El otro día os hablaba de Child of Light, desarrollado por Ubisoft Montreal usando el motor UbiArt. Este motor lo desarrolló Ubisoft Montpellier (los otros buenos) para el Rayman Origins. La característica de este motor es la posibilidad de representar escenarios en 2.5D usando gráficos vectoriales, lo que permite tener ese aspecto de acuarela de Child of Light, o ese dibujo tan colorido en Rayman Legends. Si mencionaba que Child of Light era un juego sencillito sin muchas complicaciones, Rayman Legends está diseñado por alguien que guarda rencor al mundo.

Rayman Legends es un plataformas a la vieja usanza: vas a morir múltiples veces hasta que seas capaz de hacer ese salto, esquivar esos pinchos y correr como alma que lleva al diablo sin mirar. Cuando no estamos ocupados muriendo, podemos ver que es bonito y tiene un diseño de niveles soberbio, sólo hay que fijarse en los niveles musicales. Si bien es un juego difícil, también es agradecido ya que al final acabarás haciendo del tirón aquellos niveles que más te costaron, a base de práctica y muerte.

La historia (que la tiene) es simple: Rayman y compañía se han echado un sueñecito de 100 años (QUIERO) y los Diminutos Oscuros se han apoderado del Bosque de los Sueños. Rayman deberá rescatar a todos los Diminutos, a medida que recorre los niveles (cada uno es un cuadro). El juego se divide en mundos, que se desbloquearán (como los niveles) al conseguir un determinado número de Diminutos. En cada mundo nos encontraremos niveles estándar, dos niveles de rescatar princesas, un nivel pre-jefe, el jefe, el nivel musical y cuadros invadidos (cuando progresemos más, serán contrarrelojes infernales). En cada nivel, según los lums recolectados nos darán una copa de clasificación y un ticket de la suerte, que nos podrá dar varias cosas: animal para el expositor, lums, Diminutos o un nivel remozado de Rayman Origins (contaremos con 40 niveles en total). Todos estos niveles se pueden jugar con amigos, pero se necesitan mandos extra (también es la cosa más divertida que he hecho nunca).

Además de todo esto, Rayman Legends cuenta con un modo online, con pruebas en cinco escenarios tipo: castillo, plantas, desierto, tierra de los muertos y dojo; y donde se plantearán diversos retos: recolectar lums o recorrer distancia en un tiempo dado, recolectar o recorrer el máximo posible… Al final son ligeramente repetitivos, pero como se combinan en el reto diario y semanal, no resulta muy tedioso.

Mencionaba antes que los niveles del juego tienen un diseño espectacular y al final lo más fácil que resulta es dejarte llevar por el juego, siguiendo los lums amarillos (¿alguien ha dicho camino de baldosas amarillas?). Y sobre esto, mención especial a los niveles musicales, donde estos diseños tienen una precisión casi milimétrica, coordinando música y saltos (excepto Gloo Gloo y sus infernales peces). En los gameplays la gente parece que va perfectamente coordinada con la música. No lo parece, es que debes hacerlo o morirás. Mucho. Si sentís curiosidad, en las demos del juego se puede probar Castle Rock. Abajo tenéis el gameplay de todos los niveles musicales, aconsejo ver poco, si no los habéis pasado.

Otros aspectos a destacar son la preciosa banda sonora (disponible en Spotify); los títulos de los niveles, como “How to shoot your dragon”, “The Spy Who Kicked Me” o “Snakes on a cake”, que al traducir me han dicho que mantienen los juegos de palabras (“How to shoot your dragon” = “Como estresar a tu dragón”), gracias a los Duendes Mágicos Traductores (TM); y los niveles musicales 8 bits: ¿Te acuerdas eso que decías de pequeño de “puedo pasarme este nivel con los ojos cerrados”? Pues aquí vas a hacerlo. Literalmente. Acabé Orchestal Chaos viendo chiribitas al final (mi mayor logro en este juego es pasarme Dragon Slayer 8-bits antes que Dragon Slayer). No os cuento más porque parte de la magia es verlo por primera vez.

Si tengo que encontrarle alguna pega a Rayman Legends son dos, principalmente. La primera es que el control en PS3 no es todo lo suave que debería, sobre todo en el manejo de Murphy queda muuy tosco, mientras que para WiiU es más fluido. La otra es el hecho de que las princesas son rescatadas de los cuadros. A Estelia. Que tiene un hacha. Con pinchos. Con lo fácil que podría haber sido decir que vas a ayudarlas a luchar contra los malos y se unen a ti😦

Estelia
Estelia tiene una pinta de damisela en apuros tremenda.

En resumen, que si os gustan los plataformas 2D y tenéis una alta tolerancia a la frustración, os gustará. La otra opción es que lo odies a muerte por la dificultad, pero tiene tantos detallitos chorra y es tan bonita, que se lo acabas perdonando. Si lo queréis, está tanto en Steam, como en PS3, PsVita, PS4, Xbox360, Xbox One y WiiU, por menos de 30€.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com