Amor libre y sexualidad: Dragon Age Inquisition

Amor libre y sexualidad: Dragon Age Inquisition

Header: Fanart de cccrystalclear

Que en el mundo de los videojuegos hay severos problemas de representación para algunos colectivos lo sabemos todos. La industria se ha considerado siempre cosa de hombres, hecha por hombres y para hombres… heterosexuales, claro. Si ya es difícil encontrar títulos donde la mujer tenga su lugar en igualdad de condiciones respecto a sus compañeros masculinos, no hablemos de encontrar títulos donde se contemple que, atención spoilers:

LA DIVERSIDAD SEXUAL EXISTE.

Así es, niños y niñas, hay vida más allá de la heterosexualidad aunque eso apenas se refleje en el mundo de los videojuegos. Y ya no hablo de personajes homosexuales, que alguno que otro de vez en cuando aparece, sino de personajes en los que se reflejen otras orientaciones sexuales como la bisexualidad, asexualidad (¿Asexualidad? ¿Pero eso se come?), pansexualidad, etc.
Es cierto que en algunos títulos ni siquiera se menciona la orientación sexual de los personajes o directamente no resulta relevante para el desarrollo del juego y de nuestra experiencia jugable, pero en otros casos donde los personajes, tanto protagonistas como secundarios, tienen matices y una mayor profundidad, lo que encontramos es que la heterosexualidad manda. No obstante, hay estudios como Bioware que han demostrado que hay más colores en el horizonte y que la orientación sexual sólo es una parte más del personaje, no lo que lo define.
El estudio ya apuntaba maneras cuando en Mass Effect (2007) ofreció la posibilidad de tener relaciones sentimentales con algunos personajes, una de ellas homosexual (con Liara, si Shepard es mujer). Estas relaciones iban más allá del componente sexual porque implicaban cierta dedicación, tiempo y un vínculo que varía y se fortalece según nuestras experiencias y decisiones en el juego.

Un paso más se dio en la primera entrega de Dragon Age (Dragon Age: Origins, 2009), donde tenemos la opción de que nuestro protagonista tenga relaciones con personas de su mismo sexo, (tanto si es hombre como mujer) pero en este caso hay un desacierto en cuanto a la construcción de dicha relación, en mi opinión, debido a que la manera más práctica de ganarnos el cariño de otro personaje es ofrecerle regalos y a que todo el proceso de enamoramiento y romance parece sólo un tránsito para llegar a un fin: el acto sexual.

Sin embargo, Bioware supo enmendar sus errores y logró lo que, para mí, debería considerarse referencia ejemplar en cuanto al tratamiento de la sexualidad en la construcción de personajes y sus interrelaciones.
Dragon Age Inquisition (2014) nos muestra un mundo tan rico y diverso como aquellos que lo habitan. Desde el primer momento en el que fueron presentados sus personajes se vio un nivel de inclusión que hasta el momento yo, personalmente, no había presenciado nunca. Por un lado tenemos a dos personajes que son abiertamente gays (Dorian y Sera), además de un personaje bisexual (Josephine), otro pansexual (Iron Bull) y me atrevería a decir que uno asexual (Cole), pese a las posibles discusiones que eso pueda causar. Y aquí he de hacer un inciso para explicarme.

AVISO: SPOILERS DEL DLC TRESPASSER
Como todos sabemos, Cole es un ser complejo. Sea espíritu, demonio, humano o todo y nada al mismo tiempo, lo que es evidente es que Cole no siente interés sexual por nadie, y eso le convierte, a efectos prácticos, en un personaje asexual. He leído quejas debido a que la posible asexualidad de Cole queda “desmentida” en el DLC Trespasser si previamente hemos elegido que se vuelva humano. Bien. Vamos por partes.
En este DLC nos encontramos con que Cole tiene novia, y esto para algunos ya es indicio de que ha dejado de ser asexual. Para aquellos que no lo sepan, ser asexual no significa ser un trozo de madera flotante sin emociones ni sentimientos. Las personas asexuales son como todas las demás, aman, quieren ser amadas y son perfectamente capaces de tener relaciones sentimentales con otros y de practicar sexo con ellos.
En una conversación durante Trespasser, Dorian le dice a Cole: «You’ve got a lady friend?». A lo que él responde: «I am human now». Muchos interpretaron esto de manera errónea a mi parecer, alegando que Bioware estaba aquí dando a entender que lo que nos hace humanos es tener una relación sentimental con otra persona. En mi opinión, lo que se está aquí dando a entender es que debido a su nueva condición, mucho más humana, Cole necesita a otros más que antes, necesita afecto y cariño, y eso lo ha encontrado en una pareja sin que implique que haya dejado de ser asexual.
FIN DE LOS SPOILERS.

