Análisis de Legend of Mana

Análisis de Legend of Mana

Que la nostalgia vende es una frase que se repite mucho, pero no por ello deja de ser menos cierta. Nos inundan los remakes de películas, series y juegos, buscando llegar  al público que amó ese contenido en el momento de su estreno. Pero también el objetivo puede ser el facilitar el acceso a aquellas personas que, por una razón u otra, no lo conocen todavía a pesar de su posible interés en el producto. En mi caso, con Legend of Mana me ocurre un poco de cada.

Mi primer contacto con la saga Seiken Densetsu (La Leyenda de la Espada Sagrada) se lo debo a la ya extinta revista del Club Nintendo. Allá por 1994 hablaban del lanzamiento para Super Nintendo de Secret of Mana, el segundo juego de la franquicia de Square Enix (Squaresoft por aquel entonces). Ya entonces había triunfado en la misma plataforma Legend of Zelda: A Link to the Past (1991), que vi a mi padre jugar (la saga Zelda me daba muchísimo miedo) y que claramente influyó en títulos posteriores, como Terranigma, Illusion of Time o los propios Seiken Densetsu. Por temática y estética pixel art no tardé en enamorarme y pedírselo a mis padres por Navidad. Secret of Mana fue el primer ARPG al que jugué en mi vida, y durante muchos años recordé (no sin cierto trauma) el final del juego, preguntándome si habría alguna manera de conseguir otro final diferente. Fue por eso que acogí la salida del remake para Playstation 4 con gran alegría, y aunque el juego me pareció notablemente más simple que en mi memoria infantil, lo disfruté muchísimo. No contenta con ello, descubrí que había una saga completa acerca del Árbol de Mana y la Espada. Esto me llevó a Trials of Mana y también al juego que ocupa este análisis.

Árbol de Mana en medio del reino

El Árbol de Mana es ese árbol que, si te habla, sabes que no es para invitarte a tomar algo sino para meterte en líos

Legend of Mana es el remaster para PC del original que vio la luz en 2000 (en Japón un año antes), lanzado en exclusiva para la primera Playstation. He decidido dividir el análisis en dos partes: la primera estará dedicada al juego original; y una segunda parte en la que hablaremos del remake y sus características.

Legend of Mana: el juego

Tras una secuencia de vídeo de animación japonesa y una muy corta introducción narrada por el propio Árbol de Mana, podremos elegir a nuestro héroe. Se nos plantea una elección entre personaje principal masculino o femenino, completamente novedosa en los RPG de la época, y decidiremos la localización de nuestra casa. La posibilidad de creación del mapa es uno de los puntos más sorprendentes, y ha sido denominado el sistema Land Maker. Las distintas fases o mazmorras iremos desbloqueándolas mediante artefactos que tendremos que conseguir y emplazar en el mapa, y decidiremos de este modo la configuración de nuestro mundo. Esta decisión geográfica no es únicamente por capricho. Influye tanto en la dificultad del juego (a más reciente y/o alejado de nuestra casa, mayor es el nivel de los enemigos) y también en la combinación de elementales que podremos utilizar con más eficacia. Vuelven los personajes a los que tanto cariño profesamos en anteriores entregas, como Ondina, Dríade o Salamando. La manera de invocarlos es diferente, sin embargo, ya que aquí los llamaremos utilizando instrumentos musicales que podremos comprar o fabricar, y de cuál usemos dependerá el hechizo de combate que se desencadene. Al igual que ocurría en Secret of Mana, nuestro personaje principal contará con un elenco muy variado de armas, arsenal que podremos ir aumentando y mejorando conforme avancemos en el juego. Otro aspecto creativo a tener en cuenta es que, según alcancemos cierto punto de la historia, podremos fabricar gólems. Éstos actuarán como compañeros, ayudándonos en los combates.

