curioso que gustará a aquellos a los que la simple mención del fondo del mar les ponga la piel de gallina. Una experiencia asequible y de corta duración que, además, viene en completo castellano: cuenta con las voces y los textos traducidos a nuestro idioma.

Cómprame un café en ko-fi.com Become a Patron!

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: