Actually it’s about ethics in videogames

Actually it’s about ethics in videogames

Ahora que ya tengo vuestra atención os diré que esto no va de la ética en los videojuegos, o sí, pero quizás no en el sentido que estáis pensando.

Esto va de los sistemas de ‘moralidad’ dentro de videojuegos, mayoritariamente de tipo RPG. Los juegos de rol ochenteros, sobre todo Dungeons&Dragons, pusieron de moda un sistema de alineamiento moral y ético de los personajes, con distintas categorías que combinan los parámetros de bien vs mal y orden vs caos, que se extrapoló a muchos videojuegos. Sin embargo, esto se ha ido quedando anticuado.

mass_effect__paragon_or_renegade_by_flockofflamingos-d8ndp69.png

Créditos: FloockofFlamingos

En la actualidad, la mayoría de los juegos tienen unas mecánicas que se basan en el principio de decisión/consecuencia sin entrar a valorar la moralidad del personaje en términos tan definidos. Se trata del clásico acción-reacción, una mariposa bate las alas en Pekín y en Nueva York hay una tormenta, y otras maneras de complicarnos la vida a los jugadores. Algunos, en una versión más actualizada y quizás más simple del Sistema de Alineamiento, utilizan mecánicas que son abiertamente dicotómicas, con una senda para los virtuosos, otra para los rebeldes y, a veces, una tercera para los neutrales.

En lo que a mí respecta, siempre me he considerado una jugadora moral. ¿Qué quiero decir con esto? Que siempre creo o manejo a personajes virtuosos, que hacen lo correcto, lo que “está bien”, incluso en juegos en los que el margen de decisión es más bien inexistente. Soy esa clase especial de pringada que se sentía mal cazando ciervos o cuervos en Tomb Raider o que tuvo que repetir unas dieciocho mil veces una misión secundaria de Assassin’s Creed: Syndicate porque se negaba a matar a ningún guardia, aunque eso lo hubiera hecho todo considerablemente más fácil.

Sé que mucha gente disfruta haciendo en un videojuego cosas que jamás haría en la vida real, puedo comprender que resulte divertido manejar a un personaje que es muy opuesto a ti o saltarte las normas, pero me temo que ese tipo de cosas no están hechas para mí. Por algo tan absurdo como matar sin querer a un caballo en una carrera de carros he recargado pantalla. Las misiones de salvar al mayor número de gente contrarreloj son mi peor pesadilla. Si puedo resolver un encargo sin tener que matar a nadie mejor que mejor. Nunca dejo morir a un personaje si puedo salvarlo, incluso aunque me caiga mal.

Con este currículum seguro que os estáis planteando infinidad de escenarios en los que acabo meciéndome abrazada a mí misma en ciertos videojuegos. Os aseguro que ha pasado. Eso no significa que no me guste pegar tiros o espadazos como la que más, es sólo que si se me da la posibilidad de hacer las cosas ‘por las buenas’, lo haré.

Sin embargo, hay juegos en los que todo está permitido y la única regla es que no hay reglas. Nada tiene consecuencias de ningún tipo en la trama, ni suscita reacción alguna en tus compañeros o los personajes que te rodean. La propia narrativa del juego no hace ningún juicio de valor sobre el comportamiento del personaje del jugador/a en ningún momento. Es, en ese sentido, un vacío.

Pero no he venido aquí a hablar de ellos. Tampoco del típico juego con una trama lineal en el que tu único papel como jugador/a es seguir el camino pautado.

He venido a hablar de los juegos en los que podemos tomar decisiones, en los que construimos nuestra propia aventura y moldeamos a nuestro personaje protagonista de acuerdo con nuestros propios principios, intereses o criterios. Aquellos en los que nos movemos en una ilusión de libertad (aunque siempre dentro de unos parámetros preestablecidos, claro). ¿Cómo vas a resolver las cosas? ¿Hasta dónde estará dispuesto a llegar tu personaje? La decisión, el poder, es tuyo.

Teniendo eso en cuenta, los primeros juegos que me vienen a la cabeza son los de BioWare. La saga de Mass effect cuenta con un sistema de virtud/rebeldía en el que tus decisiones suman puntos en una de las dos opciones, desbloqueándote o vetándote ciertas posibilidades en el futuro.

deusshep.jpg
Ficha de personaje, con los medidores de virtud y rebeldía

En otras palabras, tus decisiones tienen consecuencias, algunas de las cuales se harán notar en entregas posteriores (recordad mis palabras: haced lo que sea para Tali y Legión os sean leales en Mass effect 2). Aunque jugar en modo rebelde puede ser muy divertido, prepárate para tu ración de sucesos horribles si decides llevar esto hasta tus últimas consecuencias. En cambio, si optas por jugar en modo virtuoso, el sistema de juego resulta bastante cómodo moral y emocionalmente: si juegas bien tus cartas es muy probable que tengas la posibilidad de resolver las cosas por las buenas (aunque esto no es siempre así, pero en esos casos son cosas pautadas por la trama, sobre las que no tienes influencia alguna). Como aspecto curioso, el camino que Shepard elija se reflejará en su cara: si decides seguir la senda de la rebeldía, prepárate para las cicatrices.

Dragon Age es más ambiguo en este sentido. Aquí no hay un sistema que contabilice lo “buena” o “mala” persona que eres, sino que la brújula moral la fijan tus compañeros. Sólo que es imposible agradarlos a todos. Algunos desaprobarán tus decisiones más bondadosas y otros se enfrentarán a ti si vas muy lejos en eso de hacer el mal, aunque en líneas generales, tu estilo de juego no se ve recompensado ni castigado en la trama. Pero sí por tus compañeros. Si alguno de ellos/as desaprueba profundamente lo que haces, puede abandonarte, volverse contra ti o incluso intentar matarte. ¿Mola, eh?

Si eres una maniática obsesionada con llevarte bien con todos tus camaradas, como yo, vas a sufrir de lo lindo. Dragon Age 2 es duro en ese sentido (prueba a jugarlo como maga y verás cómo Fenris desaprueba el mero hecho de que respires) pero Dragon Age Inquisition es directamente imposible. Cada vez que tomas una decisión gorda, esto impactará en tu relación con tus compañeros y, en esta última entrega de la saga, no importa que los lleves contigo o no. Hagas lo que hagas… lo sabrán. *Suena música de Psicosis*

DAI.PNG
Tus compañeros tienen opiniones sobre todo y nunca se ponen de acuerdo

Un ejemplo de RPG especialmente maquiavélico es el que nos ofrece The Witcher 3. Dentro de la trama principal, dividida en tres actos, tienes decenas de decisiones que tomar. En la mayoría de los casos puedes resolver las cosas de una manera satisfactoria si decides jugar con un Geralt que es relativamente buena gente, pero hay una gran excepción. Me estoy refiriendo a la resolución del arco de Velen y el Barón Sanguinario. Cuando llegas al final de esta trama, que ya de por sí es muy dura y problemática, te encuentras ante un ultimátum tridamo (si habéis leído El último deseo, sabréis a qué me refiero). En otras palabras: no hay opción buena, ni moral, ni ética, ni cómoda o como queráis llamarlo. Geralt, al principio, tenía una filosofía de vida: si tengo que elegir entre un mal y otro, no elijo. La cuestión es que, como jugador/a, no puedes permitirte ese lujo. Elijas lo que elijas, pierdes.

red_baron_by_scratcherpen-d8t5f0o-1.jpg
Geralt con el Barón Sanguinario

Pero este juego no te lo pone difícil sólo en las misiones principales. Cuenta con un inmenso mundo abierto e infinidad de cometidos. Algunos son contratos que puedes decidir aceptar o no, pero otros son simplemente dilemas que te encuentras en tu deambular. Por ejemplo, una misión terciaria (perfectamente puedes haberle dedicado 150 horas al juego y no habértela encontrado) que me marcó, fue una en la que Geralt se encuentra a un grupo de aldeanos preparándose para ahorcar a un desertor nilfgaardiano que les intentó intercambiar una joya por comida. Si los interrogas te dirán que este soldado en particular no les ha hecho nada, pero en tiempos de guerra, tienen todo el derecho a ajusticiar a un enemigo. Si hablas con el nilfgaardiano, te dirá que ha desertado porque acaba de ser padre y lo único que quiere es volver a casa para ver a su mujer y a su hijo recién nacido. Tienes dos opciones: no intervenir y dejar que los aldeanos lo ahorquen, o intervenir y enfrentarte a ellos, con lo que acabarás matándolos. ¿Qué es lo correcto? No hay nada correcto. Pero dependiendo de la opción que tomes, te puedes arrepentir mucho porque las consecuencias de esta sencilla decisión aparecen mucho más adelante en el juego, cuando ya no puedes dar vuelta atrás y optar por el otro camino. Esto es sólo un ejemplo de algo que pasa docenas de veces en The Witcher 3. El lema de los fans de este juego debería ser “Yo he venido aquí a sufrir”. Y no entremos ya en los finales, porque ese es otro tema. Sólo decir que si no eres muy muy muy cuidadoso/a con ciertas decisiones, te puede salir el final malo que te dará ganas de suicidarte, resucitar y volver a matarte porque una sola vez no es suficiente. De ese nivel hablamos.

Hay otros géneros en los que sólo podemos tomar una decisión que únicamente tendrá influencia en el final. Por ejemplo, en Bioshock 1 podemos decantarnos por recolectar el ADAM de las Little Sisters (acabando con su vida en el proceso) o por rescatarlas, ganando menos cantidad del mutágeno, muy necesario para sobrevivir en Rapture. Aunque como ya he dicho, esto tendrá consecuencias en el final del juego, apenas tiene influencia en su transcurso.

Little_Sister_trailer_2.jpg
¿Harías daño a esta dulce niñita?

En un sentido parecido funciona la mecánica de juego de Dishonored, donde tendremos que elegir entre jugar en modo sigiloso, evitando el combate y las bajas, o en modo violento, donde asesinaremos a todo el que se interponga en nuestro camino. Se estructura en base a un sistema de “caos” que influirá no sólo en el final sino también en el desarrollo de nuestra aventura, ya que la violencia engendra violencia y hará que nos encontremos con más enemigos.

dishonored-feat-610x444.jpg
Corvo debe defender su inocencia, asesinando o escondiéndose en las sombras

(Como curiosidad os cuento que yo me pasé el juego en modo sigilo y sin matar a nadie, pero en la pantalla final de algunas misiones aparecían muertos en mi contador. Después de mucho investigar me di cuenta de que se debía a que había dejado un cuerpo inconsciente cerca de ratas y éstas se lo habían comido. Todo mi esfuerzo para nada).

Otro tipo de experiencia la ofrece Skyrim, un sandbox, que se queda a medio camino en estos avatares. Me refiero a que puedes tomar ciertas decisiones dentro de la trama principal, como con qué facción aliarte, pero fuera de este arco las opciones son casi nulas y además no tienen ninguna consecuencia. Hay ciertas misiones que son “inmorales” por definición (por ejemplo, atraer a un anciano que te ha ayudado en el pasado a una trampa, ofreciéndolo como sacrificio humano a un dios macabro que a cambio te dará más poder) y que no tienes otra manera de resolver. Lo único que puedes hacer es dejarlas sin completar si has tenido la mala suerte de activarlas y no quieres que tu personaje haga ese tipo de cosas. Este es sólo uno de los casos.

skyrim.jpg
La decisión más importante que vas a tomar en este juego es qué mod vas a usar

Recuerdo que, por ejemplo, me molestó mucho que el juego no me ofreciese la opción de acabar con el gremio de los ladrones, sino que mi única alternativa para no unirme a ellos fuese no continuar con sus misiones. En un juego en el que tu misión es, literalmente, salvar al mundo de los dragones, me resultó decepcionante que no pudieses construir un personaje coherente si decides hacer todas las quest que te encuentres por el camino.