Por si tuviésemos poco que tener en cuenta, junto a nuestra casa aparece el corral de las mascotas. A lo largo de nuestra aventura encontraremos huevos de bestias que podemos capturar, y de ellos nacerán animalitos (normalmente recolors de enemigos) que también pelearán a nuestro lado. Pero es incompatible llevar a la vez un gólem y una mascota, con lo que deberemos elegir cuidadosamente qué es lo que preferimos en nuestro equipo. Otra mecánica más a añadir es el huerto, en el que combinando diferentes tipos de semillas obtendremos objetos que nos serán útiles (o no) en nuestra aventura.

Pantalla de elección de personaje principal

El nombre de tu personaje principal es «Tú». Y esa es toda su personalidad

Existen diversos tipos de misiones. Algunas consistirán en luchar contra monstruos mientras exploramos un escenario, pero otras serán más bien tipo puzle combinando diálogos y acciones en áreas sin apenas enemigos. La principal dificultad suele ser la ausencia completa de pistas o instrucciones acerca de qué debemos hacer, así como mapas en los que se suceden las pantallas sin que tengamos idea de cuál es nuestro propósito. El combate es muy sencillo, con poca variedad de golpes y algo más de magias según los instrumentos que llevemos con nuestro personaje, y alcanzado cierto nivel incluso los jefes no supondrán un desafío significativo. Además, nuestros acompañantes son muy eficaces para nuestra sorpresa, y en alguna lucha en la que cometamos errores nos salvarán de una muerte segura.

La ventaja de la independencia narrativa de la saga Mana es evidente, ya que no todos son igual de accesibles al estar lanzados en plataformas muy dispares (móviles, PS Vita, GameBoy Advance, PC…) y además posibilita no jugarlos en orden. Argumentalmente sorprende que no haya una historia narrada desde el principio, sino que iremos conociéndola poco a poco mientras juguemos las zonas obligatorias. Hay tres líneas argumentales principales, cada una independiente de las otras, y no podremos llegar al final del juego hasta que hayamos pasado un punto clave en al menos una de ellas. Podemos por supuesto completar todas las misiones, 67 en total, pero esto es completamente opcional. Y lo que hayamos dejado sin hacer… pues no pasa nada. No cambia el final ni aparece mención alguna en los créditos. Desde el punto de vista narrativo, resulta bastante caótico. La dispersión de los objetos clave y la ausencia de pistas acerca de cuál debe ser nuestro siguiente paso y en qué escenario hace que sea enormemente fácil perder el hilo y con él, el interés. El personaje principal es completamente insulso, muy alejado del Randi de Secret of Mana, y los únicos que nos aportarán algo de chicha al asunto son los NPC que nos acompañen. Si tuviera que definir la historia de Legend of Mana, sería como una sucesión de relatos cortos, algunos interrelacionados pero la mayoría completamente independientes entre sí. Eso nos da una idea de la situación del mundo, pero a nivel narrativo no termina de encajar.

Legend of Mana: El remake

Una vez desgranado el juego principal, que a fin de cuentas es lo más importante, pasaremos a analizar los aspectos de la remasterización.

La esencia y características principales se han mantenido fieles al original. No se introducen mapas ni mecánicas nuevas, salvo un minijuego que no vio la luz en Occidente, “Ring Ring Land. En él utilizaremos a las mascotas que vayamos criando para obtener objetos raros, subiéndolas de nivel como ventaja añadida. Es bastante sencillo, aunque se puede hacer un poco cuesta arriba con los píxeles de la pantalla, que nos evocarán sin duda alguna al Pokéwalker de Pokémon HeartGold & Soulsilver.

Gráficamente, combina los clásicos sprites de las consolas retro con escenarios dibujados a mano. Esto hace que en ocasiones resulte bastante extraño, pues veremos un fondo ultradetallado que contrasta de manera notoria con los píxeles poco definidos de nuestro personaje. Y por mucho que nos acostumbremos, siempre queda un punto que no termina de encajar. Además, las animaciones son más bien escasas, aspecto acorde a lo retro de los personajes, pero no a la retexturización del resto del mundo.

Varios pingüiratas lloran a su capitán petrificado

La combinación de píxel sin detalle a escenario ultraHD simplemente no funciona

En el combate, sin embargo, a veces aparecen ciertos problemas, como caídas de frames que aparecen durante el mismo, así como fallos en los comandos. Sumado a la dificultad que supone el área reducida de la zona en la que podemos combatir, hace a veces que nos tengamos que apoyar en un simple aporreo de teclas y rezar por que nuestro personaje se mueva o los golpes den en el blanco, aun a sabiendas de que estamos ejecutando el movimiento de forma correcta. Esto desanima bastante, haciendo que enemigos menores nos den una paliza bastante ridícula, simplemente porque no nos hemos podido ni mover. El juego nos ofrece una opción bastante interesante si nos gusta centrarnos únicamente en la trama: eliminar los combates menores, que a veces se pueden hacer repetitivos, para que solamente tengamos que luchar contra los jefes y visualizar las distintas historias. Aparece, además, una opción de autoguardado, que el original no tenía, y la posibilidad de grabar la partida en prácticamente cualquier momento.

Respecto de su banda sonora, ha sido completamente renovada por Yoko Shimomura, compositora de otras obras famosas como la música de Street Fighter II o de juegos de la saga Kingdom Hearts. Este aspecto brilla particularmente, puesto que traslada a la jugadora a los diferentes mundos que visita. Combina para ello varios instrumentos y estilos musicales, que van desde música ambiente a rock o techno. En este remaster podemos alternar entre escuchar los temas como originalmente fueron compuestos y ejecutados, o las versiones más modernas; así como acceder a toda la playlist desde el principio del juego.

Un añadido más en esta versión es la traducción oficial al castellano. Todo el juego consiste en cuadros de texto, con lo que no hay actores de doblaje, pero al estar en nuestro idioma la barrera lingüística desaparece. Dichos diálogos aparecen asimismo más diferenciados visualmente que en el juego original, reduciendo la fatiga ocular.

Conclusiones

Mis sentimientos con Legend of Mana son contradictorios.

Por una parte, tiene los aspectos que siempre entusiasman de la saga, como la exploración de un mundo en constante cambio, con gran variedad de razas y personajes que es grato conocer. Volveremos a encontrarnos con clásicos como Watts el herrero y con enemigos como los gazapos o los chocobos. Todo ello aderezado con una banda sonora remasterizada de modo más que sobresaliente, y completamente traducido al castellano.

Ring Ring Land mostrando un gazapo en blanco y negro sin detallar

No tengo claro si me recuerda al Snake o a un Tamagotchi

Sin embargo, los aspectos negativos provienen del juego original y no del remake. La historia dispersa hace difícil mantener la atención, y el desorden a nivel de jugabilidad hará que muchas veces tengamos que recurrir a una guía para saber cuál es la siguiente zona para explorar o personaje con el que interactuar. Existen demasiadas mecánicas diferentes para un juego de duración intermedia (unas 18 horas), y tantos sistemas confusos hace que al final nos dé pereza intentar dominarlos y decidamos intentar avanzar sin ellos. Y es perfectamente posible hacerlo.

Legend of Mana es un juego destinado a un público minoritario y se nota. Su argumento no lineal y el exceso de mecánicas confusas pueden hacer que quien lo juegue pierda el interés rápidamente si no tiene claras las particularidades de este título. Sin embargo, los amantes de los ARPG y los nostálgicos del antiguo juego sí disfrutarán casi con total seguridad del relanzamiento, sobre todo con las mejoras en el apartado sonoro y de traducción.

Este artículo se ha escrito gracias al apoyo y por sugerencia de la gente en nuestro Patreon. Hazte mecenas desde dos euros al mes.

Cómprame un café en ko-fi.com

Alystrin
Alystrin @Alystrin

Cosplayer, otorrinolaringóloga, streamer y, sobre todo, mamarracha profesional. Cuqui del almendruqui que no dudaría en sacarte las muelas por tus "incorrecciones políticas"

No hay comentarios
Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: