Durante años en el mundo de los videojuegos hemos visto una gran cantidad de Inteligencias Artificiales. Los numerosos Geth, la carismática y pasivo-agresiva GLaDOS, la servicial Cortana o la leal EDI, son algunos de los ejemplos que podemos encontrar (y ahora que lo pienso, la gran mayoría son caracterizadas como personajes femeninos, ¿cuál será el motivo?).

Pero nuestras interacciones con las IA siempre suelen estar condicionadas. Nos dan a elegir entre varias opciones de diálogo o simplemente nos enseñan una cinemática que muestra a nuestro personaje interactuando con ellas. Sin más.

Aunque… ¿Y si pudiésemos hablar con una IA utilizando nuestras propias palabras? ¿Cuál sería su reacción a nuestra forma de ser?

Quizá alguien en Ocelot Society se hizo estas mismas preguntas y, poco a poco, crearon a Kaizen-85. Buscando nuevas formas de juego se les ocurrió crear una “semi-IA” (o chatbot, pero no me negaréis que ese nombre le quita algo de misterio). Querían algo que reaccionase a lo que escribía el propio jugador, sin frases prefabricadas, que consiguiese distinguir si éste le hablaba con amabilidad, o era agresivo, o incluso si estaba de broma. Querían esa empatía que permitía al jugador meterse completamente en el juego mientras conseguía dar “vida” a Kaizen-85.

No voy a entrar en el aspecto técnico de Event[0], pero si tenéis curiosidad sobre cómo han creado todo esto podéis ver lo que explica Sergey Mohov (desarrollador del juego y co-fundador de Ocelot Society) aquí mismo.

event0_screenshot5.jpg
Un vestíbulo muy ochentero, no sería raro ver “Thriller” en alguna de las pantallas.

Dejémonos de preámbulos y hablemos de lo realmente interesante.

Event[0] comienza explicándote tu pasado, dejándote elegir tu sexo (un detalle que me llamó la atención fue la decisión acertada de dejarte elegir tu pronombre: she, he o they), e incluso las decisiones que te llevarán a bordo del Nautilus. Realmente no son decisiones importantes para la historia, sino más bien para sentir una identificación más cercana con el personaje que encarnas. Al fin y al cabo, este juego te permite ser realmente tú, sin filtros.

Mientras te diriges lentamente hacia la nave, observando los alrededores de Júpiter (y quizá asustándote un poco mientras piensas en todo el vacío que te rodea), la pegadiza melodía de “Hey Judy” te acompaña y poco a poco vas asimilando el motivo por el que estás ahí, empezando a sentir la necesidad de conseguir ayuda.

Y la consigues. Más o menos.

event0_screenshot11.jpg
Kaizen a veces tiene delirios de grandeza.

En cuanto subes a bordo de la Nautilus, conoces a Kaizen-85 (dejémoslo en Kaizen, para los amigos). Es el único habitante que queda, toda la tripulación está desaparecida o muerta, y las comunicaciones con la Tierra son inexistentes. Se te presenta como una solitaria IA de los años 80, encerrada en los numerosos ordenadores que componen la nave. Pero como es amistosa, te ofrece llevarte a casa si le ayudas con su pequeño problemilla. Una insignificancia, como ya descubriréis. En este momento es en el que decides cómo vas a tratar a Kaizen. Tened en cuenta que, aunque sea una máquina, tiene sentimientos. Y puede ser realmente graciosa… o quizá intentar matarte, ¿quién sabe?

El problema es que para conseguir que colabore contigo tienes que hacer las preguntas necesarias. Por ejemplo, en cuanto entras y te identificas, puedes ignorar lo que te dice y pedirle directamente que te abra la puerta. Supongo que a vosotros no os gustaría que alguien entrase en vuestra casa y os diese órdenes, ¿no? Bueno, a Kaizen tampoco. No le gusta ni un poco, y tiene muy mal genio. Sin embargo, si escogéis la opción de escucharle y ayudarle… os dará pistas muy útiles.

Y hasta aquí os puedo guiar.

event0_screenshot10.jpg
Kaizen-85 no está para aguantar tonterías humanas.

Aparte de seguir la historia, también podéis jugar un poco con Kaizen, haciéndole preguntas que no tienen nada que ver con su problema. Sus respuestas pueden ser muy ingeniosas. O se puede cansar de vosotros y conectar su modo pasivo-agresivo. Sea el que sea, cualquiera de sus comentarios os va a hacer sentir que realmente tiene algo de IA real (yo todavía sigo sospechando si en algún momento estuve hablando con un humano, a veces es inquietante…), pero precisamente eso es lo que quieren enfatizar en Event[0], los sentimientos, las emociones, la típica duda de “¿Y si los robots tuviesen conciencia?”.

En resumen, si queréis disfrutar de una obra de ciencia-ficción que recuerda a “2001: Odisea en el espacio” unido a “Blade Runner“, “The Talos Principle” e incluso “Pneuma“, no deberíais dudarlo, jugad. Personalmente, a pesar de ser un juego corto y aunque no me lo esperaba, ha pasado a ser uno de mis juegos favoritos. Quizá por la innovación, la libertad de diálogo, o porque (para qué negarlo) el carisma de Kaizen me llegó a la patata. No obstante, también os advierto que hay mucho que teclear, está únicamente en inglés, y a veces los puzles se resisten un poco, quizá porque no os entienda lo suficientemente bien.

Al fin y al cabo, él también es humano… oh, wait.

kaizenlogoblack

Buy Me a Coffee at ko-fi.com