Dragon Age Inquisition no sólo ofrece una diversidad sexual encomiable, sino que lo hace con la naturalidad que merece, sin tratar a estos personajes como elementos aislados, como seres que no encajan en el mundo al que pertenecen. Incluso hay una entrada en el códice del juego que aborda el tema y nos explica la concepción de la sexualidad por las sociedades de Thedas.
Tales_tarot«Lo que me resulta más interesante es que, a pesar de que la sexualidad humana no se discute en público, existen rasgos comunes en todas las tierras andrastinas. Normalmente los hábitos sexuales se consideran algo natural y se distinguen de la procreación. Solo entre la nobleza, donde la procreación conlleva asuntos hereditarios y la unión de poderosas familias, es algo de vital importancia. Incluso así, un noble que ha cumplido sus obligaciones para con la familia puede satisfacer sus intereses sexuales sin que sea motivo de escándalo.
Las opiniones acerca de las relaciones lujuriosas entre personas del mismo sexo varían de un lugar a otro. En Orlais se consideran una excentricidad, nada más. En Ferelden son un escándalo si se hacen de forma indiscreta; de lo contrario, no tienen importancia. En Tevinter están consideradas como un acto egoísta y pervertido entre los nobles, pero las fomentan si se mantienen con esclavos. En ningún lugar están prohibidas y cualquier clase de relación sexual es únicamente sometida a juicio si es excesiva o tiene lugar en lugares públicos».

Como vemos, no te está presentando un mundo idílico, sino realista dentro de su contexto y bien trabajado, donde sus habitantes han sido creados con el mismo cuidado y coherencia. Cada personaje en DAI tiene su historia, sus conflictos, sus matices, y la orientación sexual es sólo uno de ellos. Así, en las opciones de romances que tenemos a nuestra disposición, además de esta diversidad nos damos cuenta que algunos personajes se pueden sentir atraídos por miembros de otras razas mientras que otros sólo se relacionan de un modo romántico con los de la suya, o que con algunos el acto sexual formará parte de la relación mientras que con otros no es algo necesario.

Además, los roles de género están llevados de un modo admirable, alejándose de lo que solemos ver a diario en el mundo de los videojuegos (y en otros muchos ámbitos como el cine o la TV). El comportamiento y personalidad de los personajes no se ha construido en base a su género o a su orientación sexual, sino en base al mundo en el que viven y a cada uno de ellos como individuo. Aquí la mujer es una igual al hombre en batalla y ni se cuestiona su valía en tal sentido, no se la viste como una conejita playboy, sino como lo que manda su condición, y no recibe presión social para ser más femenina o más guapa o más sexy (os remito aquí a otro artículo de la web sobre sexualización en los videojuegos). Aquí las personas son personas, con sus defectos, sus peculiaridades y sus virtudes, y uno puede sentir que su género no se corresponde con su sexo sin que esto sea motivo de escándalo, como es el caso de Krem, el primer personaje transgénero que he conocido en el mundo de los videojuegos cuya condición se aborda de forma respetuosa.
dragon_age_inquisition_0162-pc-games_b2article_artworkKrem no proclama a los cuatro vientos lo que es, tú como jugador tendrás que interesarte en él para llegar a conocerle, y en ese proceso se abrirá a ti y te lo contará, pero el juego no lo usa como icono para ganar público ni para vanagloriarse de introducir diversidad, sino como un dato más en el trasfondo de un personaje único, un ser humano como cualquier otro, con sus batallas, sus demonios y sus historias personales.
Igual que con Krem, el resto de personajes sólo compartirán con nosotros su lado más íntimo (ya sea en el plano romántico o de la amistad), si trabajamos nuestra relación con ellos, y el sexo estará presente en ocasiones como un modo más de relacionarnos, de conectar con otros. Yo, como jugadora heterosexual, no quiero ser la única en poder establecer esta conexión sentimental mientras juego, lo que quiero es variedad y visibilización, quiero que no se discrimine a unos en pos de unos pocos, y quiero que las desarrolladoras dejen de tomar como excusa que el público mayoritario son hombres heterosexuales (lo cual no es cierto) para escurrir el bulto y no esforzarse en crear videojuegos inclusivos.

DAI es el claro ejemplo de que las cosas pueden hacerse bien, y de que la temática de un videojuego, por fantasiosa que sea, tampoco ha de ser razón para dejar de lado la realidad de lo que somos. En un marco fantástico siempre será creíble que haya dragones, espíritus, ogros, duendes y hadas, lo que nunca será creíble es la falta de diversidad en las personas que lo habitan, porque nadie es igual a nadie, y todos, independientemente de nuestro sexo, identidad de género u orientación sexual, deberíamos tener cabida en él.

Cómprame un café en ko-fi.com

Laura Tejada
Laura Tejada @_LauraTejada

Escritora y creadora compulsiva de mundos imposibles. Vivo en un faro entre dos ciudades: una flota en las nubes, la otra está sumergida en el mar. Ad astra per aspera.

7 comentarios
Aesidh
Aesidh 26/08/2016 a las 6:17 pm

aplaude muy fuerte
Como ya dije en otro comentario, en este apartado es algo en lo que Bioware ha mejorado muchísimo. Podrá tener aún algunas fallas, pero como representante de diversidad de la sexualidad en un videojuego está sentando precedentes y lo está haciendo muy bien.
De hecho, cuando salió el juego hace un par de años, hubieron algunos jugadores (heterosexuales!) que dijeron que tuvieron un romance con Dorian a propósito. Y les gustó. Estas cositas son lo que está consiguiendo un panorama así, aunque sean voces que aún no se hagan oír demasiado.
Ojalá y haya más que tomen su ejemplo y se atrevan a dar un valiente paso.

Pavifather
Pavifather 26/08/2016 a las 6:52 pm

Totalemente de acuerdo. El Dragon Age es la muestra de que puedes hacer un videojuego complejo y completo y con una mitología de cagarse sin tener que caer en tópicos machistas ni en sacar prostitutas o violaciones para darle ‘realismo’. A un videojuego es imposible darle realismo, pero sí verosimilitud y un universo coherente y los de Bioware lo consiguen. Estoy jugando The Witcher 3 y es maravilloso, pero por todo lo que se habla en el artículo siempre preferiré el DA.
Y aún había gente quejándose de la diversidad sexual estaba muy forzada y que prácticamente te obligaban a tener romances. Queridos, el mundo no está compuesto exclusivamente por heterosexuales y si erais capaces de pasar del culo de Dorian, no teníais más que NO DARLE A LA PUTA OPCIÓN DE ROMANCE.
Por cierto, sugiero abrir una plataforma de afectados por Bioware, que a cada juego que saca me replanteo mi sexualidad, leñe.

Abysswalker Ángel (@SirEphion)
Abysswalker Ángel (@SirEphion) 26/08/2016 a las 7:59 pm

Excelente artículo, de verdad. La mención a Krem está muy bien puesta y explicada, siendo él el personaje que más ejemplifica el tema que se trata.

Una anécdota un poco tangencial:

Cuando empecé a ver el material promocional del Inquisition, específicamente cuando mostraron la lista de posibles romances, ya me había decidido por intentar el romance con Cassandra; ya le conocía de la película y un poco de Dragon Age 2 y me gusta.
Una vez empecé el juego, aunque Cassandra me gustaba más y más como candidata, llegó Dorian a estropear esos planes. Me gustan las tías, y nunca me sentí atraído a chicos, pero Dorian es tan genial que estuve tentadísimo a romancearle.
Al final ni Cass ni Dorian, porque acabé con Josephine que es toda cute y no me arrepiento, pero a ver cuándo rejuego para ver esos romances.

Luray
Luray 26/08/2016 a las 8:19 pm

Siempre voy a discrepar sobre la inclusión en Dragon Age hasta que pongan al menos dos personajes enanos/as (sin contar la expansión de El Despertar, que es solo expansión y uno de los enanos ya repetía papel) en tu party, y sobre la inclusión sexual hasta que no haya un/a enano/a romanceable por tu personaje XD.

Muy buen artículo, de todas formas, aunque por culpa de BioWare y su “los PS3 y XBOX 360 sois escoria” no he podido leer la parte de los spoilers. Me encanta que esta compañía sea cada vez más un ejemplo a seguir. He de decir que detesté que en el DAII todos los personajes romanceables fueran bisexuales, para mí le quitaba realismo al mundo. Vi mucho más real que en el Inquisition hubiera de distintas clases: homosexuales, heterosexuales, e incluso algunos como Cullen y Solas que tenían restricción por raza, eso me pareció de 10. Por mucho de que la gente se queje de que este o el otro personaje no fuera homo o hetero, prefiero que haya variedad y si el personaje que te gusta no puede liarse contigo por sus inclinaciones sexuales, te toque joderte como en la vida misma. Espero que sigan así en sus futuros juegos.

tenienteross
tenienteross 26/08/2016 a las 11:47 pm

Este artículo es genial y me levanto a aplaudir muy fuerte todo <3

Estoy totalmente de acuerdo en que en este aspecto, probablemente Dragon Age: Inquisition sea el mejor ejemplo de CÓMO HACERLO BIEN. Es algo que espero que tanto BioWare como otras compañías (AHEM mira hacia Polonia) tengan presente y de lo que puedan aprender. Con el tema de Krem es curioso porque vi mucha gente mosqueada porque puedes hacerle preguntas un poco cenutrias, por decirlo fino; pero creo que me gustó porque justamente mucha gente no entenderá qué es ser transgénero o qué implica y básicamente no tengan idea de nada. El juego no lo hace a modo educativo, pero te da una respuesta tajante y Iron Bull además es muy directo: Krem es un tío, punto final. Incluso el detalle de lore de los qunari y la palabra que tienen específica para las personas trans me resultó muy acertada porque ya lo incluyes en el mundo. No es un caso aislado de un personaje que tú conoces, es una realidad y está presente en el mundo. Evidentemente, alguien que sea trans tiene más que decir de este asunto y sobre si es más o menos acertado; pero yo personalmente vi la inclusión de esas preguntas como una invitación por parte de BioWare a hacer que el jugador vea un poco más allá de sus narices.

Lo mismo que en el caso de Dorian y su misión. En DA2 se criticó mucho que los personajes fueran todos bisexuales porque más bien parecía que eran playersexual, y no sé si lo terminaron de llevar bien; pero creo que lo mejor es la solución de DAI, porque da pie a mostrar diferentes identidades a la vez. Y eso puede ayudar a contar historias como las de Dorian, que sí tienen que ver con ser homosexual; o como las de Sera, Josie o IB que nada tienen que ver.

Confío en que Andromeda se parezca a DAI en eso y abrace todo tipo de personajes diferentes; que siendo BioWare, podemos confiar en que los companions y resto de personajes van a ser buenos 😀

Por cierto, solo un pequeño apunte: Ashley no es romanceable por mujeres en ME1 🙁 Al menos en el juego base, quizá con mods sí es posible. Lo cual es una pena, claro. Lo más probable es que estuviera en la mesa, porque Kaidan sí tenía por lo visto diálogos de romance con un Maleshep que al final no llegaron a ver la luz del día. Y con la polémica que hubo ya por Liara… agárrate XD. Menos mal que en ME3 la balanza se equilibró más 🙂

BoKeRoN
BoKeRoN 27/08/2016 a las 1:18 am

Muy buen artículo, me ha gustado.

Lástima que como juego, DA:I esté muy por detrás de muchos RPG’s de ése año (Pillars of Eternity, Witcher 3, Divinity: OS). Al menos, destaca en algo.

Cruxis Crystal
Cruxis Crystal 28/08/2016 a las 7:05 pm

Si hay algo que me impresionó y me encantó sobremanera de Dragon Age Inquisition fue precisamente lo que aborda este artículo. La diversidad sexual y cómo cada uno desarrolla sus problemas y te los cuenta si de verdad te interesas. Me dio curiosidad Toro de hierro porque me había contado por encima cómo veían los qunari el sexo y me pareció realmente interesante.

La verdad es que Bioware ha mejorado mucho, yo también lo he visto a lo largo de la saga y este me parece con creces un pedazo de juego. Tanto en historia, como en relación con los personajes, entre otros.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: