El terror es uno de los campos en el que los videojuegos sobrepasan al cine con creces. La proyección que ejercemos sobre nuestro avatar hace que nos impliquemos mucho más en la historia, si a esto le sumamos una relación correcta de riesgo/recompensa y una atmósfera mal iluminada, tenemos los ingredientes perfectos para un buen susto. Esta vez os traigo unos cuantos juegos indies para amenizar estas fechas tan terroríficas y aunque algunos de ellos no den mucho miedo, sí tienen ese espíritu de brujas, vampiros y caramelos.

header

We Know the Devil
Una novela visual con música ochentera que mezcla ilustración con fotografía real en la que tendremos que vencer al demonio en un campamento de verano. Representación queer, OTPs, horror psicológico y múltiples finales, ¿qué más podemos pedir? Parafraseando un ánalisis de Steam: “this game promotes lesbianism AND satanism 10/10”.

store

Haunt the House: Terrortown
La alternativa para los que lo pasan mal con el terror. En Haunt the House seremos un adorable fantasma cuyo deber es asustar a la gente en distintos escenarios: un museo, un tren, un hospital o un teatro. Cada nivel será un puzle que tendremos que resolver poseyendo y moviendo los distintos objetos de cada nivel hasta que todas las personas hayan huido. Aunque sea el que menos terrorífico, es el juego que mejor capta el espíritu de Halloween: asustar y ser un poco hijo de Satán.

maxresdefault1

Malebolgia
Malebolgia es un Dark Souls pequeñito que comparte con la saga de From Software ese ambiente misterioso, decadente y hostil, en el que no sabemos muy bien el papel que nos ha tocado desempeñar. En este juego la luz tiene una función imprescindible, dota al juego de un ambiente opresivo, ayuda a modelar el entorno, nos sirve como defensa y además es una fuente de vida, ya que nos ayudará a ver mejor los horrores del castillo y nos curará cuando encendamos las velas que hay por el camino.

limbo

Limbo
Limbo tiene una de las direcciones de arte más reconocibles de la historia de los videojuegos. Su uso de las siluetas, la profundidad de campo y un grano cinematográfico no sólo nos recuerdan a las películas viejas de terror, también suponen un recurso para esconder a los enemigos y las trampas. La jugabilidad es tipo plataforma y aunque abusa del sistema de ensayo y error, acaba siendo un juego realmente divertido, en el que moriremos incontables veces de las formas más macabras.

oxenfree_screen_1

Oxenfree
Aventura gráfica de terror sobrenatural (y un poco existencial). Oxenfree recuerda a las películas de los 80 en la que una pandilla de adolescentes resuelve misterios, en él nos pondremos la piel de Alex, una chica peliazul que ha quedado con unos amigos para ir a una cueva misteriosa en la playa. El juego cuenta además con un excelente doblaje y tendremos que estar atentos a las conversaciones ya que nuestras contestaciones decidirán el final de la historia. El apartado gráfico mezcla preciosos escenarios en 2D con modelados 3D para los personajes. Sin duda la mejor opción para aquellos a los que Stranger Things les supo a poco. Debo advertir que, aunque el juego no da demasiado miedo, tiene algunos jumpscares.

year-walk-3

Year Walk
Un juego tan bonito como inquietante. En esta aventura gráfica basada en el folklore sueco recorreremos los nevados bosques nórdicos para intentar encontrar la solución a unos misteriosos hechos ocurridos durante la víspera de Año Nuevo. Year Walk es maravilloso, pero lo que viene después de pasárnoslo es aún mejor.

kitty

Juegos de Kitty Horroshow
Terminamos con Kitty Horrorshow, una desarrolladora independiente especializada en el terror. Tiene más juegos, pero os he traído los que más me han gustado:
Wolfgirls in Love: Es el primero al que jugué y, hasta ahora, mi favorito. En forma de una especie de poema interactivo con música nos cuenta la frenética historia de dos chicas lobo. Intenta seguir el ritmo de la canción si puedes.
Hornets: Una historia en formato de Twine sobre el fin del mundo. Ojo a los que les den miedo las avispas.
Anatomy: La mecánica es simple: recorrer una casa e ir recogiendo cintas de cassette. ¿Qué es lo que da miedo de todo eso? Mejor que lo descubráis vosotros.

Buy Me a Coffee at ko-fi.com