Por último, están las aventuras gráficas en las que prácticamente toda la jugabilidad consiste en tomar decisiones (y que se pasan el rato advirtiéndote que cada cosa que haces tendrá consecuencias, incluido regar o no la maldita planta de Max Caulfield). Es el caso de juegos como The wolf among us o Life is strange. En el primero, a través de tus decisiones decidirás si el gran Lobo Feroz se ha rehabilitado o si sigue siendo el malo de este cuento. Cada una de ellas irá acompañada de admonitorios mensajes del tipo “Este personaje recordará esto…”, para crearte un estado continuo de paranoia que te lleva a dudar de todas y cada una de tus elecciones.

the-wolf-among-us-0004.jpg
Bigby y Blancanieves inventando la UST

Life is strange funciona a otros niveles. Tus mejores intenciones pueden provocar auténticos desastres y, si te implicas en el juego tanto como yo lo hice, para cuando llegues a la parte final, las líneas entre lo que es correcto e incorrecto serán tan borrosas que ni siquiera podrás verlas. En este caso nos plantean un dilema que no se puede juzgar dentro de los parámetros de la ‘moralidad’ y que a mí me dejó hecha polvo. Por regla general, me gusta volver a jugar este tipo de juegos para probar cosas diferentes y descubrir lo que me he perdido. Pero con LIS no me he sentido capaz. Creo que se debe a que, salieran bien o mal, estoy en paz con mis decisiones (lo cual, considerando lo dicho, es extraño).

LIS.jpg
Life is strange, logrando que te emparanoies sobre si regar o no una jodida planta

En definitiva, los juegos actuales han evolucionado en múltiples direcciones que van más allá del personaje legal, neutral y caótico. Nos permiten desarrollar la personalidad de nuestro personaje, influir en el devenir del mundo en el que nos sumergimos y construir relaciones con quienes nos rodean. Depende de cada uno/a decidir su estilo de juego.

Así que, decidme, ¿qué clase de jugadores sois vosotros/as? ¿Jugadores ‘morales’, ‘inmorales’ o ‘amorales’?

Cómprame un café en ko-fi.com

Dryadeh
Dryadeh

No sé escribir cosas cortas, ni siquiera biografías. Así que usaré el modo telegrama: Friki, aficionada a la literatura, la escritura, los videojuegos, cine y series. Stop.

42 comentarios
Yuko Hoon
Yuko Hoon 18/02/2017 a las 1:47 pm

Normalmente, soy una jugadora moral. Si puedo evitar una confrontación, la evito. Si puedo resolver algo por las buenas, lo hago. Y llevo muy mal lo de sacrificar personajes para salvar la situación. Digamos que mi versión de Bigby en The Wolf Among Us era un cachito de pan, y yo estaba encantada con que lo fuera. Eso no quiere decir que vez en cuando haga algo… dudosamente moral. Como la vez que me cargué al malo final de Nar Shadda con el Inquisidor Sith; estaba tan hasta las narices de él que se lo hubiera dado a mi compañero para que se lo comiera si me hubieran dado la oportunidad. Y de todas formas le estaría haciendo un favor a la galaxia. Curiosamente el juego no lo consideró como una acción que diera puntos del lado oscuro. Go figure.

Dryadeh
Dryadeh 18/02/2017 a las 3:14 pm

@Yuko Hoon Me pasa como a ti. Al hilo de sacrificar personajes, Virmire es mi peor pesadilla.
Y yo también hice un Bigby buenazo highfive. Creo que en determinados juegos o situaciones es imposible no hacer de vez en cuando algo cuando poco cuestionable. Lo de que dices del inquisitor sith, ¿te refieres al juego The Old Republic? Yo es que sólo jugué con personajes del lado luminoso (una jedi y una smuggler), pero tengo entendido que puedes elegir un personaje del lado oscuro y jugar en un modo más o menos virtuoso, ¿no?
Y entiendo muy bien lo que dices. No sé si has jugado al Jedi Academy pero llega un punto del juego en el que tienes una única decisión: matar a X personaje y caer en el lado oscuro o perdonarle la vida y permanecer en el lado luminoso. Tenía TANTAS ganas de matarlo que de no ser porque eso implicaba caer en el lado oscuro y tener que matar a jedis después… lo hubiera hecho con mucho gusto. (Era insoportable)

Alejandro
Alejandro 18/02/2017 a las 1:55 pm

Me encantó este artículo, está entre mis favoritos porque es algo en lo que estuve pensando estos días. Estoy rejugando el Skyrim y me siento mal al matar a cualquier animal (no así al robar hasta las sandalias de la gente que encuentro por la calle, no obstante). Creo que de esto se trata la madurez, creo que hace años veía divertidísimo ir por ahí pegando tiros sin importarme nada, y ahora cada bala que gasto carga significado.

En fin, me encantó el texto. Me parece que está escrito con un estilo muy bueno y muy ameno. Palabra de filólogo.

Dryadeh
Dryadeh 18/02/2017 a las 3:16 pm

@Alejandro Wow, muchas gracias 🙂 en Skyrim me pasa como a ti porque chorizaba todo lo que podía y más… pero luego me sentía mal hasta por chocar contra una gallina (aunque por suerte no podías hacerles nada). Me alegra que te haya gustado la temática y el estilo 🙂 Muchas gracias

KamulSilver
KamulSilver 18/02/2017 a las 2:03 pm

Yo siempre me he considerado un jugador moral, como tú dices, aunque no llego a los extremos de cargar ochocientas veces la partida por decisiones que no me han gustado (bueno, a veces sí XD).
Pero siempre he sido de seguir la senda correcta, sobre todo porque siempre me acabo sintiendo mejor conmigo mismo cuando los personajes me dan las gracias por lo que he hecho por ellos. Bioware en ese aspecto ha hecho siempre un trabajo excelente, sobre todo por los comentarios sinceros de los compañeros.

Juegos como Skyrim me los tomo más como un sandbox en el sentido más pleno de la palabra. No me dedico a hacer el cafre y quemar aldeas por ahí, pero no le veo problemas a hacer ochocientas quests aunque éstas se contradigan con mi sistema de valores personal. Es algo curioso: creo que se debe al hecho de que el propio juego te da carta blanca para hacer lo que quieras, y a que las consecuencias por tus acciones nunca son demasiado trascendentales, más allá de lo que hagas para la trama principal.

Aunque últimamente me tienta jugar “en el bando de los malos”, sólo por ver las opciones y ver cómo se enfoca así la historia.

Dryadeh
Dryadeh 18/02/2017 a las 3:21 pm

@KamulSilver Yo recuerdo que Mass effect 2 me ponía muy nerviosa al principio porque opciones aparentemente benignas/inofensivas te daban puntos de rebeldía xD Así que era de gatillo rápido para recargar y repetir, sobre todo teniendo en cuenta el impacto que ser paragade tiene en el tema de las discusiones entre personajes (aunque a base de rejugar he visto que no es tan importante).
Es verdad que Skyrim no es un RPG en realidad pero me producía una sensación de vacío terrible, porque para tener opciones de diálogo y supuestamente poder de decisión, en realidad nada tenía importancia ni consecuencias, y tan pronto estabas haciendo algo heróico como siendo un asesino despiadado, algo que no tenía ninguna importancia. Además, me pasó una cosa muy rara (un bug). Los aldeanos de un pueblecillo me pedían que fuese a matar a unos vampiros a una cueva, o algo así, y cuando salí de la cueva estaban todos sus habitantes esperando para matarme. Me quedé muy WTF, tuve que recargar varias veces para resolverlo.
Alguna vez he intentado hacer lo que dices, de jugar en modo malvado por ver qué pasa, pero no sirvo. Siempre que empiezo una nueva partida de ME digo “Ahora voy a tomar decisiones diferentes”… y acabo haciendo 100% lo mismo. Así que no me queda más remedio que mirar otros gameplays en Youtube xD

Juan Vidal Barreiro
Juan Vidal Barreiro 18/02/2017 a las 2:09 pm

Pues respondiendo a la pregunta del articulo, diría que soy más como un jugador cruel e implacable para la gente que considere enemigos pero bondadoso con los aliados y siempre dispuesto a ayudar a quien lo necesite hasta cierto punto dado que se les puede llegar a ir la pinza y acabar siendo enemigos xD ^^.

Dryadeh
Dryadeh 18/02/2017 a las 3:27 pm

@Juan Vidal Barreiro Me gusta esa idea, pero suele ser difícil compaginar ambas tendencias (sería algo así como ser paragade en Mass effect, y eso te impide resolver muchas cosas del modo más fácil).

Dryadeh
Dryadeh 18/02/2017 a las 2:56 pm

Reblogueó esto en Cajón Desastre.

Person
Person 18/02/2017 a las 3:03 pm

Soy de esos que también procura ir por un camino ético y llevar a los personajes por la senda del bien, si bien en ocasiones tampoco es que me vaya a importar que Shepard le dé un puñetazo a la periodista borde (o que la comandante tenga ganas de darle de collejas a Ashley hasta en el carnet de identidad).

Siempre me ha parecido interesante que las acciones que tomes en un juego tengan consecuencias que afecten al mundo a tu alrededor, si no también a aquellos personajes que llevas contigo. Lo cual, todo sea dicho, puede llegar a ser muy estresante cuando quieres llevarte bien con todos!

Estoy deseando echarle el guante al Andrómeda, a ver cuánto nos hace sufrir con el sistema de moralidad xD

Dryadeh
Dryadeh 18/02/2017 a las 3:29 pm

@Person yo creo que casi la única opción renegade de Shepard que suelo usar es la de darle el puñetazo al almirante quariano ya sabes cuando. Pero vamos, que entiendo perfectamente lo de Al Jilani y a Ashley también me daban ganas de contestarle borderías a veces, pero luego me sentía culpable y recargaba (hasta ese nivel llego). Tienes razón en que este estilo de juego puede ser muy estresante, con DA2 y DAI las he pasado canutas con este tema.
En cuanto a ME:A no van a usar un sistema de moralidad de virtud y rebeldía. Parece ser que va a ser algo un poco más ambiguo y bastante más complejo, así que posiblemente tardaremos un tiempo en saber cuándo hemos metido la pata… tiembla

CartDestr (@CartDestr)
CartDestr (@CartDestr) 18/02/2017 a las 4:19 pm

Recuerdo en el Black & White 1 en el normalmente en la mayoría de las “misiones” la línea entre el bien y el mal estaba bien clara; y sabías cual era la decisión “correcta”.

Y entonces te encuentras una aldea en la que hay un “hechicero” que sacrifica a todos los bebés que nacen en el pueblo a cambio de que todo el pueblo tenga juventud eterna. Si matas al “hechicero” -aunque lo destieres siempre vuelve- para detener los sacrificios muere toda la aldea; si le dejas vivo, sigue sacrificando bebés. La gente de la aldea no está a favor de esos sacrifios, pero tampoco los puede impedir.

Hagas lo que hagas (ya sea por omisión o acción) muere gente.

Aunque el juego que más me ha hecho sufrir con sus decisiones ha sido el The Walking Dead. :'(

Dryadeh
Dryadeh 19/02/2017 a las 2:49 pm

@CartDestr vale, ese juego está hecho del material de mis pesadillas. Ese dilema que me cuentas me parece terrible, pero supongo que optaría por matar al hechicero…
Varios mencionáis TWD como juego muy duro en este sentido. Me gustaría probarlo pero es que los zombies me dan mucho miedo y no sé si sería capaz de pasarlo 🙁

felgue_rabia
felgue_rabia 18/02/2017 a las 4:31 pm

Deje de jugar rdr cuando la primera mision era matar liebres a escopetazos…

Dryadeh
Dryadeh 19/02/2017 a las 2:51 pm

@felgue_rabia Suena a buena razón para no seguir un juego… pero no reconozco las siglas, ¿rdr?

StickBrush
StickBrush 04/08/2017 a las 12:17 am

@Dryadeh Me la jugaría a decir que es Red Dead Redemption, pero no lo sé.

Hovenduck (@Hovenduck)
Hovenduck (@Hovenduck) 18/02/2017 a las 5:00 pm

Me ha encantado leer este artículo, me cuesta mucho encontrar personas que también jueguen así =)

Aunque ne menor medida, hay juegos, los de sigilo, en los que soy de matar a todos porque evitarlos me estresa (o dejarlos inconscientes si me dejan, como en el Commandos2, ya de pequeño, que dejaba enemigos amordazados amontonados por todo el mapa y ni un muerto xD Y menudo chasco lo de las ratas del Dishonored que cuentas o.o)

Pero si es rol y mundo libre… a ser bueno siempre. Con lo que cuentas ya he decidido que al Witcher mejor ni me acerco. Y el Skyrim… ay el skyrim, menuda frustración. La verdad, me resulta como si estuviese a medio escribir el juego. ¿te dejan destruir la hermandad de asesinos pero no la de ladrones? O jugarla en plan Robin Hood, hay montonazo de misiones extras en plan “me deben dinero” y te dan la opción de pagar TU la deuda. ¿Por qué no dejan lo mismo en la 2ª mision del gremio, leches?
Lo que me deja la sensación de estar a medio escribir es que nada más entrar en esa ciudad te recibe Mjoll la leona contandote sobre la corrupción en plan como si te fuese a proponer la opción de ayudarla a arreglarlo… ¡pero no! ¡Nada que hacer!
Y la guinda fue cuando tras horas de aburridas misiones principales para intentar conseguir una tregua en la guerra civil y que haya un poco de paz… en la negociación sueltan que quieren poner a Maven Espino negro como Jarl de la ciudad. Apagué el juego cabreado y lo desinstalé directamente.
sigh Pero las ganas de jugarlo me vuelven cada dos por tres, y yo así no puedo ;-;

Eso si, luego hay juegos menos inmersivos y con otros tonos más absurdos y entonces si que puedo hacer el burro, como los Saints Row o el Postal2, pero como sean tipo rol soy incapaz de no hacer lo que creo correcto.

Dryadeh
Dryadeh 19/02/2017 a las 2:56 pm

@Hovenduck yo soy muy pardilla, pero en determinados juegos hago como tú. Por ejemplo en Bioshock Infinite, hay una parte en un manicomio en que hay unos centinelas que si te ven te lanzan a un montón de locos y esquivarlos era tan estresante que entraba ahí liándome a tiros. También en los de AC suelo ir haciendo eso, pero claro, estás matando a enemigos (otra cosa es matar a civiles o a policías que te persiguen si te ven matar a alguien, lo cual es lógico).
Me has hecho recordar muchas cosas que me frustraron de Skyrim, es justo lo que dices. Al llegar a la ciudad del gremio de ladrones, parece que vas a poder acabar con ellos, ¡pero no! Encima te contrata la gobernante para eliminarlos y lo único que puedes hacer es unirte… Mira, no. La verdad es que le eché bastantes horas al juego pero en general no guardé muy buen recuerdo de él por todas estas cosas que comentamos (aunque sí me pasé la historia principal). No he jugado al Saint Row pero creo que ese juego va precisamente de hacer el cafre, ¿no?

John Wheel
John Wheel 18/02/2017 a las 5:11 pm

Igual te gusta el Iji. Nunca hay partes en las que te pidan que tomes una decisión, pero dependiendo de cómo actúes contra los enemigos a lo largo del juego el desarrollo de los niveles cambia y te ofrecen historias diferentes. Una cosa chula es que lograr pasártelo con cero muertes requiere resolver varios puzzles un poco en plan Cave Story y el propio juego se sorprende de que lo logres XD

Dryadeh
Dryadeh 19/02/2017 a las 2:59 pm

@John Wheel sólo con las siglas no reconozco el Iji, ¿o se llama así? Tiene pinta de típico juego en el que repito las cosas 500 veces hasta hacer una partida perfecta xD

elfangor
elfangor 18/02/2017 a las 5:11 pm

Moral si puedo. Si es un juego de ir matando a todo dios, pues se mata y ya, pero si me dan la opción de dejar inconsciente y cosas así, por mucho que una misión me dure tres horas mas, la haré con o cual sea la opción esa.

Dryadeh
Dryadeh 19/02/2017 a las 2:59 pm

@elfangor entonces igual que yo 🙂

Planta negra
Planta negra 18/02/2017 a las 5:49 pm

¿Que si soy un jugador moral?

A ver, intenté pasarme el GTA San Andreas respetando las normas de circulación.

No lo hagáis.

Dryadeh
Dryadeh 19/02/2017 a las 3:00 pm

@Planta negra no he jugado al GTA pero por lo que sé de él, tu comentario me ha hecho mucha gracia. Ha debido de ser un calvario la experiencia xD

Elena M Pacheco (@epachecoz11)
Elena M Pacheco (@epachecoz11) 18/02/2017 a las 6:33 pm

Veo que no soy la única a la que le cuesta un mundo no jugar en moral. Me rejugué el Dishonored en modo caótico para ver cómo se desarrollaba todo y me costó horrores.

De los otros juegos que comentas, es verdad que el Skyrim falla mucho en ese sentido (como he leído en los comentarios, sí, parece que está como a medio hacer), aunque también es cierto que no he optado por los peores caminos (asesinar gente, robar a mansalva…) para ver qué repercusiones tiene pero me da que no demasiadas. Si acaso a lo mejor que te molestan más, como eso de que manden a asesinos a intentar cortarte el pescuezo, asaltándote en mitad de cualquier camino…
Sí que me acuerdo de en cierta ocasión, no sé quien era mi compañero (sí que era monje o mago) y no recuerdo exactamente qué fue lo que hice que me lo recriminó, no le gustó ni un pelo lo que hizo. Y no sé si fue éste u otro que incluso me llegó a atacar (claro que a veces, si les endiñas sin querer, te atacan también).

Del estilo del DA es el Mount&Blade. Tienes tus tropas, puedes hacer lo que quieras, pero si decides enrolar a los héroes/compañeros que vas encontrando en las tabernas de diferentes ciudades, la cosa cambia. Dependiendo del tipo de compañero que tengas, les gustará que hagas o no determinadas acciones,te recriminarán que no termines un trabajo que hayas solicitado hacer, por no hablar de que lógicamente no se llevan todos bien y cada dos por tres, sobre todo cuando apenas empiezan a convivir, te están diciendo que sospecha de fulano por haberle robado o no le gusta mengano porque no lo trata como debería, etc. No he llegado a comprobar si afecta a la moral de la tropa o del personaje, pero sí puede repercutir en que alguno decida irse por no encontrarse a gusto o no gustarle lo que haces

Dryadeh
Dryadeh 19/02/2017 a las 3:03 pm

@Elena M Pacheco La verdad es que mientras jugaba a Dishonored a veces me daban ganas de mandar un poco a paseo el sigilo, sobre todo después de pasarme una misión sin matar a nadie y que fuesen las ratas y me rematasen a gente ¬¬ Pero tengo entendido que eso te pone las cosas muy feas en el final, ¿verdad? Y hace que haya más ratas y apestados… así que me quedo con mi sigilo.
Pues mira, con Skyrim me pasó una cosa muy curiosa y encima sin hacer nada. Unos aldeanos me pidieron que fuese a una cueva a matar a unos vampiros o algo así, y por un bug, cuando salí de la cueva, estaba esperándome todo el pueblo para matarme. Así de gratis. Imagino que si haces cosas muy malas, luego te pasa algo así, pero en general como todo tiene importancia 0… Sí que me pasó lo de liarme a golpes con algún compañero sin querer e incluso se me murió alguno y me dio mucha pena 🙁 Pero no recuerdo que ninguno me recriminara nada porque en realidad sus opciones de diálogo y de comportamiento tienden más bien a 0.
No conozco el Mount&Blade pero lo que me cuentas me suena bien, aunque tiene pintar de que me daría varios quebraderos de cabeza xD

Cruxis Crystal
Cruxis Crystal 18/02/2017 a las 6:55 pm

Normalmente soy neutral-malvada, soy buena con quien me importa, pero he llegado a hacer verdaderas barbaridades. Creo que tiro a ser del tipo que, si no puedo hacerlo IRL, lo hago en un videojuego.
Mi forma de pensar cambia totalmente, me convierto en alguien totalmente distinto.

tenienteross
tenienteross 18/02/2017 a las 9:30 pm

1) FAN del título.

2) FAN de tus pie de foto XD.

3) Totalmente de acuerdo con lo que dices, y yo peco de la misma paranoia que tú. En ME2 rehice toda la misión porque la primer vez me palmó Mordin y no podía soportarlo; y en juegos de Telltale o The Witcher mi nivel de ansiedad me llevaba a recargar partida mil veces solo por haber dado una contestación u otra. De hecho, en la misión del Barón que comentas, cuando tienes que decidir qué hacer con las Moiras y el espectro del bosque… no sé, rejugué esa parte mil veces y, como bien dices, en todas salió fatal XD.

Un juego que mezcle un sistema de moralidad + aprobación de personajes me dejaría rota (y me encantaría).

Como siempre, te has marcado un articulazo, Dry <3

Lu
Lu 19/02/2017 a las 12:08 am

Cuando jugué al Fable 2 tuve que recargar la pantalla final… El malo te echa un discurso y te ofrece lo que quieras. Le mate al grito de “quiero que vuelva mi hermana!” (literal, no figuradamente) y pedí un deseo: que volviera mi hermana (y mi familia y mi perro). Pero mientras cargaba me dio TAL cargo de conciencia que apague la consola y eligí salvar a todo el mundo. Un drama.

Yuko Hoon
Yuko Hoon 19/02/2017 a las 2:51 pm

@Dryadhe sí, cuando hablaba del Inquisidor Sith, estaba hablando del SWtOR. Hay cuatro personajes del lado de la República (Jedi Knight, Jedi Consular, Smuggler y Trooper) y cuatro personajes del lado del Imperio (Sith Warrior, Sith Inquisitor, Imperial Agent y Bounty Hunter). Yo tengo las cuatro clases de la República, y luego tengo al Inquisidor, al cual dejé plantado cuando tenía que hacer la Flashpoint doble para pegarte con Revan porque soy MUY FAN de Revan y no quería fostiarle.

Puntualizo lo de “República” e “Imperio” porque podías ser perfectamente un Jedi y haber caído en el lado oscuro o ser un Sith y ser un maldito faro de luz. Casi todos mis personajes, el Inquisidor incluido, tiraban más hacia el lado luminoso de la fuerza. Me resultaba más satisfactorio.

Elena M Pacheco (@epachecoz11)
Elena M Pacheco (@epachecoz11) 19/02/2017 a las 4:23 pm

@Dryadeh sí, cuando más muertes provocas en el Dishonored, más difícil se te pone conforme avanzas por eso, aumentan las ratas y los apestados. Y la pantalla final también es diferente.
Lo que me dices del Skyrim me resulta familiar, creo que también he hecho esa misión. Bueno, seguro, porque en mi partida antigua (que con la edición legendaria he caído a rejugarlo) tengo hechas la gran mayoría de quest random xD.
Y sí, el Mount&Blade da muchos quebraderos de cabeza porque es un juego de mundo abierto, muy realista (aunque se desarrolle en un país ficticio) y que no te explican demasiado de su funcionamiento xD. Hay demos en Steam para probarlos, si te animas. Recomiendo el Warband que es una mejora del juego original, ya que al menos tienen un mini tutorial para conocer un poco las mecanicas y lejos de lo que dice la tienda de Steam, está en español y bien traducido

Hovenduck (@Hovenduck)
Hovenduck (@Hovenduck) 19/02/2017 a las 10:24 pm

@Elena M Pacheco @Dryadeh Oooooh, alguien que conoce el Mount & Blade!! Aunque yo juego al básico, el Warband le mete realismo y dificultad al manejo de armas y ahí no me gustó, es un juego que lo quiero fácil para pegar hachazos a mansalva tranquilamente y enfrentarme yo solo a ejercitos de treinta xD

Este es un juego curioso en tema moral… al luchar contra otros reinos tienes la posibilidad de atacar caravanas y granjeros… o centrarte solo en luchar contra los soldados. Alguna vez he intentado jugar diciendo “Esta partida voy a ser malvado y bandolero!” pero al final soy incapaz y juego siempre igual xD
pero por otro lado… al final de moral tienes poco que hacer, porque salvo que uses solo armas contundentes, vas a matar a soldados, que solo querian ganarse su sueldo, de centenar en centenar. ^^”

Alejandro Suárez Mascareño
Alejandro Suárez Mascareño 20/02/2017 a las 7:40 pm

Yo soy un jugador impulsivo. Es muy raro que planée como va a ser la partida antes de jugar. Suelo ir eligiendo al vuelo en función de lo que me pide el cuerpo (o me parece que encaja mejor con el personaje) y normalmente nunca vuelvo atrás para corregir nada. Whatever happened, happened. Para hacer algo diferente suelo jugar una partida nueva.

No suelo tratar de seguir un camino concreto nunca, y suele fastidiarme que un juego penalice no seguir uno de los caminos predefinidos.

Delfar
Delfar 21/02/2017 a las 1:22 pm

Al poco de probarlo dejé el Dishonored porque me parecía que me castigaba por mi torpeza, solo tras mucho insistir de mis colegas, leer reseñas favorables me puse a ello y tras mucho repetir, mirar guías y demás empecé a disfrutarlo en modo sigilo. Eso sí después lo dejé, porque la tensión de cada misión era como ir a robar de verdad.

En X-Com al principio el trauma no era solo perder soldados, era intentar cazar a esos adorables hombrecitos grises vivos (aunque fuera para experimentar con ellos y entenderlos mejor), pero el juego se complicaba tanto que me tuve que rendir a las evidencias, en el 2 ya ni me lo planteé, bastante difícil era sobrevivir en la resistencia.

Realmente considero que tener un “termómetro” de tus tendencias morales es un error, y considero que el camino de la rectitud debería ser mucho más difícil que el del mal y acarrear peores consecuencias… No nos engañemos, los tipos poderosos y guapetes no suelen ser buenas personas.

Me molesta que los juegos me chiven que mis decisiones tendrán consecuencias, coño para eso juego… Y me fastidia las trampas tipo Telltale para darte esa sensación de que tienen peso mientras sigues una trama lineal con cambios prácticamente cosméticos.

Como jugador de rol en mesa los RPG no me llaman demasiado, porque los veo muy limitados. Pero me ha llamado la atención lo que cuentas de Dragon Age, que es muy similar a los primeros juegos de D&D para ordenador donde tus acciones afectaban a la relación con tus compañeros según su alineamiento.

Creo que siempre debería haber decisiones para poder mantener cualquier tipo de criterio y no la simple dualidad del bien contra mal. Por ejemplo el no matar, el no robar, el no abusar de alguien más débil, o algo tan simple como no mentir por muchos problemas que te suponga.

Dryadeh
Dryadeh 21/02/2017 a las 3:27 pm

@Delfar entiendo que te pasara eso con el Dishonored. La verdad es que yo tuve que recargar un montón de veces, sobre todo en determinados tramos en que no podía guardar justo después de dejar inconsciente a alguien, pero los dardos con somnífero eran mis amigos. te imaginarás mi frustración tras recargar 500 veces por misión y encontrarme en la pantalla final que se me había muerto gente por las dichosas ratas. Así que empecé a tener cuidado hasta con donde los dejaba tumbados.
Los de X-Com me suenan pero ni siquiera sé exactamente de qué van, aunque con lo que me dices no sé si probarlos algún día o mejor ahorrarme el sufrimiento….

Entiendo lo que dices de que el camino de la rectitud debería ser más duro. Así los dilemas morales serían más fuerte (creo que, de entrada, la mayoría tendemos a tomar las soluciones buenas), pero no sé, me alegra que por lo general no sea así porque ya sería aquello mi peor pesadilla. Se me viene a la cabeza una misión de la trama de Mass effect 3, no sé si has jugado el juego. Pero digamos que va de forjar alianzas con otras especies y te plantean un dilema: si mientes y engañas a una especie aliada, además de lograr su ayuda, lograrás la de sus enemigos. Por el contrario, si decides actuar con rectitud sólo podrás mantener la alianza que ya tenías, pero perderás el apoyo de la otra especie. En ese sentido, tácticamente es mejor y te da más recursos optar por el engaño pero yo soy literalmente incapaz de hacerlo. Ni aunque me mentalice con antelación.
En cuanto a lo de avisar que una decisión tendrá consecuencias, puede ser irritante. A mí no me molesta, pero sí me causa un continuo estado de alerta porque me hace dudar de todo lo que hago.
Dragon Age es muy interesante por el sistema de aprobación de compañeros. El primero no tanto porque puedes hacerles regalos y ganarte así su aprobación, aunque la pierdas por tu comportamiento y decisiones constantemente. Pero en los otros dos es más difícil, porque encima no puedes agradarlos a todos a la vez (aunque sí puedes optar por no llevar a alguno en el equipo y así no reacciona ante tus decisiones). DAI ya es la vuelta de tuerca final porque valoran todo lo que haces, estén presentes o no, y además no puedes ver el medidor para saber qué nivel de aprobación te tienen (lo notarás por las cosas que te dicen, no obstante).
Entiendo lo que comentas, pero todas esas cosas (no matar, no mentir) entran dentro de lo que habitualmente se consideraría el camino del bien. Aunque creo que cuantos más matices nos ofrezcan y más complejo sea el sistema de moralidad, mejor que mejor. El juego gana en realismo y te hace vivir más la experiencia.

Dryadeh
Dryadeh 21/02/2017 a las 3:06 pm

@Cruxis Crystal Yo a menudo me digo que probaré a jugar en ese plan (ser buena con mis aliados, cruel con mis enemigos) pero… no me sale. Cada vez que empiezo una nueva partida de Mass effect, por ejemplo, me digo “esta vez mi Shepard será un poco mala” y al final acabo siempre con un 100% de virtud (lo mío es un caso crónico ya).
Pero creo que a mucha gente le sucede lo que dices, que juegan de manera completamente opuesta a cómo son en la vida real y tiene todo el sentido. Los videojuegos de este estilo te dan la libertad para hacer eso. y en realidad, son juegos. No hay nada que puedas hacer un videojuego que sea verdaderamente inmoral porque no deja de ser ficción… pero yo soy demasiado cuadriculada y no disfruto si juego de esa manera.

Dryadeh
Dryadeh 21/02/2017 a las 3:10 pm

@tenienteross Mira que soy terrible para los títulos y en cambio, cuando se me ocurrió la idea de este artículo, lo primero que tuve claro fue el título xD (siempre he querido usarlo).
Sé que sufrimos del mismo mal (la pringadezTM), pero es que recuerdo escribiros lloriqueando cuando lo del Barón Sanguinario porque todas las opciones me parecían terribles y las consecuencias son nefastas (aunque, al final, tomé, por una vez, la decisión que verdaderamente es menos ética pero es que… las consecuencias de la otra alternativa me parecían peores). No sé, la culpa es tuya y de @geniusonceayear por meterme en esto xD (también en DAI).
La verdad es que el día que BioWare combine ambos sistemas (moralidad y aprobación de tus compañeros) ya me puedo morir en el intento. De hecho ya me estoy preocupando porque como ME:A parece que va a ser más ambiguo y más difícil de predecir las consecuencias de lo que elijas voy a vivir en modo Alerta Permanente xD
:*

Dryadeh
Dryadeh 21/02/2017 a las 3:11 pm

@Lu no he jugado al Fable pero ya sólo con lo que comentas… sufro de imaginarme en esa situación. Tiene pinta de ser el típico juego que me las haría pasar canutas…

Dryadeh
Dryadeh 21/02/2017 a las 3:13 pm

@Elena M Pacheco @Hovenduck me resulta muy interesante lo que comentáis del Mount&Blade, porque por lo que veo te pone en la disyuntiva de “En la guerra todo vale” o de intentar ganar “limpiamente” o de la manera más ética posible (cosa que no suele estilarse en las guerras).

Dryadeh
Dryadeh 21/02/2017 a las 3:16 pm

@Alejandro Suárez Mascareño – Yo no es que planee las partidas, es sólo que es mi estilo de juego. Más de una vez he sido impulsiva, como comentas, pero si tiene consecuencias terribles soy capaz de volver atrás y repetir medio juego para sacar la opción o consecuencia buena.
Comprendo lo que dices de que te fastidie cuando un juego penaliza salirte de X camino, pero supongo que en determinados géneros o situaciones resulta inevitable. Por ejemplo, si estás jugando con un personaje que es un héroe, entiendo que si tomas decisiones crueles o inmorales el juego te dé un toque de atención a través de la trama, tus aliados o cosas así.

Delfar
Delfar 21/02/2017 a las 4:07 pm

@Dryadeh yo sufrí bastante con la curva de aprendizaje del Dishonored, pero me pareció más lógica que la del Shadows of Mordor, y mejor no hablamos del final…

X-COM va de un grupo militar que intenta detener una invasión alienígena, es un juego de estrategia por turnos donde vas moviendo a tus soldaditos (entre 4 y 6) y que el morirse es muy fácil, y es peor que los puedes personalizar a tu gusto, van subiendo de rango y de habilidades y al final les coges cariño y hasta tienen su pequeña historia e incluso es fácil el ver cierta personalidad y que relaciones tienen entre ellos (aunque está todo en su cabeza).

El ejemplo de Mass Effect 3 (que no he jugado porque me quedé a mitad del uno y cuando he intentado continuar los gráficos me han echado para atrás, lo tengo pendiente) para mi es como debería ser. En realidad pocas veces el ser sincero y honrado suele dar los mejores resultados, los que mienten y engañan se salen con la suya y a la larga salen mejor parados, y algunos ni tienen problemas para dormir por la noche. Igual que si creo que si haces el cafre (matar gente indiscriminadamente, p.e.) se te tiene que echar encima todo el peso de la ley como en el GTA 3, creo que esa tendencia a que si haces las cosas por el lado virtuoso a la larga se te va asfaltando el camino hacia el final feliz, es todo muy bonito y poco realista. No digo que no deba haber un final feliz, al menos como opción (aunque, por favor, no siempre) pero si vas de frente dejando claro que eres sincero y honrado los malos lo tienen mucho más fácil para hacerte la puñeta y el tramo final debería ser mucho más cuesta arriba. Igual que si matas todo lo que se mueve debería estar preparándote completamente equipados y blindados.

Lo que me molesta de “tendrá consecuencias” es esa paranoia o falsa sensación de control que te da… Prefiero que me des al final la posibilidad de mirar estadísticas o comentarme como han influido las decisiones (como hacemos después de una partida de rol en mesa) a que estén bombardeando de continuo.

Lo de poder sobornar a los compañeros en Dragon Age me ha hecho gracia, el que en DAI te diga al momento como afecta a cada uno tu decisión a mi me gustaría que pudiera desactivarse, personalmente preferiría descubrirlo al interactuar con ellos (no me importa que se enteren pese a no estar presentes, está claro que hablarán a tus espaldas) que no que te salga esa especie de marcador que hace que cada decisión sea como un partido y que al final las tomes más por agradar a los demás que por la personalidad que le quieras poner a tu personaje.

El problema es que muchos juegos te ponen una situación en la que o robas, o matas, pero pocos te dejan ante una decisión el poder resolverla el tener en cuenta todos esos códigos morales…

Pero vamos, que siempre puedes dedicarte a intentar hacer un ejército de orcos en Shadows of Mordor, haciéndoles convertirse a todos a tu ejército a ver si cuando no quedan enemigos se acaba. Aunque mi mayor trauma es que en los juegos de LEGO te bonifique el destruir en vez del construir.

Tu artículo me ha dado ganas de volver a retomar (empezando desde el principio) Fahrenheit (Indigo Prophecy) que de dilemas morales tiene un rato y tiene la gracia de puedes actuar de forma diferente con cada personaje. Aunque no sé si empezar antes con This War of Mine, que también debe tener lo suyo…

Konari (en serio, es mi nombre)
Konari (en serio, es mi nombre) 04/08/2017 a las 2:10 am

Tengo muchos personajes en mi Skyrim, con 50gb de mods (así el juego se vuelve mejor xD), desde mercenarios, magos con ganas de conquistar el mundo, altruistas, cazadores, y hasta ladrones…
Sin embargo el héroe o el justiciero son mis personajes favoritos: uno movido por su moral, llevando la bondad y destruyendo solo lo absolutamente vil; el justiciar en cambio, es un hombre que se dio a la tarea de castigar el mal en todas sus formas sin importar los motivos o consecuencias…

Aunque a un nivel personal, no me gusta ver a la gente morir, en Mass Effect 2 me dolió cada baja de mi pelotón al punto de poner pausa para dar un par de gritos de rabia y al finalizar el juego inmortalice a los soldados caídos en manera de dibujo (¿muy dramático?)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: